Arvut: La ley del alma general

Arvut (Garantía mutua) es la ley del sistema del alma común y de toda la naturaleza. Es una vasija única, cuyas partes están separadas por su egoísmo y están siendo devueltas a la unidad, a través de su deseo por otorgar. Dada la diferencia, entre la separación por el deseo de disfrutar y el deseo de conexión por el otorgamiento, la brecha entre estas dos tendencias es lo que permite a la creación existir y recibir toda la bondad del Creador.   

El único problema está en la persona, que intencionalmente fue creada para infringir la ley de Arvut, la ley de la simple unidad. La aspiración humana, es lo opuesto a la unidad, al Creador y la conexión; y por esa razón la persona siente la existencia en sufrimiento y bajeza, dentro de una realidad llamada “este mundo”. Todo el mundo está hecho para llevar a la persona a la revelación de su naturaleza egoísta y para revelar la bondad de unidad de toda la naturaleza integral.   

Nuestro propósito es revelar la unidad, al punto de alcanzar la raíz de esta conexión, la fuerza única del Creador, que es todo lo que existe.

El Creador creó la inclinación al mal y a los justos, quienes desean justificar al Creador, regresar a todo el sistema hacia el bien, a través de las demandas y plegarias. Ellos demandan adhesión con el Creador y por eso son llamados “justos”; justifican a la creación porque la Luz es percibida sólo desde la oscuridad.

Es imposible comprender el bien a partir del bien; no puede percibirse. Los seres creados sólo pueden sentir las cualidades contrastantes. Por lo tanto, la creación del Creador – la inclinación al mal – es un gran regalo para nosotros. Fue un doble regalo: la oportunidad de revelar el bien y el pedir porque éste sea revelado en nosotros.

Existen muchas formas de alcanzar al Creador. Hay personas seculares, personas religiosas, Israel y las 70 naciones del mundo. Y en el pueblo de Israel, existen 70 raíces como una impresión de las 70 naciones. Al trabajar por la unidad del pueblo de Israel, impulsamos y forzamos a toda la humanidad hacia la conexión. Al unir al pueblo de Israel y corregir las raíces de las naciones del mundo, corregimos al mundo entero.

Por lo tanto, primero debe llevarse a cabo la ley de Arvut por el pueblo de Israel. Después, eso se esparcirá al resto de las naciones y regresará a toda la humanidad a una única nación, como lo fue en la antigua Babilonia -antes que se mezclaran todas las lenguas. Arvut es la ley de la naturaleza. Gradualmente nos damos cuenta que todo depende de seguir esta ley y que toda la Torá está dedicada a cumplir con la ley de Arvut. Así que, sólo mediante el acuerdo de llevar a cabo la ley de la garantía mutua, recibimos la Torá. Todos los mandatos son las leyes del Creador para alcanzar Arvut. Esperamos que el pueblo de Israel llegue a entender ésto y que todo el mundo le siga.1

El corazón es un deseo cubierto con una capa egoísta. Por lo tanto, necesitamos frotar nuestros corazones para quitar esta capa y revelar el deseo puro, sobre el cual podemos recibir la intención de otorgar.2

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 31/ene/19, lección sobre: Arvut (Preparación para el Congreso  de Aravá 2019) 

1 Minuto 0:20

2 Minuto 20:45

Material relacionado:
El Arvut es la Luz
Arvut espiritual, no material
¡Exigimos Arvut (Garantía mutua)!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta