Sólo 30 minutos al día

La crítica es permitida sólo 30 minutos después de que se ha trabajado 23 horas y media al día en la línea derecha, es decir, después de que se ha justificado todo. El trabajo en la línea derecha es transferir nuestra línea izquierda, nuestro descontento, a la línea derecha, con nuestro esfuerzo.

Después de que la persona se haya preparado correctamente durante 23 horas y media, manteniéndose en la línea derecha todo el tiempo y habiéndose entrenado para trabajar en ella, debería obligarse a despertar la línea izquierda, la actitud crítica. No es fácil hacerlo; ya se acostumbró a estar en Jasadim, en misericordia, se fusionó con el Creador en la línea derecha y ahora comprueba que puede agregar este otorgamiento por el bien del otorgamiento, al estado pequeño.

Siempre se debe luchar por el estado pequeño (Katnut); el estado grande (Gadlut) es sólo una adición, AHP de Aliyá (AHP de ascenso), es decir, una pequeña parte del deseo de recibir que pueden unirse al deseo de otorgar. Lo principal es acercarse a la línea izquierda, no sólo cuando algo disgusta, sino después de haber construido la línea derecha con esfuerzo, se tiene derecho de despertar la línea izquierda.

Constantemente nos posicionamos en contra del Creador: «No hay nada más que Él». Pero el Creador viste prendas exteriores que representan toda la realidad: la naturaleza inanimada, las plantas, los animales y las personas. Debemos penetrar en estas prendas, vestirnos y aceptar y revelar al Creador en ellas. Para romper estas prendas, primero debemos obtener el deseo de otorgar. Y así, como pequeñas adiciones, agregamos el deseo de recibir, es decir los 30 minutos al día.

Puede determinar esta proporción no sólo por tiempo, sino por peso o tamaño. La idea es luchar por el estado pequeño, es importante y el estado grande es sólo una adición que debe sopesarse cuidadosamente. Debemos entender que no trabajamos con deseos genuinos de recibir, pero sopesamos los deseos de recibir con los que podemos trabajar para agregar placer al Creador por encima de nuestros deseos de otorgar.

El trabajo con el deseo de recibir es mucho más difícil, elevado y sublime que la construcción del deseo de otorgar, las actitudes generosas hacia el Creador.1

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 20/ene/19, Escritos de Rabash, volumen 1, artículo 30, Qué buscar en la asamblea de amigos.

1 minuto 24:10

Material relacionado:
Adán fue el primero en romper el techo de este mundo
¿En qué realidad vivimos?
La vida del otorgamiento: fácil y hermosa

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta