Una gran llama

De acuerdo con el deseo de la fuerza superior, todas las personas deben unirse en un cuerpo espiritual. Así es como fuimos creados inicialmente y luego se rompieron para que pudiéramos restablecer nuestra conexión a través de nuestras propias búsquedas, esfuerzos y ayuda mutua. Porque debido a esto, entendemos nuestro lugar en el sistema común, la conexión exacta de las piezas de este rompecabezas, las piezas dispersas del lego y todas las ventajas de esta conexión.
Si no hubiera ruptura ni necesidad de restablecer la conexión, podríamos sentir solo la existencia primitiva, la Luz más pequeña en los niveles inanimado, vegetativo y animado. Sin embargo, no podríamos alcanzar el nivel del hombre, Adán, similar al Creador, la fuerza superior, eterna y perfecta.

Por lo tanto, debemos pasar un proceso muy complejo de desarrollo. En el principio solo pocos fueron los elegidos y pudieron comprender la idea de la unidad y la corrección en las veinte generaciones que siguieron a Adán, el primer hombre que reveló la fuerza superior hace casi 6000 años atrás, Abraham.

Abraham comenzó a formar grupos,  decenas que vencieron su egoísmo. Hoy, nosotros seguimos el trabajo de conexión con la misma metodología. En esencia, Abraham comenzó a construir la sociedad humana, una nación especial en la que todos están conectados. Ellos querían revelar el Creador, la fuerza superior que está dentro de su unidad, que podían cumplir y guiarlos hacia el entendimiento mutuo y completo con el Creador.

También aspiramos a revelar la fuerza superior para entender lo que está sucediendo: ¿Qué le gusta al Creador de nosotros y qué queremos de Él? La corrección final del rompimiento es que todas las personas en el mundo, toda la humanidad, se unirán dentro de un solo grupo.

Si incluso unos pocos grupos se unen de esta manera, todos los demás se unirán a través de ellos. El Creador completará este trabajo; lo principal para nosotros es iniciar esta conexión, como el catalizador para una reacción química. Vivimos en un sistema integral, por lo que si un grupo puede lograr la conexión integral, esta fuerza afectará a todos y todos se unirán y revelarán al Creador, y llegarán al final de la corrección.
Nosotros participamos en talleres, escrutinizando preguntas en las decenas. Lo más importante no es ser inteligente, sino apuntar hacia la conexión. El trabajo en las decenas consiste en absorber los deseos, las preguntas y los sentimientos de cada amigo sentado frente a mí. No importa qué tan bien entendamos la respuesta a la pregunta, lo principal es expandir nuestra percepción espiritual, nuestro Kli, absorbiendo todos los pensamientos de nuestros amigos.

No los critico, quiero asimilar todos sus pensamientos y deseos, absorberlos dentro de mí mismo. Así es como amplío mi Kli y me hago apto para el llenado con la Luz superior. Así es como expandimos el Kli de todos, construimos un deseo común más complejo, y eventualmente alcanzamos la similitud con la Luz superior, y nos convertimos en un todo. Habiendo alcanzado la conexión mínima, podemos revelar la Luz más débil, Nefesh, pero ya comenzamos a sentir al Creador, eternidad y perfección, la Luz superior.
Como un hombre miope que al quitarse los anteojos ve contornos borrosos de personas, así llegamos a revelar el mundo superior, al menos en sus líneas generales.1

Del Congreso Mundial de Cabalá «Día uno» 19/feb/19, lección 1, «Una gran llama»
1 Minuto 5:30

Material relacionado:
El rompecabezas “Adam HaRishón”
Todo comienza con la garantía mutua
Un lego fabricado a partir de las piezas del Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta