entradas en '' categoría

Jpost: “Rosh Hashaná es una oportunidad para el cambio”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “Rosh Hashaná es una oportunidad para el cambio

Considerando los desastres por los que ha pasado América este mes pasado, parece como si Rosh Hashaná no pudiera venir en un mejor momento. En realidad, las palabras “Rosh HaShaná”, vienen de las palabras en hebreo “Rosh Hashinui”- el comienzo del cambio. Sólo podemos esperar que el cambio sea para mejor.

Las festividades judías son conocidas por sus delicias culinarias. Pero aparte de la comida y las reuniones familiares, los festivales judíos tiene profundos significados espirituales. Rosh Hashaná es no sólo el comienzo del calendario hebreo, es también un símbolo de renovación. Aquí es cuando comenzamos a hacer escrutinio de nosotros mismos y determinar cómo queremos mejorarnos.

Saborear la cabeza de un pescado significa que queremos ser cabeza y no cola. Esto implica que queremos determinar nuestro camino por nosotros mismos y no seguir a la manada a ciegas. Comemos semillas de granada, y cada semilla representa un deseo que hemos descubierto dentro de nosotros, y el cual queremos aprender cómo usarlo por el bien de otros en lugar de en forma egoísta. Y la manzana que comemos simboliza el pecado (de estar centrado en mí mismo), el cual mitigamos (endulzamos) con miel, una vez más simbolizando nuestro deseo de aprender cómo usar incluso esa tentación primordial de forma altruista.

El pueblo de Israel acuñó el dicho, “ama a tu prójimo como a ti mismo”, y lo implementó en varios grados hasta la ruina del Segundo Templo. Todos nuestros festivales simbolizan piedras de toque en el camino de transformación de la inclinación malvada -es decir el egoísmo- al altruismo, donde amamos a nuestros prójimos como a nosotros mismos.

Nuestros sabios nos dicen que la única razón por la que el Segundo Templo fue arruinado es el odio infundado. Es decir, cuando el egoísmo toma el mando, fallamos y caemos. Fuimos establecidos como una nación sólo cuando juramos unirnos “como un hombre con un corazón”. Cuando rompimos ese juramento, fuimos dispersados y exiliados.

No menos importante que nuestro juramento de ser como uno fue el mandamiento que nos fue entregado para ser una luz para las naciones. Pero en ausencia del vínculo entre nosotros, ¿qué luz emitimos? Cuando estamos unidos y lo mostramos, nos volvemos una luz para las naciones y realizamos nuestra vocación como judíos.

Hoy en día, la desconfianza y la alienación prevalece en todos los niveles de la humanidad -desde el interpersonal hasta el social, nacional e internacional. Claramente, nos estamos volviendo cada vez más alienados el uno del otro -lo opuesto a la unidad y amor fraterno que son tan vitales para la supervivencia en un mundo donde todos dependen de todos los demás.

Mientras más perseguimos la tendencia actual, más grande será la presión aplicada sobre los judíos. En el fondo, el mundo recuerda que los judíos alguna vez conocieron el secreto para la conexión humana apropiada. Cuando esa memoria sale a flote, es expresada como acusaciones de que somos instigadores de guerras, manipuladores y diatribas similares que se han vuelto parte integrante de la jerga antijudía.

Aun cuando nosotros, también, estamos desconectados, somos los que podemos y debemos reencender nuestra unidad. Tal vez aún estamos muy lejos de eso, pero al menos podemos reconocer lo indispensable de este valor injustamente derogado: la unidad.

Por lo tanto, este Rosh Hashaná es una oportunidad para hacerlo realmente un Rosh Hashinui, el comienzo del cambio. Aquí y ahora debemos comenzar a cambiar cómo nos relacionamos el uno con el otro. Mientras nos reunimos con familia y amigos, debemos hacer un punto el elevarnos por encima de nuestras diferencias y encontrar la meta común de la unidad. Y cuando lo hagamos, las antiguas aflicciones ya no serán más, dado que todas se derivan de uno y un solo origen -nuestra separación.

Este año, untemos algo de miel en nuestra alienación y endulcémosla con cuidado y preocupación por el otro. Tras las recientes tragedias que América ha sufrido, seguro le vendría bien usar algo de preocupación mutua y responsabilidad mutua. Y realmente, la unidad es todo lo que necesitamos. La unidad es todo lo que el mundo necesita, y es la clave para nuestra felicidad duradera.
[213952]

Demanda colectiva contra Google

En las noticias (NPR): “Pagar sistemáticamente menos a las mujeres que a los hombres. Promoverlas a un ritmo más lento. Y negarles oportunidades.

Esas son las acusaciones en una demanda legal contra Google presentada el jueves en San Francisco a nombre de tres ex-empleadas.

Buscan una demanda colectiva para requerir a nombre de todas las mujeres empleadas por Google en California en los pasados cuatro años. ‘La demanda parece ser la primera en ser una demanda colectiva por discriminación de género en contra de Google’, de acuerdo a Reuters”.

Mi comentario: Somos todos diferentes. Cuando hablamos de igualdad, borramos la individualidad de una persona.

No sé cuál es el problema ahí. No quiero involucrarme; es su asunto. Pero si hombres y mujeres son de alguna manera igualados, pienso que sería un insulto para ambos géneros.

Intenta hacerle un cumplido a una mujer de la misma manera en que le harías un cumplido a un hombre: “Hey, hoy te ves normal…”¿Puedes imaginar decirle eso a una mujer?

Una mujer se siente bien cuando enfatizas sus virtudes únicas y no aquellas que también son inherentes en los hombres, y que en esto ella es justo como un hombre. Necesitas admirar sus cualidades femeninas.

Pregunta: ¿En otras palabras, ella es una madre, un hogar, ternura?

Respuesta: Sí. Ella es todo en general. Ella demanda atención y respeto porque esa es la naturaleza de una mujer. Todo proviene del egoísmo masculino y femenino. Una mujer, es un deseo de recibir, como Maljut, tiene esta necesidad. Somos adultos, hombres y mujeres, y necesitamos entender la naturaleza de forma correcta y relacionarnos con ella en correspondencia.

Pregunta: ¿En otras palabras, podemos llegar a la siguiente conclusión: no hay igualdad y no puede existir?

Respuesta: Inicialmente a partir de la naturaleza, la igualdad no puede existir. Si queremos que exista, necesitamos elevar a las personas a un grado en el que, de acuerdo a esos criterios, pueden ser iguales.

Eso es de lo que trata la Cabalá; iguala a todos. Si me conecto con amor a toda la humanidad, entonces soy lo mismo que todos los demás.
[212263]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 10/ago/17

Material relacionado:
La igualdad yace en el otorgamiento máximo
Diferentes en la corporalidad, pero iguales en la espiritualidad
La mujer es en quien se dan los cambios

¿Qué es el mal?

Pregunta: ¿Qué es el mal: el deseo, la intención o una combinación particular de ambas?

Respuesta: El mal es lo que no está relacionado con el Creador. Todo lo que puedes imaginar que no pertenece a la naturaleza del Creador es pura maldad.

Resulta que nuestro mundo entero, todas las fuerzas, todas las manifestaciones en varios niveles de la naturaleza, son absoluto mal. Con el fin de manifestarse hacia nosotros, el Creador hizo la creación opuesta a Sus cualidades. Es llamado el deseo de recibir sólo para uno o egoísmo.

Este deseo sólo puede sentirse a sí mismo, nada fuera de este. No tiene habilidad de entender, concebir o percibir nada más. Por lo tanto es la base de la maldad futura. No es el mal en sí aún, porque el deseo no está en falta por actuar de esta manera dado que fue creado de esta manera justo desde el principio.

Es por eso que los deseos de este mundo, los cuales pertenecen a la naturaleza inanimada, es decir, a lo que existe en todas las vastas galaxias, a la naturaleza vegetativa que crece en nuestro planeta, y al mundo animal que existe en la Tierra, incluyendo nosotros mismos porque somos animales en nuestros cuerpos, todos son el embrión del egoísmo. No es el egoísmo en sí, sino un deseo de existir, de llenarse.

El egoísmo es un término para lo que está por encima del nivel animal. Como regla, un individuo consiste de una parte animal, y en esto él no es un egoísta porque quiere existir igual que un animal.

Sin embargo, también tiene algo que excede su nivel animal, cuando anhela por más que lo que anhela su cuerpo material. Eso ya es llamado “egoísmo”, aún cuando no es un estado final, sino, “quiero más”.

Si quiero más a expensas de otros, con ello les estoy robando, esto es verdadero egoísmo. Si, sin embargo, me comporto a propósito de esa manera para derivar placer de estar más adelante que otros en su infortunio, ese es un nivel avanzado de egoísmo. Hay muchos grados diferentes del crecimiento del egoísmo.

En otras palabras, todo lo que está dentro de nosotros como personas es egoísmo; todo lo que está en nosotros como animales en los niveles inanimado, vegetativo, y animal es naturaleza regular.

Por lo tanto, el egoísmo es un deseo de obtener placer a expensas de otros, cuando me regocijo por estar por delante de todos los demás.

Los animales se comen entre sí por hambre. Por ejemplo, un cocodrilo se come una vaca y después no tiene que comer por seis meses; tuvo suficiente. La serpiente, después de engullir su presa, yace sin moverse ni preocuparse por nada más. Pero no una persona. Mientras “engullo” una vaca, ya pienso en cómo comerme la segunda, o al menos capturarla y almacenarla para más tarde. Los animales realmente no tiene eso.

Es por eso que todo lo que hacemos por encima de nuestro deseo natural de llenarnos es egoísmo humano que está siempre alcanzando nuevas alturas.

En esto somos diferentes del Creador. El egoísmo en constante evolución dentro de nosotros que actúa en detrimento de los otros es la raíz de la maldad de nuestra naturaleza, y gracias a este, por un lado conquistamos el mundo, pero por el otro, nos encerramos en un callejón sin salida.
[207935]
De la lección de Cabalá en ruso, 26/feb/17

Material relacionado:
Cuando el egoísmo no reconoce límite
El mal es nuestra incapacidad de sentir amor
Mi maldad bajo un microscopio de 620 veces de aumento

Vanguardia y retaguardia

Baal HaSulam, La última generación: Vemos el concepto de libertad como extremadamente elevado. Nadie lo probará, excepto los elegidos por el poder milagroso. Y ellos también pueden hacer esto sólo a través del entrenamiento apropiado. Sin embargo, la mayoría de las personas no son capaces de probarlo.

La mayoría de las personas también pueden probar la libertad, pero no directamente como los elegidos, porque las masas no pueden estar en la vanguardia. En la naturaleza todo es creado como una pirámide; es decir, un pequeño grupo hace un avance y el resto los sigue. Por lo tanto, las masas pueden obtener lo que este pequeño grupo les transmitirá.

Pregunta: Baal HaSulam escribe que a partir de este punto comenzará la última generación ¿Significa que es en este punto que habrá una sensación de la línea media y todos los demás obtendrán una sensación de libertad de forma automática?

Respuesta: Sí. Pero todos ayudarán, participarán y apoyarán a la vanguardia tanto como puedan.

Pregunta: ¿Las masas, que aún no sienten la esclavitud del egoísmo y que están contentos con esta vida material, aun así tienen un deseo de sentirse libres?

Respuesta: En tiempos diferentes y en diferentes niveles del desarrollo humano, la libertad y la esclavitud siempre se han sentido de diferentes maneras.

La búsqueda definitiva por la libertad significa que una persona está dispuesta a desatender todos los llenados egoístas y materiales con el fin de lograr una meta superior, incluso uno que sólo le dará independencia del mundo material. Esto ya puede ser considerado libertad.

Pregunta: ¿Esto puede lograrse sólo en la sociedad correcta, la cual opera en base al principio de la última generación?

Respuesta: Debe ser en un grupo que apoya a la sociedad y una sociedad que apoya al grupo. Existe una garantía mutua en este grupo, y todas las reglas de la comunicación espiritual son realizadas entre sus miembros.

Comentario: Baal HaSulam escribe que, por una parte, la mayoría de las personas no son capaces de sentir la libertad. Por otra parte, no quieren ser esclavizadas. Resulta ser un estado incierto: ni aquí ni allá.

Respuesta: Las masas pueden negar su estado, pero no sienten una aspiración hacia algo más elevado. No es un estímulo, un incentivo para ellos. Es por eso que las personas necesitan un líder- un grupo espiritualmente más desarrollado que los empuje hacia adelante.

Vemos cómo esto se manifiesta en la humanidad. Existen continentes enteros que están retrasados en su desarrollo, y deben ser dirigidos.

Por ejemplo, África; aún cuando fue liberada de la así llamada esclavitud hace de 70-80 años, ¿los habitantes de este continente han hecho algo ellos mismos? Son buenos trabajadores y algunos sobresalen en la ciencia y la cultura, pero el continente entero necesita un grupo de líderes con visión de futuro. De otra manera, existe siempre un líder entre ellos que se los come como bocadillo en el sentido literal de la palabra.

Lo mismo sucede en otros países. Vemos que existen naciones tales que necesitan un grupo que lidere.
[211186]
De Kabtv “La última generación” 19/jun/17

Material relacionado:
Obtener la libertad convirtiéndose en un esclavo del Creador
La libertad en la última generación
Creando una sociedad futura

Una nueva vida # 888 – La era del “estrés”

Una nueva vida # 888 – La era del “estrés”
El Dr. Michael Laitman en una conversación con Oren Levi y Nitzah Mazoz

Resumen

¿Por qué el ego humano nunca está satisfecho? ¿Cómo esta situación causa el fenómeno del estrés en nuestras vidas y, específicamente cómo la desesperación sobre el llenado del ego traerá una solución?
De Kabtv ¨Una nueva vida #888 – La era del ¨estrés”, 27/jul/17
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Del desierto a la tierra de Israel

La Torá, Deuteronomio 29:04 – 29:05: Te llevé por el desierto durante cuarenta años, tiempo durante el cual tus vestidos no se desgastaron sobre ti, ni tus zapatos se desgastaron en tus pies. Ni comiste pan, ni bebiste vino nuevo ni vino viejo, para que sepas que yo soy el Señor, tu Dios.

En el desierto sólo como MAN (maná) porque es la cualidad de Biná, otorgamiento -no hay nada más. Me alimento sólo de la cualidad de otorgamiento.

Es mi pan, mi comida y mi ropa, absolutamente todo. Ropa significa todas las pantallas (Masajim) que están en mí. La comida es la Luz de Jasadim que yo consumo y por la que vivo. Significa que todo esto es sólo adhesión al Creador. Me aferro a Él con todos los deseos egoístas que surgen en mí, y así estoy limpio de su cumplimiento egoísta.

Vivo y estoy satisfecho sólo por el hecho de que cada vez me acerco más y más a Él. Recibo de Él una fuerza que me da vida.

En otras palabras, MAN son los grados que una persona atraviesa durante los llamados 40 años de vagar en el desierto, es decir, el ascenso de Maljut a Biná.

Se llaman peldaños de purificación, no peldaños de realización del egoísmo al altruismo, sino de purificación, porque no uso los deseos egoístas, sólo me elevo por encima de ellos dejando todo mi egoísmo abajo.

Y cuando empiezo a excavar el egoísmo que dejé abajo, significa que ya estoy en la tierra de Israel.
[211811]
De Kabtv “Secretos del  Libro Eterno” 28/dic/16

Material relacionado:
Del desierto a la tierra de Israel
Una vida nueva #722- Los hijos de Israel en el desierto
Procesando el vacío en el desierto

Mis pensamientos en Twitter, 22/sep/17

#RoshHashanah significa nuevos horizontes. Ustedes pueden llevar al mundo al orden, llegar a la igualdad del Creador, alcanzar el pensamiento y la meta donde Él empezó.

De Twitter, 22/sep/17

Material relacionado:
Mis pensamientos en twitter, 17/sep/17
Mis pensamientos en twitter, 13/sep/17
Mis pensamientos en twitter, 12/sep/17

GuardarGuardar

GuardarGuardar