Contraste de opuestos

Los seres creados no pueden percibir la realidad excepto, con el contraste de opuestos. Inevitablemente debemos sentirnos a nosotros y lo que está fuera de nosotros, sólo así percibimos la realidad. Por lo tanto, primero desarrollamos nuestra percepción egoísta de la realidad en el deseo de recibir. Después de muchos miles de años de desarrollo, habiendo alcanzado cierto nivel de percepción egoísta, nos preparamos para percibir la realidad verdadera, como existe realmente, no limitada por nuestro ego ni por nuestra naturaleza.

Pero no somos el Creador, para quien esta realidad es natural, somos los seres creados, por lo tanto, revelamos la verdadera realidad sólo en contraste con la realidad egoísta en la que crecimos. Todos los detalles de la realidad superior que descubrimos incluyen dos opuestos: un lado que notamos y sentimos en nuestro egoísmo y otro que percibimos por encima de nuestro egoísmo.

Es como una vela formada de cera y de una mecha ardiente, donde los opuestos se apoyan entre sí. Sólo así podemos captar, sentir, estudiar y comenzar a vivir en la realidad llamada “Creador”. Lo percibimos sólo en el estado opuesto de creación, en el contraste de los opuestos.

Por lo tanto, siempre debemos mantenernos en la línea media, sin desviarnos ni hacia la derecha, donde todo es para otorgar ni hacia la izquierda, donde todo es para recibir. Sólo entre estas dos líneas podemos existir como seres creados y adquirir la naturaleza del Creador.

No debemos desesperarnos por ser arrojados de un extremo a otro, de una percepción absolutamente egoísta de la realidad a una casi altruista. Es la combinación de opuestos lo que nos llevará a la verdadera realidad. Debemos ser pacientes y acostumbrarnos a esa división, porque un opuesto apoya al otro, revela la ventaja de la Luz sobre la oscuridad. Sin esto, es imposible sentir la realidad superior.

Si acepto la oscuridad y entiendo que es parte inseparable y la más importante de mi percepción de la realidad, entonces, observo objetivamente ambas formas. Por un lado, dependo de ambas, por otro, estoy entre ellas. Con una actitud igual ante la Luz y ante la oscuridad, en estados agradables y desagradables, hacia el bien y el mal, me equilibro correctamente y puedo permanecer como ser creado, independiente, recorriendo la línea media hacia el propósito de la creación, es decir, hacia la adherencia con la fuerza superior.1

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá, 16/nov/18, clase con el tema “Trabajo dentro de la razón y trabajo por encima de la razón”.

1 minuto 0:200

Material relacionado:
Dos opuestos actuando juntos
En la última etapa del desarrollo humano
La dinámica del desarrollo de la humanidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta