entradas en '' categoría

Expiación, el primer paso hacia la corrección

Dr. Michael Laitman.jpgEs costumbre de leer las Slijot (expiación) en el Sidur antes de Rosh HaShaná y de pedir perdón por todos los errores y pecados que cometimos en el año anterior. La persona por lo general pide perdón si le ha hecho algo malo a alguien, no con el fin de corregir el mal. Pero las Slijot son la revelación del reconocimiento del mal que causamos con o sin intención.

Todos sabemos que incluso en la corte el pedir perdón o una disculpa de un lado a otro se toma en cuenta. A veces, el tribunal decide que el delincuente debe pedirles perdón a los ofendidos y si ellos perdonan al delincuente la pena se mitiga.

Esto significa que el pedir perdón ya es una corrección, dado que la persona admite que ha causado un daño. A pesar de que no haber corregido esto aún, ella ya se compromete a corregirlo. La petición de perdón es el primer paso de la corrección, así que tenemos que valorarlo y tomarlo en cuenta.

Decimos Slijot al final del año, al final de un ciclo, al final de un nivel espiritual. Completamos el nivel espiritual en un buen estado, puesto que la Torá siempre habla de un ascenso, pero al mismo tiempo llegamos a la destrucción. Al final del año es el Nueve de Av junto con todos los problemas asociados a él: la destrucción del Primero y del Segundo Templo y más. Luego está el momento de las Slijot en el que descubrimos los resultados de la ruptura y nos damos cuenta cuán rotos, bajos, y repugnantes somos, entonces pedimos perdón.

Curiosamente, el mes en el que lloramos y pedimos perdón con el corazón roto debido al reconocimiento del mal se llama «Elul», que es el acrónimo hebreo de «Yo soy de mi amado y mi amado es mío».

Pero si me doy cuenta de que soy malo, es culpa del Creador, porque Él creó mi inclinación al mal. Entonces, por qué debería pedir perdón por eso.

Resulta que la consecuencia deseada de nuestro trabajo, del nuevo nivel que hemos adquirido, es la revelación de la inclinación al mal que hay en nosotros. Descubrimos el mal en nosotros y lo atribuimos a nosotros mismos, al darnos cuenta de que está dentro de nosotros y queremos deshacernos de él. De lo contrario, no se llama el reconocimiento del mal.

Si la persona se siente mal en su ego (su deseo de recibir), inmediatamente quiere deshacerse de él. Si me arrepiento de mis acciones por lo tanto me comprometo a deshacerme de los atributos en mí, pero, mientras tanto, no sé cómo hacer eso. Entre tanto, no puedo hacerlo ya que me falta la fuerza y el conocimiento para hacerlo. Pero me doy cuenta de que es malo, es decir que puedo determinar mi estado.

Se trata de la conexión entre nosotros, porque toda la corrección comienza con eso. Esto significa que todo el mal se revela en contraste con la unidad, la cual no queremos, rechazamos, y de la que tratamos de escapar de todas las maneras que podemos. Este es todo el mal; esta es nuestra inclinación al mal.

Por supuesto, la inclinación al mal nos la dio desde arriba el Creador. ¡Nosotros no lloramos por el hecho de que esta sea parte de nosotros, sino por el hecho de que nosotros no queremos deshacernos de ella! ¡Lloramos porque nos identificamos con el ego y estamos dispuestos a permanecer en él para siempre! No nos arrepentimos del mal, sino del hecho de que estamos de acuerdo en vivir en él.

Debemos dirigir todas nuestras quejas al Creador, «ir al artesano que me hizo». ¿Y cuál es mi propio pecado? ¿Es mi culpa no haber trabajado lo suficiente con los medios que Él me dio con el fin de estar libre de este pecado? Por esto es que lloro, por mi impotencia y mi renuencia a estar libre de mi ego.

Lloramos por nuestra incapacidad de salir de nuestro ego y le pedimos al Creador que nos ayude, dándonos cuenta de nuestra debilidad con respecto a la inclinación al mal que se revela.

(143902)
De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 9/7/14, El Zóhar

Trabajando con el deseo de la persona

Dr. Michael LaitmanPregunta: Al mismo tiempo de la actividad en Sochi, nosotros nos hemos involucrado en la difusión activa en nuestra localidad. Ha habido cerca de dos mil personas que han pasado por nuestros programas y han participado en círculos y talleres. Hubo gente que vino regularmente, una vez tras otra.

La pregunta es: «¿Cuál es nuestra meta final?» La persona que viene, se sienta en un círculo; a ella le gusta la conexión y la unidad; incluso participa en la creación de contactos con nosotros y más tarde puede actuar con nosotros en sociedad. Pero ¿cuál es la meta? ¿Es que ellos vivan mejor? ¿Que debe suceder en última instancia?

Respuesta: La idea es que ustedes deben trabajar en el deseo de la persona, en lo que ella quiere en su vida. En consecuencia, ustedes deben desarrollar cursos. Alguien está interesado en crear una familia, otro está interesado en la educación de los niños, un tercero está interesado en el trabajo con sus subordinados, un cuarto está interesado en la cooperación mutua con el mundo, cómo incluirse en una sociedad más pacífica y saludable, etc. Es necesario pensar qué podría ella «comprar», hacia dónde se dirigen sus intereses.

Supongamos que yo salgo hacia la gente. Un centenar de personas se encuentran frente a mí. Yo los siento en un círculo general compartido y atravieso un taller en el que empezarán a sentir entre ellos la correcta y cálida cooperación mutua. Y no será malo si aquí les pregunta qué quieren en la vida, cuál es su inclinación y anhelo, qué les interesa y preocupa a ellos. Entonces, fácilmente puedo determinar en qué tipo de grupo debería incluirlos.

Esto se debe a que o tengo grupos para la educación de los niños, para crear  una familia, para mejorar la productividad, para mejorar la atmósfera en las organizaciones, y más. Pero la dirección del grupo en sí no es importante para mí, porque yo les enseño cómo actuar con la colaboración mutua correcta para que entre ellos puedan organizar la sociedad correcta.

Lo más importante para mí es que acepten y perciban esta sociedad derecha como un campo para descubrir la fuerza única de la naturaleza, donde se crean las características de la conexión, la mutualidad, el amor y la calidez. ¡Ellos deben sentir esto!

Tenemos que tratar de explicarles todo a ellos en un lenguaje sencillo, en el idioma correcto, científico, con ejemplos de la vida diaria. Junto con esto, convocamos una fuerza que nos sana y nos calma, que nos da una sensación de calidez, confianza y seguridad. Esta crea todo lo que nos falta para una buena existencia. Nosotros tenemos que llevarlos hacia esta.

Esencialmente, sin mencionar al Creador, hablamos de Su revelación, pero hablamos con palabras como éstas, de tal forma que puedan comprenderlo todo y no surja ningún problema con ellos. Es necesario el desarrollo de nuestra cooperación mutua con ellos específicamente de esta manera, y el resultado de estos cursos será la sensación de la característica general de la naturaleza: Dios es amor.

(145693)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/8/14, Shamati # 5

El ébola es un virus del desequilibrio

Dr. Michael LaitmanPregunta: La epidemia de ébola está amenazando al mundo al poner a la humanidad en el límite entre la vida y la muerte. ¿De dónde proviene el virus y qué puede hacerse para detenerlo?

Respuesta: La epidemia de ébola ha atraído la atención de todo el mundo, pero en realidad hay muchos problemas muy graves con los que tenemos que lidiar.

Todos los problemas se derivan de los desequilibrios en la sociedad humana. Es difícil distinguir cuál de los problemas que estamos causando provocan guerras y cuales provocan enfermedades, tsunamis o erupciones volcánicas.

Hay muchos factores naturales que pueden ser más perjudiciales para la humanidad que el virus del ébola. Los expertos, por ejemplo, predicen una gran erupción volcánica en California. La actividad volcánica está en constante crecimiento allí y hay una erupción que está próxima.

Si eso ocurre, la ceniza podría cubrir todo el cielo hasta el punto de no ser capaces de ver el sol. La temperatura bajaría a menos de 50 grados centígrados o incluso a menos de 70 grados. No está claro cómo podríamos ser capaces de sobrevivir en tales condiciones.

Estamos en un sistema y su desequilibrio ha alcanzado una línea roja crítica que evoca las fuerzas negativas en la naturaleza. Todo depende del nivel y tipo de desequilibrio que convocamos. Nadie está castigándonos a propósito de esta manera, y en realidad esta es la respuesta natural del sistema. Si el sistema está fuera de balance, él nos golpea.

Podemos, sin embargo, hacerle un llamado a que nos castigue, dado que en los niveles anteriores en el pasado, nos desarrollamos por medio de los golpes que nos empujaron hacia adelante. La Edad de Hielo es un ejemplo de ello. Baal HaSulam dice que cuando se formó el planeta Tierra, éste pasó por varias fases de alternancia entre calor y frío y cada período se prolongó cerca de treinta millones años hasta que la corteza de la tierra sobre la cual podía existir la vida se creó en la cima de este volcán gigante.

Siempre ha habido procesos extremos en la superficie de la tierra, pero se calmaron y llevaron a la tierra a un estado de equilibrio para que pudieran aparecer formas de vida. La diferencia de temperatura entre el invierno y el verano es de unos 20 grados a lo sumo, lo cual es una diferencia insignificante en comparación con lo que sucedió en este planeta antes de llegar a un estado de equilibrio en el que la temperatura se elevaba a 2.000 grados y bajaba a 50 o 200 grados bajo cero.

El equilibrio se logró en determinadas condiciones en las que podemos existir. La vida proteica puede existir gracias a un equilibrio de temperatura en la tierra, en los océanos, y en tierra.

Mientras el hombre ha desarrollaba, él se elevó por encima de todo este sistema. Todas las partes de la naturaleza están conectadas a un sistema: la atmósfera, los océanos y los continentes. La tierra no existe de acuerdo a las leyes de los estados y las naciones que están divididos por fronteras, sino como un planeta con una ecología y procesos generales, colectivos y naturales. Las personas que viven en este planeta hoy alteran el equilibrio.

Este sistema no tiene ninguna intención de castigarnos, sino que reacciona de acuerdo a nuestras acciones, entonces recibimos lo que merecemos de él. Por supuesto que nos golpea por alterar el equilibrio en nuestro nivel humano. Como factor negativo que causa el desequilibrio, la humanidad recibe un contragolpe.

(145769)
Del Kab.TV «Una nueva vida» del 10/19/14

Material relacionado:

La vida sin enfermedad

Lección diaria de Cabalá – 10.24.14

Escritos de Rabash «Shlavei HaSulam», «Qué buscar en la asamblea de amigos»
Video: Descargar          Audio: Descargar

El Libro del Zóhar, extractos seleccionados «Introducción»
Video: Descargar          Audio: Descargar

Lección sobre el tema «Preparación para el Congreso»
Video: Descargar          Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam «La paz»
Video: Descargar         Audio: Descargar

Los límites del progreso

Dr. Michael LaitmanOpinión: Hoy en día, todas las medidas están orientadas hacia la adaptación a los nuevos problemas. Necesitamos una estrategia para preverlos.

Un informe del Club de Roma (1972) muestra los posibles resultados del crecimiento de la población y del agotamiento previsto de los recursos naturales. El modelo está basado en cinco parámetros principales: la población de la Tierra, la industrialización, la producción de alimentos, el agotamiento de los recursos naturales, y la contaminación del medio ambiente. Cada uno de ellos tiene la dinámica de crecimiento y afecta a los demás parámetros.

Dentro de los últimos 50 años, la población de la Tierra se ha triplicado. Hoy en día, vivimos en un nicho ecológico que no es adecuado para nosotros: Si el ser humano se hubiera desarrollado como especie natural, el número de personas en el planeta hoy en día alcanzaría sólo el medio billón, y la humanidad viviría en zonas de clima cálido.

Tuvimos éxito al modificar nuestro medio ambiente y hacerlo cómodo para vivir. Como resultado, la población ha llegado a los siete mil millones de personas; la energía y recursos naturales de la Tierra están a punto de agotarse. Ya sabemos que el desarrollo de esta manera conduce a un callejón sin salida.

Nuestra sociedad experimenta el «dilema de Casandra»: nadie quiere cambiar su vida en este momento en aras de un futuro favorable. Carecemos de los valores morales y espirituales que nos permitan preocupamos por el mundo.

Sin embargo, la falta de una estrategia de adaptación es menos crucial que la ausencia de una estrategia preventiva; todas las estrategias actuales sólo tienden a reducir la tensión existente.

Comentario: La humanidad es incapaz de crear una estrategia para nuestro avance futuro, dado que es impulsada únicamente por el egoísmo. Es obvio que no somos capaces de llegar a un acuerdo. Sólo la más alta estrategia y metodología de elevación (moralidad, otorgamiento, y amor de lo Alto) puede ayudarnos. Nuestra tarea es difundir el conocimiento que está en nuestro poder para obtener la energía superior, es decir, la fuerza que nos cambiará mediante la mejora de nuestra mente colectiva y el deseo común y, finalmente, resolverá el problema de nuestra conexión mutua. Esto a su vez nos traerá liberación y nos permitirá ascender al siguiente nivel de avance, convertirnos en Hombre.

(78365)

Material relacionado:

Un curso de educación armoniosa
Hacia un nuevo mundo a través de un salto cualitativo
Lecciones de un nuevo mundo: La naturaleza, la sociedad y el hombre

Un hombre nuevo, un hombre «post-humano»

Dr. Michael LaitmanObservación (M. Hoffman, sociólogo de la Universidad de Columbia, Nueva York): «La sociedad considera que el desarrollo económico como meta principal necesita que un humano despersonalizado sea su partícula funcional primaria: «sólo una máquina llevará a la gente a la libertad y le dará contento». En el siglo 18, Leibniz afirmó que un hombre/mecanismo es similar a un reloj».

«La noción de un «tornillo humano vivo» se ha desarrollado hasta llegar al ideal actual de una «computadora humana». La lógica humana se rindió y se ajustó a la mentalidad intelectual de un computador. La sociedad post-industrial preveía convertir al ser humano en una máquina. La ciencia ficción consideró que era una buena idea transformar al ser humano ‘imperfecto’ en una máquina impecable que combina la figura atlético de Terminator con un poderoso intelecto parecido al del computador (una máquina parecida a la humana con posibilidades ilimitadas)».

Comentario: Como resultado, terminamos en el callejón sin salida de la civilización moderna: Todos piensan que tienen que poseer todo lo que les haga feliz, pero al mismo tiempo las personas se vuelven robots miserables.

La solución a este problema es una limitación razonable de la realización material y la ilimitada autorrealización espiritual. Esto creará una sensación de comodidad material y psicológica. No se trata de una sensación de bienestar «inerte», sino más bien de una aspiración continua al llenado espiritual infinito.

(98237)

Material relacionado:

Saltos suaves para la evolución humana
Velocidad y aceleración
Incorporados en un solo deseo

El más terco y el que tiene más propósito

Dr. Michael LaitmanEl Libro del Zóhar, «Tzav» (Mandamiento), artículo 16: «Manda a Aarón» a que venga a coronar ese espíritu de santidad arriba, separe el espíritu de impureza y haga que descienda desde Israel por medio del deseo y la oración, y de los sacerdotes en el acto de sacrificar el sacrificio, cada uno por medio de lo que es apropiado para él.

Un sacerdote es la parte más pesada y más egoísta en la persona (el quinto nivel), quien, al corregirse a sí mismo, alcanza las alturas más sublimes.

La creencia popular es que los sacerdotes tienen el peor carácter, dado que son rudos, rígidos, y no tienen sentimientos. Esto se debe a que cuando se corrige el ego más bajo, este alcanza las mayores alturas en su forma opuesta.

El ego del sacerdote se invierte y asciende desde el nivel más bajo hasta el más elevado nivel, y por lo tanto el sacerdote puede ser el líder de la nación, el guía espiritual. Al estar en un nivel superior al de todos los demás según su ego, ahora se vuelve mayor que todos los demás de acuerdo a su altruismo.

En general, todos los cabalistas son personas muy gruesas obstinadas que trabajan en ellas sólo para cambiar internamente y parecerse al Creador. Esta no parece ser la posición correcta, y en la vida cotidiana son gente común. Todo su trabajo espiritual está oculto ante los ojos de los extraños, y por lo tanto esta es llamada la sabiduría oculta.

Cuanto más se desarrolla espiritualmente la persona, más difícil, terca y obstinada se vuelve. La Luz Superior la sostiene en este estado y en todas sus acciones. La persona está en un estado de aclaración en cada momento de su vida en cuanto a lo que le sucede y a cómo puede dirigirse a sí misma por el camino correcto.

Ella primero aclara esto y luego soluciona, quema, corta, y mata sus intenciones egoístas por medio de cuatro tipos de muerte y deja sólo los deseos puros. Sólo entonces comienzan a corregirlas uniéndolas a sus intenciones altruistas. En vez de pensar sobre sí misma, empieza a pensar en los demás; en vez de preocuparse por sí misma, se preocupa por los demás; en vez de amarse a sí misma, comienza a amar a los demás. Así, en todas las situaciones en la vida, pone sus intenciones a través de los demás hacia el Creador.

Por lo tanto, para los sacerdotes estas son la ley y la decisión más sublimes, más grandes, más graves, y más espirituales.

Por fuera parece que las decisiones del sacerdote cambiaran constantemente, pero en el interior se enfoca en un punto. Pero, debido a que el ego está oscilando constantemente en direcciones diferentes, resulta que la persona parece estar dando vueltas y vueltas en el desierto del Sinaí, hasta que se limpia por completo.

Él no cambia su decisión inicial, sino que sólo se sintoniza con ella más finamente, como un misil que se corrige constantemente de acuerdo al sistema que observa su vuelo, cambiando cada vez el ángulo de su vuelo y volviendo a ponerse en su trayectoria inicial. La persona también piensa que hay cambios constantes dentro de ella, mientras que la meta y la dirección siguen siendo las mismas. Esta es su futura adhesión con el Creador, con el atributo de amor y otorgamiento absoluto, en la completa unidad de todas las almas rotas.

Si la persona apunta constantemente a esto, ella sigue el camino óptimo.

(134081)
Del Kab.TV «Los secretos del Libro Eterno» del 11/27/13

Material relacionado:

¿Dónde está la puerta?
¿Cómo convertirse en maestro de cabalá?
Absorbiendo todos los temores del mundo

Guardianes del sistema espiritual

Dr. Michael LaitmanLa Torá nos cuenta cómo organiza gradualmente el hombre el sistema espiritual en el que la Luz y el deseo, que fueron creados por el Creador, se funden en conexión entre ellos mientras Bina entra en Maljut, Maljut entra Bina, y se forma un sistema mutuo.

Cuando Maljut entra en Bina, es decir, cuando el deseo entra en la Luz, ésta debilita poco a poco la Luz, lo que resulta en la aparición de sus diferentes niveles. Cuando Maljut recibe la Luz, ésta simultáneamente construye todos los sistemas que le ayudan a alcanzar el nivel de la Luz en el futuro.

La Torá describe los marcos en los que la Luz puede propagarse a través del deseo y el deseo puede parecerse a la Luz.

Por ejemplo, ¿qué simboliza la muerte de Nadav y Avihú, los hijos de Aarón?

Aarón es el gran sacerdote y él simboliza uno de los guardias del sistema de la Providencia, GAR de Bina, a quien no se le permite transmitir la Luz de Jojma a través de él.

Los hijos de Aarón, Nadav y Avihú, que simbolizan los atributos de ese sistema, querían añadir la Luz de Jojma en él, pero no pudieron soportarlo y fueron arrancados por la Luz. Al mismo tiempo, no es la muerte del sistema, sino la creación de un guardián, al que sólo atravesará la fuerza de la Luz que Aarón puede transmitir.

Esto es llamado la muerte de los hijos de Aarón, que significa no recibir en este deseo, sin pasar a través de este guardián de la Luz de Jojma, dado que una Luz mayor que la Luz del nivel de Aarón no puede pasar por debajo de él.

Resulta que Aarón es un filtro que cierra la entrada de la Luz hacia abajo, puesto que el inferior no puede aceptarla y percibirla. Si alguien quiere ascender al nivel de la Luz de Jojma, necesita ascender al nivel de Aarón.

Pregunta: ¿Esto significa que no puede haber otra ruptura?

Respuesta: Esta no es una ruptura sino una adaptación de la conexión entre la Luz y el deseo. Estas dos fuerzas de la creación deben establecer entre ellas una simbiosis de acciones mutuas de tal forma que se filtren correctamente la Luz y el deseo provenientes de Arriba y abajo, con el fin de permitir que las almas asciendan correctamente desde abajo hacia arriba, se expandan, se desarrollen, y por lo tanto sean llenadas con la Luz.

Entonces, Nadav y Avihú son sistemas que se crean específicamente con el fin de organizar los marcos en los que puede propagarse la Luz en el interior del deseo y por medio de los cuales el deseo puede parecerse a la Luz.

(145804)
Del Kab.TV «Los secretos del Libro Eterno» del 3/19/14

Material relacionado:

Otorgamiento en dos fases
El orden para la ascensión espiritual
Preparando un vasija espiritual

Medicina desde un nivel superior

Dr. Michael LaitmanPregunta: Miles de millones de personas han estado estudiando la Torá durante siglo en diferentes formas (en el judaísmo, el cristianismo y el Islam) y no han logrado encontrar el camino.

Respuesta: Nosotros todavía no entendemos la singularidad de las vasijas espirituales. Si estas no existen en la persona, ella no puede imaginar, comprender o sentirlas de ninguna manera. Nadie puede saltar por encima de su nivel.

Podemos tratar de explicarle y enseñarle esto a la persona durante 10 o 20 años, pero ella será capaz de abrir los oídos y el corazón para escuchar lo que dice la Torá, sólo después de que una Luz, un espíritu de lo alto, que se le revele. Pero a menos que la Luz superior y el espíritu de lo alto se le revelan, ella será incapaz de escuchar algo.

La diferencia entre un animal y un ser humano en realidad está en el hecho de si su corazón se abre o no a lo que dice la Torá. Esto sólo es posible por medio de la acción de la Luz.

Por lo tanto ustedes pueden ver que hay miles de millones de investigadores y miles de millones de enfermos y ver que no pueden lograr nada. Es como si ustedes tuvieran un millón de vacas enfermas. ¿Les ayudarán sus sufrimientos a curarse de su enfermedad? No serán capaces de superarlos o deshacerse de ellos por sí mismas. Sólo puede salvarlas y curarlas un ser humano, un experto que conozca y que les traiga la medicina correcta, es decir aquel que atrae la Luz.

Sólo desde un nivel superior es posible corregir un estado que vemos en nuestra vida y en este mundo. A menos que aparezca la Luz y nos influya, es imposible hacer algo. Todo lo que podemos hacer es tratar a la gente con paciencia para prepararla gradualmente para que reciba la Luz de su nivel.

La Luz aparece y funciona como Luz Circundante, desde la distancia, como una iluminación general, y la persona adquiere gradualmente una mente y sensación. El ego, la inclinación al mal, crece dentro de ella, es decir, los atributos que son opuestos a la Luz, con el fin de resaltarla aún más.

Por lo tanto, no deberíamos estar impresionados por el hecho de que nuestro mundo esté lleno de gente inteligente y al mismo tiempo esté en crisis. La corrección viene sólo por medio de la fuerza superior y no podemos hacerla por nosotros mismos. La preparación para esta es nuestra única responsabilidad.

(145766)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 10/17/14, Escritos de Rabash

Material relacionado:

La cura para cualquier enfermedad
Debemos ascender a un nivel de consciencia más elevado para solucionar nuestros problemas
Debemos curar la crisis por cualquier medio posible

Lección diaria de Cabalá – 10. 23.14

Taller
Video: Descargar               Audio: Descargar

Escritos de Rabash «Shlavei HaSulam», artículo 12
Video: Descargar               Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam «La paz», «La rueda de transformación de la forma»
Video: Descargar               Audio: Descargar