entradas en '' categoría

Siguiendo al maestro paso a paso

dr.laitmanPregunta: Una convención siempre es una gran prueba para nosotros. ¿Cómo podemos asegurarnos entre las convenciones de que vamos en la dirección correcta, aunque experimentemos sensaciones negativas?

Respuesta: Yo no puedo decirles cuando deben experimentar sensaciones negativas y cuando no. Si están conectados con nosotros, ustedes avanzan y la distancia geográfica no tiene sentido.

Lo diré nuevamente, ustedes avanzan sólo cuando están con nosotros en todas nuestras acciones colectivas porque al perder un par de lecciones, pierden mucho más y entonces no entenderán lo que se dice en la próxima lección. ¡No entenderán las cosas internamente! No tendrán el llenado y la sensación necesarios.

Mis lecciones siempre están dirigidas hacia arriba, contantemente hacia arriba. ¡Quizá piensen que son una repetición o que no tienen nada que ver con el material previo, pero no es así! ¡Siempre me muevo hacia adelante! Quizá sean presentadas de forma diferente, de una manera o en estilo distinto, pero siempre están en un nivel cada vez más elevado.

¡Entonces no deben perderse ninguna lección! Si no han tenido la oportunidad de escuchar las lecciones por un par de días por diversas razones, entonces deberían verlas aunque sea más tarde. El problema es que muchos de nuestros amigos no toman seriamente la participación diaria de las lecciones, mientras que yo baso mi estudio precisamente en eso. Un estudiante es una persona que me sigue paso a paso.
(127472)

Realidad hecha a mano

dr.laitmanNo existen formas ya hechas ni ídolos en el mundo espiritual. La persona forma la espiritualidad por sí misma. La fuerza buena y benévola que llena toda la realidad es infinita. Esta tiene un atributo y es el de ser el bueno y benevolente, amor y otorgamiento.

Pero sólo la persona que revela esta fuerza puede sentir al bueno y benévolo, el amor y otorgamiento. Entonces es imposible hablar sobre el Creador sin un ser creado que lo revele a Él. Todo se aclara sólo en relación al ser creado, sólo en relación a la persona que alcanza la espiritualidad.

Nosotros siempre nos desarrollamos por medio de dos fuerzas: la fuerza de recepción y la fuerza de otorgamiento. No hay nada en la realidad a excepción de  esto. Sólo existe el deseo de otorgar del superior hacia nosotros, lo cual significa traernos toda la bondad de acuerdo a la meta y a las definiciones del superior según las cuales Él ha determinado la creación, y también la fuerza del inferior, que es un deseo de recibir. Esta fuerza está en contraste con la fuerza superior, pero es por medio de la combinación de estas dos fuerzas opuestas, en favor y en contra, que estas dos fuerzas se estabilizan una a la otra ante los ojos de quien recibe.

Por consiguiente, nuestra realidad está dividida en interioridad, lo cual significa para mí mismo, para mi yo, y exterioridad, que significa el mundo que me rodea, la fuerza que jala y la fuerza que rechaza, más (+) y menos (-), negro y blanco. Cada atributo tiene un atributo opuesto y si queremos desarrollarnos, deberíamos establecer estas formas: tanto «la que está a favor» como la que está en «contra». No hay Creador sin un ser creado y no hay ser creado sin Creador. Sólo cuando son dos pueden mantenerse uno al otro.

Entonces tenemos que establecer nuestra primera forma de desarrollo llamada Ubar (embrión) y también el útero donde éste puede desarrollarse. Esto significa que debemos establecer tanto la forma del ser creado como la del Creador. Estas dos fuerzas, estos dos atributos, deben ser estabilizadas constantemente por nosotros. Nosotros completamos esta misión en el grupo, así como la persona con respecto al grupo, el individuo en relación al general, o un embrión en relación al útero de su madre. El grupo tiene que estabilizarse como un embrión en relación a la humanidad, como la internalidad en relación a la externalidad.
(127425)
– De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 2/14/14

La vida tras la cortina del Tzimtzum

Dr. Michael LaitmanNosotros trabajamos afrontando la simple Luz Superior que llena toda la realidad, que es buena y benevolente con todos sin excepción, con los malvados y con los buenos. Es decir, ésta no tiene forma o distinción. En la Luz Superior no hay colores.

Y queremos estabilizarnos como esta Luz superior, sólo  que nuestra forma estará basada en el deseo de recibir, es decir en lo opuesto de la Luz. Pero debe ser similar en cada forma de su comportamiento externo.

De allí se deduce que tanto el Kli, como su llenado y el comportamiento del Kli, deben estar todos dentro del deseo de recibir. Esta es nuestra sustancia en la cual lo situamos todo. Incluso la ley de NRNHY que descubrimos simbolizada en letras: La letra «Yud» es llamada Luz de Jojma, la letra «Hey» es llamada Luz de Bina porque la forma del otorgamiento desde el lado del Kli es llamada Luz.

Y así es como esto está en todo, porque la Luz del Infinito en sí no se siente, ésta desaparece después de la primera restricción (Tzimtzum Alef). Nosotros podemos alcanzar la Luz detrás de esta cortina, tras la primera restricción, sólo al darles a nuestros deseos, a nuestro Kli, que ha sido creado a partir de nuestra forma mental o material, similar a la Luz que se encuentra donde quiera que esté detrás de la cortina.

 Dr. Michael Laitman

El deseo de cada uno de nosotros incluye dentro de sí cinco niveles: 0, 1, 2, 3, 4. Y todas las formas que recibimos en nuestro anhelo de asemejarnos a la Luz Superior permanente, las determinamos a través de los cambios que ocurren dentro de nuestro deseo de recibir. La Luz Superior en sí es permanente y simple, llena toda la realidad, y no hay cambio en ella. Ésta actúa permanentemente como amor absoluto, como un mar de Luz.

Todos los cambios ocurren sólo dentro del Kli por medio del descubrimiento de nuestras Reshimot, a través de las comunicaciones entre nosotros. En cada uno de nosotros, en cada momento, se descubren nuevas Reshimot, algunas veces en uno y algunas veces en otro, y todos nuestros vínculos con cada uno cambian su forma. Y de allí provienen todas las diversas formas de Adam, de aquel que es similar al Creador.

Por lo tanto, el Kli espiritual son letras, su llenado también son letras, y nuestro trabajo son las letras del trabajo. Todo se deriva del deseo de recibir. Y la diferencia está sólo en la forma en que nosotros lo manejamos y usamos para el Creador que es bueno y benevolente, trabajando en «fe por encima de la razón».

Si toda la gran cantidad de cambios que suceden dentro de nosotros se corresponden con el Bueno y benevolente como la madre que pide a sus hijos que sean buenos, entonces nos dan entendimiento, sensación, y alcance del Creador, los cuales nacen dentro de nosotros y no descienden de algún lugar arriba. Este es un punto muy importante porque nos dirige hacia el trabajo práctico porque nos obliga a relacionarnos correctamente con todo lo que sucede dentro de nosotros y en la conexión entre nosotros. Vale la pena prestarle atención a todo esto, porque específicamente aquí descubrimos al Creador. Y esto simboliza que el Creador se revela entre nosotros.
(127401)
Del Taller de Unidad del 2/13/14

Yo recibo de acuerdo a mi equivalencia de forma

dr.laitmanBaal HaSulam, «Introducción al Libro del Zóhar«, ítem 46: Pero los Kelim, llamados KHBTM en cada uno de los mundos inferiores, Beria, Yetzira, Assiya, no son considerados Santidad, más bien son considerados cubiertas que ocultan la Luz del Infinito dentro de ellas y racionan una cierta cantidad de Luz para los receptores. Cada uno recibirá de acuerdo a su grado de pureza.

Es como si yo estuviera al lado de un ducto que pasa y recibe la Luz a través de él solamente de acuerdo a mi grado de pureza, de acuerdo a mi equivalencia de forma. Supongamos que yo estoy en el mundo Assiya. En su totalidad, toda la escalera esta  penetrada por la Luz del Infinito, pero el sistema se estabiliza cada vez  con respecto a aquel que recibe, dándole la Luz de acuerdo al atributo de otorgamiento.

De este modo yo recibo la Luz privada que se corresponde con mi deseo y es acorde al nivel de mi corrección,  de mi pantalla (Masaj). En otras palabras, recibo según la equivalencia de forma con la Luz.

 Dr. Michael Laitman

(127398)
– De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 2/12/14, Escritos de Baal HaSulam

Un indicador del trabajo interno

Dr. Michael LaitmanLa Torá, «Éxodo» (Ki Tissa), 32:28-32:29: Los hijos de Levi hicieron de acuerdo a la palabra de Moisés, en ese día cerca de tres mil hombres cayeron de entre el pueblo. Y Moisés dijo: «Iníciense ustedes mismos hoy para el Señor por cada hombre con su hijo y con su hermano, para que Él pueda otorgar una bendición sobre ustedes este día».

Está dicho acerca de la anulación de mis deseos egoístas que sin importar cuánto los celebre, a uno no le queda absolutamente nada. Se trata también de seguir a Moisés que actúa solamente en aras del otorgamiento. La propiedad llamada «Moisés» nos eleva por encima de nuestra realidad común y nos enseña cómo cambiarla, porque todo ahí tiene que trabajar en aras de la espiritualidad, del otorgamiento, y del cuidado de los demás.

Nosotros debemos dedicar nuestras vidas a otros. Debemos luchar y ocuparnos constantemente en el autoanálisis a fin de encontrar granos egoístas que tienen que ser corregidos. Este es un trabajo inmenso e incansable que nos tritura como un molino, alterándonos de esa manera. Es extremadamente complicado ser exprimido constantemente entre pesadas piedras de molino que nos cortan vivos; más aún, somos nosotros quienes debemos girar las piedras con nuestras propias manos y aun así admirar el hecho de hacer este trabajo.

Sin embargo, esos esfuerzos son necesarios para sintonizarnos con el amor y el otorgamiento. Tan pronto como nos las arreglemos para auto ajustarnos al amor y otorgamiento, esto se convierte en el más exaltado placer, mientras que cuando nos desviamos un poco, se convierte en una terrible aflicción. Al desapegarnos de nosotros mismos, comenzamos a sentir el estado superior; si fallamos, inmediatamente caemos de regreso en nuestro egoísmo.

Por supuesto, tener un claro indicador de un trabajo espiritual es extremadamente benéfico, pero no es algo fácil de lograr, porque nuestras sensaciones, percepción, y habilidad para analizar nuestros niveles pasado, presente, y futuro están «empañadas». Vivimos constantemente en un estado de visión borrosa: «¿Dónde estamos? ¿Estamos en la propiedad de «por nuestro propio bien» o en el estado de «por el bien de otros»?» Nosotros continuamente hacemos aclaraciones internas.
(127189)
Del Kab.TV «Los secretos del Libro Eterno» del 9/11/13

Un grupo es una fuerza purificante

dr.laitmanPregunta: ¿Cómo podemos enfocarnos constantemente en el amor y el otorgamiento?

Respuesta: Podemos enfocarnos en el amor y el otorgamiento solo en el entorno correcto, el cual es nuestra salvación. No podemos si quiera imaginar cuan efectiva y única es esta ayuda, es como un diapasón en el cuál podemos afinar cada atributo, cada cuerda del alma.

Por una parte, hay atributos de otorgamiento enterrados profundamente dentro de todas las partículas del alma general, gracias a la ruptura. Por otra parte, están aquellos que reciben un despertar de su atributo de otorgar y están listos para trabajar con este y para conectarse unos con otros. La disposición para conectarse y unirse convierte la sociedad de ellos en un mecanismo espiritual en el cual, quien quiera purificarse y fortalecerse en la dirección correcta, puede hacerlo.

Pero esta sociedad tiene que aclarar y buscar constantemente que más puede mejorar. Esto significa el trabajo continuo en grupo; todos trabajan en la conexión con otros.

El colectivo egoísta completo es remplazado por una sociedad unificada y entonces este único atributo de amor y otorgamiento, en el que todos estamos disueltos, una unidad gigantesca hecha de muchos, se vuelve una fuerza purificante debido a que la Luz Superior pasa a través de él. Éste se parece al Creador y está en equivalencia de forma con Él, con Su fuerza, con Su presencia poco clara, y posteriormente con Su clara presencia que pasa precisamente a través de este sistema llamado grupo.

Ahora, los representantes de ésta, quienes son los portadores de la fuerza de todo el grupo, pueden salir al público y trabajar con todos en conexión.
(127186)
Del Kab.TV «Los secretos del Libro Eterno» del 9/11/13

Dirigiéndonos hacia el atributo de otorgamiento

dr.laitmanLa Tora, «Éxodo» (Ki Tissa), 32:33-32:35: Y El Señor le dijo a Moisés: «A quien haya pecado contra Mí, a él lo borrare de Mi libro. Y ahora ve, lleva al pueblo al [lugar] del que Yo te he hablado. Observa, Mi ángel irá ante ti. Pero el día que Yo haga un recuento [de los pecados que hay sobre ellos], tomaré en cuenta su pecado en contra de ellos». Entonces el Señor golpeo al pueblo con una plaga, porque ellos hicieron el becerro que Aarón hizo.

Esta es una nueva corrección. La Luz Superior revela cuál de los niveles de nuestro ego está más cerca y cual está más lejos mientras ésta desciende hacia todos nuestros niveles egoístas. Entonces son clasificados: Algunos se hunden hacia abajo, al nivel de la muerte y otros se elevan, etc. Se vuelve claro que este es un paso hacia delante y también que debemos avanzar y cómo hacerlo.

Comenzando por esta aclaración, a partir de la comprensión de lo que ha hecho la persona con respecto al Creador, cuando todos los cinco niveles están claramente arreglados en ella, ella se enfoca en el atributo de otorgamiento; ella no ve al Creador. Pero estos están dentro de ella en un estado y en la correlación entre ellos, estos le muestran a ella esta dirección y ella puede avanzar. Es solo por medio de la información interna, por sus sensaciones internas, al enfocarse en lo que está más cercano al Creador que lo que hay dentro de ella, que ella se vuelve hacia la dirección correcta y se mueve.

La persona misma se enfoca internamente hacia el atributo que ilumina un poco. Por la cooperación mutua de sus atributos internos con esta iluminación, cuando los establece de acuerdo a su distancia, ella se enfoca a sí misma en la dirección en la que debería voltear, en qué y dónde esté actualmente el atributo de otorgamiento puro.
(127331)
Del Kab.TV «Los secretos del Libro Eterno» del 9/11/13