entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 13/dic/18

Trabajo espiritual Avodat HaShem no tiene analogía en nuestro mundo=Obra del Creador, ya que Él la realiza, pero sólo a petición nuestra, en preparación para cambiar nuestra naturaleza egoísta por amor a los demás. El camino de «Amar a los demás» es a través de revelar odio, ego.

Construir una buena conexión entre las personas sobre la conexión egoísta es nuestra tarea, ya sea forzada o voluntaria, hasta «Ama al prójimo como a ti mismo», ley básica de la naturaleza. La revelación de amor sobre odio se llama revelación del Creador: BORE= BO/ven y RE/ve.

Nada en el mundo es casualidad; todo es para que los cabalistas revelen el método de corrección del mundo. Se hace a través presión sobre el mundo, que empuja a los judíos e Israel. Pero debe ser deliberado, para forzar a los judíos a realizar su deber de corregir el mundo.

El Creador es un sistema integral en donde la ley principal es: ama a tu prójimo como a ti mismo. Entonces, la oración debe ser para que Él nos enseñe, nos ayude a todos a adquirir la cualidad de otorgamiento y amor, a dominar la ley del amor al prójimo como para uno mismo.

El creador es un sistema. Para entrar necesitas una llave. La llave es una oración. La oración debe ser correcta para que la llave vaya a la cerradura y abra la puerta.

De Twitter, 13/dic/18

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 24/nov/18
Mis pensamientos en Twitter, 10/nov/18
Mis pensamientos en Twitter, 5/nov/18

Consejos de Cabalá – 24/jun/18

Pregunta: ¿Cómo se relaciona el cabalista con los eventos difíciles que suceden en el mundo?, ¿supongamos que son personales como la muerte de familiares o algún tipo de desastre?, ¿cómo lo acepta?

Respuesta: El cabalista, como todos, experimenta todo tipo de sentimientos. Sin embargo, lo percibe un poco diferente, por ejemplo, la muerte de otros y la suya propia, la felicidad de otros y la suya propia. Su percepción se suaviza, como ocurre con una persona desarrollada espiritualmente.

Pregunta: ¿Podemos lograr el nivel de Baal HaSulam y aún más alto aprendiendo la sabiduría de la Cabalá?

Respuesta: En términos prácticos no hay limitaciones para nadie, ¿quieres alcanzar el nivel del Creador? Adelante.

Todo está abierto para todos. Además, todos deben alcanzar ese nivel. Sólo así ascenderá de forma correcta y completa.

Pregunta: ¿Cómo se puede usar el egoísmo terrenal para el avance espiritual?

Respuesta: Necesitamos el ego corporal para poder llegar a un grupo y actuar correctamente y de la manera más completa dentro de él. Leemos lo que Baal HaSulam y Rabash aconsejan y aplicamos todo lo que recomiendan en sus artículos, mientras mantenemos conexiones en nuestro mundo, entre nuestros amigos aclaramos cómo podemos unirnos, dónde se encuentra el ego, etc. Esto es aplicar Cabalá.

Pregunta: ¿Qué debemos hacer para no estar sentados escuchándolo, sino actuar enérgicamente hacia el avance en el mundo superior?

Respuesta: Debes crear condiciones para la máxima convergencia interna, comprensión y soporte constante. Esa es la acción espiritual que debemos hacer y es el Kli (vasija) que preparamos para descubrir al Creador.

Pregunta: ¿Por qué el Creador no hace un milagro ahora, como en el tiempo de Moisés, para atraer a un mayor número de gente para que desee alcanzarlo?

Respuesta: Porque así sería un deseo impuesto, no un deseo creado y maduro dentro de la persona.

Pregunta: Si todo a mi alrededor y yo somos el Creador, ¿dónde está la inclinación al mal, el ego?

Respuesta: No te confundas. Todo es muy simple. Si eliminamos tu ego y todas las perturbaciones y pensamientos indeseables sobre los demás, en lugar de esos obstáculos, el Creador será revelado. Trata de hacer este ejercicio entre ustedes.
[236471]
De la lección de Cabalá en ruso 24/jun/18

Material relacionado:
Consejos de Cabalá – 1/abr/18
Consejos de Cabalá – 11/mar/18
Consejos de Cabalá – 14/ene/18

Ascensor espiritual: la decena

Nuestro ascenso espiritual depende totalmente del grupo. Por lo tanto, la guerra siempre es cómo conectarnos, unirnos y alcanzar el estado en el que la Luz superior se revela dentro de la conexión, nos une y nos eleva de nuestro nivel a uno superior. Sin embargo, si no hacemos suficientes esfuerzos para que la Luz superior nos eleve, entonces actúa desde atrás y nos trae dificultades, molestias, problemas y guerras. La Luz nos incita a despertar y a desear su ayuda para pasar de nuestro grado al siguiente, ya sea de buen modo o de manera no tan agradable.

El grupo cabalista, la decena, funciona como ascensor. Si se invierte cierta cantidad de esfuerzo, el elevador comienza a trabajar, atrayendo la Luz superior y elevándonos al siguiente piso. Esto se llama, ascenso espiritual.1

Si no asciendo en mis cualidades, en mi otorgamiento y logros, significa que no estoy integrado en la decena. Tengo que ver que la decena está dispuesta a absorberme y elevarme. Si no lo veo, es porque «juzgo de acuerdo con mis propias faltas»; de lo contrario, la vería en estado ideal. Es decir, todo depende de mí.

Si el Creador me trajo al grupo y me dijo: «Tómalo, esta es tu buena fortuna», debería anularme por completo y así podré ascender. Tan pronto como el trabajo en esta etapa termina, el siguiente nivel aparece ante mí. Debo volver a anularme ante la decena, que ya me parece diferente, más avanzada o quizás incluso peor que antes.

De nuevo empieza el mismo trabajo: justificación, conexión y anulación. Al hacer ciertos esfuerzos, vuelvo a encender el ascensor y me eleva un poco más. Es lo mismo cada vez: me anulo ante el grupo y lo veo ideal y perfecto, así asciendo más y más alto.2

Si me anulo ante el grupo, revelo que no son amigos, sino cualidades espirituales que me parecen personas con problemas y fallas. De hecho, son nueve ángeles enviados a ayudarme los que me elevan sobre sus alas.

Tan pronto como asciendo, reinicia el mismo trabajo: recibo una carga en el corazón y caigo; empiezo a ver a mis amigos aún peor que antes, no como ángeles. Me parece que no quieren y no pueden unirse. No entiendo en absoluto qué hago estando con ellos y me parece mejor buscar la espiritualidad solo.

Pierdo todo mi interés en la espiritualidad hasta que el tiempo hace su trabajo y comienzo a trabajar en mí mismo, me doy cuenta de que todo depende de mí. No hay otra realidad más que yo, la decena y el Creador. Lo demás es imaginación distorsionada de mi ego.

Trato de ver que todo lo que me rodea es otorgamiento, es el mundo espiritual y que la presencia de la Shejiná (Divinidad) se manifiesta en todo el mundo. Trato de conectarme con el grupo y pido ayuda, hasta que mis esfuerzos son totales y mi decena se convierte en un elevador espiritual que me eleva al siguiente grado. Así voy de un nivel a otro, «de nube en nube».3

No esperes que esto suceda en un momento determinado, como en la historia de Cenicienta ni que el grupo por sí solo se convierta de calabaza en carruaje. Depende sólo de nuestro trabajo.4

Aunque nos parece que corremos en el mismo lugar, de hecho, estamos avanzando. El cálculo no es en kilómetros, sino en esfuerzos aplicados.5

Lo que vemos en el grupo es el siguiente mundo que existe dentro de este mundo. Un grupo es una habitación tal que al entrar te encuentras en el siguiente mundo, como después de la muerte. Si no quieres entrar, todo lo que te queda es esperar la muerte real. Pero, ahora mismo tienes oportunidad de recibir la vida eterna y feliz. Sólo necesitas cambiar ligeramente tus ideas sobre los conceptos egoístas y temporales de bondad y eternidad en nuestro mundo, a los verdaderamente eternos y perfectos.

Cambia un poco tu mente y tu corazón y comienza a vivir de acuerdo con las leyes eternas y perfectas. De lo contrario, seguirás siendo mariposa que vive sólo un día y muere.6

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 12/may/18, lección sobre: “Janucá

1 minuto 0:20

2 minuto 8:40

3 minuto 11:25

4 minuto 20:20

5 minuto 22:10

6 minuto 58:30

Material relacionado:
Trabajar en la decena
Todo lo que necesito es la decena
Decenas en el tiempo de Moisés

«Todo será con amor y amistad»

Rabash, «El asunto de la importancia de los amigos»: Pero en el amor de los amigos, cuando los amigos se conectan para que exista entre ellos unidad, significa explícitamente que entre ellos hay igualdad. Esto se llama “unidad”. Por ejemplo, si hacen algún negocio juntos y dicen que no dividirán las ganancias a partes iguales, ¿podría esto llamarse “unidad”?

Indudablemente todo este asunto del amor de los amigos debería ser realizado de tal manera que todas las ganancias del amor de los amigos fueran controladas de una forma equitativa por ellos. No deberían esconderse ni ocultarse entre ellos, sino que todo habría de ser con amor, amistad, verdad y paz.

Parece que describe el estado ideal. Pero es imposible conseguirlo si mi amigo y yo no estamos conectados al Creador. Sólo gracias a que estamos conectados entre nosotros y con Él, podemos comportarnos así. Sólo eso nos puede obligar.

Pregunta: ¿Cuál es la ganancia?

Respuesta: No importa. El beneficio puede ser material o espiritual. Lo principal es que sólo el contacto con el Creador puede obligarnos y forzarnos a aceptar las condiciones de garantía mutua, unidad y otros requisitos.
[237005]
De Kabtv «La última generación» 9/may/18

Material relacionado:
“La amistad es la clave para el amor duradero”
“Somos malos jueces de nuestras propias amistades”
El amor a la luz de los deseos que se despiertan

¿Cuál es la verdadera fuente de la felicidad?

Thrive Global publicó mi nuevo artículo: «¿Cuál es la verdadera fuente de la felicidad?«

La Cabalá es un método que nos enseña a crear una sociedad conectada positivamente con personas felices en equilibrio con la naturaleza.

Todo el mundo quiere ser feliz. Hay innumerables interpretaciones sobre qué es la felicidad, cómo ser felices, cuál es la fuente de la felicidad y, sin duda, si pudiéramos identificar una fuente genuina de felicidad, confiaríamos en una meta a la que aspirar.

En este análisis sobre la fuente auténtica de felicidad, examinaremos:

  •         Si realmente existe una fuente auténtica de felicidad.
  •         Si la felicidad es subjetiva y relativa para cada persona o si puede haber una fuente de felicidad común para todos.
  •         Cómo los roles de la sociedad y sus valores juegan en nuestra felicidad.
  •         Qué impide que seamos felices todo el tiempo.
  •         El papel que juega la naturaleza humana en nuestra felicidad.
  •         Definir una fuente auténtica de felicidad y el tipo de transformación necesaria para experimentarla.

¿Realmente existe una fuente auténtica de felicidad?

¿Es la felicidad subjetiva y relativa para cada persona o puede haber una fuente de felicidad común para todos?

Para analizar estas preguntas es importante que nos veamos a nosotros mismos como una especie social –tomando en consideración nuestras vidas en relación con los demás–, y entendiendo que la calidad de nuestras conexiones influye en nuestro punto de vista y percepción de la felicidad.

El hecho de que seamos una especie social nos diferencia de los animales. En nuestra vida, somos moldeados e influidos por nuestro entorno en todo momento. Nuestro lugar de nacimiento, donde crecimos, nuestras familias, escuelas, maestros, amigos, compañeros de trabajo, así como nuestra cultura y medios de comunicación a los que estamos expuestos y con los que nos relacionamos, influyen en nuestras definiciones de lo que significa ser feliz, en cómo podemos alcanzar la felicidad y qué hacemos para conseguirla.

Muchos estudios sobre la felicidad han llegado a la conclusión de que una sociedad positivamente conectada y que proporciona apoyo constituye la base para la felicidad de sus componentes. Una base social donde todos se cuidan mutuamente –cada uno recibiendo tanto como necesite a la vez que trabaja en beneficio de todos– constituye la estructura óptima para la felicidad de cada persona.

¿Qué interfiere con nuestra felicidad?

El problema es que allá donde exista una sociedad, existirán deseos sociales, es decir, deseos de dinero, honor, respeto, fama, control, poder y conocimiento. Nuestro afán individual de satisfacer estos deseos a expensas de los demás interfieren con nuestra felicidad. Por ejemplo, si una persona quiere hacerse rica, poderosa o famosa, debe luchar continuamente para superar a los demás, y construye la búsqueda de sus objetivos alterando o destruyendo la riqueza, el poder o la fama de otros.

Además, la naturaleza humana, que es un deseo de disfrutar, funciona de tal manera que cuando nos deleitamos con algo, nuestro deseo de disfrutarlo se extingue en el momento que lo recibimos, y aparece un nuevo deseo en su lugar. Este modus operandi de la naturaleza humana nos hace sentir constantemente insatisfechos y con anhelo.

Esta fórmula que rige nuestras vidas –la búsqueda de la felicidad a costa de otros junto con la insatisfacción constante inherente a la naturaleza humana– es la antítesis de la felicidad. Por lo tanto, podemos concluir que si nuestra fuente de felicidad se limita a las búsquedas individuales de placer a expensas de los demás, nunca experimentaremos una forma de felicidad próspera y duradera. Estaremos dominados por esos deseos que se van vaciando todo el tiempo, y experimentaremos una insatisfacción cada vez mayor hasta que finalmente desistamos en nuestros intentos de abrirnos camino en la sociedad de motivaciones competitivas e individualistas.

Tener una fuerte unidad interna es una obligación para todas las naciones, y que de ese modo todos los individuos dentro de ella estén unidos entre sí por un amor instintivo. Es más, cada individuo debe sentir que la felicidad de la nación es su propia felicidad, y la decadencia de la nación es su propia decadencia… Esto significa que las personas de esa nación, que sienten esa armonía, son las que componen la nación. Y la medida de felicidad de la nación así como la sostenibilidad se miden por su calidad.

– Cabalista Yehuda Ashlag, La Nación.

La opinión pública de hoy venera la rivalidad y los logros individuales. En otras palabras, si pisoteas a tu competencia para tener éxito como individuo, te ganas el respeto. Es un síntoma que es consecuencia de los valores individualistas y competitivos con los que nos hemos educado tanto en las escuelas y universidades, como con las películas, la música, los medios de comunicación, los programas de televisión y los debates en Internet en los que participamos habitualmente. Por lo tanto, si buscamos una fuente auténtica de felicidad, primero debemos deducir que nada cambiará si nuestra naturaleza humana egoísta continúa empapándose de las influencias sociales que alimentan esta tendencia egoísta a expensas de los demás.

Incluso si lográramos determinar una fuente auténtica de felicidad que pueda satisfacer a todos –una forma ilimitada de placer que nos llene cuando nos comprometamos a dar y conectarnos positivamente con los demás– no podremos experimentar la felicidad duradera si la sociedad en su conjunto no da prioridad a valores como la generosidad, la bondad, el altruismo y la conexión positiva por encima los valores competitivos e individualistas de nuestros días.

¿Qué incrementará la conciencia de esa fuente auténtica de felicidad?

El aumento de las adversidades y problemas en la sociedad humana desempeñará su papel a la hora de aumentar la conciencia de por qué no alcanzamos una forma auténtica y duradera de felicidad. En la sabiduría de la Cabalá, ese estado se denomina “reconocimiento del mal”. Significa que los problemas y las crisis se acumulan hasta que vemos que por mucho que queramos llevar vidas felices y armoniosas, no podemos; es más, la situación empeora. Con el tiempo, nos daremos cuenta de que la solución está en un cambio radical de nuestros valores: pasar de los valores competitivos, individualistas y egoístas a otros de cooperación, conexión y altruismo. Y las instituciones educativas y los medios de comunicación que tanto influyen en nuestras vidas deben asumir la gran responsabilidad de tal transformación.

El propio surgimiento de una ciencia de la felicidad y de la psicología positiva en una época en que la depresión se ha convertido en la enfermedad más prominente en el mundo es un claro ejemplo de cómo, a medida que empeoran nuestros sufrimientos, tratamos de contrarrestarlos con un antídoto.

Precisamente en esta misma era, es cuando El libro del Zóhar, así como el cabalista más famoso del siglo XX, Yehuda Ashlag (Baal HaSulam), anticiparon que se revelaría la auténtica sabiduría de la Cabalá como un método a la disposición de todos para conducir a la sociedad hacia conexiones positivas que puedan hacer felices a todos.

La Cabalá es un método que enseña a crear una sociedad de individuos felices conectados positivamente, en equilibrio con la naturaleza. Lo hace guiando a los que se involucran en ella a través de un proceso de experimentación para conectarse a otros con el fin de atraer la fuerza de conexión que se halla en la naturaleza y que puede hacernos cambiar para que seamos más considerados entre nosotros. Por lo tanto, el hombre aprenderá a anhelar no solo a alcanzar su propia felicidad, sino también la de los demás. Y entonces podremos establecer una sociedad humana en armonía que garantizará la felicidad de cada individuo.

Nueva Vida #107 – Negocios en el nuevo mundo, parte 2

Nueva Vida #107 – Negocios en el nuevo mundo, parte 2
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitza Mazoz

Resumen

¿Quieres levantarte por la mañana lleno de energía como un niño que va a jugar? El enfoque integral de los negocios en el nuevo mundo del trabajo da a los empleados, en todos los niveles, un entorno para el desarrollo y la prosperidad. Participar en los desafíos y en el trabajo duro es agradable cuando estamos con amigos. Las relaciones humanas amorosas pueden generar equilibrio, cercanía y unidad en el lugar de trabajo. Actualmente los trabajadores se sienten aislados y amenazados, como si estuvieran en prisión. Cada uno hace su parte y no quiere interactuar con los demás. Las relaciones entre proveedores, clientes y accionistas son cada vez más secas. La tensión, la alienación y la presión en el hogar afectan el nivel de atención de los empleados en el trabajo. Las conexiones rotas entre la gente llevan al deterioro, la destrucción, el proteccionismo, el fascismo y el terrorismo a nivel mundial. O logramos un nuevo enfoque con educación proactiva o lo hacemos con sufrimiento, odio, guerra y reconocimiento del mal. Un enfoque integral de relacionar por encima de la negatividad debe enseñarse con ejemplo mutuo y presión social. Necesitamos aprender a aceptarnos unos a otros y a conectarnos como familia, para continuar existiendo como especie humana.
[109612]
De Kabtv “Nueva Vida #107 – Negocios en el nuevo mundo, parte 2, 12/may/12

Lección diaria de Cabalá – 13/dic/18

Preparación de la lección
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Lección sobre. “Pacto de sal” (Preparación para la Congreso virtual 2018)
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Revelar una parte, cubrir dos”
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora