entradas en '' categoría

Convención de Aravá “Fuego en el desierto” día tres-19.01.13

Convención de Aravá día tres, Taller 5

Escuchar       Video

Convcención de Aravá día tres, “Sólo preguntas”, Taller
Escuchar  

Gracias por el honor

Dr. Michael LaitmanPregunta: He llegado a la convención en el desierto, y al ver tan grandes amigos a mi alrededor, me pregunto: ¿Por qué se me concede el honor de ser parte de esta gran sociedad dado que yo no tengo nada especial?

Respuesta: Ninguno de nosotros eligió este camino por sí mismo, sino que fuimos traídos desde Arriba. Si entendemos esto, tenemos que dar gracias por ello. El Creador lleva a una persona al buen destino y le dice, “¡Toma esto¡” Todos fueron traídos hasta aquí porque ha llegado el momento para que esta alma comience su corrección y se incluya conscientemente en el mecanismo general, llamado Maljut de la Divinidad.

Pero si el Creador lleva a una persona a esta elección, no significa que todo continuará sin nuestros esfuerzos. Nuestros esfuerzos tienen que volverse más y más conscientes. Todos se han decepcionado ya en esta vida, en sus deseos, y han pasado por mucho: se han graduado de una universidad, trabajado en algunos lugares; servido en la armada, se han casado y divorciado.

Pero yo no hice todo eso. Cuando miro hacia atrás, no pienso que haya hecho todo eso y que me haya sucedido a mí. Comienzo a darme cuenta de que fui llevado a través de todos esos eventos desde Arriba. Aun cuando sentí una empatía emocional, mis sensaciones fueron evocadas en mí desde Arriba.

Pero de ahora en adelante, se me dio libertad de elección, la cual yo puedo usar. Hay muchos que vienen y se van. Como resultado, regresarán en algún momento futuro. Antes de la convención, recibí muchas cartas de mis antiguos estudiantes que hace mucho dejaron el estudio, se decepcionaron, pero ahora están decididos a regresar.

Esto también es destino: no debemos pensar que fue su propia decisión; el manejo superior se los ordenó. Por lo tanto necesitamos aceptarlos de regreso, y entonces abrimos esta convención para todos.

Todo lo que se ha hecho contigo hasta ahora sucedió porque se te permitió tomar fuerzas y cuidar de otros, y necesitamos dar gracias por ello.
[98229]
De la convención de Aravá 17/1/13, Lección 1

Material relacionado:
La luz nos trae suerte
La respiración espiritual ascensos y descensos
La gratitud por el pasado nos prepara para el futuro

En un flujo de corazones ardientes

Dr. Michael LaitmanPregunta: Algunas personas están en una gran tensión interna durante la convención; otros están alegres y se dejan llevar por el flujo ¿Cuál debe ser nuestro estado correcto?

Respuesta: Ambos son correctos, y es necesario unir esos dos estados de manera que con toda tu fuerza y gran tensión trates de ir con flujo, permanecer lo más cercano posible al centro, y movernos junto con este. Necesitamos ser incluidos en el flujo de la convención como dos líquidos que se mezclan.

Pero para esto, necesito aplicar esfuerzos, por supuesto, porque en cada momento debo sentir que me muevo. No puedo ir hacia la meta sin este movimiento, debo mantener la misma dirección todo el tiempo, como un cohete que constantemente ajusta su trayectoria: de forma alterna, una vez la fuerza de recepción, después la fuerza de otorgamiento, la fuerza de recepción, después la fuerza de otorgamiento.

Mantengo el equilibrio entre las dos, sin borrar ninguna de ellas; no pierdo la consciencia de mi deseo (Aviut), sino que conecto todo esto y avanzo.

Existen personas que naturalmente se integran en el flujo general porque su deseo es más ligero en comparación con otros. No hay nadie a quien culpar o alabar; cada uno tiene su propio carácter natural. Y existen personas con una tensión interna más severa que no pueden ir con el flujo general, y les toma grandes esfuerzos.

Los primeros, que fácilmente se fusionan con el entorno, añaden inspiración a todos. Y los segundos, para quienes es difícil estar con otros, añaden esfuerzo. Resulta que existe la Reshimó de la pantalla y la del deseo (Reshimó de Hitlabshut y Reshimó de Aviut), y así ocurre la conexión general.

[98226]

De la convención de Aravá 17/1/13, Lección

Material relacionado:
Los deseos no conocen barreras
Tres puntos de referencia antes de la Convención
Un consejo antes de la Convención

 

Un libro que fue escrito cuando las épocas coinciden

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué hay de especial en El Libro del Zóhar?

Respuesta: Primero, es especial dado que lo escribieron los cabalistas.

La humanidad, descendió de los árboles y comenzó a evolucionar hasta la primera erupción del ego durante la época de la antigua Babilonia. Después fue revelado el método de corrección en esta primera oleada egoísta. Porque las personas no podían superar el gran ego por sí mismas, comenzaron a buscar medios para hacerlo y encontraron la sabiduría de la Cabalá que le permite a una persona superar la inclinación al mal mediante la conexión.

Aquellos que comienzan a usar este método con el fin de corregirse son llamados “Israel” lo cual significa Yashar-El, “directo al superior” (ISRA-EL).

Mientras tanto, el ego continuó creciendo incluso más y todas las otras naciones siguieron como acostumbraban.

Entonces el ego creció en la nación Israelí y como resultado ellos descendieron a Egipto. Algunos descendieron un poco más, y otros recibieron la Torá con el fin de superar la separación. Se trata del mismo método cabalista, y la diferencia es que ahora está adaptado al gran ego que fue revelado en Egipto, el cual ya está especificado y dividido en diferentes deseos extraños que tienen que ser corregidos bajo diferentes condiciones, en diferentes eventos, conexiones, etc. Con el fin de pasar por este proceso necesitamos un método llamado la “Torá”.

El trabajo de Abraham en Babilonia fue más fácil si se nos permite decirlo: elevarse por encima del ego hacia el Creador (Boré) en amor y conexión y hacer lo que es bueno para otros, para los extraños, dado que el ego entonces no estaba especificado.

Abraham dio el resto a las religiones del mundo (Dat).

Mediante eso pavimentó dos caminos, pero la diferencia entre ellos aún no era tan grande. Si, esos son dos atributos opuestos, con el fin de recibir y con el fin de otorgar, pero en un “grosor” bastante menor del deseo.

Por una parte, un gran ego llamado el “Faraón” realmente fue revelado en Egipto, y por encima de eso todo lo que está en una persona, todo de lo que está hecho internamente: atributos, discernimientos, pensamientos, y deseos. Esto significa que en la época de Moisés (Moshe) la crisis del alma fragmentada fue revelada (Neshamá), la cual era desconocida antes. Esta es ya un nivel totalmente diferente y entonces en correspondencia fue revelada la Torá.

Más tarde al crecer el ego, los hijos de Israel construyeron el primer Templo con la ayuda de la Torá y mediante eso alcanzaron el fin de su corrección. Tras la destrucción del Templo ellos construyeron el segundo Templo y entonces comenzó el largo descenso.

Aquí, antes del final del descenso, El Libro del Zóhar fue escrito. Por una parte, grandes discernimientos del nivel previo fueron conservados aquí, pero por otra parte, el último nivel del ego comenzó a aparecer. Por lo tanto los autores de El Zóhar se basaron en todos los 125 grados con respecto a la destrucción y con respecto al alcance.

Laitman.jpg

Es por esto que El Libro del Zóhar es muy especial: Este incluye toda la Luz que será revelada en nuestros tiempos sobre el trasfondo del ego más grande que nos traerá el completo final de la corrección. El Libro del Zóhar simboliza este estado y nos habla de todos los estados al final de la corrección. Esos son los estados de los que habla especialmente Rabí Elazar el hijo de Rabí Shimon.
[98164]
De la primera parte de la Lección diaria de Cabalá 16/1/13, Escritos de Rabash

Material relacionado:
Un caleidoscopio de formas espirituales
La llave del libro del Zohar
El templo que está en tu corazón

Una era de acciones conscientes

Dr. Michael LaitmanHemos pasado por una fase interesante de la evolución humana general.

Tras que la humanidad ha evolucionado por cientos de miles de años, ha llegado al final de su desarrollo. En nuestra época, lo sentimos como una crisis general que no es sólo una transición individual en aspectos tecnológicos, políticos, sociales, y económicos de nuestra vida, ¡sino algo que es totalmente nuevo!

Por lo tanto, no tenemos idea de lo que es este nuevo mundo, este nuevo régimen, este nuevo estado. Es imposible verlos en nuestro ego porque tienen que ser revelados en un atributo totalmente diferente, en el atributo de otorgamiento. Por primera vez en la historia pasaremos por un cambio así, tal fase de transición, y tenemos que pasar por ello.

Al evolucionar por siglos, la humanidad ha llegado a su plena maduración egoísta, y si la fruta no es comida a tiempo comienza a descomponerse. Hemos llegado a esta fase, lo cual de acuerdo a la sabiduría de la Cabalá es llamado “el reconocimiento del mal”.

Los estados negativos nos forzarán a corregirnos, ya sea conscientemente o mediante el sufrimiento.

Hasta hoy la humanidad ha evolucionado automáticamente, instintivamente, ya que el ego nos empujaba desde el interior y las personas no eran libres de hacer nada por sí mismos. Las personas actuaban inconscientemente mediante la fuerza de los deseos y sus formaciones que eran reveladas bajo la presión de fuerzas externas, pero ahora esto se acabó.

La corrección debe ser consciente. Esto significa que primero está el reconocimiento de las acciones y las acciones en contra de uno, ya que de otra manera serían acciones automáticas, egoístas una vez más sin ninguna participación de nuestra parte. Esto es porque el resto de nuestra evolución se construye sólo por encima del ego y en contraste con este. Aquí tenemos que desarrollar un segundo componente que está por encima del componente egoísta, un componente altruista, y avanzar juntos.

Hemos pasado por un cierto camino en nuestro desarrollo egoísta y ahora esta fase se acabó. Comenzando por el siglo 21, las evoluciones egoísta y altruista deben ser paralelas.

El componente superior (ver el esquema), son nuestros esfuerzos y el componente inferior es el camino mediante el cual el Creador nos impulsa hacia adelante al convocar acciones categóricas en nosotros, ignorando nuestras respuestas. Así avanzamos.

Laitman.jpg

 

 

 

 

 

Más tarde, el Creador, nos impulsará hacia adelante, pero ya será mediante considerar nuestros esfuerzos.
[98083]
De la Convención  de Novosibirsk 9/12/12, Lección 5

Material relacionado:
La responsabilidad del hombre de reconstruir la sociedad
¿Esto es un callejón sin salida o una puerta al mundo nuevo?
En el umbral de la eternidad