entradas en '' categoría

Dr. Michael LaitmanEl proceso revolucionario en el que estamos participando comenzó con el Big Bang y continuó a través de la conexión cada vez más fuerte: de las partículas fundamentales a los átomos, de los átomos a las moléculas, de las moléculas a estructuras más y más complejas, hasta la aparición del cuerpo humano, incluyendo el sistema cognitivo, el sistema nervioso, y sistemas adicionales. A algunos de ellos no los conocemos y a algunos no los entendemos.

En general, este proceso se desarrolló en dos direcciones: extensión y conexión.

Todo aspira a la conexión, y sólo los seres humanos, sus sociedades y su naturaleza, reciben una forma opuesta. En una sociedad, nos conectamos cada vez más. Sin embargo, por otro lado, nos oponemos al otro porque el ego nos separa. Como resultado de esto, no construimos una sociedad cohesionada basada en el apoyo mutuo, de acuerdo al principio de cada cuerpo vivo, incluyendo el nuestra. En lugar de esto, construimos algo muy extraño, y nuestra sociedad se vuelve como un cáncer que, en última instancia, se devora a sí mismo y muere.

En esencia, no sabemos qué hacer. Los estudios científicos de las fuerzas y mecanismos que nos mueven han descubierto que no tenemos ninguna posibilidad de evitar una tercera guerra mundial y el caos. Los científicos lo saben y escriben que no hay una solución real a esta forma de desarrollo, y lo que queda es sólo someternos a la merced del proceso que nos lleva hacia un futuro desconocido.

Estamos destruyendo el planeta, agotando los recursos naturales, y haciendo lo que nos place con la naturaleza y la ecología. Todo esto no se debe a que ésta vino hacia nosotros, sino a que no sabemos cómo construir sistemas que consten de opuestos que se conecten en una sola estructura. Esta unión de opuestos es, precisamente, la ley fundamental de los sistemas complejos.

Aquí llegamos a la sabiduría de la Cabalá. Este problema surgió hace tan sólo 3.500 años en la antigua Babilonia. Por un lado, sus habitantes eran muy cercanos unos de otros y dependían de unos de los otros. Por otro lado, no podían pararse permanecer unos junto a los otros. Ellos se odiaban y sentían repulsión mutua. Y no había nada que pudieran hacerse al respecto, la propia estructura de la sociedad era tal que estaban devorándose a sí mismo.

Fue entonces que un hombre sabio con el nombre de Abraham descubrió que aquí se ocultaba la transición hacia un nuevo nivel de desarrollo. En esencia, no había nada único con respecto a ese estado. Al igual que la transición del nivel del inanimado al vegetativo, o del vegetativo al nivel animado, así también es la transición del nivel animado al nivel hablante. Esta transición necesita que nosotros alcancemos el poder de la conexión entre los opuestos, de manera que puedan ser conectados y formen un sistema completamente armonioso. A pesar de las polaridades, a pesar del odio y el rechazo entre nosotros, podemos utilizar una fuerza única, una red única con el fin de alcanzar el equilibrio entre unos y otros y construir una vida.

Nosotros no entendemos realmente la importancia de este paso. No entendemos cuál es la fuente de vida y cómo podemos conectar dos opuestos. Sin embargo, son precisamente las polaridades absolutas entre el más (+) y el menos (-) las que forman el átomo, un sistema estable en el que se oponen y no obstante, se conectan simultáneamente.

Para continuar, de acuerdo a este principio, se construyen combinaciones que son cada vez más complejas y que posee la capacidad de evolucionar. Más y menos se combinan entre ellos con el fin de atraer lo que es útil para el desarrollo y el equilibrio entre ellos, y para emitir lo que es perjudicial para el equilibrio. Así, por medio de absorción y emisión, se crea la vida. Hay un desarrollo cada vez más complejo, hasta que exista la necesidad de construir un nuevo sistema que los cabalistas llaman el sistema espiritual. En otras palabras, es más elevado que los sistemas que nos son familiares.

Abraham descubrió que existe una ley universal de la naturaleza que abarca todos los sistemas, que los mantiene y los desarrolla. Es posible llamarlo la fuerza de la Luz, la fuerza del Creador, la fuerza superior. Sin embargo, esta tiene una meta: mantener todas las partes de la realidad en armonía y conexión mutua.

Es posible atraer y utilizar esta fuerza, incluso ahora, cuando queremos elevarnos al nuevo nivel y convertirnos en un solo sistema. A través de este, despertamos la fuerza universal, y esta construye el tan esperado equilibrio entre nosotros.

En Cabalá, la ley que Abraham descubrió es llamada la ley de equivalencia de forma. Si soy atraído personalmente por la fuerza de la equivalencia de forma, entonces, en ese grado, yo elevo su influencia en mí y esta construye la conexión entre otras personas hacia las cuales soy atraído y yo. Esta construye entre nosotros un sistema armónico y equilibrado entre todas las partes.

Abraham descubrió la capa más profunda de esa ley integral general de la naturaleza que ya era conocida y llamó a todos los babilonios a unirse a él.

Maimónides, el filósofo del siglo 12, dijo que Abraham escribió multitud de libros e hizo un gran trabajo de difusión para que la gente entendiera lo que él había descubierto y que él estaba hablando específicamente acerca de una ley de la naturaleza a la que uno no debe oponerse. Esa es la forma en que evolucionamos, sin posibilidad de escapar de su flujo, de la tendencia natural hacia el equilibrio, la conexión y la armonía.

En el nivel del inanimado, vegetativo, y animado, nosotros alcanzamos de forma espontánea el equilibrio, sin libertad de elección. Sin embargo, en el nivel hablante, esto ya no tendrá éxito porque tenemos que participar conscientemente en la construcción del equilibrio y de un sistema humano universal. Nos corresponde a nosotros entender, reconocer, desear invertir esfuerzo, y optar por tratar de organizarlo correctamente para poder avanzar.

Entonces, gracias a estos esfuerzos, nosotros despertamos a la única fuerza universal de la naturaleza, que es el Creador, la Luz. No importa cómo lo llamen. En respuesta a nuestros esfuerzos, ésta nos influye y lleva a cabo la acción correcta de conexión en nosotros. Esto es lo que Abraham le enseñó a la gente.

La historia posterior ya la conocemos. Algunas de las personas lo escucharon y realizaron el método por un tiempo, pero más tarde, y a pesar de todo esto, se retiraron del proceso. Es imposible construir un sistema armónico y equilibrado si todo el resto de la humanidad está rota. Es por eso que hemos llegado a la situación actual, donde la crisis babilónica de la separación ha vuelto sobre nosotros.

¿Por qué específicamente la actualidad? Esto se debe a que la humanidad, como fue el caso, entonces, está descubriendo que está conectada en un sistema universal. Estamos cerrados dentro de un sistema, una sociedad, una familia, sobre la faz de la Tierra, y todos nosotros estamos unidos unos a otros.

Hoy en día, no necesitamos pelear. Es suficiente con cortar las conexiones con alguna nación y ella no resistirá este aislamiento. Las armas modernas son los mismos mazos bárbaros primitivos, en forma sofisticada. Nadie los necesita en un sistema global mundial que es como una aldea global. Hoy en día, las conexiones comerciales, industriales, financieras y logísticas lo determinan todo. Si ustedes cortan estas arterias para una nación, es como si desconectaran algún órgano del cuerpo. Es claro que no sobrevivirá por su cuenta.

Eso también es lo que sucedió en la antigua Babilonia en Mesopotamia, la cuna de la humanidad, cuando se convirtió en una sociedad. Lo mismo está sucediendo hoy en día.

Los cabalistas, los estudiantes de Abraham en todas las generaciones, hablaron sobre esto e incluso hicieron un cálculo en una línea de tiempo de acuerdo a la ley del desarrollo humano para comprender cuando volvería la humanidad a la misma situación. La ley de la unificación comenzó a aclararse a finales del siglo 19, y de acuerdo con todos, alcanzó la aclaración al final del siglo 20. Más precisamente, los cabalistas escribieron que esto comenzaría desde el año 1995.

Esta es la situación hoy. Cuando yo empecé a estudiar la sabiduría de la Cabalá en 1975-76, no creí que esto realmente sucedería. Sin embargo, en realidad, hubo una transición muy fuerte, y de repente se hablaba de un sistema unificado, de una humanidad unificada, de una aldea global, y de la absoluta dependencia de los demás, y así sucesivamente.

Junto con esto, se reveló la maldad de la naturaleza humana que muestra cuán opuestos somos unos de otros y que no estamos listos para conectarnos de una manera correcta. Después de todo, a pesar de las oposiciones entre nosotros sobre el nivel del inanimado, vegetativo y animado, la fuerza universal se conecta con nosotros de tal manera que las polaridades se transforman en un dipolo que nos conecta y nos mantiene en equilibrio y armonía.

Sin embargo, en el nivel hablante, en las conexiones humanas entre nosotros, depende de nosotros el despertar en nosotros la influencia de la fuerza universal y participar en el equilibrio entre el más y el menos, entre los dos extremos. Esto requiere de un trabajo específico de nuestra parte.

En primer lugar, depende de nosotros el comprender y reconocer la situación en la que nos encontramos y continuamos, y seguir invirtiendo esfuerzos compartidos con el fin de construir el entorno adecuado. En Cabalá, estos esfuerzos son llamados elevar MAN, es decir hacer una petición por la conexión. A través de esta, despertamos en nosotros la influencia de la fuerza universal que nos conectará a toda la sociedad humana en armonía en un solo sistema.

Este es lo correcto para el momento histórico actual. Hoy en día, la sabiduría de la Cabalá, la ciencia que descubrió que Abraham, ha sido abierta ante todos. Esto se debe a que todos nosotros debemos utilizar el sistema que se ha creado y comenzar a utilizar correctamente las condiciones que han sido creadas para la construcción de la sociedad futura. De lo contrario, la humanidad es susceptible de ser destruida.

Por lo tanto, los cabalistas, las personas que están involucradas con este problema y su solución, llaman nuestra atención hacia la verdad sobre nuestra situación y nuestro futuro. Nos dicen que, en cualquier caso, estamos llegando a un equilibrio colectivo. Sin embargo, si no despertamos la única fuerza de la naturaleza que nos lleva a nuestra unificación y a la conexión correcta entre nosotros, entonces, no obstante se revelará como la fuerza única que nos conecta y nos reúne, pero sin nuestra inclinación y deseo. En ese caso, tendremos que obedecer a esta ley en contra de nuestra voluntad, y esto nos llevará a situaciones muy desagradables a través de desastres, plagas y guerras.

Esta es una buena fuerza, porque conecta todo el sistema en uno. Sin embargo, si nos oponemos a esto, entonces despertamos sobre nosotros mismos la influencia de las fuerzas que actúan sobre nosotros como desastres.

Los cabalistas tratar de llevarle este conocimiento a toda la humanidad y de enseñarle cómo llegar a la correcta comprensión de la conexión, que despierta en nosotros una atracción hacia ella, y de acuerdo con nuestro anhelo, estimular el descubrimiento de la fuerza sin despertar desastres. Como una necesidad, nos acercaremos al estado singular integral correcto y avanzaremos de la mejor, más agradable y deseable manera. Tal esfuerzo es lo que se requiere de nosotros.

Los problemas más difíciles hoy en día están descubriéndose en la sociedad humana, a pesar de todo lo bueno que existe en el mundo. El progreso científico y tecnológico ha llegado a su punto más alto, pero ellos no se atreven a mostrarle esta tecnología moderna a la humanidad. De lo contrario, la gente no necesitará trabajar ni habrá necesidad alguna de invertir esfuerzo.

En esencia, ya hemos ido hacia un nuevo nivel de desarrollo, pero todavía no estamos listos para realizarla, debido a nuestra falta de adecuación. Tenemos las herramientas en nuestras manos, pero no estamos dispuestos a integrarlas correctamente al nuevo nivel, porque nuestro enfoque no es integral, es decir, nuestra estructura interna no es integral. Por el contrario, somos egoístas, y nuestra tendencia es a ser distantes entre nosotros y no conectarnos en armonía.

Como resultado de esto, miramos con miedo al estado futuro de la humanidad unida, y no sabemos qué hacer con siete mil millones de seres humanos que no trabajarán. No tenemos ningún concepto de otra forma de existencia ni de una conexión diferente entre nosotros mientras nos elevamos a otro nivel de percepción, a una vida y forma de vida diferentes.

Hay una multitud de sorpresas escondidas detrás de la nueva situación, pero todavía no estamos listos para digerirlas porque nuestra percepción no es integral.

Lo más importante en el sistema integral es renunciar a la visión individualista del yo contra el mundo. En lugar de esta, yo debo adquirir una percepción integral y ver una imagen completa, en la que todos estamos conectados y nos complementamos unos a otros. Sólo entonces puedo descubrir el estado futuro en el que debe existir la humanidad, y entonces entiendo y siento esta esperada vida en un momento propicio.

Nos corresponde a nosotros alcanzar esta percepción, y esto es lo que nos enseña la sabiduría de la Cabalá.
(140837)
De la Convención en México “Día uno” del 8/1/14, Lección 1

El secreto esencial de los judíos, parte 62

Del libro El secreto esencial de los judíos, Brushtein M.

 Mientras la fuerza mayor afectó a los miembros individuales de la humanidad o incluso a los países, esto pudo tolerarse. Pero ahora, a partir del siglo XX, la situación comenzó a deteriorarse. Ahora, las fuerzas mayores “atraparon” no a los países individuales, sino a los hemisferios completos.

Recordemos Chernóbil, el más reciente terremoto en Japón, el accidente de petróleo en el Golfo de México. Sin embargo, los desastres mencionados son más bien fortuitos en la naturaleza, así que los asociamos a causas ajenas a la voluntad del hombre. Por lo tanto parece que nos lavamos las manos y decimos que no somos culpables.

No obstante, hace mucho tiempo las cosas comenzaron a cambiar. Hemos encontrado fuerzas mayores, es decir, acontecimientos impredecibles, en los sistemas inventados por nosotros y manejados por nosotros en el sistema financiero, económico, de salud, educación y otros.

Ahora no podemos decir que la naturaleza irracional arruina nuestras vidas. Resulta que estamos equivocados en algún lugar. Al problema lo complica la medida de las consecuencias.

Lo peor es que no podemos encontrar al culpable ni sabemos qué hacer.

Los jefes de los bancos centrales han respondido a las críticas de su política monetaria demasiado agresiva. Admitieron que en realidad hacen funcionar la economía con los ojos vendados y simplemente no saben qué sucederá después, escribe The Financial Times.

A pesar de estas declaraciones, se buscan a los responsables de la crisis. No hay tantas versiones. Muy a menudo es acusado Occidente, o más bien los EE.UU. Al mismo tiempo, es difícil imaginar que Occidente esté actualmente dirigiendo esas cosas.

Leonid Nikas, director de una escuela primaria en Atenas, estaba acostumbrado al hecho de que los niños jugaran en el patio de la escuela, rieran y soñaran con el futuro. Sin embargo, recientemente apareció ante sus ojos una imagen completamente diferente que antes no podía imaginar: los niños buscaban comida en los botes de basura; aquellos que están en necesidad, les piden a sus amigos ricos que compartan la comida sobrante, escribe The New York Times.

El Director General del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Yves Daccord, los reportes de la agencia alemana de noticias DPA, compararon la situación actual en el Viejo Mundo con los acontecimientos de hace casi setenta años. Tal operación a gran escala para proporcionar ayuda alimentaria en Europa no había sido vista desde la Segunda Guerra Mundial. (Expert Online)

Según el estudio, encargado por la Comisión Europea, tan solo desde el 2008 al 2010, el número de víctimas de los esclavistas europeos aumentó en un 18 por ciento – de 6309 a 9528… personas.

Según datos oficiales, en estos tres años, 23.623 personas han sido reconocidas como víctimas de la trata de personas…

Dos de cada tres víctimas fueron obligadas a ejercer la prostitución, y el resto fueron utilizadas como mano de obra barata o gratuita, se vieron obligadas a realizar actividades ilegales, obligadas a convertirse en donantes de órganos. (Rusia Alemania)

Por supuesto, podemos decir que los estadounidenses no se preocupan por lo que está sucediendo en Europa, sus preocupaciones son más importantes para ellos. Podemos decir que son villanos. Sin embargo, no están locos. ¿En realidad, no les importa lo que está pasando en sus casas?

“Las grandes ciudades de Estados Unidos que el resto del mundo solía mirar con envidia ahora están transformándose en mazmorras infestadas de pandillas un gran incremento en las tasas de criminalidad. Ciudades como Chicago, Detroit, Camden, East St. Louis, New Orleans y Oakland una vez fueron un hervidero de actividad económica, pero a medida que la industria ha huido de esas comunidades, la pobreza se ha disparado y también lo ha hecho la actividad criminal. Mientras tanto, los problemas financieros han provocado que todas esas ciudades reduzcan significativamente sus fuerzas policiales. Tristemente, este mismo patrón se repite en cientos de comunidades en todo el país. … Hay aproximadamente 1,4 millones de miembros de pandillas que viven en los Estados Unidos hoy en día según el FBI. Ese número se ha disparado en un 40 por ciento tan sólo desde el año 2009. “(Michael Snyder,”Las grandes ciudades de todo Estados Unidos están degenerando en zonas de guerra infestadas de pandillas”)
(144442)

Las lágrimas son un exceso de Luz

Dr. Michael LaitmanPregunta: Se nos dio la oportunidad de estar en una buena decena. Durante los tres días de la convención, entendimos cuan fuertemente nos amamos unos a otros. ¿Por qué lloramos cuando confesamos nuestro amor hacia los otros?

Respuesta: Esta es una buena sensación. Existen numerosos artículos de este tema en la sabiduría de la Cabalá que explican cuándo y porque se crean las lágrimas de felicidad o de tristeza por los amigos, por emociones, y por todo lo demás. La persona no puede contener en sí misma el exceso de emoción, y este se convierte en lágrimas.

En la sección 13 de El estudio de las diez Sefirot, esta explicado de donde provienen las lágrimas, en qué forma están creadas. Las lágrimas representan el exceso de Luz que viene en un Kli que no puede contenerla, y la Luz aparentemente se desborda más allá de los límites del Kli.
(145168)
De la Convención en San Petersburgo “Día tres” del 9/21/14, Lección 6

En primer lugar, agradezcan

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Si el grupo está sintiendo oscuridad, es correcto usar el ego, es decir, la envidia, la codicia, y el honor con respecto a la unidad y la conexión?

Respuesta: En cada nivel la oscuridad es algo completamente diferente. Oscuridad puede ser el deseo de conseguir algo, que podría ser la falta de capacidad para actuar, que soy impotente, o podría ser lo contrario: Estoy muy agradecido por esta oscuridad, dado que puedo actuar con “fe por encima de la razón”, y así sucesivamente.

Comentario: Veo que no puedo superarme a mí mismo, encontrar una conexión con los amigos, y sentir que nos maneja un solo poder. No tengo nada además del ego, y empiezo a trabajar con su ayuda para que los amigos comiencen a incluirse unos con otros.

Respuesta: En este caso, es necesario que haya una tremenda oración de gratitud hacia el Creador, que Él te da la oportunidad de hacer algo en un estado de oscuridad como este.

Esta es la primera acción correcta. Si tú, al menos tienes algún tipo de oportunidad de hacer algo correctamente, debes agradecerle inmediatamente al Creador. Entonces, entrarás en contacto con Él. Este no será evidente y claro, pero será un contacto.

Tú has recibido la oportunidad de volverte correctamente hacia el Creador y darle gracias, entonces vuélvete hacia Él con la petición de ayudarles a los amigos, y todo se concatenará.
(145166)
De la Convención en San Petersburgo “Día tres” del 9/21/14, Lección 6

¿Qué siente el Creador?

Dr. Michael LaitmanEn la festividad de Sucot sostengo en mi mano derecha y en mi mano izquierda las “cuatro especies de plantas”, conectadas a mi corazón y la balanceo, es decir que aparentemente atraigo Luces. Todas estas cosas ciertamente son símbolos de las actividades internas para atraer el otorgamiento del Creador, el cual sumo a en mí.

Luego, me elevo, me corrijo, y remuevo el ocultamiento, y alcanzo la revelación en su lugar.

Todas las ceremonias de la fiesta de Sucot no son más que señales y símbolos de lo que está sucediendo en el corazón donde la persona hace compatibles sus características con el Creador. Entonces, él es llamado Adam (hombre), de la palabra “Domé” (similar) al Creador.

El Creador es completamente el dador. Él es la característica de otorgamiento y amor. No hay nada más que esto. Solo hay otorgamiento completo, amor completo, absoluto, puro, perfecto e infinito, y esto se revela en nosotros al mismo grado en que estemos listos para absorberlo, para alinearnos con este.

En general, puedo entender y sentir cada característica solo si ella se encuentra dentro de mí.

Cuando miro una cucaracha, no siento que le falta nada, siento que ama a sus hijos y justo ahora está corriendo hacia ellos con migajas de comida. Yo no comparto ninguna característica con esta para ser capaz de sentirla.

Sin embargo, si empezara a penetrar y a explorar más profundamente, por último, sentiría las necesidades del nivel bestial. Las personas son capaces de ser sensibles a los animales cercanos, incluyendo los dueños de mascotas y los científicos que se dedican a investigar.

Por ejemplo, en mi niñez, tenía un amigo que siempre tenía pequeños animales que vivían en sus bolsillos: un ratón por aquí, un pájaro por allá. Él incluso iba a la escuela con ellos y  más tarde, fue a estudiar zoología. Entonces, él los entendía. Él encontraba un ratón blanco y lo acariciaba, y el ratón no escapaba.

Él decía “Tú sabes, él no tiene miedo de acercarse a ti” como si estuviera susurrándole.

Sin embargo, necesitamos desarrollar dentro de nosotros otras sensaciones para ser capaces de sentir al Creador. Si mi amigo recreó dentro de sí las sensaciones del ratón, entonces necesitamos darle forma dentro de nosotros a una sensación del Creador, otorgamiento y amor.
(145120)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 10/5/14

Paraíso en la cabaña con el Creador

Dr. Michael LaitmanCuando comenzamos nuestra búsqueda para encontrar el Creador, Él juega “escondite” con nosotros. Él se “esconde” y al mismo tiempo nos dirige hacia adelante. En esta búsqueda, la festividad de Sucot conlleva una cierta sensación de calidez. Es como si alguien nos dijera: “¡tibio, tibio, caliente…!” Surge algo inusual, algo en la niebla, aparecen los contornos de un nuevo paso que yace entre el Creador y nosotros.

Hablemos de los símbolos de Sucot y de su significado en nuestra búsqueda.

En primer lugar, tenemos que conocer el sistema en el que estamos. Cualquier medida que tomemos, se realizan de acuerdo a ciertos estándares de medición similares a los parámetros de cualquier sistema físico. Por ejemplo, un litro de agua pesa un kilogramo. Esta medición nos permite sopesar diversos objetos al colocar una carga igual a un kilogramo en uno de los platillos de la balanza. De un modo u otro, siempre comparamos nuestras acciones con alguna norma basada en parámetros conocidos.

Sin embargo, nuestro camino espiritual comienza con vacío, un estado de inconsciencia. Mientras nos dirigimos hacia el Creador, debemos convertir la oscuridad en Luz, el ocultamiento en revelación, la insensibilidad en sensibilidad. En un primer momento, no sabemos qué falta. Más tarde, sentimos la deficiencia como si “saboreáramos” esta insuficiencia.

Digamos, yo estoy lleno, no quiero comer, ni siquiera quiero pensar en comida. Un poco más tarde, siento que no me importaría comer un aperitivo. El deseo crece en mí. Metafóricamente me atrevería a decir que hace mi vida en algún momento fue fácil y serena, pero en un punto, apareció una cortina, un velo.

En Cabalá, la falta de hambre es llamada “doble ocultamiento”, puesto que no sólo del objeto de mi deseo (de alimentos) está fuera atención, sino que incluso el hambre mismo es imperceptible. Entonces, cuando siento los primeros signos de hambre, una deficiencia, empiezo a buscar las maneras de llenarla.

En nuestro camino espiritual, nosotros tenemos que sentir el ocultamiento, el “hambre”. Es por eso que nuestro trabajo a comienzos de las festividades de otoño que comienzan en el mes de Elul y continúan más adelante durante el Año Nuevo (Rosh HaShaná), a lo largo de los primeros diez días de expiación, en el día del juicio, es revelar la deficiencia, sentir una necesidad por el Creador.

Luego, viene la festividad de Sucot, el festival de “cabañas”. Una cabaña simboliza la cúpula del mundo: por encima de ella, hay Luz. Nosotros estamos dentro de la “cabaña”, sentados en una sombra relativa. No es el Creador quien se nos oculta; somos nosotros quienes lo “oscurecemos” a Él para revelarlo gradualmente, en la medida de nuestras capacidades. “Estar en la cabaña” significa que estamos acercándonos a la revelación, a pesar de que todavía estamos en la primera etapa de ella.

Este estado desencadena las Luces Circundantes (Makifim): al Creador podemos sentirlo sólo desde la distancia. Nuestro “abrazo” con Él todavía no es evidente, no está aclarado o reconocido. En Cabalá, este estado también es llamado la Luz de Jassadim, el “abrazo del brazo derecho”. “Su brazo izquierdo está bajo mi cabeza, Su brazo derecho me abraza”, como está escrito en Cantar de los Cantares. Sobre la izquierda, hay un abrazo de las duras propiedades de juicio (Guevurot), a la derecha, hay abrazos de misericordia (Jassadim).

A pesar de estar detrás de la cortina, aun así hacemos esfuerzos para reconocer a Aquel que arrojó esto sobre nosotros. En otras palabras, nosotros trabajamos diligentemente para convertir el ocultamiento en revelación. Consecuentemente, el Creador nos aproxima en la medida de nuestros esfuerzos.

Este trabajo comienza con un “cero”, en el que ni siquiera siento que haya alguien que se esconda de nosotros. “¿Dónde está? ¿Está Él dentro de mí? ¿Está Él en mis pensamientos y deseos?” Todas estas preguntas requieren de una búsqueda minuciosa, profunda comprensión y honda penetración en el material. Entonces, Él aparecerá.
(145056)
Del Kab.TV “Una nueva vida” de 10/5/14

Una vivienda que se corresponde con la estructura del alma

Dr. Michael LaitmanPregunta: Su explicación de la esencia de Sucot es que se trata de una corrección de los deseos hecha por la Luz Circundante. ¿Por qué es diferente a lo que nos enseñaron en la escuela? Nos dijeron que Sucot les recuerda a los judíos su escape de la esclavitud de Egipto y de su vida en tiendas de campaña en el desierto.

Respuesta: ¿Realmente se contradicen entre sí estas explicaciones? “Egipto” (Mitzrayim) simboliza el hecho de permanecer dentro de una naturaleza maligna (Yetzer-Ra), estar en el exilio aceptando obedecer a la autoridad de Faraón que gobierna sobre nuestros deseos egoístas. Fue el Creador quien hizo el egoísmo. Es por eso que Él sigue diciendo: “¡Yo endurecí el corazón de Faraón!”.

Más tarde, salimos de la “jurisdicción” de Faraón, al iniciar el proceso de autocorrección. La festividad de Sucot es un símbolo. Lo único que describe la Torá son los métodos de auto mejoramiento en el corazón; no se trata de acontecimientos históricos. Hoy en día, debemos poner en práctica esta historia.

Cada festividad judía, así como cualquier evento mencionado en la Torá, denota ascensos y descensos de la fuerza de otorgamiento y amor, o diversas desviaciones de la observación de las instrucciones contenidas en la Torá. Toda la Torá está basada en la ley de “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”. Llegar a este tipo de amor es posible únicamente mediante la corrección de nuestros egos. Es viable sólo con la ayuda de la Torá, la Luz Retornante. Eso es lo que estamos tratando de lograr.

Pregunta: ¿Por qué la gente se sienta en una “cabaña” especial llamada Sucá durante esta festividad?

Respuesta: El tamaño de la Sucá corresponde con exactitud a las dimensiones del alma. Sólo en el interior del alma pueden calcularse los deseos y las Luces. En la Sucá, utilizamos “amas” (codos, anas) como unidades de medida. Esto explica el por qué hay requisitos rígidos para construir una Sucá. Debemos observar las reglas de cómo deben ser las paredes de la Sucá. Hacemos el techo de la Sucá de los “desperdicios del granero y el lagar”, etc.

Todos estos requisitos surgen de las raíces espirituales. Ellos nos hablan acerca de una combinación especial de fuerzas de recepción y otorgamiento que son esenciales para nuestra alma (el deseo de recibir) en su búsqueda por volverse similar al Creador. El alma funciona tanto en los deseos de recepción como en los de dar, de la misma forma que el corazón y los pulmones se contraen y se expanden constantemente.

La Sucá debe ser construida en correspondencia exacta con las partes del alma: diez Sefirot de la Luz Directa y diez Sefirot de la Luz Reflejada. Es por eso que no puede tener más de 20 amas. Hay normas estrictas que regulan el momento en que debe construirse una Sucá y qué materiales son adecuados para ello, es decir, lo suficientemente “puros” (orientado al otorgamiento) para construirla.

Un alma es un deseo que está totalmente centrado en el otorgamiento a nuestro prójimo, es decir; se trata de una estructura que es totalmente opuesta a la inclinación al mal, a nuestra naturaleza verdadera. A menos que comencemos la auto corrección, no tenemos alma.

La Sucá simboliza el alma, es decir, el deseo corregido. Está dirigida a amar a nuestro prójimo. Es por eso que mientras se construye una Sucá, tenemos que tener en cuenta muchas condiciones. Hay 613 deseos en el alma: 248 deseos de otorgamiento y 365 deseos de recibir en aras de dar. Todos estos deseos están dentro de nosotros y tenemos que empezar a corregirlos.
(144818)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 9/30/14