Fe por encima de la razón

El trabajo dentro de la razón es claro para todos. Es importante de acuerdo con nuestro entendimiento, y por lo tanto, estamos listos para trabajar. El trabajo por encima de la razón va en contra de nuestra mente y sentimientos. Nuestro mundo entero trabaja con el objetivo de recibir, de acuerdo con su propia mente y sentimiento, dentro de lo razonable. Un ser humano, como el ser más inteligente y desarrollado de todos, debe actuar razonablemente.

Respetamos a una persona por su inteligencia. Específicamente aquí, tenemos que ir en contra de los sentimientos y la razón. ¿Pero qué más tenemos? Nada. Resulta que debemos ir contra todo lo que existe en nosotros si queremos alcanzar el mundo superior. Después de todo, en el mundo superior nuestra mente y nuestros sentimientos no funcionan, el mundo superior está por encima de nuestra razón y nuestros sentimientos.

Este es el próximo paso: en lugar de recibir-otorgar, en lugar de razón-por encima de la razón. Pero, ¿qué puedo hacer si no poseo las propiedades del otorgamiento y el mundo espiritual está construido sobre principios completamente diferentes? Uno ni siquiera puede decir lo contrario, porque no sabemos lo que significa esta oposición.

No entendemos cómo cambiarnos a nosotros mismos para llegar a un estado llamado “el mundo por venir”, el próximo paso. Uno solo tiene que intentar hacerlo. El mundo espiritual se llama “el mundo por venir” porque vendrá, pero vendrá solo de acuerdo con nuestros esfuerzos.

Incluso si no lo queremos, el programa de la creación ya tiene nuestro deseo y vendrá. El que hace esfuerzos por adelantado, ahorra tiempo y sufrimiento porque rápidamente viene a orar. De lo contrario, perderá tiempo porque su testarudez no le hará ningún bien. Tienes que ser obstinado solo con respecto a la aplicación de los esfuerzos, como dice el refrán: “Haz cualquier cosa menos irte”.

Incluso si veo que por todas las señales, nada funciona para mí y el Creador incluso me deja saber que no me quieren, aún así no debo renunciar. La persistencia es la clave del avance.

Uno necesita tener una razón profunda para trabajar por encima de eso. Nuestra tarea es hacer un esfuerzo hasta que recibamos el atributo de otorgamiento, el atributo de la conexión y el amor.1

La espiritualidad se revela en los deseos de otorgamiento, y es necesario saber cómo controlar y medir estos deseos de acuerdo con el principio que es opuesto a lo que tenemos. Como está escrito: “Vi un mundo opuesto”.

En nuestro mundo todo se mide por cuánto consigo, cuánto hay en mi plato, en mi bolso. Pero en el mundo espiritual, lo contrario es cierto: cuanto más me gustaría recibir con razón, me elevaría alegremente por encima de estas demandas para otorgar, a pesar de mi gran deseo de disfrutar.

Así es como se mide mi fe por encima de la razón. Me regocijo porque ascendí al siguiente paso, me acerqué más al Creador y comencé a sentir y explorar la realidad llamada mundo superior. Después de todo, estoy seguro de que el Creador controla todo y, por lo tanto, sabe mejor lo que es bueno.

Todo lo que tengo proviene del Creador, incluidos todos mis instrumentos de su verificación. Todo lo que tengo directa e indirectamente proviene de Él, y nada depende de mí. Incluso si decido controlarme, la verificación proviene del Creador.

Sin el Creador, soy solo una computadora vacía en la que no hay ningún programa instalado; no hay computadora en absoluto. No hay nada. Por lo tanto, cuanto más alto pueda elevarme por encima de la razón, más poderoso y elevado será el sentido del mundo espiritual que poseo.

El primer paso para la espiritualidad es renunciar al sentimiento bueno y seguro dentro de la razón y construir sobre él la actitud opuesta al mundo, en aras del otorgamiento. Resulta que tengo dos niveles: la razón y la razón superior. Y trato de expandir ambos, para abrir estas tijeras tanto como sea posible. Allí, entre ellos, sentiré el mundo superior, la realidad superior.2

El objetivo del trabajo de una persona en este mundo es la sensación de perfección en sus deseos de disfrutar: ganar más, tener éxito, llenarse de todas las bendiciones. El objetivo del trabajo de una persona en el mundo espiritual es una sensación de perfección en los deseos del superior. En la medida de nuestros esfuerzos para imaginar esto, estamos influenciados por la Luz que regresa a la fuente y nos lleva al deseo del superior y al sentimiento de perfección en este deseo.

Uno no puede existir sin el otro. Es imposible sentir el mundo espiritual y sufrir por este. Recibiré el logro espiritual solo si me hace feliz.3

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá, Lección sobre el tema: “El trabajo dentro de la razón y el trabajo por encima de la razón”.  20/ago/18

1 minuto 0:20

2 minuto, 10:08

3 minuto 21:11

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta