Para que el corazón ame verdaderamente al prójimo

Rabash, “De acuerdo a lo que está explicado, referente a ‘Amar al prójimo como a uno mismo’”,  nuestros sabios dijeron: “dispersen a los malvados; mejor para ellos y mejor para el mundo”. En otras palabras, es mejor que no existan. Sin embargo, es lo opuesto con los justos: “Reúnan a los justos; mejor para ellos y mejor para el mundo”.

Inicialmente no había justos. Los justos son nuestras cualidades corregidas. En cada nivel, cuando ingresamos a un nuevo grado, los antiguos justos caen y surgen los nuevos pecadores y los convertimos de nuevo en justos.

¿Cuál es el significado de ‘justos’? Son aquellos que desean mantener la regla, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Su única intención es salir del amor propio y asumir una naturaleza diferente de amor por los demás. Y a pesar de que se trata de una Mitzvá [mandamiento] que debe cumplirse y que uno sólo puede obligarse a mantenerla, el amor sigue siendo algo dado al corazón y el corazón está en desacuerdo con esto por naturaleza. ¿Entonces, qué puede uno hacer para tocar el corazón y amar a los demás?”

Es imposible. Sólo la Luz superior puede hacer tal corrección en nosotros. No está a nuestro alcance, ya que requiere dos fuerzas: una, que no está corregida y la otra, que es la fuerza de la corrección -la cual, no tenemos. No sabemos incluso exactamente qué o cómo se debe corregir.

Por eso se nos dieron las 612 Mitzvot: tienen el poder de inducir una sensación en el corazón. Sin embargo, dado que es contra la naturaleza, esa sensación también es muy pequeña para darnos de inmediato la capacidad de mantener el amor por los amigos, incluso aunque uno tenga la necesidad de ello. Por lo tanto, se debe buscar consejo sobre cómo verdaderamente implementarla.  

El consejo para aquel que sea capaz de incrementar su fuerza en la regla, “Ama al amigo” es: mediante el amor de los amigos.

Esto habla sobre el hecho de que existe el otorgamiento y también la recepción en favor del otorgamiento.

Pregunta: El trabajo en decenas, los talleres y el estudio, ¿están dirigidos sólo a una cosa: atraer la Luz que reforma?  

Respuesta: Sí, no necesitamos nada más. La Torá es la Luz superior que corrige nuestros deseos egoístas y los vuelve altruistas. La corrección de una intención egoísta en una hacia el altruismo, se conoce como observar un mandamiento.
[235841]
De Kabtv “La última generación” 18/abr/18

Material relacionado:
El amor de los amigos: Un paso al infinito
El progreso del amigo es más importante que mi propio progreso
¿A quién quiero corregir?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta