entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 6/abr/19

Percibimos el mundo en equivalencia de forma.

Tenemos: vista, oído, olfato, tacto, gusto.

Su suma da la imagen del mundo. Hay más influencias, pero no tenemos las cualidades para sentirlas. La ciencia de la Cabalá (ciencia de la recepción) desarrolla estas cualidades en nosotros.

Para que la humanidad sienta la espiritualidad debe:

-desarrollarse, fin de ciencia, arte, familia…

-descubrir la falta de satisfacción en su actividad.

El fin de la historia terrena inicia en nuestro tiempo.

La falta de satisfacción terrena nos lleva a la búsqueda espiritual.

Sientes esclavitud cuando quieres liberarte del ego, pero no puedes. Así, el esfuerzo debe estar por encima de ti mismo, sin ver la recompensa. Mientras más esfuerzo, más amargura. Hasta que la suma de esfuerzos atrae la ayuda del Creador y recibes el sabor de ser Su esclavo.

Nuestra libertad radica sólo en la oportunidad de cambiar nuestra actitud hacia la realidad y no en cambiar la realidad misma.

La realidad la crea la iluminación de nuestro ego-Reshimo.

Con tu actitud cambias la realidad y lo que sientes: la maldad del mundo o la bondad superior.

Es la intención lo que actúa: el Creador cambia el deseo y debemos dar a cada deseo una intención, igual que todos los artículos en una tienda tienen etiqueta y precio. El Creador eleva nuevos deseos en mí y yo añado la intención correcta.

En la espiritualidad, los cálculos suceden al máximo. Por lo tanto, una persona recibe ayuda para ascender solo si pide anularse completamente ante el Creador, la cualidad de otorgamiento. A pesar de que el egoísmo no esté de acuerdo y pida revocar este deseo.

Después del grado «Lo Lishmá«, no hay cálculo para sí mismo, sólo pensamientos y acciones para anularse porque se siente la grandeza del Creador, todo es en bien del Creador, los pensamientos y deseos personales ni siquiera surgen. Nivel «Lishmá» es «otorgar por otorgar».

De Twitter, 6/abr/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 15/mar/19
Mis pensamientos en Twitter, 26/mar/19
Mis pensamientos en  Twitter, 29/mar/19

Brote de sarampión y antisemitismo

De mi página de Facebook Michael Laitman 5/abr/19

Un brote de sarampión se dio en Rockland, Nueva York, y junto a este suceso  también estalló el antisemitismo. ¿Por qué? Se ha descubierto que entre las decenas de personas que últimamente han contraído sarampión, el brote mayor se expande entre familias ortodoxas judías que no vacunan a sus hijos.

Si dejamos de lado la continua polémica pública si vacunar o no contra el sarampión, o si dichas familias decidieron justamente no vacunarse, resulta que se podría usar el mismo argumento que se plantea en relación a los judíos como también a cualquier otro público, pero esto no ocurre así.

El sarampión provee una excusa más para el odio natural hacia los judíos, un modo de justificar el sentimiento irracional antisemita.

También en la época medieval culparon a los judíos por la expansión de enfermedades, pero el argumento era otro. Los judíos, que solían bañarse con más frecuencia por cuestiones religiosas, estaban más protegidos de las enfermedades que se dieron en las comunidades no judías que los rodeaban. La limpieza semanal limpiaba sus cuerpos de infecciones y diferentes enfermedades, pero esto no importaba en absoluto al público de esa época. Ya entonces alcanzaron a culpar a los judíos con teorías infundadas de que ellos mismos generaban y distribuían las enfermedades. Lo mismo ocurre hoy. El sentido antisemita inexplicable e irracional busca sin cesar razones lógicas para inculpar y odiar a los judíos.

El odio a los judíos jamás desaparece, y solo cambia de formas a lo largo de la historia: en principios de la era cristiana era fundada en cuestiones religiosas, cuando se culpó a los judíos de matar a Jesús. El odio aumentó cuando los líderes de los judíos los diferenciaron del resto de los pueblos. Cuando los judíos tomaron las principales posiciones del mundo comercial moderno, los odiaron por su éxito económico. Y hay quien sostiene que el odio se arraigó en profundos niveles psicológicos al punto de que pueblos enteros echan sobre los judíos sus propias cualidades particulares negativas, aquellas que no tienen la capacidad de enfrentar.

Las justificaciones varían, pero el sentimiento es el mismo. Así escribe Baal HaSulam: “es un hecho que Israel sean los más odiados entre las naciones, ya sea por razones religiosas, por razones de raza, por razones de capitalismo, por razones del comunismo, por razones del cosmopolitismo, etc.

Pues el odio precede a todos los sabores, solo que cada uno resuelve su propio odio según su propia psicología”.

En el corazón de las naciones del mundo existe la demanda de una explicación, una sensación de que los judíos tienen alguna llave secreta, una cura para todas las enfermedades, y por alguna razón no lo comparten con ellos.

A propósito, si buscamos en la historia, resulta que los judíos han contribuido a múltiples descubrimientos para mejorar las condiciones de la salud mundial, aunque esto jamás satisface a las naciones del mundo. La sed real de estas se basa en una protección real que se encuentra en manos del pueblo judío: la fuerza de conexión entre las personas, una fuerza que traiga al mundo entero nueva vida; ser luz de las naciones.

Amor absoluto o cómo encontrar un alma gemela

Pregunta: Desde el punto de vista de la ciencia, ¿no es el amor que se siente por otro, sólo un proceso químico que ocurre en el cuerpo?

Respuesta: Por supuesto, todos son procesos químicos.

Pregunta: ¿Qué es amor en términos de Cabalá?

Respuesta: Es amor a otro nivel. Pero en última instancia lo sentimos en los mismos procesos físicos y químicos. Sólo que en Cabalá se estudia desde su fuente superior, de ahí aparece en nosotros.

De hecho, todo está determinado por la «afinidad del alma», es decir, cuánto nuestras almas, nuestros componentes espirituales, son cercanos entre sí en el sistema común de las almas en el mundo. En consecuencia, nos sentimos atraídos y nos encontramos unos a otros.

Parece que es coincidencia o que hay algunas circunstancias. No es nada de eso. No hay coincidencias en el mundo. Sólo la raíz superior nos acerca uno al otro. Nos obliga a ponernos atención y a acercarnos. A qué nivel y en qué sentido nos acercamos, depende de la cualidad de nuestras raíces espirituales.

Pregunta: ¿Cómo se produce esta convergencia espiritual?

Respuesta: En nuestro mundo nadie lo sabe. Nosotros, como dicen, «nos olemos» unos a otros, nos estudiamos. Vemos si somos adecuados o no. Nos parece que las circunstancias nos llevan y todos dicen: «Eres afín, similar». Es un mundo de muñecas, de juegos. Pero, las fuerzas espirituales, las raíces espirituales, lo determinan todo.

Pregunta: ¿Cómo se busca a la pareja espiritual?

Respuesta: La gente no puede, no entiende. Lo estudiamos en la ciencia de la Cabalá y entendemos cómo funciona. Pero en nuestro mundo, aún no podemos darnos cuenta.

Pregunta: ¿Es el amor una relación de almas?

Respuesta: El amor es atracción de almas gemelas. Pero eso es amor espiritual, ideal.

Pregunta: ¿Qué es un alma gemela?

Respuesta: Almas gemelas son las que están en combinación muy cercana en el mundo espiritual.

Hay un alma común. En ella, hay millones de almas privadas que conviven en todo tipo de combinaciones. Estas combinaciones determinan la convergencia, la separación y los cambios, incluido el físico, en general, todo este movimiento browniano entre nosotros en nuestro mundo.

Pregunta: ¿Cuándo se dice «mi otra mitad» implica un alma gemela?

Respuesta: Es el caso perfecto.

Pregunta: ¿Qué es el mal de amores?

Respuesta: El mal de amores en nuestro mundo es sufrimiento puramente egoísta, porque necesito satisfacción y no la encuentro. «¿Dónde está la segunda mitad que me hará feliz?» Es como: «¿Dónde está la cena que quiero comer y que se supone que debo tener?» Es lo mismo. Es lo mismo con el sexo y con todas las satisfacciones.

Pregunta: ¿Cuál debería ser el principio de las relaciones amorosas en Cabalá?

Respuesta: Entendimiento mutuo, búsqueda de una meta común, en la que nos unimos como uno solo. Pero con un objetivo común.

Pregunta: ¿Puede este objetivo ser algo?

Respuesta: No, ¡solo una meta espiritual! Una meta espiritual es la unión de nuestras almas. Como escribió el gran poeta inglés Chaucer: «Alcanzar la fusión de nuestra alma en la maraña de nuestro cuerpo». Se reía de eso, de lo que queremos.

Pregunta: En Cabalá ¿qué es el mal de amores (“sufrir por amor”)?

Respuesta: Es cuando quiero encontrar a mi alma gemela entre todas las almas del mundo, para alcanzar el estado de conexión espiritual, cuando lo entrego todo y, a través de ellos, lo doy al Creador. Esto se llama amor verdadero. Eterno.

Pregunta: ¿Puede haber separación entre las almas gemelas, una ruptura en la comunicación? ¿por qué ocurre?

Respuesta: No he visto ese efecto en este mundo. Aún estamos en un estado en el que el mundo está roto y apenas comienza su aproximación al mundo espiritual corregido.

Definitivamente entraremos. La pregunta es ¿cuándo? Alcanzaremos un estado en el que simultáneamente actuaremos en nuestro mundo con base en acciones espirituales. Y, nos enamoraremos del alma y uniremos «alma con alma» como dicen. Así todo coexistirá. No puedo imaginar que la separación sea posible en ese estado.

Pregunta: ¿La separación no existirá?

Respuesta: No. ¡Será amor eterno!
[242557]
Del Kabtv «Noticias con Michael Laitman», 28/feb/18

Material relacionado:
Amor sin condiciones
El amor terrenal no vale nada desde el comienzo
¿Cómo podemos sentir amor eterno?

¿Qué debe dar el estudiante al maestro?

Pregunta: ¿Qué debe dar el estudiante al maestro?

Respuesta: El estudiante debe dar al maestro sus aspiraciones, para que el maestro las eleve y traiga al estudiante fuerza para realizarlas.

Pregunta: ¿El maestro lo necesita?

Respuesta: ¿Para eso existe? Sólo para ayudar a sus alumnos. Ese es su propósito.

Pregunta: ¿Debe el maestro evocar esas aspiraciones en sus alumnos?

Respuesta: El maestro sólo puede ofrecer, pero no puede obligar ni forzar. Ese es trabajo del propio alumno. Pero el maestro está dispuesto a ayudar.
[241083]
De la lección de Cabalá en ruso 2/dic/8

Material relacionado:
¿Cómo satisface el maestro los deseos del estudiante?
La aspiración de un maestro cabalista
Ejecutando el plan del Creador

¿Por qué se empieza a estudiar Cabalá?

Pregunta: Cuando la gente viene a la ciencia de la Cabalá, teme que el proceso para conocerla lleve mucho tiempo, muchos años, ¿en el futuro será más rápido? ¿tal vez pronto, se podrá pasar por todos los estados que pasamos más rápido?

Respuesta: Supón que obtienes un diploma, lo cuelgas en la pared ¿qué vas a hacer luego?

Observación: Es probable que viva infinitamente.

Mi comentario: ¿Así que quieres entrar rápido a la vida eterna? Pero, vida eterna significa que aspiras a la cualidad de otorgamiento y amor, que piensas sólo en otros.

Quien viene a estudiar Cabalá entiende que se abre para él un nuevo estado, una nueva perspectiva de la vida, una nueva humanidad, un nuevo sistema de interacción entre todos. Pues no sólo viene, estudia un poco, anota en su diario, le dan un pedazo de papel y lo cuelga en la pared.

Viene a cambiarse a sí mismo, a entrar en el mundo superior, a existir en él. Esto es mucho más que la relación temporal con Cabalá.

La ciencia de la Cabalá trata de elevar al hombre al siguiente nivel del universo para que empiece a ver de dónde descienden las fuerzas que gobiernan y con qué está tratando.
[243106]
De la lección de Cabalá en ruso, 9/dic/18

Material relacionado:
Otorgamiento Espiritual
De acuerdo al consejo del cabalista
En un círculo de grandes cabalistas

Nueva Vida #191 – Base de la educación en la cultura judía, parte 1

Nueva Vida #191 – Base de la educación en la cultura judía, parte 1
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitza Mazoz

Resumen

La educación es el único medio para transformarnos en personas plenas. Toda la Torá es educación: enseña al hombre a relacionarse consigo mismo, con los niveles inanimado, vegetal, animal y humano. La educación nos lleva a la imagen del hombre perfecto y precede a las forma religiosas y seculares. Es la fuente. La Torá nos exige amar todo lo que está fuera de nosotros. No podemos lograr un amor así sin educación, porque nuestra naturaleza es opuesta. La educación sólo funciona con el ejemplo, no con supresión. Enseña y se ejemplo, porque las palabras en sí no ayudan.
De Kabtv “Nueva Vida #191 – Base de la educación en la cultura judía, parte 1” 2/jun/13