La primera estación en el camino a la corrección: Rosh HaShaná

Las fiestas que se avecinan con el comienzo del Año Nuevo judío simbolizan la entrada de una persona al trabajo espiritual. La verdad es que esta entrada comienza mucho antes, durante el período de preparación. Por lo tanto, el mes de Elul significa “Yo soy para mi amado, y mi amado es para mí”. Es decir, una persona comienza a descubrir que tiene una conexión con el Creador.

Cuando una persona comienza a estudiar Cabalá, después de algunos años, descubre que experimenta ascensos y descensos en su estado de ánimo, comprensión y percepción de los textos. Luego, después de un tiempo, se da cuenta de que la espiritualidad en realidad solo se puede lograr a través de la conexión; es decir, comienza a creer en lo que lee, se conecta con el material.

El individuo entiende que no hay otra opción, que necesita unirse a un grupo para el trabajo práctico. Después de todo, no es suficiente hablar de ello con palabras bonitas, debe abrir su corazón y despertar sus sentimientos. Esto es necesario para su avance espiritual, sentimiento y realización de la vida. Él no quiere que su vida pase entre su nacimiento y muerte y que termine sin sentido; él quiere elevarse por encima y continuar viviendo. Entonces comprende que debe corregirse a sí mismo, adquirir la fuerza de otorgamiento por encima de la fuerza de recepción. La realización de la necesidad de un cambio interno es el comienzo del mes de Elul.

Elul es el mes del autoanálisis: ¿qué puedo hacer con mi alma para comenzar a acercarme al primer contacto con el Creador? Espero la revelación de la fuerza superior no para disfrutarla, sino para rendirme a ella.

Dejo que mi egoísmo se rinda y permito convertirme en un servidor del Creador. Me complacerá entregarme al gobierno de la Luz superior y sentir su perfección, eternidad y grandeza. Mi deseo de disfrutar está listo para someterse a tal revelación, para rebajarse y entregarse al gobierno de la fuerza superior.

Así es como llegamos al Año Nuevo, Rosh HaShaná, cuya esencia es coronar al Creador para que sea el Rey del mundo entero. La fuerza superior está al principio de todo, al final y en el medio, gobernando todo sin excepción. Todo lo que necesitamos es sentirnos bajo el control de la fuerza superior, como esclavos del Creador, Sus fieles servidores: recibir la fe por encima de la razón, la fuerza de otorgamiento por encima de la fuerza de la recepción, y comenzar a trabajar en nuestro deseo con su ayuda.

Todo este trabajo se relaciona con las festividades de Rosh HaShaná, la primera estación en el camino hacia la corrección de la creación.1

De hecho, la vida entera de una persona puede encajar en un segmento del Año Nuevo, Rosh HaShaná, hasta el próximo Año Nuevo. No importa con qué atributos haya nacido, sea bueno o malo, lo principal es su cambio, y está en su poder. Junto con ciertas cualidades, recibe oportunidades para usarlas correctamente. El objetivo es que todos alcancen la equivalencia con la fuerza superior.

Por lo tanto, no hay justo o malvado absoluto entre nosotros. Todo se puede cambiar, todos tienen la libertad de elegir. Nadie puede quejarse de que no se le haya dado la oportunidad de corregirse a sí mismo y de estar más cerca del Creador; simplemente no lo usó correctamente.

Ser un justo o un malvado no depende de la inteligencia. Es posible ser inteligente y perverso, o tonto y justo. El trabajo espiritual no requiere habilidades excepcionales. Lo principal es no perder la oportunidad que se le brinda de despertar y seguir este camino toda su vida con consistencia persistente; entonces tendrá éxito.

Rosh HaShaná significa que una persona se aferra al primer punto de conexión con el sistema superior, con el Creador, y nunca lo suelta. Después de todo, en toda su vida, no habrá otro punto de conexión entre él y el mundo superior.2

Las cualidades naturales se le dan a una persona de acuerdo con su lugar en el alma común de Adam HaRishón para que pueda realizar su función. Desde su punto de vista, desde una célula del cuerpo de Adam HaRishón, a través de la conexión con otros, alcanza la comprensión de todo el cuerpo común, de todo este sistema en su perfección.

Por lo tanto, no tiene sentido cambiar su punto base, la “célula madre” espiritual. Si una persona se conecta al sistema, entonces todo se pone a su disposición según su lugar.

Los justos y los malvados existen dentro de una persona. La Torá habla de una sola persona y todo lo demás es un mundo imaginario. Por lo tanto, todos los justos y todos los malvados, todas las fuerzas impuras y la santidad, todo el sistema está dentro de una persona. Solo necesitamos descubrir este sistema y calibrarlo hacia la meta.3

Rosh HaShaná es la revelación de la perfección y la fuerza del Creador, de su gobierno completo: “Yo soy el primero y el último, y no hay otro Dios fuera de Mí”. Así es como una persona imagina al Rey del mundo, y su camino espiritual comienza desde allí. Después de todo, esta es solo una revelación potencial. Luego necesita desarrollarlo identificándose con cada cualidad y con cada revelación individual del Creador, y gradualmente, comenzando desde Rosh HaShaná en adelante, debe adquirir todo el grado del Creador.

Rosh HaShaná es solo el primer contacto con la fuerza superior, el primer logro del Rey del mundo, la comprensión de que el Creador gobierna todo. No tenemos forma de interferir con Él o cambiar nada; solo podemos estar de acuerdo con su plan. Todos los cambios ocurren solo dentro de una persona.

El Creador no cambia su gobierno en relación con nosotros, pero pedimos un cambio que nos haga sentir cómo el gobierno del Creador cambia, se vuelve más amable.

Pero realmente estoy cambiando, no el Creador. No hay cambios en la parte superior. La Luz superior se revela cada vez más a los seres creados para que lo alcancen en toda su profundidad.

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá, Lección del tema: “Rosh HaShaná”, 21/ago/18
1 minuto 0:20
2 minutos 13:35
3 minutos 21:50
4 minutos 28:50

Material relacionado:
El hermoso comienzo del nuevo año
Adán fue el primero en romper el techo de este mundo
¿Cuántos años le quedan a la humanidad?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta