Mis pensamientos en Twitter, 6/dic/18

Cuando la #naciónJudía converge y se une el mundo converge y se une en bondad. Cuando se odia, también los otros la odian.

Deseo que los judíos de EUA despierten, que sean conscientes de su misión, de la oportunidad de corregirse a sí mismos y a través de ellos, al mundo entero.

¿Los franceses odian a #Macron?
¡No! Odian su situación:
Tasa de desempleo 9.1%, 14.2% por debajo del umbral de pobreza, violencia y tráfico de drogas a cielo abierto. Nada cambiará esa tendencia.
Solución: crear educación general obligatoria con salario, igual que en el trabajo.

Janucá no se forma uniendo chispas de las ruinas del deseo roto.
Juntamos chispas, deseos de otorgar, Biná, fe.
Empezamos a construir el #Templo con el deseo de recibir -#Purim. El Templo fue hecho con la materia de la creación, el ego de cada uno conectado a otros en amor y luz.

El faraón está dentro de cada persona y proclama: “No te dejaré unirte con los demás”. Esta guerra es para ascender por encima del egoísmo que nos divide, es la Guerra de los macabeos. Sucede en todos nosotros y en cada grado del egoísmo.

Se distingue, descubre y revela la cualidad de la Luz del Creador si logramos las cualidades opuestas a la oscuridad.
Debemos pasar por todos los estados de oscuridad opuestos a la Luz. La experiencia nos permite que al pasar por la oscuridad anticipemos la revelación de la Luz.

Los “malos” estados en el día, llegan para darnos oportunidad de ver la Luz en su fondo. La Luz es la cualidad de otorgar, una buena actitud hacia el amigo por un objetivo común y no en beneficio propio. La oscuridad es el fondo que enciende la Luz, la unidad, al Creador.
#citas

Se necesita una parada pues es imposible ir sin problema de una guerra a otra. Al principio la guerra es para no recibir. Cuando logramos rechazar la recepción en todos los grados del deseo #Maljut, pasamos al grado de #Biná y debemos detenernos antes de iniciar el nuevo trabajo.

#Janucá (“para aquí”-Janu-cá) es un respiro entre dos guerras. Antes de Janucá está la primera guerra por el deseo de otorgar, GE, la segunda guerra, después de Janucá, la parada es para recibir deseos, AHP.
Son guerras diferentes y tiene que haber una parada entre ellas.

La fuerza de unidad debe gobernar sobre la fuerza de división.
Gracias a la división aumentamos la fuerza de #unidad, superando la fuerza del rechazo y elevando la unidad por encima de todo.
El bien sólo crece del mal. Por eso, el #Creador creó el mal y dio luz para corregirlo.

Si me anulo ante el grupo revelo que no son amigos sino cualidades espirituales que me parecen personas con muchos problemas y fallas. En realidad, son nueve ángeles enviados a ayudarme y que me elevan sobre sus alas.

El Creador me llevó al grupo y me dijo: “Elígelo, este es tu buen destino”. Debo anularme ante ellos, así podré elevarme con ellos. Es lo mismo en todos los niveles y grados; debo anularme ante la decena, aunque me sienta cada vez peor.

El grupo cabalista, la decena, funciona como ascensor.
Si se invierte en él tanto como se pueda, el ascensor comienza a elevarnos al siguiente piso o grado espiritual. Así, cada vez nos elevamos atrayendo la Luz superior con ayuda del grupo. Soy el grupo, la Luz (el Creador).

De Twitter, 6/dic/18

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 5/nov/18
Mis pensamientos en Twitter, 10/nov/18
Mis pensamientos en Twitter, 11/nov/18

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta