entradas en '' categoría

El campo de la vida

Rabash, Amor de amigos (1984, #3): «Y cierto hombre lo encontró y he aquí, estaba vagando en el campo. Y el hombre le preguntó, diciendo: ‘¿Qué estás buscando?’ Y él dijo: ‘Busco a mis hermanos. Dime, te lo ruego, ¿dónde están alimentando al rebaño?» (Génesis, 37).

Pregunta: ¿Qué significa: «estaba vagando en el campo”?

Respuesta: El campo es el campo de la vida y todas las cualidades que existen en el hombre están ahí. Josef está buscando precisamente a aquellos que puedan ayudarlo a trabajar correctamente con su ego, con su naturaleza, con Maljut, para alcanzar la meta.

El hombre debe mantener constantemente esta imagen dentro de sí mismo y sólo corregirla ligeramente y aumentarla, al corregirla, gradualmente debe alcanzar su aspecto final.

Pregunta: ¿Cuándo llega el individuo al estado de buscar a sus hermanos por primera vez?

Respuesta: Es un largo camino para verdaderamente empezar a comprender que la Luz desciende, el logro del Creador es cuando te anulas ante los demás, ante el entorno: ante lo inanimado, lo vegetal, lo animal y lo humano, ante todo.

Cuando se empieza a entender que al anularse uno mismo se revela el Creador, ese estado puede considerarse la entrada a Egipto. Luego se descubre cada vez más lo difícil que es, que en cada grado se revela más el egoísmo y que debe anularse.

Sólo si decide anularse ante su egoísmo merece salir de Egipto, elevarse por encima del ego y recibir la Luz, la Torá, que es la herramienta para trabajar correctamente.
[230773]
De Kabtv «La última generación» 1/feb/18

Material relacionado:
Amor de amigos
Buscando a mis hermanos….
El trabajo interno del cabalista, 24.05.2010

Raíz espiritual y rama corporal

Pregunta: ¿Cómo se desarrolló el lenguaje de las ramas? Digamos que un cabalista, al investigar su ego, descubrió una «serpiente» en sí mismo ¿comprendió que la serpiente es una rama y que el ego espiritual es la raíz, por lo tanto, el egoísmo es la serpiente?

Respuesta: Es muy probable que el cabalista nunca haya visto una serpiente en su vida. Simplemente se da cuenta del estado llamado «serpiente».

Pregunta: ¿Siempre que revelamos al Creador en un nivel particular también revelamos cierta «serpiente» dentro de nosotros en correspondencia con el nivel?

Respuesta: El Creador no tiene imagen porque es sólo una propiedad. Una propiedad puede vestirse en materia, activarla con ciertas acciones, expresarse a través de la materia, pero no tiene imagen propia.

Digamos que escuchas la palabra «belleza». Te imaginas a una persona, un animal o una planta de tal modo que tenga la propiedad llamada «belleza». No puedes imaginar la belleza abstracta; siempre la reflejas en algún objeto.

Del mismo modo, las propiedades espirituales no tienen ningún recipiente material. Pero para representarlas o transmitirlas de alguna manera, debes hacerlo a través de estas vasijas. Los cabalistas entendieron que la propiedad espiritual llamada «serpiente» produce una propiedad correspondiente en nuestro mundo. Si bien no estudiaron botánica ni biología ni zoología, escribieron como si estuvieran completamente familiarizados con la naturaleza de los diferentes animales.

Observación: La Torá, sin embargo, describe todo tipo de animales…

Mi comentario: Tanto los que se extinguieron, como los que aún no se han desarrollado y que se manifestarán en el futuro. Todo viene del logro del mundo espiritual, porque cada raíz espiritual debe producir su contraparte en nuestro mundo.
[230862]
De la lección de Cabalá en ruso 3/abr/18

Material relacionado:
¿Qué tienes en tus manos: Una vara o una serpiente?
¡De regreso a la idolatría!
Creando cualidades iguales a las del Creador

Nueva Vida #1034 – Límite en las relaciones

Nueva Vida #1034 – Límite en las relaciones
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitzah Mazoz

Resumen

La naturaleza creó límites entre nosotros para que podamos aprender qué “somos” realmente. La sabiduría de la Cabalá nos enseña acerca de la naturaleza, la humanidad y el Creador y explica cómo descubrirlo en nuestra conexión. La base de la naturaleza humana es el deseo de recibir para sí mismo. Este deseo se divide en cinco partes, para conectar con todas estas partes debemos adherirnos al principio: «El amor cubre todas las transgresiones» (Proverbios 10:12). Así pensamos en el bien del otro, le servimos, logramos conexión interna y nos volvemos uno, como la madre y su bebé. Con este tipo de conexión, podemos ir más allá de los límites que parecen existir entre nosotros. Nos integramos a toda la realidad y nos llenamos de amor, eso es el Creador.
[230106]
De Kabtv «Nueva Vida #1034 – Límite en las relaciones» 12/jul/18
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora