entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 28/mar/18

En una sociedad liberada de la búsqueda constante de adquisiciones materiales, invertiremos gran parte de nuestro tiempo diario, investigando, ejercitando y desarrollando el sentido natural de la conexión humana que nos une. #UBI #BIEN

#Ego Alcanzamos el mundo comparando opuestos, uno contra el otro. Sentimos los cambios en sus cualidades y no de forma separada. El Creador es la cualidad de otorgamiento completo, pero no lo sentimos a menos que seamos opuestos. ¡Es por esto que necesitamos el ego!

El método de la corrección del mundo se reduce a la corrección del egoísmo, la naturaleza malvada del hombre. El Creador es revelado en la corrección del ego. El método de corregirlo y revelar al Creador es llamado #Cabalá. (Baal HaSulam, Prefacio del Libro del Zóhar) #Antisemitismo

No te sorprendas si confundo las nociones de paz en la sociedad y el mundo, ya que el mundo entero es una sociedad. Cada persona sostiene sobre sí mismo a toda la humanidad, por eso estamos obligados a servir y cuidar del mundo entero.(Baal HaSulam. Paz en el Mundo).

Cualquier cualidad, ya sea buena o mala, e incluso la peor, la más dañina, tiene el derecho de existir. No podemos erradicarla o borrarla. En lugar de eso, podemos sólo corregirla y regresarla a la bondad. (Baal HaSulam, «Paz en el Mundo») #Realidad_ML #Cabalá

Darse cuenta del mal: Antes de entrar al mundo espiritual una persona pasa por 7 años de hambruna, endurecimiento del corazón. Ve que se está ahogando en su ego y nunca podrá salir de él. Y es cierto, ya que el deseo de disfrutar es nuestra única naturaleza. #Pesaj #Cabalá

#Ego El Creador lucha con el Faraón no para vencer al Faraón, la fuerza del ego, la cual el #Creador mismo creó y controla, sino para que el hombre combine estas dos fuerzas dentro de él en la línea media, construyendo así la estructura de #ADAM dentro de él. #TrabajoEspiritual_ML

Nuestra percepción es construida en la recepción, absorción. Estudio de Cabalá, trabajo en grupo, la luz, revierten la percepción del mundo en Luz de otorgamiento. Entiendo que fui atrapado en el deseo egoísta. Una ilusión que nos permite entrar al Mundo Superior al esforzarnos.

#Ego #Egoísta Trabajar por encima del ego es actuar contra la lógica racional de la persona, contra su deseo, amor y otorgamiento. En mi conocimiento, corazón y mente yo odio y rechazo, y por encima de la razón amo y me acerco. Es posible sólo con la ayuda de la Luz Superior OM.

El ego es nuestra naturaleza. Removerlo nos quita la base de la vida. Pero reemplazarlo por otorgamiento hace posible el llenado ilimitado. Sólo la intención cambia, y todas las acciones permanecen, y recibe con la intención de «otorgar», por ejemplo, ¡para el beneficio de otros!

Morir no es problema. Vivir la vida no es problema. Sufrir en la vida no es problema, y además, estar orgullosos de nuestro sufrimiento. El problema es cambiar la vida, y para hacerlo, debemos cambiarnos a nosotros mismos. #TrabajoEspiritual_ML #Cabalá #Libertaddeelección_ML»

Una marca distintiva del mal es el amor propio, llamado ego.s opuesto a las cualidades del Creador, quien no tiene deseo de recibir para sí mismo, sólo el deseo de dar. (Baal HaSulam, La esencia de la religión y su propósito) #SabiduríadeCabalá_ML#Realidad_ML

El hombre fue creado no para acumular riquezas. Debe pedir por amor, por estudiar la sabiduría y obtener fe. El Creador debe permitirle a su corazón ver e infundirlo con espíritu y debe convertirse en el amado de su hacedor en esta vida. (Baal HaSulam, Prefacio de Panim Meirot).

Nuestro desarrollo social evolutivo nos empuja a utilizar nuestro cableado de conexión humana, destilarlo a través del trabajo constante en nuestras relaciones y evolucionar a una nueva realidad social. #UBI #ingresobase #emploeo #desempleo #BIEN #ToysRUs.

De Twitter, 28/mar/18

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 27/mar/18
Mis pensamientos en Twitter, 26/mar/18
Mis pensamientos en Twitter, 25/mar/18

The Times of Israel: “La Pascua Judía: del materialismo a la unidad”

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo «La Pascua Judía: del materialismo a la unidad»

La Pascua judía es una oportunidad para pasar del estado de división, indiferencia y frialdad en nuestra sociedad a otro de unidad, preocupación y afabilidad.

Aunque el año judío comienza oficialmente en Rosh Hashaná, hay un enfoque más amplio en las fiestas judías que nos muestra la Pascua como el inicio del año judío. Para verlo desde esta perspectiva, debemos analizar el significado de la Pascua a un nivel más profundo.

La Pascua describe un proceso interno en el que, tras un periodo de intensa división, llegamos a la decisión de unirnos y con ello revelamos un estado más unificado. Asimismo, la Pascua resalta aquello que convierte al pueblo judío en un pueblo único.

¿Qué hace que el pueblo judío sea único?

A diferencia de otras naciones o razas, el pueblo judío no se formó orgánicamente a partir de un linaje familiar o por una proximidad territorial. Los judíos fueron originalmente una congregación de personas que dieron a conocer como “judíos” cuando estipularon unirse “como un solo hombre con un corazón” y aceptaron la responsabilidad de ser “una luz para las naciones” (la palabra hebrea para “judío” [Yehudí] proviene de la palabra “unido” [Yihudí] [Yaarot Devash, Parte 2, Drush 2]).

La festividad de la Pascua explica esta transición.

Todo comienza en un momento en que el pueblo de Israel vivía excepcionalmente bien en Egipto. En lo que a valores sociales respecta, los tenían todos: confort, riqueza y éxito, como está escrito en la Torá, “en Egipto (…) nos sentamos en torno a las ollas de carne y comíamos todo lo que queríamos” (Éxodo, 16: 3). No obstante, aun con toda esa abundancia material, sentían que les faltaba algo.

En este punto, debemos tomar perspectiva para ver este proceso que se describe: la naturaleza humana, que es un deseo de recibir placer, constantemente nos presiona para satisfacernos a nosotros mismos. Cuanto más tratamos de satisfacernos, más vacíos nos sentimos y más necesidad tenemos de un llenado mayor. Así, nuestro deseo de disfrutar crece y vamos evolucionando a través de las distintas fases de crecimiento del deseo. Después de satisfacer nuestras necesidades básicas –comida, sexo, vivienda y familia– nuestro deseo aumenta y desarrollamos los deseos sociales –dinero, respeto, control y conocimiento– que continuamente tratamos de satisfacer.

Pero aquí nos encontramos con un problema.

Como un perro que persigue su propia cola, vamos detrás de todos esos placeres pero seguimos sintiendo que deseamos algo más, algo diferente, sin saber precisar lo que realmente queremos. La historia de la Pascua explica este nuevo deseo: cuando nuestros deseos materiales se sacian, emerge un nuevo deseo de conexiones sociales positivas. Ese deseo se llama “Moisés”.

Moisés estuvo presente durante todo el periodo en que el pueblo de Israel prosperaba en Egipto. Creció en la casa del faraón hasta que concluyó su propia búsqueda de la felicidad en lo material. Fue entonces cuando comenzó el exilio en Egipto. El faraón, es decir, nuestro ego, no quiere aceptar la unidad. No hay peor idea para él que vivir la vida con la aspiración de “amar al prójimo como a ti mismo”.

Por eso, a medida que el pueblo de Israel prosperaba en Egipto, naturalmente comenzaron a desear más de lo que tenían, y la idea de la unificación social –Moisés– comenzó a tomar forma entre ellos. Luego comenzaría la lucha entre Moisés y el faraón. Por un lado, Moisés señalaba el camino hacia la unidad y el amor mutuo, mientras que el faraón insistía en que él gobernaría, es decir, que seguirían viviendo y trabajando solo para satisfacerse de forma egoísta y material. Cuando el faraón vio que pueblo de Israel aceptaba a Moisés, se convirtió en ese rey cruel que describe la historia de Pascua.

Tras un largo proceso, el pueblo de Israel finalmente apoyó a Moisés, clamaron unidad y triunfaron. Se unieron al pie del Monte Sinaí aceptando la ley de “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Luego procedieron a purificarse del Hametz [levadura], es decir, su ego, e hicieron la transición (la Pascua) del egocentrismo a la unidad, siguiendo a Moisés y poniendo en práctica su idea.

La Pascua hoy

La Pascua judía describe un proceso para vencer al egoísmo por medio de la unidad y, por lo tanto, hoy en día ese proceso sigue teniendo tanta relevancia como en el pasado. Nuestra actual cultura materialista se parece cada vez más al Egipto que la historia de Pascua describe: hemos disfrutado de las bonanzas del materialismo por un tiempo, y ahora cada vez más gente siente que a sus vidas les falta algo.

En las personas, esto se expresa con un aumento de la depresión, el estrés y la soledad, y en la sociedad se traduce en una mayor fractura social impulsada por la política, la xenofobia y el antisemitismo. Todos estos fenómenos nos muestran que podemos tener toda la abundancia material que deseemos, pero aun así no hallaremos satisfacción; lo que realmente necesitamos para llenar ese nuevo deseo amplificado es la unidad, unas conexiones sociales positivas.

A diferencia de lo que ocurre con nuestras satisfacciones materiales, no somos capaces de imaginar cómo sería una unión por encima de nuestras divisiones. No vemos ningún ejemplo de unidad que podamos implantar nuestros sistemas educativos y medios de comunicación. Y por ende, seguimos regurgitando y reinventando ideas, historias y productos materialistas ya que no vemos ni conocemos otra cosa.

A medida que la sociedad se mete más en este círculo vicioso de búsqueda de placer materialista sin ningún otro objetivo a la vista y a medida que surgen más problemas dada esta situación, mayor es la fijación de la sociedad con los judíos y más los culpan. El antisemitismo aumenta porque el pueblo judío, en sus raíces, posee un patrón para llevar a la práctica ese nuevo deseo por la conexión. Cuando el pueblo judío fracasa en su misión de unirse, precisamente ahora que no solo los judíos lo necesitan sino toda la humanidad, entonces, subconscientemente, el mundo comienza a sentir que los judíos son la causa de todos sus problemas.

Nuestros antepasados pasaron por el proceso de unidad y con ello se salvaron del desastre. Hoy, cuando nos señalan culpándonos con todo tipo de razones, depende de nosotros el identificar la causa de todos esos reproches: nosotros, entre todos los pueblos, hemos sido agraciados con la posibilidad de unirnos por encima de todo lo que nos separa, y eso es lo que el mundo necesita de nosotros. Es como si el mundo no prestara atención a todos los avances tecnológicos, médicos y culturales que hemos aportado a la humanidad. No obstante, si nos comportamos tal como hicieron nuestros ancestros, entenderemos para qué nos pusieron aquí y podremos ver cómo la actitud del mundo hacia los judíos se transforma en respeto y aprecio.

Espero que empecemos a tener en cuenta la raíz y la directriz que hay detrás de todos los problemas del mundo y que, en esta Pascua, podamos avanzar hacia la verdadera solución: la unidad.

¡Les deseo una feliz Pascua!

Alcanzando la elusiva perfección del Creador

La cuarta etapa del deseo Bejiná Dalet, la cual es el ser creado, es la más lejana del Creador en sus cualidades pero, al mismo tiempo, la más cercana a Él en su habilidad de alcanzarlo a Él. Las otras etapas son imposibles de calificar en términos de alcance, porque no contienen ninguna Luz reflejada. Esta aparece sólo si Bejiná Dalet trabaja con ellas.

Digamos que mi egoísmo y yo nos impresionamos de cierta melodía, pintura o narración. Esos trabajos en sí mismos no tienen sensaciones. Sin embargo, al integrarlos con mi egoísmo, les doy una sensación, y alcanzo al Creador a través de ellos. Ellos en sí mismos  no lo tienen, y ese es el significado de las “primeras nueve Sefirot”. Las primeras nueve Sefirot son las cualidades que, combinadas con mi ego, me ayudan a descubrir las cualidades del Creador, las cuales Él muestra hacia mí, hacia mi percepción.

La dificultad en percibir al Creador es que Él actúa “en círculos” (sin ninguna restricción), mientras que el ser creado tiene que responder a Él “en una línea recta”, es decir, con una pantalla que restringe el egoísmo. Pero cuando nos elevamos de un grado al próximo mediante fe por encima de la razón es un ascenso contínuo, “análogo” e integral. Mientras llegamos al próximo nivel, somos capaces de discernirlo como discreto, como un grado particular.

Aun así, sí revelamos algo de los círculos, de la perfección del Creador, al hacer un ascenso con fe por encima de la razón. La fe por encima de la razón nos deja llegar tan cerca como es posible desde la línea recta del ser creado hasta la perfección circular del Creador.

La fuerza de unidad viene a nosotros desde la Luz infinita. Por lo tanto, si llegamos incluso a la más pequeña medida de la cualidad de otorgamiento con la ayuda de la Luz, la fuerza de la perfección circular, donde cada uno es igual, de esa manera formamos los deseos que son cercanos al círculo, al Creador. Sin embargo, estos son formados en nosotros a través de la línea recta.

Gradualmente alcanzamos el círculo a través de la línea recta, pero existe siempre algún aditivo elusivo del que carecemos. Como cuando intentamos calcular una forma infinita, el área es dividida en una multitud de rectángulos aproximándose a una curva, pero el elusivo remanente siempre permanece.*

Una persona recibe el deseo de arriba, pero construye la intención a través de sus propios esfuerzos. La intención contiene una parte de las vasijas conectadas que recibió de los amigos, debido a que la Klipá siempre se interpone, molestándolo, él revela la intención adicional como un niño que jadea y hace una rabieta intentando lograr algo, y así es como aprende. Es a través de nuestros esfuerzos que construimos una adición a nuestro deseo, la cual es llamada una intención. **

De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá  19/mar/18, Talmud Eser Sefirot, parte 2, capítulo 2, punto 6

* (Minuto 45:19)

** (Minuto 51:15)

Material relacionado:
Perfección del Creador
¿Por qué el Creador es tan cruel?
¿El Creador tiene mente?

 

El exilio egipcio del siglo XXI

¿Por qué le benefició al Faraón que Moisés creciera en su casa?  Solo piensen, ¿cuánto ha ganado el mundo debido a los judíos? El mundo le debe todo su desarrollo a los judíos, porque la Luz superior pasa a través de ellos, por medio de la cualidad de Biná hacia Maljut, vistiendo todo: el comienzo de todas las religiones, creencias y conocimiento.

Incluso los deseos corporales de alimento, sexo y familia se desarrollan más allá del nivel animal, porque la Luz brilla en ellos desde arriba. Y todo esto es porque existe una intención de otorgar, representada por Israel. Por lo tanto, más Luz sigue llegando y desarrolla los deseos. El deseo por sí mismo no se desarrolla, está muerto, como el polvo.

La única razón por la que un deseo se desarrolla es para alcanzar el siguiente grado. Y si los cuatro estados ya han sido alcanzados: inanimado, vegetal, animal y humano, entonces un desarrollo mayor sólo puede venir desde arriba a través de Israel.    

Esto puede verse por la migración de las personas judías en Europa, cuando fueron exiliados de un país a otro. Si no fuera por este pequeño grupo en nuestro mundo, que de alguna forma están conectados con la Luz superior, el mundo no se habría desarrollado. ¿Por qué lo haría? Todo el desarrollo se realiza con el propósito de alcanzar el otorgamiento, la adhesión y la corrección final.

Y si no hubiera tal grupo, ni conexión entre la Luz Superior y Maljut, entonces Maljut no se desarrollaría. Por lo tanto, el mundo culpa a los judíos de todos sus problemas. Son los judíos los que provocaron el desarrollo del mundo que ahora llega al final. El mundo está contra la pared, la crisis global se está revelando y los judíos van a ser obviamente culpados por ello.

Los judíos están sorprendidos por estas acusaciones, porque le dieron tanto bien al mundo, tantas nuevas invenciones. Pero esto es un malentendido de nuestro papel, porque estamos destinados a algo completamente diferente.  

