Mis pensamientos en Twitter, 9/mar/19

La humildad es evidente cuando la persona trata de ver sólo las acciones del Creador en todo, especialmente en las acciones de quienes lo acusan. Y aunque es consciente de «No hay nada más aparte de Él», no puede relacionarlo todo con Él en el momento (Baal HaSulam, Carta 1).

El Creador hizo el ego de tal forma que el hombre no puede superarlo y al ver que no tiene fuerza sabe que debe pedir ayuda al Creador y en su impotencia por conquista su ego, lo derrota con la fuerza del Creador y aprecia Su ayuda y Su poder, ¡como el niño al lado de su padre!

En un futuro cercano veremos lo desunido que está el pueblo judío en un punto arriba/abajo del ego. Si no fuera por los antisemitas los judíos se destruirían en nombre del Creador por unión o ego. Ya pasó con el primer y segundo templo. «¡Quien sigue al Creador únase a nosotros!»

Si el poder opuesto al ego surge en el mundo, lleva a la revelación del Creador, a la unidad, al Comunismo, es Isra – El, directo al Creador, es la corrección del Alma rota por el ego. Es la diferencia del pueblo de Israel y las naciones del mundo, pues todos desean ir al Creador).

El escándalo en el partido demócrata de EUA donde muchos judíos son antisemitas causa confusión, su conducta parece absurda. Pero no es así. La razón: hay 2 fuerzas en cada judío: el ego y su opuesto. Usualmente es el ego el que se manifiesta (naciones del mundo).

Nadie en el mundo posee estas dos fuerzas, porque provienen de la ruptura de una sola Alma, cuando las fuerzas de recepción y otorgamiento se interconectan. Por lo tanto, siempre existen juntas. En la medida de la evolución y la expansión del ego, el antisemitismo se manifiesta.

En la antigua Babilonia se manifestó el «punto en el corazón», el deseo de unión por encima del ego para revelar al Creador. Pero si el ego gobierna sobre ese punto, el enemigo de la unión aparece en la persona, es antisemita. Esas dos fuerzas se complementan y nutren una a otra.

Mientras más grande es la persona, más grande es su ego. Así que no te culpes por tus malas cualidades, vienen del Creador y sólo Él las corrige. No te arrepientas de tus «pecados», son del Creador, como se dice: «Creé el ego», preocúpate por no pedir adecuadamente tu corrección.

La democracia no es la base de la prosperidad económica del mundo, tampoco los regímenes autoritarios. La razón es que el desarrollo del ego en la democracia no tiene límite y se volvió exagerado. Cuando el egoísmo se devora a sí mismo ya no sirve como motor de progreso.

La conexión es un sentimiento de dependencia mutua, un sentimiento de que dependo totalmente de los demás: de su éxito, logros, salud, de todo. Como en una familia. Así funciona nuestro deseo en su forma más simple y primitiva.

De Twitter, 9/mar/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 28/feb/19
Mis pensamientos en Twitter, 25/feb/19
Mis pensamientos en Twitter, 24/feb/19

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: