entradas en '' categoría

Antes de tomar una decisión

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Éxodo (Ki Tissa)“, 32:9-32:10: Y el Señor dijo a Moisés: “¡Yo he visto a este pueblo, y observa! Son un pueblo de dura cerviz. Ahora Me dejarán solo, y Mi furia se encenderá contra ellos, de tal manera que Yo los aniquilaré, y haré de ti una gran nación”.

Esto se refiere al hecho de que Moisés en realidad ascendió a la altura del Creador, pero, a fin de colocarlo a un nivel de plena equivalencia de forma con Él, el Creador desea convertirlo a él en una nación, es decir añadirle tales deseos que formen en él la imagen de Adam (un ser humano) que se asemeje al Creador, que esté en adhesión con Él.

Al mismo tiempo, se conserva el resto de la creación, lo cual significa que ésta permanece en el nivel de la naturaleza inanimada, vegetativa, y animada, mientras que el nivel hablante de la naturaleza, que se cumple en el nivel de Moisés, asciende.

¿Por qué le objeta Moisés al Creador y le suplica que no destruya al pueblo? ¿Acaso no aprecia sus propios atributos que son semejantes a los del Creador? ¿No prefieren el estado de adhesión con Él? Él está a punto de experimentar correcciones, el cambio hacia los nuevos valores, a descender a Egipto, a la impureza, al ego que es totalmente opuesto a sus propios atributos. ¿Qué lo atrae hacia allí? Él descubre la eternidad.

Aquí es revela el hecho de que su amor por el Creador sólo puede darse a través del amor a los demás. Es imposible expresarlo de alguna otra manera. El Creador pone a prueba a Moisés, diciéndole: “Si Yo hago de ti una nación, tú recibirás todo en el estado de pequeñez. Puedes descubrir tu gran potencial sólo si aceptas asumir este trabajo duro. Toma todos los deseos egoístas, corrígelos, purificarlos, y elevarlos hacia Mí. ¡Elige!”
(126655)
Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 9/9/13

Alcancen la edad de “Bar Mitzvá”

Dr.  Michael LaitmanEn este momento tenemos que aclarar qué problemas deben resolverse en realidad antes y durante la convención. De lo contrario, esta no será llamada una “convención”, una celebración, una conexión.

Pregunta: Es comprensible que necesitamos sentirnos felices por la conexión. Pero ¿debemos también estar temerosos de no alcanzar una conexión?

Respuesta: Hay una edad en particular por debajo de la cual el niño está exento de los mandamientos (Mitzvot) porque es pequeño. Después de eso comenzamos a educarlo, y le decimos qué está permitido y qué está prohibido comer, o que uno puede hacer algo de cierta forma y que no se le permite hacerlo de otra forma.

El primer mandamiento es llamado “temor” en la presencia del Creador. Siento temor de no ser capaz de darle contento a Él, ¿lo hará más feliz ésta acción?, ¿qué lo hará menos feliz a Él? Para esto, yo tengo que alcanzar una edad de madurez, “Bar Mitzvá”, es decir un nivel en el que la persona es consciente de que es responsable de sus pensamientos, intenciones y acciones de corrección. Una “Mitzvá” es la corrección. La pregunta es, ¿ya alcanzamos esta edad?

Si ya fuéramos así hoy, sentiríamos el temor, la aprehensión: “¡Amigos, la meta que tenemos ante nosotros es darle contento al Creador! Si no hacemos esto, será algo muy malo”. Esto será muy malo, no para nosotros mismos, sino malo para alguien, para los demás; de lo contrario, no se le llama “Mitzvá” si estoy pensando en mí mismo. ¡Pero si tenemos éxito en darle contento al Creador, esto será bueno para el mundo entero! Lo que pase con nosotros no nos importa.

Esto significa que tenemos que hacer muchas correcciones preliminares antes de alcanzar la realización de este primer mandamiento del temor, de la aprehensión, del pensamiento de “¿Estoy dándole o no contento al Creador?”. Está prohibido que ustedes puedan obtener algún tipo de beneficio de esto a cambio de ello, puesto que no será un mandamiento, esto no será otorgamiento, esto no le dará contento al Creador. Es posible darle contento al Creador sólo si no hay interés propio, si uno está haciéndolo feliz a Él sin tener en cuenta la pérdida o ganancia personal. Todavía debemos elevarnos a este nivel haciendo una restricción en nuestro ego, para que no se considere que el resultado está relacionado con nosotros mismos.
(126431)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 1/27/14, Escritos de Baal HaSulam

Noches blancas en el desierto

Dr. Michael LaitmanDebemos sentir que estamos en el desierto y que permaneceremos en el desierto, en la desolación, en el vacío, si no alcanzamos la situación en la que podamos deleitar al Creador. Tan sólo tendremos la idea de que lo hicimos, de que estamos tratando de hacerlo, y de que estamos acercándonos a esto. Luego, hay un nivel más elevado, y no queremos conocerlo, dado que el esfuerzo mismo, el deleitar al Creador, es nuestra recompensa.

El vacío que se ha creado entre nosotros será siempre el lugar que el Creador tiene que llenar de acuerdo a nuestro estado. Cuanto más alto ascendamos en la escalera espiritual, este vacío tomará una nueva forma, una nueva esencia, una nueva identidad, hasta que por fin alcancemos un estado en el que no pediremos nada, excepto la oportunidad de hacer un esfuerzo en la oscuridad total. Esta oscuridad se convierte para nosotros en un lugar lleno de Luz.

Se nos dice: “La oscuridad iluminará como la Luz”. Pero, ¿cómo puede ser? ¡Después de todo, ésta sigue siendo oscuridad! Para nosotros, ya no es oscuridad. Si traemos hacia ella la Luz de Jassadim (Misericordia), nuestro impulso de otorgar, la oscuridad se convierte en Luz y la noche se convierte en día.

Si nosotros mismos nos convertimos en una vasija que pueda funcionar sólo a fin de servirle a toda la creación, esta vasija se convierte en un conductor de la Luz. En realidad estamos preparados para esta transición, la cual es un fenómeno totalmente nuevo que nunca antes había existido. Por lo tanto, podemos alcanzar la acción correcta por medio de nuestro esfuerzo mutuo. Nuestra acción no está en sentir y entender al Creador, sino más bien en descubrir la deficiencia correcta. Esta es la única cosa que se requiere de nosotros.

Cuando tengamos la deficiencia correcta, inmediatamente descubriremos que ya estamos en un cierto nivel espiritual. Incluso ahora, ya estamos en el mundo de Ein Sof (Infinito), pero descubrimos sólo una parte de él, de acuerdo a nuestra deficiencia y un día, lo descubrimos todo.
(126722)
De la preparación para la Semana mundial del Zóhar 2014 del 1/29/14