Todo es solo de Él

Baal HaSulam, “Introducción al estudio de las diez Sefirot”: Hay una gran necesidad de explicar de una vez por todas por qué la venida del Mesías depende del estudio de la Cabalá en las masas, que es tan frecuente en El Zohar y en todos los libros de la Cabalá. El pueblo ya lo ha discutido sin sentido y se ha vuelto insoportable.
Incluso todos aquellos que sí estudian la Torá, cada gracia que hacen, lo hacen por sí mismos. En ese tiempo, el espíritu se va y no regresa al mundo. Este es el espíritu del Mesías.

El problema es que las personas separan todo lo que sucede de la raíz superior y no quieren ver que la fuerza superior actúa en todo. «No hay lugar libre del Creador», no hay acción que pueda realizarse sin su participación. Esto sucede en cada momento de nuestra vida. Una persona debe darse cuenta de que todos sus deseos, pensamientos y acciones, incluso los peores, son dictados por el Creador, y debe determinar su actitud hacia sus acciones. Luego, llegará a adherirse con la fuerza superior, en su estado actual.

Una persona justifica al Creador, dándose cuenta de que Él está actuando para corregir su actitud ante lo que está sucediendo. El Creador lo guía a través de todo tipo de estados que no están justificados desde el punto de vista de una lógica animal o racional. Pero al tratar de atribuir todo al Creador «no hay nada aparte de Él», la persona cambia su actitud ante lo que está sucediendo. Lo principal para él es atribuir todo al Creador para complacerlo. No tiene en cuenta sus sentimientos desagradables, sus miedos, su dolor, su orgullo, etc.

Primero, decide que todo proviene del Creador, pero no puede justificarlo por su dolor. Entonces está de acuerdo con el estado desagradable, dándose cuenta de que es necesario. Es decir,  ya justifica al Creador que lo corrige de esta manera, pero todavía se siente mal. Y al final, se eleva por encima de su amargo sentimiento debido a la importancia de la meta, que cubre el dolor material que se siente en el deseo de disfrutar. De esta manera logra la devoción al Creador.

Todas las etapas anteriores se llaman «un esclavo», una «sirvienta que ayuda a su señora», su deseo corregido, Maljut.1

En el estado de Lo Lishmá, yo atribuyo todas las acciones al Creador, trato de aferrarme a Él con todos mis pensamientos y deseos, conectando todo lo que sucede en el mundo con Él. Después de todo, «No hay nada más aparte de Él». Pero al mismo tiempo, todavía le agrego mis sentimientos, sintiendo eventos placenteros y desagradables, queriendo algunos de ellos y no queriendo otros. Es decir, en todo lo que sucede, mi interés personal está presente consciente o inconscientemente.

Me encuentro pensando que me gustaría un resultado diferente de los eventos y lamento lo que sucedió. La tristeza y el arrepentimiento atestiguan el hecho de que no estoy satisfecho con el gobierno del Creador. No hay duda de que solo Él me gobierna, pero todavía no estoy de acuerdo con Él, no estoy dedicado a Él. Si no permanezco completamente alegre en ningún estado, malo o bueno, significa que no estoy en adhesión con el Creador.
Este estado se llama Lo Lishmá porque me gustaría cambiar ligeramente cada estado a una dirección más agradable para mis sentimientos y comprensión. Esto indica falta de adherencia..2

Es necesario decidir en la práctica si todos los estados que siento provienen del Creador o no. Diferentes etapas son posibles aquí: mayor ocultamiento o mayor revelación. Esta decisión se toma en la mente. Y además, es necesario definir en el sentimiento: ¿es agradable o desagradable lo que me está pasando? ¿Estoy de acuerdo con más o menos? ¿Estoy alegre o no?

Debo estar de acuerdo en mi mente, corazón, sentimientos y con mi razón de que todo proviene del Creador y que todo es hermoso; es decir, el Creador es bueno y hace el bien y no hay nadie más aparte de Él, el bueno que hace el bien, de acuerdo con mis sentimientos, y no hay nadie más aparte de Él, de acuerdo con mi conclusión razonable, mi acción. Eso es todo lo que necesitamos hacer.

Si aún no lo hemos logrado, debemos atraer la mayor cantidad posible de luz reformadora a través de la decena y nos dirigirnos al Creador con una oración. Y lo principal es aumentar la importancia del Creador, su singularidad en todo: Él es el primero y Él es el último; todo es solo para Él.3

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá  1/mar/19, Baal HaSulam, «Introducción al estudio de las Diez Sefirot, artículo 31» 

1 Minuto 12:35

2 Minuto 35:05

3 Minuto 1:17:50

Material relacionado:
Todo viene de la fuerza superior
Todo viene del Creador
La única tarea de la persona

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: