entradas en '' categoría

Ajustándonos al diapasón superior

Dr. Michael LaitmanUn grupo de cabalistas no se construye a través de una reunión casual de personas. Más bien lo reúnen de lo Alto. La naturaleza global lo construye todo, incluyendo el grupo que hay a nuestro alrededor y dentro de nosotros.

Depende de mí el relacionarme con un grupo como una comunidad de personas de este mundo que se reúnen siguiendo la influencia de la potencia de la fuerza superior que crea condiciones únicas para nosotros, de tal forma que tratemos de conectarnos entre nosotros a través de una red de relaciones más elevadas. Depende de mí el relacionarme con un grupo como un ofrecimiento del Creador para que yo me inserte en una sociedad superior, y no olvide nunca esto.

Entonces, depende de mí el aceptar como un componente deseado a todo aquel que viene a un grupo, cultivar esta relación todo el tiempo, moldearlo y considerarlo cada vez más.

No tengo otra forma de comunicarme con la fuerza superior, sino por medio del grupo. Si quiero hablar con el nivel superior, depende de mí el volverme hacia un grupo como un modelo que ofrece conectarse conmigo. Sólo a través de él que puedo explicarle esto al nivel más elevado, al «Creador» que me creó, a todos nosotros, al mundo entero.

¡Esta relación con un grupo es muy importante! Es de entender que a través de él, yo hablo con el Creador. De allí surge nuestra obligación de orar por los muchos, de volvernos a través de cada uno hacia el Creador, de relacionarme con los demás con amor. Con el fin de ser dirigidos al siguiente nivel, hacia el Creador, debe haber relaciones de igualdad entre nosotros, a pesar de nuestras diferencias.

Tratamos de crear a partir de nosotros mismos un todo en el que no existan deseos, intenciones, anhelos, y conexiones personales. Más bien, que todo se mezcle en una sola gota de tal manera que dentro de ella, nos perdamos a nosotros mismos y adquiramos la inteligencia del siguiente y más alto nivel, sus deseos y pensamientos con los que nos convertimos en un todo único.

De acuerdo a la ley, «diez se convierten en uno». Luego se dividen otra vez en diez (el ego crece) y de nuevo se conectan en uno, y así es en los 125 niveles de nuestro ascenso.

Esto significa que en cada nivel se nos da una matriz, y si trabajamos correctamente con ella, entonces nos comunicamos a través de ella con el Creador. Esto no es como lo que hacemos cuando nos comunicamos por teléfono o a través del computador. Más bien, nos elevamos a ese nivel emocional y nos incluyen en una conexión directa con el nivel. Así, el Creador, es decir el siguiente nivel, comienza a vivir dentro de nosotros.

La única diferencia es que en nuestro nivel, en el ocultamiento, si no sentimos al Creador, en el siguiente nivel, nos sentimos a nosotros mismos y al Creador como un todo, incluyendo la inteligencia de todo el universo, una reunión general de comunicación, al programa de la creación. Este estado es llamado «adhesión» al Creador, y después de ello, hay más de 125 niveles en los que crece la adhesión con Él.

Depende de nosotros el hacer realidad esta posibilidad que se nos da en esta encarnación de la vida, el relacionarnos seriamente con un grupo y sintonizarnos con la realización de nuestra relación con los demás de forma permanente. De hecho, todo el resto de nuestras acciones son mucho menos útiles para el ascenso a un nivel superior que lo que podemos hacer en un grupo.

Incluso cuando salimos al público más amplio con diversas actividades, les pedimos sólo que la necesidad de conectarse crezca entre nosotros. El salir a la humanidad puede implementarse a través de distintos medios de comunicación.

Todos estos son útiles ya que, ante todo, lo importante para mí es la comunicación directa, clara y correcta con esos amigos que han sido reunidos por la fuerza superior, y depende de mí el trabajar con ellos en contra de mi voluntad. Si esto fue lo que me dieron para decidir, jamás los habría elegido a ellos. No sé por qué estoy obligado a alcanzar el nivel superior, así que ellos me dan un grupo en el que me corresponde dirigirme y organizarme a mí mismo correctamente.

Junto con esto, depende de mí el entender que todos los demás están absolutamente dirigido de la forma correcta, y yo me convierto en una única cuerda entre un centenar de cuerdas afinadas con las otras. Sin embargo, en primer lugar, me siento afinado de la mejor manera, y a pesar de que salir de mi un horrible sonido, me parece como algo agradable.

Como una madre que mira a su bebé y a ella le parece el más hermoso y le parece que el mundo entero no vale nada en comparación con él, así también yo me relaciono conmigo como el favorito. Todo el resto me parecen absolutamente desafinados, tanto así, que depende de ellos el afinarse ante mí.

Sin embargo, en la realidad, nuestra afinación debe ser completamente al contrario. Es de mí de quien depende el aceptarlos a todos y a cada uno de ellos como un instrumento completamente afinado o una colección de características absolutamente corregidas. Yo soy el único que no está corregido, y no sólo en un grupo, sino también en el mundo entero, en el universo entero. Yo soy el único que necesita corrección. Entonces, todo fue creado para mí. Cuando la persona se relaciona con el mundo de esta manera, ella puede decir: «¡El mundo fue creado para mí!»

Relaciones como éstas en un grupo nos sitúan en el correcto estado. Yo le agradezco a la fuerza superior que me lleva a un grupo. Le agradezco que me muestra cómo los critico a todos, y los rechazo y los odio. Me relaciono de manera razonable con parte de ellos porque debo estar conectado con otras personas, recibir de ellas, de tal forma que pueda sentirme mejor.

Yo afino gradualmente la cuerda un poco más y luego un poco más. La llevo al sonido ideal en relación al diapasón. El diapasón es el movimiento general del grupo en el que el sonido superior ya se ha sentido parcialmente. Cuando el movimiento general entra en armonía, la esencia superior se revela en él.

(140651)
De la Convención en Sochi, «Día dos» del 7/14/14, Lección 3

 

Volteen la historia hacia un nuevo horizonte

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué nos ayuda exactamente a llegar a una cálida sensación de conexión en un círculo?

Respuesta: Todos se perciben a sí mismos por igual. No hay quienes estén más o menos elevados, todos quieren conectarse, y esta conexión sólo es posible entre iguales. Yo acepto la opinión de todos, todos los corazones, todos los pensamientos. Es importante para mí estar integrado en ellos y desaparecer allí, entrar allí y disolverme.

Y eso es lo que todos piensan. Dentro de una sensación así, construimos un corazón como una persona. En el momento mismo en que alcanzamos una conexión de este tipo, nos sentimos dentro de este corazón para compartir un poder único, una inteligencia llamada la Torá. Porque nosotros mantenemos las condiciones de la recepción de la Torá: Nos hemos vuelto como un hombre con un corazón.

Por lo tanto, sentimos que nos hemos convertido en un deseo y un pensamiento. Este deseo y pensamiento comunes se convierten para todos nosotros en la sensación de un estado elevado, más alto y más sublime que nuestra vida corporal actual. Esto nos eleva por encima de nuestras familias, por encima de esta tierra, por encima de toda la vida material.

Ya hemos comenzado a sentir ese poder que organiza intencionalmente para nosotros una forma incómoda como esta en esta vida terrenal, con problemas incesantes y guerras, por lo tanto ascenderemos hasta su nivel. Si a partir de este momento continuamos despertándonos a nosotros mismos hacia una conexión aún más fuerte y descubrimos aún más la fuerza superior, podemos avanzar sin ningún tipo de perturbaciones externas.

Por el contrario, vamos por el buen camino todo el tiempo con «Yo lo aceleraré» (Ajishena), en el camino de la Luz. Y al elevarnos atraemos a todo el pueblo de Israel después de nosotros y después de ellos al mundo entero como si detrás de nosotros estuviéramos arrastrando una red: Todos se unen y se elevan.

Pregunta: Es así realmente, pero en el momento que yo salgo del círculo y miro las noticias, me olvido de inmediato de la sensación de conexión en el círculo…. ¿Cómo podemos aferrarnos a él y difundirle a todo el pueblo de Israel?

Respuesta: Una vez más es necesario que se reúnan para los talleres una y otra vez, y por fuera de sus círculos habrá miles de otros círculos. Cada uno de ellos, a través de su acción, influye en los demás y estos influyen en él.

Y así descubrimos que podemos cambiar el mundo sólo a través de esa acción de conexión. Nos volvemos verdaderamente los dueños de nuestro destino. Pero es imposible corregir la situación a través de la eliminación de unos cuantos terroristas y de la destrucción de sus bases. Con esto no cambiamos la historia, esta se repite. Nuestra conexión es el único medio para voltear la historia hacia un nuevo horizonte.

(140237)
Del Kab.TV «La misión del pueblo de Israel» del 7/8/14

Buscando una solución en un círculo de iguales

Dr. Michael LaitmanPregunta: En un taller, en un círculo, ¿no todos tienen que expresar su opinión?

Respuesta: No, esto no es un debate televisado que ahora llena todos los canales. Si todos comienzan a traer argumentos de su mente corpórea y a mostrarles a todos lo listo que es, esto no conducirá a nada. En un círculo que no hay lugar para los sabelotodo. Solo se necesita la conexión, y en conexión todos somos iguales.

Llegamos a un taller para conectarnos y encontrar el poder de la unidad, la sabiduría compartida. Así que entre nosotros no hay justos o sabelotodo, nadie es bueno o malo, por el contrario, todos somos iguales. Nos reunimos para invertir esfuerzos internos, mentales en beneficio de la unidad entre nosotros, para sentir el poder de nuestra unidad dentro de la conexión interna entre nosotros. Este poder se descubre gracias a nuestros esfuerzos.

No hay lugar aquí para debates. En esencia, no hay ni siquiera necesidad de hablar. Sería aún mejor si pudiéramos invertir esfuerzos internos y conectarnos sin palabras en absoluto. Sin embargo, ya que no estamos acostumbrados a esto, nos vemos obligados a hablar de algo. Y el tema podría ser más común y familiar.

¡Nadie en un círculo expresa su opinión! Yo escucho lo que dicen y estoy de acuerdo con ustedes en un 100%.

Pregunta: Pero estamos hablando de los acontecimientos actuales: salir de Gaza o no, actuar de esta manera o de otra.

Respuesta: ¿De qué tenemos que hablar para comenzar? ¿Somos un gabinete que toma las decisiones?

Pregunta: Pero queremos oír lo que todos piensan.

Respuesta: ¿¿Para qué necesito escuchar lo que piensan todos? ¿Cómo me ayuda eso? Nos reunimos en un círculo no para escuchar las opiniones de todos, más bien para escudriñar la única misión del pueblo de Israel. Así que hablamos de nuestra historia, de nuestro rol, de nuestra sabiduría, del por qué somos así. Es necesario hablar de esto y no de la operación en Gaza.

Entiendo que esta este es un asunto que arde dentro de las personas, pero uno tiene que pasar gradualmente de las acciones a aquello que lo provocó: ¿Por qué está sucediendo de esta manera? ¿Por qué somos arrojados todo el tiempo a una situación así? ¿Por qué sigue repitiéndose todo el tiempo? ¿Por qué no podemos corregirla de una vez por todas? ¿Qué quieren los vecinos de nosotros y qué queremos nosotros de ellos? ¿Existe un poder más elevado aquí que es «calienta» todo el tiempo nuestra relación?

Es posible comenzar con los acontecimientos actuales y avanzar gradualmente hacia una discusión más interna. Nosotros huimos de las preguntas reales y sólo queremos profundizar en sus fuentes.

Si empezamos a discutir cómo luchar y cómo reacciona el enemigo, qué es correcto y qué no, y lo que todos los políticos dicen sobre el tema, esto seguirá de forma incesante, sin ningún beneficio. Nos corresponde a nosotros el tratar de controlar la causa, la solución. Después de todo, la causa y la solución se encuentran en un solo lugar.

Pero por lo general las personas sólo hablan de las consecuencias externas que se renuevan todos los días y que alimentan los medios de comunicación.

(140209)
Del Kab.TV de «La misión del pueblo de Israel» del 7/8/14

Ahora o nunca

Dr. Michael LaitmanCuando salimos a difundir, y más generalmente, a lo largo de todo el día, debemos preocuparnos de todo corazón por la fortaleza de nuestra unidad. Esta es la única cosa que determina la fuerza de la Luz que pasa a través de nosotros hacia la nación de Israel y hacia el mundo. Es como si estuviéramos tratando de aferrar algo, temiendo dejarlo caer para que no se rompa. Nosotros sostenemos constantemente la unidad, porque la Luz será vertida sólo a través de ella. Esta es la garantía mutua.

De lo contrario, nuestras palabras permanecerán como sonidos vacíos. ¿Qué significa unirse? ¿Sentarse y abrazarse unos a otros? ¿Hablar de ello? Hemos estado hablando de esto durante años, pero ¿ha sido de alguna utilidad? ¿Cada uno de nosotros tiene que estar contra la pared, con una pistola apuntando hacia él para sentir la necesidad de unirse?

El hecho de que ustedes se «unan» significa que se sienten y hablen acerca de cuán importante es esto. Pero no me gusta sentarme ni me gusta hablar de ello.

Pregunta: Entonces, ¿cómo podemos superar estos milímetros finales entre nosotros? Nos sentimos indiferentes, desunidos, y rechazado por otros. Cada persona se sienta en su rincón, en su propio nicho, con sus propios pensamientos y planes. Pero nosotros no queremos volver, así que ¿qué debemos hacer?

Respuesta: Es necesario un grito, una oración.

Ustedes deben comprender que no habrá perdón, que habrá una segunda oportunidad. Si quieren alcanzar el éxito, entonces ahora es el momento. Y si no están a la altura, entonces es mejor que sigan por su propio camino. Al menos de esa manera sabrán a ciencia cierta que están en el camino equivocado y que no tienen parte en la corrección de su alma.

En tales casos, las palabras son inútiles. Cuando la persona siente verdadero amor, ella no habla de él. La gente no alardea con las cosas más cercanas a su corazón, las mantiene en secreto. Es por eso que yo no puedo salir a gritar acerca de la unidad. Es una cuestión diferente cuando ustedes hablan de ello de forma científica, aunque la emoción no puede expresarse, ya que es mucho más profunda.

En cualquier caso, ahora tienen una oportunidad única y depende de ustedes el implementarla. Por mi parte, les he dado todo y no puedo hacer nada por ustedes. La pelota está en su campo. Si dan un paso atrás ahora, el futuro de Israel y su futuro estará bajo el veredicto superior…

No habrá ningún otro momento. Ustedes siempre han esperado que el tiempo haga su trabajo. Pero no lo hará. Baal HaSulam dijo a este respecto: Aquel que rechaza el momento lo realizará años más tarde. En este momento estamos simplemente obligados a trabajar 24/7, defendiendo la unidad en todo momento. No hay otra opción. Este debe ser nuestro único objetivo personal y común.

Olvídense de mí. Tienen todo lo que necesitan, así que actúen, si eso es lo que quieren. Y si no lo hacen, entonces no tengo nada que añadir. Hay cosas que un padre no puede hacer por su hijo. La pelota está en su campo ahora. Todo depende de ustedes.

Lo importante no es el material que repartimos o las conversaciones acerca de que tenemos que unirnos. Esto tiene que ser transportado con sinceridad de corazón a corazón. Espero que acepten esto y lo sientan de manera profunda. Espero que alcancen la oración, un grito y apoyo mutuo. ¡Buena suerte!

(140912)
De una charla «La importancia de la difusión» del 8/3/2014

 

Invitación para unirnos

Dr. Michael LaitmanLa supervivencia del pueblo de Israel siempre ha dependido de su unidad. Por lo tanto, ahora, más que nunca, tenemos que unirnos. Si reavivamos el amor entre nosotros, nos protegeremos mejor de lo que podría hacer cualquier «Cúpula de Hierro». Por otra parte, la unidad continuará protegiéndonos incluso cuando la tormenta se calme, dotándonos de paz interior, y del favor de las naciones.

(Del libro, «Invitación para unirnos»)

Israel bajo una lupa potente

Dr. Michael LaitmanPregunta: Usted dice que a través de su separación interna, Israel influye en los árabes y despierta en ellos una actitud hostil. Sin embargo, los árabes no sólo nos atacan a nosotros, ellos se matan sin piedad unos a otros.

Respuesta: La razón de este comportamiento es la separación de los hijos de Israel. Esto es lo que causa efectos como estos en otras naciones. A través de nuestra falta de corrección, también nosotros despertamos la falta de corrección en los demás, y por eso se comportan cruelmente.

Su corrección o sus pequeñas deficiencias aparecen en ellos en una escala multiplicada un millón de veces. Supongamos que ustedes se sienten mal con respecto a su vecino judío y se distancian de él aproximadamente un milímetro. Del lado árabe, comienzan a matar y a matarse entre sí. Háganle al menos una gota de bien a su vecino, y los árabes también se calmarán, y podría ser que incluso comenzarán a realizar buenas acciones.

Israel es el cuello de botella, la fuente de lo que está sucediendo, el tubo que transporta la Luz, una buena actitud hacia los demás, y si nosotros cerramos esta tubería de Luz, nos convertimos en la razón de todos los problemas.

Pregunta: ¿Se deduce que todas las relaciones entre nosotros en Israel se irradian hacia las relaciones de otras personas, las cuales crecen en la escala de millones?

Respuesta: Israel es la llave que lo maneja todo. Nosotros abrimos un poco este grifo y corrientes de bondad fluyen hacia el mundo, y si lo cerramos a través de nuestro mal comportamiento, entonces el mundo se queda sin Luz y grita que Israel es perjudicial para el mundo.

Estos pequeños cambios en nosotros, en nuestro grifo, despiertan cambios positivos o negativos a gran escala en el mundo entero.

Pregunta: Usted quiere decir que mi mala relación con los ciudadanos se irradia a otras personas un millón de veces, como si pasara a través de una lupa de gran alcance o de un altavoz, por ejemplo, hacia Siria, Ucrania, y así sucesivamente.

Respuesta: No sólo caen unos tras otros, sino que además llegan a nosotros con acusaciones, porque ellos sienten de donde proviene esta relación. Ellos ven en nosotros la razón de su comportamiento hostil en sus relaciones entre sí y la razón de todos sus problemas, e inconscientemente traen este odio de nuevo hacia nosotros, porque es nuestra culpa que ellos sean hostiles.

Esta es una ley de la naturaleza, y no es importante si la humanidad la entiende o no. Ellos siente inconscientemente lo mismo y actúa en consecuencia.

Mi mala relación con un vecino regresa a mí como un boomerang, multiplicado muchas veces y se revela en forma de odio de los árabes hacia Israel y de misiles lanzados en dirección a nosotros. No podemos determinar esto sin ambigüedades: Ahora, miré de reojo a mi vecino y, en otro momento, se escucha una sirena de ataque aéreo. Este es un sistema cerrado, complejo e integral, pero, específicamente dentro de él, hay una conexión de este tipo.

Tan sólo debemos comenzar a conectarnos, y veremos cómo, gracias a esto, el mundo será diferente. Tal vez no sea de inmediato, pero, después de algún tiempo, todo comenzará a calmarse.

(140571)
Del Kab.TV «Una nueva vida» del 7/22/14

Abran el corazón y no la boca

Dr. Michael LaitmanPregunta: Cuando nuestros amigos están con el público en general para organizar un taller, ¿qué podemos añadir nosotros, aquellos que no estamos con ellos, a su intención, a su mensaje?

Respuesta: Internamente, debemos reunirnos y pensar en ellos. A esto se le llama orar por su éxito, ya que, como consecuencia de este éxito, ellos nos traerán «botín», en otras palabras, los deseos de todas aquellas personas que quieren sentirse un poco mejor, un poco más felices, y más exitosas en esta vida. No es importante que estos deseos sean egoístas; nosotros las tomamos.

Con esto, los percibimos. Empezamos a sentir la necesidad de darles a las personas todo lo que ellas quieren: felicidad, conexión entre ellas y todo lo demás. Sus deseos empiezan a trabajar en nosotros, y esto significa que tenemos algo que elevar hacia el Creador. De lo contrario, no elevamos hacia Él.

Como escribe Baal HaSulam en el artículo, «No tenemos tiempo para adquirir lo que se nos da», no podemos pedir para nosotros mismos de ninguna manera. Incluso si quiero pedir: «Dame la posibilidad de otorgarte. Dame la posibilidad de llenar a los demás. Dame la posibilidad de…», no puedo decir «a mí», porque, de esta manera, me opongo a todo el sistema, no entro en él como un engranaje.

Debo decir, «Dales a ellos» o «a nosotros», pero de ninguna manera «a mí». Esto significa que, si yo oro para pedir algo, debo orar por los demás de tal forma que sea bueno para ellos. Entonces, participo en esto correctamente.

Entonces, si ahora estamos pensando que nuestros amigos tengan éxito en salir hacia el público y que se conecten con él para que el público sienta la calidez de ellos, que el deseo interno de ellos se les revele a los amigos (aunque ellos no lo sientan de manera obvia), que puedan traerlos hacia nosotros, entonces esto se convertirá en una oración al Creador.

Entonces, nosotros le pedimos y le rogamos espiritualmente al Creador, a pesar de que el público esté pidiendo algo completamente materialista. La Luz superior viene precisamente a través de una oración como esta.

Pregunta: ¿Qué es preferible: leer un segmento, estar en silencio durante 30 segundos, o tal vez cantar una canción? ¿Qué hacemos para que todos nosotros estemos pensando en ellos al menos durante un segundo? ¿Qué significa orar?

Respuesta: La oración es el deseo de que los amigos tengan éxito en hacer esta acción, que esto le dé contento al Creador. Esta es la oración. Nosotros abrimos el corazón y no la boca.

No entiendo qué se imaginan ustedes como oración, como actividad espiritual. ¿Cuando dispersan las nubes con su mente o encienden velas o caen de rodillas?

Una actividad espiritual es cuando ustedes desean mucho algo en común con los demás, y, en esta actividad, además de ustedes y del grupo, participa el Creador.

(140561)
De la Convención en Sochi, «Día uno» 07/13/14, Lección 1

El contacto con la audiencia

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué significa el contacto interno con el público?

Respuesta: Crear contactos internos significa sentir a la audiencia con tanta naturalidad como una madre siente a su hijo. Un padre lo siente a través de la cabeza y una madre a través del cordón umbilical. Esta conexión permanece.

En el mundo espiritual, el desarrollo espiritual intrauterino del feto conduce al nacimiento, pero el nacimiento no es un alejamiento del Partzuf superior, sino una conexión aún mayor con él.

En nuestro mundo, nosotros estamos separados de nuestros padres, de nuestra madre, y comenzamos a desarrollarnos de forma independiente, cada vez más distantes de ella. ¡Pero en el mundo espiritual, no! Nos acercamos aún más, invistiéndonos en el Partzuf superior: en NHY, en HGT, en HBD.

Esto significa que en el mundo espiritual ocurre una mayor profundización dentro del Partzuf superior; no se trata de nacer por fuera de él, sino de una mayor entrada en él.

(140555)
De la Convención en Sochi «Día uno» del 7/13/14, Lección 1

El secreto esencial de los judíos, parte 13

Del libro El secreto esencial de los judíos, M. Brushtein.

«Principios fundamentales de la teoría integral».

Los investigadores del pasado y los del presente son unánimes.

El ser humano es una criatura que surgió en un grupo, se desarrolla y evoluciona en un colectivo.

Además, su naturaleza social es inherente incluso en la palabra «hombre».

Literalmente, un hombre es un miembro de una tribu o familia.

Entonces, los seres humanos, así como animales, son criaturas que son sociales, públicas, y hasta podría decirse, colectiva. La pregunta es ¿cuál es la diferencia entre ellos?

En contraste con el «colectivo animal», la sociedad humana no se detiene. Está evolucionando constantemente. ¿De qué manera? Un ejemplo es en el cambio en las formaciones sociales.

Una formación socioeconómica, en palabras de Marx, es un estado históricamente determinado en el desarrollo de la sociedad humana.

¡¿Qué formación no soportó la humanidad?! A continuación se enumeran las breves definiciones de estructuras y sistemas sociales básicos.

  • La sociedad comunal primitiva es una formación arcaica primaria caracterizada por la propiedad común de los medios de producción, el trabajo y el consumo colectivos, y el bajo nivel de fuerzas productivas.
  • La sociedad esclavista es una formación que se caracteriza por la propiedad privada de los medios de producción y productores directos; las clases principales de la sociedad de esclavos son esclavos y amos.
  • El feudalismo es una formación socioeconómica que sustituyó a la esclavitud, y se basa en la propiedad feudal de la tierra y la explotación de los campesinos, quienes estaban en una condición de servidumbre.
  • El capitalismo es el tipo de sistema socioeconómico que surgió a finales de la Edad Media, y en la actualidad está imponiéndose en la mayoría de los países industrializados. Los rasgos comunes del capitalismo son considerados generalmente como propiedad privada de los medios de producción y competencia.
  • En palabras de Karl Marx, el socialismo es la primera fase del comunismo, un sistema social que sustituye al capitalismo y está basado en la propiedad pública de los medios de trabajo y de producción.
  • El fascismo (italiano «fascismo», de «fascio», haz, manojo, asociación) es una forma de movimiento y dictadura política que se caracteriza por la violencia contra las masas a través de un amplio mecanismo político.

A lo largo de la historia, la humanidad se relacionó de manera diferente con los cambios en el paisaje social. En cualquier caso, muchos creen que los judíos tienen algo que ver con eso.

Romanos y su imperio no parecen más que una burbuja en comparación con los judíos. Ellos (los judíos) han dado la religión a las tres cuartas partes de la humanidad y han influido en los acontecimientos históricos en un mayor grado que cualquier otra nación, antigua o moderna.

Sin embargo, en realidad no importa si los judíos han influido o no en los procesos históricos. Lo más importante es que la humanidad está evolucionando y está en continua evolución. La pregunta es ¿qué nos espera? Abraham estaba seguro de que el punto final era la unidad y una humanidad interdependiente. Tarde o temprano aprenderemos si Abraham estaba o no en lo cierto. Sin embargo, hoy, mirando hacia atrás, vemos un aumento evidente de las tendencias colectivas.

En el principio, la persona sólo estaba asociada con su familia. Luego «se conectó» con el amo, con el señor feudal, con su país, y hoy en día con el mundo entero. El problema es que estos procesos se produjeron y se producen inconscientemente, bajo la influencia de condiciones externas.

(140375)

Convención en Toronto «Día uno» – 08.04.14

Convención en Toronto, «día uno», Cena 1
Video: Descargar            Audio: Descargar