entradas en '' categoría

“No tragues Maror sin masticarlo”

“No tragues Maror sin masticarlo” significa que necesitamos trabajar en nuestra unión con mayor perseverancia, a pesar de nuestra incapacidad para alcanzarla. Si en el grupo acordamos que necesitamos unión, hemos entrado a Egipto.  

Antes no estábamos de acuerdo, ni siquiera lo hablábamos. Al principio los hermanos ignoran y abandonan a Josef. Pero luego hay hambre y aceptan unirse, y entonces entran a Egipto.

Al principio viven bien en Egipto, pero luego empiezan a darse cuenta que no pueden unirse. “Y los hijos de Israel gimieron por el trabajo” ya que no podían lograr nada. Es entonces que “su llanto ascendió a Dios desde el trabajo”.

Este es el significado de “no se trague el Maror sin masticarlo”. Estamos obligados a “masticar” este trabajo y a sentir toda su amargura y pesadez, como el rábano amargo y duro del cual está hecho el Maror. Del trabajo duro y nuestro fracaso nos ablandamos, y de la desesperación acudimos al Creador.  

Sólo después del trabajo duro que hacemos comenzamos a sentir nuestro cautiverio y la necesidad de salir de él; y empezamos a sentir que existe una fuerza que nos puede ayudar.
[223750]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá, 20/mar/18 Escritos de Rabash

Material relacionado:
Pesaj, matzá y hierbas amargas
Egipto y unidad – dos cosas incompatibles
El contraste entre luz y oscuridad

Paraíso para el animal —Exilio para el hombre

Para llegar a la redención es necesario sentir el exilio, como se le dijo a Abraham: Torá, Génesis 15:13: Entonces dijo a Abraham: “Sabe que -ciertamente- tu descendencia será extranjera en tierra ajena, donde la esclavizarán y oprimirán 400 años.

Es decir, te debes sentir muy mal en tu deseo de disfrutar. Aunque pueda traer a la persona muchos placeres y satisfacciones, riqueza, honor, poder y toda la abundancia, la persona decide que es su exilio.  

Después de todo, comienza a apreciar la espiritualidad, la cualidad de otorgamiento, por encima de las posesiones corporales. Y no puede tolerar este exilio. Al contrario, cuanto más placentera, satisfecha y rica le hace el Creador su vida, durante los “siete años de hambruna”, más agudo es su deseo por dejarla.   

Tiene todos los beneficios en abundancia, pero no está de acuerdo en vivir así, siente que está siendo comprado por placeres bestiales y que aún están ocultos los placeres espirituales: el otorgamiento y el mundo superior.

Cuando una persona empieza a sentir su estado de esta forma significa que ya es digna de la redención.
[222570]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 4/mar/18, Escritos de Baal HaSulam, “La herencia de la tierra”.

Material relacionado:
El Egipto del que mana leche y miel
El milagro de “la salida de Egipto”
Todo el mundo está en el exilio, la tierra entera es Egipto

Lo más importante es tener paciencia abundante

Lo difícil al estudiar Cabalá es que te pide que adquieras nuevos valores. Por eso, aquellos que no están preparados o dispuestos a hacerlo por falta de paciencia, se van. No creen que este estudio les traerá resultados verdaderos y realmente no entienden de lo que trata esta ciencia.

Aquí necesitas paciencia para permitir que la Luz superior trabaje en tí, la fuerza que nos transforma en un nuevo ser. Gradualmente empezamos a sentir, entender y juzgar a través de nuevas definiciones.

Aunque alguien por fuera pareciera ser la misma persona, en realidad es completamente diferente. No se puede determinar por definiciones corporales, valores ni reglas usuales. Ya piensa en términos de igualdad de forma con la fuerza superior, de manera muy diferente.  

Tal cambio cualitativo llega a través de la influencia de la Luz superior, al pasar por una intrincada revolución interna. Toma muchos años, porque esos cambios ocurren gradualmente, en pequeños pasos.

Incluso esto es difícil de hacer. Es mucho más fácil avanzar con el grupo en el cual puedas sostenerte. Si la persona se sostiene en el grupo con sus ojos cerrados, supera todas las dificultades.  

Cierra la puerta a sus viejos valores y del grupo, de la unión de los amigos, recibe nuevos, es decir, un nuevo kli (vasija), donde la decena se vuelve uno: recibe mente y sensaciones nuevas, una nueva actitud, nuevas unidades de medida.

Es un período muy difícil y delicado, sobre lo que está escrito: “Mil entran al salón de clase y sólo uno sale a la Luz”. Tienen que tener mucha paciencia para que la Luz superior trabaje en ustedes y les de nuevas cualidades. De esto se habla cuando se dice: “Haz todo, pero no abandones”.
[222616]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá, 5/mar/18, Talmud Eser Sefirot

Material relacionado:
Sólo los héroes entrarán al palacio del rey
¡Tengan paciencia!
Un momento de debilidad para el gran conquistador

Lección diaria de Cabalá – 30/mar/18

Preparación para la clase
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Rabash, “Peldaños de la escalera”, “¿Por qué se hacen cuatro preguntas específicamente en la noche de la Pascua?”
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Esto es para Judá
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora