entradas en '' categoría

Volviendo al otorgamiento

Dr.Michael LaitmanPregunta: Los diez días entre el Nuevo Año Judío (Rosh HaShaná) y el Día de Expiación (Yom Kippur) son el período del arrepentimiento o más literalmente, del retorno (Teshuvá) ¿Qué significa esta acción?

Respuesta: Nosotros estamos hablando de volver al otorgamiento, al estado que precedió a la ruptura de las vasijas. El otorgamiento significa que yo calculo cada una de mis acciones no en mi deseo, sino en el deseo del otro. Se nos ha dicho con respecto a esto: «Haz tu deseo como Su deseo». Eso es lo que significa amar, otorgar, tratar de neutralizar el deseo propio para comenzar a estar incluido en el deseo del otro, es tomar su deseo como si yo fuera él y tratar de cumplirlo.

¿Qué quiere exactamente la otra persona? Ella quiere ganar dinero, tener éxito en la vida, deshacerse de alguien, usar a alguien, etc. Por supuesto, yo no la ayudo en esto. No, al estar en la propiedad de otorgamiento en alguna medida, yo «me integro» en el otro, siento sus propiedades y quiero corregirlas. Entonces, tengo que estar seguro de que él esté corregido como yo. Yo tengo que pedir por él.

Y pido la corrección para él, quiero alcanzar su otorgamiento en todo. Yo acepto sus propiedades, sus intenciones, sus deseos, especialmente los malos y los corrijo: Yo pido la corrección para él. Él es incapaz de pedir por sí mismo, incapaz de entender que esto es un error, incapaz de «ver al bebé», por ejemplo, de mirar hacia el futuro. Y yo comienzo a ser la «cabeza» de él.

Es por eso que las letras de la palabra Israel (ישראל) componen la expresión «yo soy cabeza» (LiRosh, ראש לי). Yo estoy haciendo el trabajo espiritual para el otro, en lugar de él, yo elevo el MAN, un pedido por la corrección, como el primogénito y lo elevo a nuestro padre común al Partzuf Aba ve Ima. Y a partir de ahí, obtengo el doble para entrar yo mismo en la adultez (Gadlut), que me permite formar la auténtica propiedad de otorgamiento sobre el otro. Y basado en esta propiedad, yo comenzaré a otorgar.

Esa es la acción de la que nosotros estamos hablando. Todo esto también está incluido en la corrección de Rosh HaShaná. El Nuevo Año es en esencia la cima, el resultado del grado realizado y el ascenso al próximo.
(116179)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 9/4/13, Lección sobre el tema de: Rosh HaShaná

Material Relacionado:
Cómo prepararnos para el nuevo año
El cumpleaños del hombre
Celebrando el nuevo nivel

Convirtiéndonos nuevamente en amos de nuestro destino

Dr.Michael LaitmanHoy en día, se ha desarrollado en el mundo una condición especial causada por el hecho de que lo espiritual y lo material están convergiendo. Y en la medida en que nuestras acciones sean coherentes con el escenario actual, nosotros influimos en nuestro propio destino.

En los últimos dos mil años, esto no ha sucedido. El período de exilio del pueblo de Israel duró hasta ahora, lo cual tuvo que ocurrir por medio del sufrimiento. Baal HaSulam dice que una salida prematura del exilio de Egipto después de doscientos y diez años, en lugar de cuatrocientos, se convirtió en la raíz de todos los exilios posteriores.

De cualquier manera, es necesario atravesar por todas las etapas del camino. La ruptura en sí, de la destrucción del Templo, define esta situación, en la que ustedes no son dueños, sino trabajadores que lo experimentan todo a través de lo que les llegue.

Y el pueblo de Israel ha experimentado, vivido, estos dos mil años, hasta que llegar al final de estos. Hoy en día, comienza una etapa nueva, opuesta, un nuevo nacimiento. La crisis (en hebreo: Mashber) es el nacimiento. Entonces es el momento de elevarnos sobre  nuestros pies.

La primera vez en dos mil años, nuestras acciones actuales, tanto las materiales como las espirituales, basadas en la fuerza física y en el poder de la intención, determinan nuestro destino. Y son determinadas de dos maneras: o bien llevamos a cabo el desarrollo a su debido tiempo o de manera acelerada, una de las dos. No es como era antes, esta «bifurcación», apareció en este momento.

Es por eso que el mundo manifiesta su naturaleza «redonda», interconectada, y nosotros descubrimos que estamos rotos en el nivel de la humanidad, del pueblo de Israel, de todas y cada una de las personas. Este período comenzó con la primera ola de Aliá, el retorno a la tierra de Israel hace unos 130 años, lo cual fue un signo de los nuevos tiempos. Y ahora tenemos que ponernos a trabajar, sabiendo que el destino del mundo está directamente relacionado con nuestros esfuerzos en el camino de la corrección.

Y por eso que hoy, durante el Nuevo Año Judío (Rosh HaShaná), cuando los atributos de juicio (Dinim) entran en vigor, nosotros no tenemos nada que temer. Si yo temo ser expuesto como un egoísta, tengo que entender que por fin tengo la oportunidad de reembolsar esto. Puedo realizar correcciones, puedo pedir perdón, no sólo darme yo mismo golpes de pecho y gritar palabras bonitas, sino realmente desear deshacerme de las malas cualidades.
(116183)
De la 1° parte de la Lección diaria de Cabalá del 9/4/13, Shamati # 122

Material Relacionado:
Un nuevo año, un nuevo comienzo
Un punto débil se convierte en un punto de libertad
El calendario festivo de ascenso y conexión

Entendiendo la integralidad del mundo

Dr. Michael LaitmanPregunta: La educación integral es aprender acerca de la interconexión mutua de todo. ¿Podemos enseñar en nuestro entorno a modo de ejemplo que no hay blanco y negro, que todo más bien es jaspeado? ¿Podría ser que este método despierte a quienes nos rodean a pensar integralmente?

Respuesta: La idea es que nosotros podemos pensar integralmente, sin embargo, no podemos ser integrales.

¿Qué significa pensar integralmente? ¿Cómo puedo yo tomar decisiones que no perturben el equilibrio del mundo, que sean sólo para su bien? Porque si no ellas están destinadas al bien de alguna parte del sistema integral, entonces sólo hacen daño. ¿Cómo puedo tomar decisiones hoy para llevar a cabo algunas actividades para crear empresas, realizar inversiones, crear nuevos tipos de productos?

Hoy ya no puedo hacer esto. El mundo se ha vuelto tan interconectado que si yo no tomo en cuenta su integralidad, sino que simplemente implemento alguna actividad económica, financiera, tecnológica, manufacturera, cultural, o científica, entonces causo daño. Por lo tanto, lo que hemos hecho desde ese momento en el que cerca de un siglo atrás el mundo comenzó a descubrir su integralidad, es hacernos daño a nosotros mismos, porque inconscientemente, dentro del alma, no tenemos sensación de integralidad.

Supongamos que yo sé qué es mi familia: mi esposa, hijos, padres y familiares. Siento todo esto; dentro de mí, tengo una representación de mi familia. Y por tanto, si ellos me piden que haga algo por ellos, automáticamente me describo a mí mismo si esto será para su bien o les causará daño, porque dentro de mí existe una representación de la familia.

Lo mismo es relevante también para el mundo. Supongamos que yo soy el gerente de alguna gran empresa o el presidente de alguna nación. ¿Qué tipo de decisiones puedo tomar hoy, debido a que sin importar lo que haga, esto afecta al mundo entero y vuelve a mí, a mi país, a mi familia? ¡No! Lo mejor es sentarse y no hacer nada.

Vemos lo que está ocurriendo hoy en día en el manejo de las naciones, de las empresas, etc. Es como si gradualmente todo estuviera fallando, desapareciendo, porque las personas sienten que sus decisiones serán incorrectas en todas las circunstancias. Ellas están comenzando a sentir cada vez más la falta de información: ¿Dónde estoy?, ¿qué estoy haciendo? Esta sensación crecerá todo el tiempo. La persona comenzará a sentir que está perdida.

Debemos entender la integralidad del mundo, ya que sin esta no podemos existir. Y la sabiduría de la Cabalá la explica. Por lo tanto, seremos necesarios, porque sólo nosotros podemos revelarle al mundo su verdadera estructura: el mecanismo de la estructura de todo tipo de decisiones simples, incluso para mantener y fortalecer la familia en el camino correcto, para educar a los hijos adecuadamente, para regular las relaciones dentro de la familia entre marido y mujer, las relaciones entre las familias, en la sociedad, y así sucesivamente.

Debido a que la crisis ya ha llegado hasta la persona misma, él ya no vive con su esposa e hijos, ni con los padres, y así sucesivamente, en vez de ello, vive solo consigo mismo. Por lo tanto, las personas se encuentran en crisis. Y también ocurre esto en los países escandinavos. Las personas simplemente saben cómo subyugarse a sí mismas para estar satisfechas con lo que hay. No ven nada más, así que ¿qué puede hacer la persona? Ella puede adentrarse más profundamente en su concha como un caracol y sentarse en silencio.

Nosotros tenemos que demostrar que tenemos una solución. En primer lugar debemos destacar el problema, mostrarlo, explicarlo correctamente, y después de esto, mostrar que es posible resolverlo, que no podemos esperar, de lo contrario, por parte de la naturaleza, aterrizarán sobre nosotros terribles golpes. Entonces la gente nos escuchará.
(116005)
De la Convención en Estocolmo «Alegría en unida «, día uno del 8/30/13, Lección 1

Material Relacionado:
Integralidad: Reemplazando un negativo con un positivo
Mirando el mundo a través de la lente de la integralidad
Integralidad ideal

La nueva vida en el segundo piso

Dr. Michael Laitman¿Cómo pueden ustedes verificar que estamos avanzando correctamente? Está claro que una persona es demasiado indulgente consigo misma y siempre se evalúa en términos de su egoísmo inconsciente. Nosotros no estamos en condiciones de verificar objetivamente la exactitud de nuestro camino.

La única oportunidad que tenemos para cambiar es al adquirir una situación como la del invitado y el Anfitrión, al sentir un trato especial por parte del Anfitrión, el cual nos transforma desde el disfrute del llenado y nos lleva al comienzo del disfrute de Aquel que da el llenado. Es decir, nosotros nos elevamos por encima del deseo y de la Luz que lo llena, los cuales están directamente conectados entre sí en forma natural y física, y pasamos al nivel de la relación entre el invitado y el Anfitrión.

El invitado no es el deseo mismo de disfrutar, sino una nueva propiedad construida dentro de éste que está familiarizado con el Anfitrión, que lo entiende a Él y siente Su actitud. Existen el deseo y el llenado, y por encima de ellos, se revelan repentinamente sus relaciones mutuas. Es decir, el «segundo piso» se construye entre el Creador, no Sus acciones, sino entre el Creador mismo y el ser creado, donde se forma la imagen del Creador.

Entonces estalla un conflicto en el 1° piso entre la vasija y la Luz y la relación entre el Creador y el ser creado en el 2° piso. Por lo tanto, el ser creado siente una contradicción interna. Cada vez cambia mi deseo, cambia mi actitud hacia el placer. Estoy comenzando a verlo de una nueva forma, y de acuerdo a esto, tengo que elegir la meta correcta.

Entonces, se me da el primer punto de partida. Si yo quiero establecer una relación el Creador y yo en el 2° piso y no en el primero, entonces debería complacerlo a Él en una medida semejante a la que Él intenta complacerme a mí. La razón para haber sido creado es Su amor por mí, el deseo de darme placer. Y ¿cómo puedo yo hacer en retorno lo mismo por Él?

Yo debo explorar esto, tratar de averiguar cómo puedo complacerlo a Él a lo largo de mi vida: qué quiere Él, qué busca, que hará que Él se sienta bien. Esto es algo difícil de descifrar, porque si yo hago algo para darle placer al Creador y siento esto, entonces recibiré más placer del que puedo soportar. Me corrompería tanto el placer egoísta, que nunca sería capaz de salir de él para elevarme por encima a la 2° planta.

Por lo tanto, desde el primer hombre, Adam HaRishón, se nos dio ayuda en este mundo. Los cabalistas nos dicen que a fin de revelar la relación entre el ser humano y el Creador, necesito un entorno correcto en el que pueda yo realizar tales acciones que le den placer a Él. Después de todo, el entorno son el deseo y el placer independientes y ajenos a mí. Yo no siento esto. Y si puedo llenar un entorno externo que está por fuera de mí: el inanimado, vegetativo, animado, y humano, entonces le daré placer al Creador. Se trata de un principio muy simple.

El único problema es que yo no puedo darle placer a otra persona porque sólo pienso en mí mismo. Esa es mi naturaleza. Pero sin importar cómo, tengo que intentarlo. Y si quiero darle alegría a otra persona en aras de deleitar al Creador, todo el proceso tiene que ocurrir en el 2° piso, porque éste no depende de mi propio disfrute.
(116017)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 8/26/13

Material Relacionado:
Un poco de bondad con la intención correcta
Mirando el mundo desde el segundo piso
Los detalles de nuestra generación

La ecología comienza por la persona

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, «La Paz»: Debido a que el propósito, sin duda, se construye sobre todas las leyes de la naturaleza, sin excluir ninguna de ellas, de la misma forma que el trabajador inteligente no agrega o sustrae ni un pelo de las acciones necesarias para alcanzar la meta, aquel que altera incluso una sola ley, daña y perjudica la meta que a propósito ha establecido el Creador, y por lo tanto será castigado por la naturaleza. Por lo tanto, tampoco nosotros, criaturas del Creador debemos perdonarlo porque está profanando las leyes de la naturaleza y deshonra el propósito del Creador.

Nosotros vivimos dentro de un complejo de fuerzas de las leyes de la naturaleza. A partir del mundo del infinito, cada una es más pequeña que la anterior, ellas cierran el espacio espiritual con el fin de construir este mundo en el centro de éste, el lugar en el cual la persona tiene libre albedrío y desde el cual ella puede comenzar el camino hacia su corrección.

Si no cumplimos con las leyes que están activas dentro de los «mundos espirituales», las Sefirot, los Partzufim, entonces, ¿cómo podemos elevarnos al nivel del Creador? El ascenso se hace posible sólo por medio del cumplimiento de las Mitzvot o, en otras palabras, al cumplir las leyes de la naturaleza. Son la misma cosa.

Aquí no se habla de las leyes físicas de la naturaleza: de la tala de árboles y del secado de los ríos, de la contaminación y de la destrucción de la naturaleza del inanimado, vegetativo y animado. En vez de ello, lo más importante, es que nosotros tenemos que empezar a estar en equilibrio con la naturaleza espiritual, con el otorgamiento y amor que vienen hacia nosotros.

En el pasado, hasta que alcanzáramos una etapa de corrección del yo, no teníamos la capacidad de destruir la naturaleza. Hasta el siglo XIX, e incluso hasta el siglo XX, nosotros lo utilizamos sin causar daños, sin violar la ecología. Sin embargo, después de eso, el Creador se acercó al mundo para mostrarnos que el mundo es global, que todo lo que hay entre todos los niveles de la naturaleza está conectado con el nivel de Adam (hombre), y ahora, en primer lugar, depende de la persona el corregirse a sí misma.

La solución no es limitar o reducir la utilización de la naturaleza del inanimado, vegetativo, y animado. Más bien, es hablar de la corrección de la persona en su nivel. Por medio de esto, ella corrige la relación con todos los demás, e incluso entre todo y el Creador. Esta es la forma en que nos elevamos «desde ama a tu prójimo, hacia el amor por el Creador».

Ciertamente, existen muchas leyes relacionadas con la naturaleza del inanimado, vegetativo y animado, sin embargo, nuestro servicio al Creador es parecernos al Creador, pues de otro modo, si no corregimos nuestro nivel hablante y nuestra relación hacia el Creador, no sabremos cómo debemos relacionarnos con la naturaleza. Aquí, debemos corregir nuestro ego. Nosotros no podemos dictarles a las personas las leyes de conducta para cada estado determinado y organizar pautas claras para todos los eventos. Es imposible dictarle a cada persona cómo depende de ella el comportarse de la mañana a la noche, a fin de construir las relaciones correctas con la naturaleza del inanimado, vegetativo y animado, con el entorno.

Esto solo ocurre si la persona se corrige a sí misma con la característica del otorgamiento, con «Ama a tu prójimo como a ti mismo». Hasta este grado, ella también corregirá su conexión con la naturaleza que la rodea. Entonces, todos los niveles de la naturaleza se incluirán con ella y se corregirán a través de ella.

Por sí mismas, ellas no están dispuestas a corregirse. Hay una multitud de malos funcionamientos, y hasta el día de hoy, no sabemos cuáles son las formas del correcto funcionamiento de ellas. Sin embargo entonces, veremos que ellas funcionan de manera diferente. Incluso en el nivel inerte, nosotros veremos las características naturales que no hemos visto hasta ahora.

Por lo tanto, en primer lugar, la persona tiene que corregirse a sí misma y no a las piedras, a las plantas, y a los animales. La meta de la creación es asemejarse al Creador, y nosotros tenemos algo con lo cual podemos practicar: las relaciones entre nosotros. Específicamente para esto ocurrieron la ruptura, el exilio de Babilonia, y el crecimiento demográfico de siete mil millones de seres humanos. Precisamente de esta manera corregiremos el daño.
(116096)
De la Lección diaria de Cabalá del 9/2/13, Escritos de Baal HaSulam

Material Relacionado:
Violando la ley de equilibrio espiritual
El planeta de la gente durmiente
Ignorar las leyes de la naturaleza no nos exime de la garantía mutua

La tierra como un sistema estable

Dr.Michael LaitmanEn las noticias (de la Universidad de Southampton): «Los investigadores de la Universidad de Southampton han propuesto una respuesta al largo debate sobre cuán estable es el sistema de la Tierra.

«La Tierra, con su impulsos en el núcleo del campo magnético, sus océanos de agua líquida, su clima dinámico y abundante vida, es sin duda el sistema más complejo del universo conocido. La vida surgió en la Tierra hace más de tres mil quinientos millones de años y parece que a pesar de las calamidades planetarias a gran escala, tales como impactos de meteoritos masivos, cambios climáticos fuera de control y el aumento en el brillo del sol, no ha dejado de crecer, reproducirse y evolucionar desde entonces».

«Hace cuarenta años, James Lovelock formuló su hipótesis Gaia, en la que la vida controla aspectos del planeta y, al hacerlo, mantiene las condiciones adecuadas para la extensa vida a pesar de las conmociones y perturbaciones. Esta hipótesis ha sido y sigue siendo controvertida, en parte porque no hay un mecanismo entendido por medio del cual podría surgir un sistema planetario auto estable».

Mi comentario: La Cabalá estudia el sistema del universo, tanto de forma general como particular. Las leyes de la naturaleza que la Cabalá revela, son inmutables en todos los mundos, estos son los niveles de la relación entre la materia (el deseo, la propiedad de la recepción) y la energía (la Luz, el atributo de otorgamiento).

Todo se estabiliza principalmente por el estado inicial y final del sistema (el plan de la creación). El sistema es estático. El progreso de transición desde el estado inicial al final es sólo en relación con el objeto que lo alcanza: el ser humano.
(116031)

Material Relacionado:
¿Pediste el Universo?
La evolución y la Divina Providencia
El trueque acerca unas personas otras

Los jóvenes estadounidenses están regresando donde sus padres

Dr.Michael LaitmanEn las noticias (de CNNMoney): «Los EE.UU. ha perdido más de 2 millones de hogares, en su mayoría gracias a que las personas de entre los 18 y los 34 años de edad se quedaron pegados viviendo con sus padres».

«El compartir la vida entre los 18 y los 34 años de edad con sus padres paso de un 27,6% antes de la Gran Recesión en el 2007, a más del 31%, en el que permanece hoy en día, de acuerdo a un análisis realizado por Trulia, un sitio web de bienes raíces. Los Millennials han contribuido a la fuerte disminución de la formación de hogares, lo cual probablemente tomará un tiempo en volver a la normalidad».

«Hasta hace poco, los fondos de cobertura y firmas de capital privado impulsaron la recuperación del mercado inmobiliario de EE.UU., comprando un conjunto cada vez menor de casas embargadas y con dificultades para su alquiler. Parecía ser una inversión lucrativa, dado que los alquileres están aumentando, mientras que la propiedad de vivienda cayó a mínimos históricos».

«Pero a medida que los grandes inversores se vuelven propietarios, vale la pena preguntar si alguno considera cuánto tiempo podría pasar antes de que su hijo finalmente consiga un lugar propio».

«Los alquileres de viviendas unifamiliares han aumentado más lentamente que los precios inmobiliarios. Esto llega mientras los inversores inundan el mercado con casas para el alquiler, pero también se presenta mientras un menor número de adultos jóvenes, generalmente un mercado clave para el alquiler, crean sus propias casas».

Mi comentario: La crisis nos obligará a vivir una vida racional en todo. Mientras tanto, nosotros aún no la sentimos, todavía estamos consumiendo los últimos suministros…
(115950)

Material Relacionado:
El vacío sueño americano
¿La generación perdida de España? ¡No, encontramos una nueva generación!
La crisis nos obliga a cambiar de hábitos

Renacimiento: En la unión de los opuestos

Dr. Michael Laitman Como sabemos, todo depende del entorno y el entorno de la humanidad como un todo es la naturaleza: inanimada, vegetativa y animada. Es en este entorno que vivimos y, quizá sin darnos cuenta, estamos en una dependencia de este muy clara y estricta.

La naturaleza nos provee con todo lo necesario para la vida. Debido a esto, respiramos, bebemos, comemos y vivimos. Somos parte de esta, yo diría, la parte más sensible y susceptible. Es suficiente con que al menos un parámetro vaya más allá de su rango natural y entonces no sabemos qué hacer.

En resumen, nosotros somos altamente dependientes y el problema es que si las leyes de la naturaleza se siguen de manera instintiva en los niveles del inanimado, vegetativo y animado por la identidad de estos con ella, el ser humano que se ha desarrollado, se encuentra más allá de estos niveles en transición desde la etapa del humano hasta el verdadero humano.

Esta situación es muy peligrosa. Por otra parte, las mismas leyes de la naturaleza del inanimado, vegetativo y animado, actúan en el humano; pero por otra parte, las leyes de la naturaleza humana en relación a los grados de la similitud  con el Creador empiezan a afectarlo. Como resultado, las personas experimentan la sensación de que el Creador se acerca a la humanidad.

Si la persona no equilibra cada vez estas influencias, entonces las percibe como algo muy desagradable, sumándose al camino del sufrimiento, pavimentado por la acción de las leyes de la naturaleza, la cual, sin dejar elección, nos empuja al equilibrio lo queramos o no.

Aunque la naturaleza inanimada, vegetativa y animada esté incluida en el grado humano, aunque esta se eleve y caiga con ella, el Creador, la Luz Superior, el mundo elevado, integral, global, el único y unificado, constantemente está acercándose al ser humano, y esta presencia la sentimos nosotros en forma de complejos problemas modernos.

Después de todo, descubrimos nuestra propia naturaleza, y ésta cada vez se lleva menos  bien con nuestro entorno. Al igual que antes, nosotros vivimos en la naturaleza inanimada, vegetativa y animada, pero ya no podemos hacerle frente, dado que todavía no hemos entendido el aspecto de la naturaleza humana, el grado del Creador, la propiedad de otorgamiento, de amor. No nos asociamos con el otorgamiento y el amor, con la globalidad, con la interconexión general. No queremos esto, y como consecuencia, sufrimos cada vez más.

Así, Baal HaSulam escribe en el artículo, «La Paz», sobre la necesidad de una actitud cuidadosa hacia las leyes de la naturaleza. Por supuesto, él se refiere principalmente a la naturaleza de la cuarta etapa, al grado humano. Sin embargo, podemos estudiarla con base en los niveles previos: inanimado, vegetativo y animado.
(116020)
De la Lección diaria de Cabalá del 9/2/13, Escritos de Baal HaSulam

Material Relacionado:
Entendiendo las leyes de la naturaleza
Ignorar las leyes de la naturaleza no nos exime de la garantía mutua
Es imposible llegar lejos por medio del simple entusiasmo

Unidad comprehensiva

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo podemos unir nuestras decenas más firmemente durante la preparación para la Convención?

Respuesta: Yo no creo que tengamos que dividirnos en decenas durante la preparación para la Convención. Tenemos que unirnos y olvidarnos de las decenas durante la preparación. Esto significa que debemos trabajar en decenas solo cuando tengamos talleres, pero no el resto del tiempo.

Cuando yo leo tales preguntas, siento temor de que una conexión fuerte en las decenas los divida en decenas y no los deje ver a los demás como sus mejores y más cercanos amigos.

Nosotros nos hemos dividido en decenas solo porque es más fácil comunicarnos de forma más cercana unos con otros en estos grupos y sentir a los otros más personalmente. Pero en general, también tenemos que ser cercanos a nosotros mismos y a los amigos en todo el mundo.

Si pudiéramos incluir a todos los amigos de alrededor del mundo en estas decenas lo haríamos. Yo debo sentarme hoy con alemanes, franceses y sudamericanos y mañana con australianos y norteamericanos, etc.

No creo que debamos unirnos más firmemente en la decena, y si este es el caso, debemos cambiarlas constantemente. De otra forma el resultado es una unidad egoísta; «yo me he acostumbrado a ellos, nos entendemos muy bien unos a otros». ¿Para qué necesitamos esto? El movernos hacia adelante está basado en derrotar la falta de entendimiento general de la cual ustedes están tratando de escapar.
(116081)
De la Lección diaria de Cabalá del 8/25/13, Preguntas y respuestas con el Dr. Laitman

Material Relacionado:
Enfocando el trabajo en la decena
Toda la Convención es una decena
El éxito lo determina la preparación

Sin llamados vacíos

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué es el «Creador«? Yo siento que la fuerza del grupo me revive y la conexión con el maestro la siento como la fuerza que me vivifica, pero no siento al Creador.

Respuesta: El Creador es la fuerza que lo anima todo, gracias a la cual existimos. Hay una cierta fuerza en la naturaleza que lo mueve todo. ¿Por qué los electrones giran en el átomo? Hay una fuerza motriz que está escondida incluso mucho más que todas estas diminutas partículas elementales que componen el mundo entero. Esta fuerza es la causa de la vida de ustedes.

La materia misma no actúa. Ésta, sin embargo, no tiene la gran fuerza que la persona cree. Alguna vez se creyó que las personas de la realeza tenían algo especial: sangre azul, cualidades excepcionales. Es decir, se les atribuyó a ellas una especie de santidad, pero se trata sólo de cuerpos animales de la misma carne y sangre. Es posible que el cuerpo tenga un espíritu especial, pero no se le da como si se tratara de un derecho de nacimiento. Todo se alcanza sólo a través de los esfuerzos.

De tal manera que no nos referimos a la materia misma, a alguna imagen. Este mundo no tiene nada que pudiera tener el poder para corregir el mundo, para mantenerlo en la forma correcta. Una fuerza interna muy profunda actúa en este mundo que está más allá de Toda la materia, más allá de los electrones y de la más pequeña de las partículas elementales. Esta es la fuerza hacia la cual nosotros nos volvemos.

Nosotros la sentiremos cuando tengamos una vasija para esto, pero, si desde el comienzo no nos hubiéramos dirigido hacia ésta, todas nuestras acciones habrían sido inútiles. Nosotros debemos pensar en ello con lo mejor de nuestro conocimiento, de nuestras sensaciones, y estos esfuerzos, finalmente nos guiarán hacia la sensación del Creador; ninguna de mis explicaciones ayudará.

Yo les explico sólo para que ustedes puedan hacer esfuerzos para no olvidar que necesitan al Creador y que no pueden realizar ninguna acción sin Él. Supongamos que ustedes van a dar una conferencia, un taller, y que desean tener éxito. Las personas quieren utilizar este taller para reducir sus impuestos y gritan cuan mal se sienten. Ustedes sólo pueden permanecer con ellas en la primera planta, pero pueden subir a la segunda planta, lo cual significa intención, conexión con la fuerza superior que lo organizó todo de manera especial, y que nos presiona, nos llama, para atraer nuestra atención sobre ella, y para acercarnos a ella, para elevarnos al siguiente nivel de desarrollo.

Entonces estarán conectados de manera práctica con un grupo y no sólo inspirados para dar una buena conferencia. Ya no serían llamados vacíos a la unidad como lo hicieron los comunistas. Después de todo, Stalin también llamó a la gente a unirse, y Hitler también lo hizo. Ambos eran socialistas. ¡Sin embargo, nosotros debemos entender que no estamos hablando de la unidad como tal, sino de crear un espacio para la revelación del Creador!

Este debe ser nuestro propósito único y original. De lo contrario no tendremos éxito. Continuaremos unos cuantos años más que nos enseñarán fracasos como los de  Rusia, Cuba, los Kibbutzim, y todos los otros lugares en los que trataron de lograr esa unidad. Todos estos intentos terminaron en ruptura por una sola razón: Estos no se hicieron en beneficio del Creador. Ellos no tuvieron éxito sólo debido a esto.

Es por eso que yo sigo repitiendo que darle placer al Creador es la causa de todas nuestras acciones y de sus resultados, y nosotros no debemos olvidar esto en medio del proceso. Sólo entonces podremos tener éxito y luego veremos que todos los intentos fallidos anteriores en todos los otros lugares, fueron la preparación para nuestro éxito. Tendremos éxito debido a los fracasos, porque ellos prepararon el terreno para nosotros.
(115940)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 8/26/13

Material Relacionado:
Todo comienza en el grupo
Convirtamos cada acción en un sacrificio
Mirando el mundo desde el segundo piso