Es como la historia del exilio en Egipto. Al principio, los judíos trajeron mucho bien a Egipto y luego les fue mal. Se supone que estas partes de Biná inician la elevación desde Maljut y lo ascienden al próximo nivel de desarrollo. Como una mujer, que está lista para dar a luz, pero no puede. ¿Pueden imaginar qué sucedería con ese bebé?
[223346]
De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 11/mar/18, “Preparación para Pésaj”, parte 1, 

Material relacionado:
Exilio desde la intención
Pensamientos relevantes en Shamati, “La Shejina en el exilio”
El exilio es la separación de los hermanos

 

El corredor egipcio

Baal HaSulam escribe que la ventaja de una persona sobre un animal es que el deseo de espiritualidad despierta en la persona. Si no fuera por esto, la persona llevaría una existencia animal. La aspiración espiritual es lo que construye un humano (Adam) a partir de una persona.

“La esclavitud egipcia” es un estado que precede a la espiritualidad, como un corredor por el que debemos pasar con el fin de entrar al mundo espiritual. Por lo tanto, primero entramos a Egipto. Una vez ahí, comenzamos a aclarar nuestros deseos y nos prepararnos para el grado espiritual.

Egipto está caracterizado por un inmenso incremento en el egoísmo hasta que una persona quiere engullir el mundo entero. La persona comienza a preguntarse: “¿Cuál es el significado de mi vida?” y buscar una respuesta. Al final, ve que el egoísmo lo domina completamente, haciéndolo esclavo del Faraón. Él no está de acuerdo con esto y quiere en su lugar trabajar para el Creador.

Pero descubre que no puede hacer esto. Por lo tanto, grita y hace exigencias hasta que está en completa impotencia que sus esfuerzos no traen ningún resultado, como está escrito, “Y los hijos de Israel suspiraron por el trabajo”.

La persona siente golpes porque está esforzándose por el trabajo espiritual, pero ve que nada resulta de ello, y el llanto explota en él. Es decir, el deseo correcto, la petición, surge en él y entonces sale de Egipto.

¿Cuántas veces durante los años de nuestro trabajo intentamos otorgar, unirnos, pensar bien de otros y preocuparnos pero, hasta ahora, no hemos visto ningún resultado? ¿Dónde van todos nuestros esfuerzos? Después de todo, nada desaparece sin dejar rastro. Estamos en un sistema cerrado donde opera la ley de conservación de la energía. ¿Pero dónde está el fruto de mi trabajo, mis deseos, preocupaciones, éxitos y fracasos, todo eso realmente sólo desaparece?

No. Todo se acumula: mi trabajo, el tuyo y el trabajo de la humanidad a través de todos los tiempos. Por lo tanto, existen personas que reciben tal carga en el corazón que eso los lleva al éxodo de Egipto. Otros continúan la esclavitud egipcia por ahora, sin embargo, de generación en generación, ellos acumulan sus esfuerzos. Esto se aplica para toda la humanidad, sin excepción.

Incluso una pequeña sabandija que hace esfuerzos por comer y sobrevivir también contribuye a la cajita de ahorros común, porque también pertenece al deseo común creado por el Creador.
[223248]
De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 11/mar/18, “Preparación para Pesaj”, parte 1, 

Material relacionado:
Egipto y la serpiente son nuestro egoísmo
El final de la esclavitud en Egipto está cerca
¡Mostremos nuestro deseo por salir de nuestro Egipto!

Una vida nueva #961- ¿Qué le hace falta a la visión sionista?

Una vida nueva #961- ¿Qué le hace falta a la visión sionista?
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Tal Mandelbaum ben Moshe

Resumen

El sionismo significa salir del egoísmo y entrar en la naturaleza altruista. La sabiduría de la Cabalá, basada en las enseñanzas de Abraham, demuestra cómo lograr esto basado en el valor: “Y amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Nos enseña a ser como hermanos en una familia, conectados en amor. Sin embargo, el pueblo judío experimenta odio mutuo y permanece dividido étnica, religiosa, y políticamente. Una nueva visión sionista crecerá entre los estudiantes que estudian la sabiduría de la Cabalá y se enfocará en la conexión entre todas esas facciones.
[221437]
De Kabtv “Una vida nueva #961-¿Qué le hace falta a la visión sionista?”, 6/feb/18
Video: Reproducir ahora   Audio:Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 28/mar/18

Preparación para la clase
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Rabash, volumen 2, artículo 8 (1987)
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, parte 2, «Histaklut Pnimit«, capítulo 9, punto111
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Rabash, Carta 3
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora