Sintiendo la diferencia entre Maljut y Biná

El problema es lograr el discernimiento correcto. Después de todo, ¿quién sabe cuán objetivo soy? Se dice que “un soborno ciega los ojos de los sabios”, y no sé cómo podría afectarme, si mi opinión está influenciada o no. Inicialmente, tratamos de evaluar las cosas según otros estándares, como cuando comparamos a nuestros hijos con los de otros o nuestras cualidades con las de otros.

El egoísmo opera en todos los niveles, por lo que es tan difícil discernir la verdad y revelar objetivamente las imperfecciones en uno mismo. Por lo tanto, debemos solicitar la capacidad de ver las cosas lo más objetivamente posible para observar y evaluar no desde nuestra propia perspectiva, no desde Maljut, sino desde la altura de Biná. En la medida en que una persona recibe una porción de la Luz, adquiere la capacidad de distinguir su propia opinión desde la opinión de la Luz superior.  Sólo entonces podrá convertirse en un verdadero experto.

Incluso si trato de orar por la sociedad y no por mí mismo, debo exigir la habilidad de seguir siendo un juez objetivo desde arriba para que el Creador brille a través de mí. Si no, entonces mi opinión ciertamente sería egoísta. Para que la oración sea sincera, debo elevarme por encima de mi deseo de disfrutar, ver todo desde el grado de Biná y compararlo con lo que vi desde el grado de Maljut. La revelación de la diferencia entre estos dos grados se llama “reconocimiento del mal”.

Si no tengo los dos grados Biná y Maljut,  no siento la diferencia entre ellos, y por lo tanto, no tengo el reconocimiento del mal. No sé dónde estoy, y posiblemente sigo equivocado dentro de mi egoísmo.1

Rav: Pronto, la experiencia en el trabajo espiritual, el trabajo del Creador, se convertirá en la profesión más popular del mundo. Para esto nos estamos preparando, y todo este trabajo consiste en construir una red de conexiones entre nosotros. Estamos listos para decir cualquier cosa con palabras, pero no tenemos poder sobre nuestros corazones, lo que nos lleva al reconocimiento del mal. Por lo tanto, debemos hacer un esfuerzo como si el corazón ya hubiera sido corregido, y el Creador terminará este trabajo por nosotros y corregirá nuestros corazones. Solo necesitamos crear el lugar donde Él pueda trabajar. Si completamos nuestros preparativos, entonces el Creador cumplirá Su parte del trato.

Estamos obligados a hacer todo lo que podamos, en la mayor medida posible, “hasta que la copa se desborde”. El momento en que la copa se desborde por nuestros esfuerzos el Creador intervendrá y terminará el trabajo: Él cambiará nuestra naturaleza.2

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá, lección sobre el tema “Garantía mutua” 14/nov/18
1 Minuto 20:02
2 Minut0 46:01

Material relacionado:
Maljut y Bina, agua salada y agua dulce
Una cadena que lleva de Maljut a Bina
Un puente estrecho de Maljut a Bina

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta