Mis pensamientos en Twitter, 12/ene/19

El deseo del hombre se forma por 613 deseos. Cada uno debe ser corregido de recepción a otorgamiento mediante la luz de la Torá formada por 613 luces, cada una corrige uno de los 613 deseos. Después de la corrección, la misma luz llena el deseo corregido, observa un Mandamiento.

El Creador hizo al hombre con el único deseo de recibir,
pero bajo la influencia de la Torá
el hombre adquiere la intención de otorgamiento,
volviéndose así similar al Creador
y comienza a sentir el mundo superior del Creador.

No trabajo en mi sensación y razón. Sólo aspiro ser incluido en el grupo y por medio de la inclusión adquirir nuevos sentidos. En la conexión con los amigos construyo al hombre, Adam, similar al Creador. No me importan mis sensaciones actuales porque es mi grado animal.

Está escrito: Grande es la enseñanza que conduce a acciones prácticas. La luz obtenida al practicar Cabalá lleva a acciones prácticas: regresa a la persona a la Fuente, que es una acción. Significa que la luz crea una nueva estructura, HAVAYÁ, el Templo, en el corazón de uno.

Para convertir un egoísta en hombre (Adam-Edamé, similar al Creador) el Creador le da todos los estados uno por uno, opuestos a Él, para que de todos los estados (imágenes) opuestos al Creador, el hombre elija el ideal: ser similar al Creador, por encima de su comodidad personal.

Pido sentir tu grandeza (fe).
En la medida en que lo siento, podré anularme y cancelar mi ego; no sigo el mandato del egoísmo que Tú creaste en mí; en su lugar, haré todo como Tú, en otorgamiento y amor, “Lishmá“.
Tú creaste el ego, yo te pido que lo reformes.

Quisiera actuar por bien del Creador, ¡pero el ego no me lo permite!
Si la grandeza del Creador se me revela, podría dar como Él lo hace.
Debo dedicarme a la Torá para alcanzar Su grandeza.
Condiciones de Cabalá: un grupo unido, etc.,… ¡son para alcanzar la grandeza del Creador!

El Creador: “Vendí la Torá y Yo mismo con ella”. Es decir, si tomas la Torá, también tomas al Creador, pues es imposible usar la Torá sin el Creador. La Torá se puede usar como medio (Tavlín) para corregir el ego y para ser recompensado con equivalencia de forma con el Creador.
Por sí solo el estudio de la Torá no implica Luz Superior, sólo deja conocer lo escrito (Jojmá Baj Goim Ta’amín).
Trabajo espiritual (Avodat Hashem) es estudiar la Torá esforzándose, atrayendo Luz Superior que reforme la intención de recibir hacia otorgar a otros y al Creador.

Hasta que uno obtiene la cualidad de otorgar, Biná, Jasadim, fe, se le llama goy.
Puede alcanzar vestiduras de la Torá,pero no al Creador vestido en ella. Las vestiduras externas se llaman conocimiento externo, y no Torá misma.
La Torá es el logro del Creador, Su ser revelado.

El egoísmo no permite al hombre actuar contra sí mismo, agotando su energía.
Pero si el hombre desea actuar en beneficio del Creador, se enfoca sólo en la luz del Creador, en la corrección, como pago de todos sus esfuerzos, sólo por la oportunidad de otorgar ¡recibe corrección!

Inmerso en el ego actúas por tu propio bien.
Si actúas contra este, atraes la Luz que reforma y que te hace similar al Creador.
Sólo puedes actuar contra él si el grupo te empuja a hacerlo.
Como está escrito: “Nadie sale por sí mismo de prisión, ¡pero sus amigos pueden salvarlo!”
De Twitter, 12/ene/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 13/dic/18
Mis pensamientos en Twitter, 12/dic/18
Mis pensamientos en Twitter, 03/dic/18

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: