Mis pensamientos en Twitter, 6/ene/19

El cumplimiento de los mandamientos en un grupo cabalístico es la unión de diez personas (al menos dos) que deciden que quieren comprender al Creador.

Y, están obligadas a unirse, a formar un grupo unido de acuerdo con las leyes del alma: las leyes del otorgamiento mutuo.

El mundo espiritual es intangible, no tenemos cualidades similares.

No sentimos las ondas de radio, pero podemos crear un aparato que nos ayude a hacerlo.

Debemos construir un dispositivo que perciba el Mundo Superior. Se llama Alma y debe tener las cualidades del Mundo Superior.

Las mujeres no desean formar familia con hombres que ganen menos que ellas. Madres solteras dan a luz fuera del matrimonio, consumen drogas y rápido son encarceladas.

¡Sólo una educación de acuerdo con Cabalá puede restaurar la institución familiar y rejuvenecer la sociedad!

El Creador cambia nuestros estados, siento como si manejara en una calle con baches y debo equilibrarme a mí y al auto.

Si me aferro al grupo, mis pensamientos se enfocan sólo en mi conexión con él, no debería centrarme en los baches. Los balanceo con mi conexión con el grupo.

En la medida de los esfuerzos por unirnos en la decena por encima del ego hacia una meta, en la medida de llevar el ego a la conexión, otorgamiento e igualdad con la luz superior.

Así, la luz circundante afecta, reforma y corrige el ego a la cualidad de otorgamiento y conexión.

Cuanto más varían las opiniones y más fuerte es el deseo de elevarse a una opinión común, mayor es la sabiduría y razón para discernir los problemas y sus soluciones.

Todas las fallas y corrupciones del sentido común pasan por la falta de crítica y supresión de las diferencias.

Ejercicio: el Templo, la Casa del Creador son los deseos de «cada uno para sí mismo» unidos en un deseo: «otorgar al Creador». La morada del Creador, el Templo, la Shejiná, es la petición al Creador y depende sólo de la unidad por encima del ego, del deseo por llegar al Creador.

Ejercicio: el grupo se convierte en un todo (Minyan, unidad espiritual) si surge la propiedad común de otorgamiento mutuo del grupo al Creador por encima del ego de sus miembros: la propiedad de la santidad, otorgamiento, Divinidad en la que el Creador, Shojén, se revela.

Ejercicio: estudiar la Torá significa: en la unidad del grupo estudiar y aplicar los ejercicios que conduzcan a la revelación de la santidad y de la propiedad de otorgamiento en el grupo, hasta llegar a la propiedad del amor, ahí el Creador podrá permanecer.

De Twitter, 6/ene/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 14/nov/18
Mis pensamientos en Twitter, 10/nov/18
Mis pensamientos en Twitter, 8/nov/18

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta