entradas en '' categoría

Un acuerdo de corrección

thumbs_laitman_533_02El método de transformación espiritual nos lo dan cuando estamos atravesando los peores males, cuando finalmente aceptamos ponerles fin a nuestras horribles relaciones mutuas y deseamos unirnos.

Aceptamos cambiarnos a nosotros mismos y nos damos cuenta de que no podemos hacerlo por nosotros mismos, que sólo la fuerza que nos ha creado puede funcionar aquí y hacernos nacer de nuevo. Resulta que después de habernos corrompido por nuestro propio ego, debemos atravesar una corrección seria.

Concordamos con eso y lo confirmamos, y deseamos anular todo el rechazo que sentimos entre nosotros. Por supuesto, no podemos objetar en el estado en el que estamos, pero, al mismo tiempo, no queremos ser neutrales simplemente, sino además participar en el proceso, aunque no podamos hacerlo.

Por lo tanto pedimos: «Ayúdanos a aceptar el hecho de participar en la creación, no sólo en nuestra intención, sino también en nuestras acciones, para que convertir totalmente nuestros atributos». Cuando la humanidad sienta esta oración todos sentirán que esta opción existe.

(134592 – Del Kab.TV «Los secretos del Libro Eterno» del 12/6/13)

Material relacionado: 

El veneno que cura
Una oración a través de la columna central
Lo más difícil es pedir ayuda

¿Cómo terminó la disputa entre Abraham y Nimrod?

thumbs_Laitman_115_04Históricamente, la sabiduría de la Cabalá comienza en la antigua Babel donde toda la humanidad encontró un nuevo estado. Antes de eso, las personas vivían una vida que todos entendían. Todos querían tener éxito y de alguna manera se llevaban bien entre ellos. De pronto, sin embargo, sintieron cuánto se odiaban entre sí y no podían llevarse bien.

Los conflictos comenzaron y su orgullo creció tanto que alegóricamente este periodo es descrito como un tiempo en que las personas querían construir una torre para llegar al cielo. Era una situación muy peligrosa, una verdadera guerra civil, una guerra interna.

Muchas personas trataron de resolver este estado y muchos hombres sabios de ese tiempo se dieron cuenta de la razón para la crisis. La razón era que toda la humanidad estaba en un lugar y las personas estaban estrechamente conectadas entre sí; el sistema integral fue revelado entre ellos, pero sus relaciones no eran buenas.

Tenían dos opciones: o mejorar las conexiones entre ellos, lo cual significa corregirse, o alejarse unos de otros y romper las conexiones. Si una conexión es mala y no puede ser corregida, entonces tienen que separarse.

Así, se formaron dos escuelas: A la cabeza de una estaba Abraham quien decía que la naturaleza humana debe ser corregida y las personas deben conectarse mediante el amor, entendimiento, hermandad, y cercanía. A la cabeza de la segunda estaba Nimrod que habló de alejarse unos de otros, como una pareja que se divorcia hoy en día ya que no pueden llevarse bien.

La humanidad siguió a Nimrod, decidió separarse, y se dispersó por todo el mundo. Este estado continuó hasta el final del siglo 20 en el que está regresando el mismo estado que sintieron las personas en la antigua Babel. Una vez más nos encontramos conectados, no en un pequeño lugar sino en todo el globo.

Ahora no podemos resolver el conflicto usando el método de Nimrod de alejarnos más los unos de los otros. No hay lugar para alejarnos porque la conexión integral se revela completamente entre todos. No hay opción ahora, excepto seguir el método de Abraham, lo cual significa corregir las relaciones entre nosotros al corregir la naturaleza humana.

Este es el estado en el que estamos hoy. Es por esto que el método de Abraham, llamado la sabiduría de la Cabalá se revela hoy en día, el cual explica cómo corregir nuestra naturaleza para que las conexiones entre nosotros sean buenas.

(134614 – De la Convención en France «Uno para todos y todos para uno», día uno del 5/9/14, Lección 1)

Material relacionado: 

Los “alienígenas” de nuestro mundo
Amar al otro, no en palabras, sino en hechos
Una cuenta especial con el pueblo de Israel

¿Es posible alcanzar una imagen objetiva de la realidad?

thumbs_laitman_761_1Pregunta: Vemos el cambio de estaciones, día y noche, y los cambios en la vida dentro de la naturaleza ¿Es este un entendimiento del tiempo objetivo o una sensación totalmente subjetiva?

Respuesta: No hay ningún entendimiento objetivo de ningún tipo. Si yo percibo algo como espectador, no puede ser objetivo de ninguna manera. Incluso si alguien me dice lo que ve, pero yo soy el que escucha lo que él dice, lo percibo y lo siento a mi propia manera.

No puede haber ninguna forma de objetividad. Si la persona percibe sólo sus propias sensaciones y no sabe nada de lo que está sucediendo aparte de eso, no puede haber ninguna forma de objetividad.

Esto es especialmente verdadero cuando se trata de la Percepción del tiempo, lugar, y movimiento, la cual existe dentro de la persona. Un espectador con diferentes sentidos sentiría un mundo totalmente diferente. Sabemos que nuestros sentidos perciben sólo una pequeña parte de la realidad.

Sin embargo, percibimos algo que no puede percibirse a pesar de nuestra realidad subjetiva, individual. En realidad existe un cierto rango que no percibimos incluso en nuestra percepción subjetiva, pero entendemos que no podemos percibirlo.

No tenemos idea de qué más pueda existir excepto eso. Esto se debe a que no podemos elevarnos por encima de nuestra mente y conocer algo que nunca hemos sentido. Podemos sentirlo sólo si cambiamos nuestros sentidos.

Pero incluso sin tenemos nuevos sentidos, ¿quién puede garantizar que percibiremos una imagen objetiva? Después de todo, ésta también es descrita sólo en nuestras sensaciones.

Una percepción objetiva de la realidad sólo puede alcanzarse cuando salimos de nuestros sentidos. No necesitamos cambiarlos, sino simplemente elevarnos por encima de ellos hasta algo que sea absoluto. Para hacer eso, necesitamos una ciencia especial y esta oportunidad viene sólo de la sabiduría de la Cabalá.

(134786 – Del Kab.TV «Una nueva vida» del 4/17/14)x

Material relacionado: 

La realidad sin filtros
Un anti mundo fundamentado sobre una fórmula desconocida
Percepción de la realidad: de la antigüedad al día de hoy