entradas en '' categoría

Brit Milá para todos

Sin título444Cada persona en el camino espiritual debe cumplir una corrección considerada como «Brit Milá» (circuncisión). Se llama «Brit» (unión), ya que establece la conexión entre las estructuras espirituales (Partzufim). El Partzuf superior puede pasarle al inferior sólo lo que tiene desde la Sefirá Keter hasta Sefirá Yesod, pero no más abajo.

Abajo están los deseos que no pueden ser corregidos. Por lo tanto, deben ser cortados y los deseos restantes deben ser utilizados para otorgar. Cada persona debe analizar todas sus acciones y cortarles la «Orla» (prepucio), los deseos que en la actualidad no son adecuados para el avance espiritual.

Esta corrección ocurre en la Sefirá Yesod. Pero Maljut no puede utilizarse debido a que la Luz Superior no puede pasar a través de ella y corregirla.

Entonces yo corto a Maljut y realizo otras correcciones gracias a las cuales puedo asegurarme de estar usando correctamente los deseos restantes.

Pregunta: Si esta corrección es obligatoria para el avance espiritual, ¿significa que una mujer que está progresando espiritualmente tiene que realizar Brit Milá en sí misma?

Respuesta: La corrección se realiza específicamente por medio del atributo femenino en la persona, como dice la Torá, Abraham fue circuncidado por su esposa Sarah, y Moisés por su esposa Séfora [Zippora].

Esto proviene del deseo de recibir: al examinarse a sí mismo, el deseo de recibir se convierte en el deseo de otorgar, se incluye en él, y de esta manera se realiza la circuncisión.

En este sentido no hay diferencia entre una mujer o un hombre que estudian Cabalá; cualquier deseo está sujeto a la circuncisión.

Por supuesto, las mujeres tienen los mismos deseos que el hombre, deseos que no pueden ser utilizados; y ella debe realizar las mismas correcciones, de la misma manera, en el mismo orden que el hombre. Por lo tanto, ella también realizará la corrección de Brit Milá, ya que su alma está compuesta de las mismas 10 Sefirot.

(23882 – De la Parashat del Kab.TV del 10/15/10)

Retrocediendo en el tiempo

Sin título1112Pregunta: ¿Es posible retroceder en el tiempo?

Respuesta: Sí, es posible. Si manejo mis estados, entonces lo que siento en el deseo de recibir, que es parte de mí, es mi presente.

Puedo descender y dividir mi deseo nuevamente en partes, y ese será mi pasado. Y podría hacer algún tipo de cálculo sobre el futuro, en el que por lo pronto no me he conectado con otros. Esa futura conexión es mi futuro.

Pregunta: Pero ¿por qué de repente quiero regresar?

Respuesta: Tal vez querré estar investido en un deseo más pequeño con el fin de conectarme con nuevas personas en el nivel de ellos. Pero, básicamente, sólo quiero seguir hacia adelante, hacia el futuro, a una conexión cada vez mayor con todos los deseos que existen en la humanidad para fundirlos en un solo deseo.

Entonces recibiré un llenado completo que está más allá del tiempo. No hay tiempo allí, no hay espacio; todo se encuentra en un solo deseo. Después de todo, en toda la realidad no hay nada aparte de la sustancia, que es el deseo de recibir.

Pregunta: ¿De qué se trata esta sensación?

Respuesta: ¡Es una sensación muy agradable, es imposible decir algo más! Pero es necesario aprender el método: aprender a sumergirse en él para elevarnos con su ayuda a una buena vida que se encuentra más allá del tiempo.

(137097 – Del Kab.TV «Una nueva vida» del 4/17/14)

Sitiados

Sin título11123Baal HaSulam, el periódico «La Nación»: Es una vergüenza admitir que uno de los más preciosos méritos que hemos perdido durante el exilio, y el más importante de ellos, es la pérdida de la conciencia de la nacionalidad, ese sentimiento natural que conecta y sostiene a cada nación.

Hace dos mil años nos sentíamos como un solo pueblo, porque todos éramos como un hombre con un corazón. A esto se le llamó el «pueblo de Israel», y no existe por fuera de la conexión.

Hoy en día nosotros no estamos conectados. Más bien, estamos acurrucados juntos, reunidos como ovejas debido a los lobos que están listos para separarnos. En el exterior, nos vemos como un pueblo, pero en realidad no es así.

Este es nuestro principal y único problema. El Creador mismo sostiene a todos los demás pueblos. Él les proporciona Reshimot y Luces que se atraen una hacia la otra, de tal forma que sus naciones están construidas de forma natural. Las personas sólo implementan deseos dados desde arriba. El pueblo judío es diferente; nosotros tenemos que construirnos a nosotros mismos por encima de nuestro deseo egoísta, en oposición a él.

Sin embargo, en esencia, somos los más grandes egoístas, porque pasamos por un Shevirá (ruptura). Como resultado de esto, la conexión requiere esfuerzos difíciles por parte nuestra. El Creador no nos favorece. Más bien, Él sólo nos da la oportunidad de conectarnos. Él crea las condiciones externas para que podamos poner en práctica las condiciones internas para que podamos conectarnos por encima de nuestro deseo.

Si lo hacemos, estaremos bien, y, si no lo hacemos, estaremos mal. En este caso, Él nos arrojará de la tierra. Por supuesto, si pudiéramos vivir bien en otros países, todos huirían de aquí. Sin embargo, el Creador nos envía apuros y problemas en todo el mundo, y en desesperación hemos llegado a la tierra de Israel.

Entonces Él arregló problemas para nosotros aquí, enemigos que nos rodean sin ningún lugar hacia el cual escapar. En última instancia, no habrá ninguna nación, ningún pueblo que sienta ninguna simpatía hacia nosotros. Todo el mundo, todos, se opone a nosotros y no quiere ninguna relación con nosotros. Nos quedaremos aquí solos en una pequeña franja de tierra aislada, asediada, como los defensores de la antigua fortaleza de Masada, y no podremos hacer nada.

Si esto no funciona, el Creador, como escribe Baal HaSulam, puede dispersarnos de nuevo por todo el mundo.

En nuestro estado actual no merecemos vivir en esta tierra, y, básicamente, no hay lugar en la faz de la tierra para deambular.

Entonces, ¿qué hay que hacer? Como pueblo, debemos ser un ejemplo para el resto de los pueblos, pero los miles de años que nos han separado de la antigua Babilonia no han cambiado nada. Somos la pequeña parte que Abraham separó de los babilonios para su corrección. Y según el grado en que se corrija, será capaz de influir en el resto de los «babilonios», será una «luz para las naciones», entonces toda Babilonia será corregida, el mundo entero alcanzará la tan esperada corrección.

Así que depende de nosotros; primero, debemos unirnos de acuerdo al principio de «como un hombre con un corazón». Este será el nacimiento del embrión espiritual. Luego es el turno del principio de «Aquello que odias, no se lo hagas a tu amigo», el nivel de Yeniká, Katnut. Después de eso, alcanzamos «Ama a tu prójimo como a ti mismo», el estado de Gadlut. Nos corresponde a nosotros pasar a través de estos tres niveles, hasta el final de la corrección, y luego ser sacerdotes en el mundo, tal como está escrito, «nación de sacerdotes» (Éxodo 19:06).

Hoy en día, vemos cómo el odio hacia nosotros crece y se expande día tras día.

Incluso los países que antes eran simpatizantes de nosotros o eran neutrales se vuelven hostiles. Nadie querrá hacer negocios con nosotros o en general tratar con nosotros. Es entonces cuando nos sentiremos sitiados, completamente aislados del mundo. Si no cambiamos de acuerdo a las leyes de la naturaleza, o a las leyes del Creador, que están bajando ahora sobre el mundo, entonces este será nuestro futuro hasta llegar a la guerra de Gog y Magog. De hecho está sucediendo ahora, pero su fase externa se cierne ante nosotros. Y todo esto se debe a que somos obstinados en no querer corregirnos a nosotros mismos, y en consecuencia, causamos la activación de leyes inquebrantables.

Pregunta: ¿Los talleres que llevamos a cabo con el público en general nos ayudan?

Respuesta: Si nos acercamos a los corazones de la gente, los suavizamos un poco, entonces de inmediato tomaremos un rumbo diferente. Lo más importante es cambiar la polaridad de menos a más. En otras palabras, no transformamos a las personas del rechazo mutuo a la conexión, pero al menos ellas traen una inclinación hacia la conexión, que al menos reconozcan que la conexión podría de hecho ser la salvación. A través de esto, cambiamos de dirección, le damos un giro de 180 grados, y eso es mucho. Esto se debe a que entonces la Luz iluminará en nosotros positivamente.

Pregunta: ¿Hacia dónde deben llevar las mesas a la gente?

Respuesta: Supongo que gracias a nuestro trabajo con aquellas partes de las personas que están dispuestas a escucharnos, cambiaremos la actitud de la gente hacia los demás, porque todo el pueblo de Israel no sólo son responsables unos de otros, sino hermanos, y no sólo en tiempos de problemas, sino en tiempos de felicidad.

Entonces veremos por nosotros mismos que en la conexión hay un poder latente que lo cambia todo hasta tal punto de que el gobierno no tendrá que promulgar nuevas leyes. Esto se debe a que, de acuerdo a la Torá, no necesitamos un rey con su séquito. Un reino espiritual domina el pueblo, y esto solía ser realmente así. Esta es la única posibilidad para el funcionamiento de una nación con la ayuda de una conexión de la igualdad entre todos en un mismo nivel, sin diferencias en los niveles. Así que comienzan a actuar poderes únicos, y nosotros esperamos sentirlos y aprender sobre ellos rápidamente.

(138037 – De la 5° parte de la lección diaria de Cabalá del 6/23/14, Escritos de Baal HaSulam)

Cuerpo y alma

Sin título11Pregunta: ¿Cómo se conecta el alma con el cuerpo?

Respuesta: Sólo existe el alma; mientras que nuestro cuerpo y todos los demás cuerpos físicos que nos rodean son existencia imaginaria, dados para crear el inicio de una conexión altruista entre nosotros, de tal forma que no creemos entre nosotros una conexión egoísta, sino una conexión altruista, y según el grado en que se cree, nuestro cuerpo (y todo lo físico como un todo) ocuparán cada vez menos espacio en nuestra conciencia, hasta que desaparezca totalmente de nuestra sensación.

(138260)

Un pacto lleno de amor

RAV1Baal HaSulam, «Introducción al Estudio de las Diez Sefirot», ítem 119: Este también es el porqué del gran privilegio donde a uno se le concede una escala de mérito, todavía no es suficiente con que alcance todo amor, es decir, el cuarto discernimiento. Esto es así porque ahora no alcanza Su mérito como bueno que hace el bien a los buenos y a los malos, sino sólo Su Providencia sobre él.

Sin embargo, él aún no conoce a cerca de Su Providencia de esta manera sublime y maravillosa con el resto de las personas del mundo. Por lo tanto, hemos aprendido anteriormente que mientras uno no conozca los tratos del amado con los demás, hasta no faltarle a ninguno de ellos, el amor aún no es eterno. Por lo tanto, también hay que sentenciar al mundo entero a una balanza de mérito, y sólo entonces aparece ante él el amor eterno.

En el camino hacia la completa adhesión y logro de la meta de la creación, alcanzamos todas nuestras deficiencias y todas las acciones del Creador en nosotros durante todo el proceso que hemos atravesado en el que la Providencia superior estuvo oculta. Entonces la persona ve cómo en todas las etapas, en todo aquello por lo que ha pasado, el Creador fue bueno y benévolo con ella en amor absoluto.

Como resultado, la persona siente que ama la parte posterior del Creador. Pero esto no es suficiente, ya que ella también tiene que trabajar en el futuro, de tal forma que mantenga la misma actitud. Esto significa que tiene que desarrollar dentro de sí misma las vasijas llamadas fe y confianza, para no perder ningún momento en el futuro la fe en el amor del Creador por ella.

Incluso esto no es suficiente para determinar que el Creador es bueno y benévolo, dado que todo es cierto sólo en relación con la persona misma, y ahora tiene que determinar lo mismo en lo que respecta a todos los demás.

Esto significa que al final de la corrección, ella alcanza el final de la corrección todos, y desde este punto ve toda la historia de la humanidad y toda la trayectoria que han atravesado todas las almas en el proceso de su corrección.

Estas almas separadas descubren las conexiones entre ellas por encima del mar de odio en el que están inmersas, el cual las separa y las mantiene separadas. A través de estas conexiones de amor, ellas sienten cómo las separa el mar del ego, y así descubren que el Creador se ocupa de ellas constantemente de la mejor manera posible, y que todos los sufrimientos, los golpes y los problemas que han atravesado durante toda la historia humana y el ascenso de las almas a lo largo de todos los mundos hasta que el mundo de Ein Sof (infinito) surgieron todos del gran amor del Creador.

Cuando la persona asciende por la escalera espiritual, ella se desprende de su ego mientras asciende y luego se da cuenta de que fue sólo en el ego que sintió las aflicciones. Si no fuera por el ego y el deseo de recibir para sí mismo a costa de los demás, sentiría siempre el amor y el gran cuidado del Creador por ella.

Esto significa que ve y entiende que todas las sensaciones negativas no provienen del Creador, sino que se derivan de su conexión con sus deseos egoístas. Así determina que está en contacto, en un pacto con el bueno y el benévolo, y que esta conexión, este pacto, está lleno de amor.

(138195 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/18/14, Escritos de Baal HaSulam)