El corredor egipcio

Baal HaSulam escribe que la ventaja de una persona sobre un animal es que el deseo de espiritualidad despierta en la persona. Si no fuera por esto, la persona llevaría una existencia animal. La aspiración espiritual es lo que construye un humano (Adam) a partir de una persona.

“La esclavitud egipcia” es un estado que precede a la espiritualidad, como un corredor por el que debemos pasar con el fin de entrar al mundo espiritual. Por lo tanto, primero entramos a Egipto. Una vez ahí, comenzamos a aclarar nuestros deseos y nos prepararnos para el grado espiritual.

Egipto está caracterizado por un inmenso incremento en el egoísmo hasta que una persona quiere engullir el mundo entero. La persona comienza a preguntarse: “¿Cuál es el significado de mi vida?” y buscar una respuesta. Al final, ve que el egoísmo lo domina completamente, haciéndolo esclavo del Faraón. Él no está de acuerdo con esto y quiere en su lugar trabajar para el Creador.

Pero descubre que no puede hacer esto. Por lo tanto, grita y hace exigencias hasta que está en completa impotencia que sus esfuerzos no traen ningún resultado, como está escrito, “Y los hijos de Israel suspiraron por el trabajo”.

La persona siente golpes porque está esforzándose por el trabajo espiritual, pero ve que nada resulta de ello, y el llanto explota en él. Es decir, el deseo correcto, la petición, surge en él y entonces sale de Egipto.

¿Cuántas veces durante los años de nuestro trabajo intentamos otorgar, unirnos, pensar bien de otros y preocuparnos pero, hasta ahora, no hemos visto ningún resultado? ¿Dónde van todos nuestros esfuerzos? Después de todo, nada desaparece sin dejar rastro. Estamos en un sistema cerrado donde opera la ley de conservación de la energía. ¿Pero dónde está el fruto de mi trabajo, mis deseos, preocupaciones, éxitos y fracasos, todo eso realmente sólo desaparece?

No. Todo se acumula: mi trabajo, el tuyo y el trabajo de la humanidad a través de todos los tiempos. Por lo tanto, existen personas que reciben tal carga en el corazón que eso los lleva al éxodo de Egipto. Otros continúan la esclavitud egipcia por ahora, sin embargo, de generación en generación, ellos acumulan sus esfuerzos. Esto se aplica para toda la humanidad, sin excepción.

Incluso una pequeña sabandija que hace esfuerzos por comer y sobrevivir también contribuye a la cajita de ahorros común, porque también pertenece al deseo común creado por el Creador.
[223248]
De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 11/mar/18, “Preparación para Pesaj”, parte 1, 

Material relacionado:
Egipto y la serpiente son nuestro egoísmo
El final de la esclavitud en Egipto está cerca
¡Mostremos nuestro deseo por salir de nuestro Egipto!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: