Mis pensamientos en Twitter, 12/feb/19

La decena funciona como bomba: al caer en una nueva fase de ego no puedes liberarte, pero la decena te ayuda. Es trabajo en grupo, no individual. Individualmente sólo despertamos a la decena para el trabajo. O el Creador se apiada de ti, pero eso no es ascenso espiritual.

Miedo es sensación en el deseo de recibir placer, temor es sentimiento en el deseo de otorgar. Por eso, se debe exaltar al máximo la grandeza e importancia del grupo y del Creador, para que sea la fuerza motriz que nos ayude a avanzar, no el miedo que nos empuja desde atrás.

La ayuda adecuada para el amigo en descenso es descender a su condición y subir gradualmente junto con él, aprovechar la oportunidad para convertir su descenso en ascenso. Y el amigo se elevará porque participó en la garantía e invirtió sus esfuerzos para unirse a la decena.

Si me alejo de la decena, me alejo del Creador. Y si pienso que aún estoy conectado con el Creador, no es el Creador, sino Su opuesto; como se dice: «No soy yo a quien llamaste, Jacob» (Lo oti karata, Yaakov).

Si todo viene del Creador, el Bueno que hace el bien, no hay nada más y nadie puede impedirle que deleite a Sus criaturas, ¿qué puede ser malo? – Soy sólo yo y como niño malcriado, no veo que mis padres hacen todo lo que pueden por mi bien y por eso, el mundo me parece malo.

Deseo mantener la conexión con el Creador a través del grupo; pero se interrumpe constantemente. Por eso, temo perder mi alma, el Kli, la decena.

¿Qué pasa si caigo y la corriente me arrastra y el grupo no puede salvarme? Y si no pueden desenterrarme y sacarme de mi prisión egoísta.

Cree que el Creador dirige el desarrollo del hombre y siempre lo guía a la meta. Sé feliz porque el Creador te acoge tanto en descensos como en ascensos y todo es para tu progreso. Siéntete siempre en ascenso. Pues la caída te acerca al Creador. Así nos atrae el Creador hacia Él.

¿Diferencia entre miedo y temor?

Si actúo con miedo por mí mismo, es mi ego, es miedo.

Si actúo con el deseo de otorgar al Creador, sin pensar en mí, es temor.

Miedo es mi ego, es por mi. Temor es resultado de falta de fe. Temor es el lugar por el bien del Creador.

Está bien si me siento confundido como niño que no entiende lo que le piden. Pero no percibo lo espiritual ni con mis sentimientos ni con mi mente. Esa confusión y desamparo se me da como ayuda de arriba, para que me una al Creador y al hacerlo, abra un nuevo canal de percepción.

Si caes bajo el nivel en el que crees que estás, tienes fuerza para luchar contra la caída y te exiges aumentar la grandeza del Creador en ti, percibes que los obstáculos dan lugar para la revelación del Creador. El pecador prepara y el justo viste. Obstáculos son Kli de la Luz.

Si tratas de ir sobre tu deseo de disfrutar (recibir placer) al deseo de otorgar (deleitar) y de atribuir todo al Creador, eres como los polluelos que aprenden a volar: saltan, intentan volar. Al final, tienen éxito y comienzan a flotar en el aire. Así luchamos por la adhesión.

Si no gozas al pensar en el Creador, es que no sientes Su grandeza.

Si pensar en Su grandeza no ayuda, pídale a Él que abra su corazón para que Lo sientas. Lamenta no sentir Su grandeza. Sé feliz porque sufres por la falta de lo espiritual. Pues, el Creador es quien así lo desea.

Ir en fe por encima de la razón es no percibir ni emociones ni conocimiento. Confiar en que el Creador lo guía todo, fija mis estados y sensaciones, justo como Él quiere. Pero el sentimiento no importa; deseo deleitar al Creador. Al hacerlo, existo en perfección y me acerco a Él.

El Zóhar habla de 3 temores; por: la vida en este mundo, el otro mundo y no poder adherirse al Creador. En descensos, sientes el miedo 1 y con ayuda de la decena, como prisionero, debes elevarte al miedo 2 y 3. El temor animal es inquietud por no sentir el valor del Creador en el grupo.

Miedo material indica que no hay temor. Si mi miedo tiene relación con el Creador, es temor y no hay lugar para miedo terrenal, porque lo elevo a nivel espiritual. Lo que importa es mi intención cuando actúo: dejar el miedo terrenal o disfrutarlo como incentivo para lograr temor.

Sólo debes temer dejar de pensar en el Creador, que olvides que:

  1. No hay nada más que él.
  2. Es el bueno que hace el bien.

Que puedas sentir este mundo como si fuera el único,

que descuides al Creador, en lugar de apreciarlo,

que te separes de la decena y olvides a los amigos.

Imagina que tienes fe en el Creador, sabes que Él guía como el Bueno que hace el bien. Si no lo ves, ve por encima de la razón, como si sintieras Su bondad. Logras grandeza de la meta y la vida, es decir, alegría al acercarte al Creador. Y tendrás fuerza y ​​lugar para exaltarlo.

De Twitter, 12/feb/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 12/ene/19
Mis pensamientos en Twitter, 16/ene/19
Mis pensamientos en Twitter, 19/ene/19

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta