entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 24/abr/19

Los problemas de la gente son tuyos, pero los escuchas de otros. Te mezclas con partes de tu alma. Nunca oirás nada que no se aplique a ti. Actúa para devolverlos a sus lugares dentro de ti. Parecen externos debido a tu percepción errónea.

Los hermanos de José llegan a Egipto al inicio del hambre en Canaán; se puede avanzar sólo en unidad. También nuestro mundo actual gradualmente es consciente de que la salvación reside en la unidad. No desean entrar en Egipto pues los obligará a convertirse en una sola nación.

Pequeños golpes de Luz crean sensación de realidad, sentimos el mundo que nos rodea y a nosotros mismos.

Si el deseo no recibiera estos pequeños «golpes» de Luz, no sentiría ni a él ni al ambiente circundante.

Sólo existe el deseo de disfrutar que recibe pequeños golpes de Luz.

Las hermosas ciudades Pitom y Ramses hechas para el Faraón, no ayudan al pueblo de Israel, al contrario, están llenas de peligro (Sakanáviene de pobre Misken) de quedarse siempre en Egipto, en estado de rechazo mutuo, en una vida sin sentido. Ahí inicia el intento de salvación.

¿Cuál es la diferencia entre esta noche y las otras noches? Es que precisamente en esta noche, el Creador me reveló la oscuridad especial de esta noche y pude pedirle a Él que saliera de esta oscuridad, del egoísmo y Él me respondió.

Lo primero es cambiar tu intención de «ti» al «Creador».

Puedes hacerlo si tu intención es en bien de otros. Luego piensas así en el Creador. Pues incluso si sigues los mandamientos no lograrás hacerlo en bien del Creador. ¡Es muy importante cuidar a los demás (Gmilut Hassadim)!

Al ver el ego que la persona puede salir de la esclavitud y adquirir la cualidad de otorgamiento y amor del Creador, reemplaza el trabajo del hombre por el de la mujer, diciendo que no tiene que cambiar la intención, lo más importante es la acción. Y así sentir seguridad.

En la acción sin intención puedes sentirte seguro, y hacerla cada vez más compleja. Lo principal es no involucrarte con la intención, ¡es para gente especial! Si piensas en la intención, inmediatamente sentirás que la acción es innecesaria y te faltará confianza en las intenciones.

«El que habla más de la salida de la esclavitud (ego) es más importante», porque se siente más esclavizado y así aumenta el deseo de corrección y llenado de Luz superior.

Y puede agradecer más al Creador por sacarlo del ego ya que «siempre debemos vernos como saliendo de Egipto».

«¡De los 4 hijos, el que no puede pedir, ábrelo a él!» El que no puede pedir es el que no tiene deseo. Dale el deseo: así pedirá al Creador y merecerá respuesta.

Sólo falta el deseo y la petición, una pregunta. Por eso, de los cuatro, el Creador responde sólo a ese hijo (deseo).

Está escrito, «Abre para mí una entrada del tamaño del ojo de una aguja y abriré para ti una entrada tan grande como para que entren los carruajes».

No se requiere que la persona tenga un anhelo por el Creador más grande que al inicio, el Creador hace el resto».

-¿Qué querían los hijos de Israel (estado pequeño) durante los años de exilio en Egipto?

-Crear unión entre ellos y finalmente la lograron en el Monte Sinaí (odio). Sin el tormento a cada instante en el Monte Sinaí, «400 años de exilio egipcio», el exilio no terminaría.

Cuando llega un golpe siento que me es útil, pues recibo una revelación poderosa del mal. Estos golpes pasan por encima de mí como interrupciones internas y espirituales. Pero, fortalecen del mismo modo que la sal «conserva» la carne. Estos golpes sanan el egoísmo.

El faraón es el ángel de la muerte. No puede hacer nada al respecto. Israel reconoce que la actitud del faraón viene de una fuente: el Creador, y justo el faraón es el que acerca al hombre al Creador («acercar» y «ofrecer un sacrificio» es la misma palabra), es ayuda «en contra».

Israel otorga para beneficio propio, utiliza la fuerza espiritual para satisfacer sus deseos materiales. Claramente, el egoísmo no quiere perderlos, se convierten en su medio principal para recibir satisfacción, lo que no tiene sustituto. Tampoco el faraón desea dejarlos.

El pueblo de Israel se mezcla con otras naciones y aprende sus ocupaciones, logra mayor éxito, pues sabe cómo usar el otorgamiento con el propósito de recibir.

La fuerza del Creador es necesaria para sacar el deseo egoísta de Egipto, el cual es tan provechoso para el faraón.

El Creador debe crecer constantemente desde mi punto de vista, o permaneceré esclavo por siempre y nunca podré conectarme con los amigos.

Egipto es separación, ¿adónde voy? Quiero unirme por encima de la separación y el odio, Monte Sinaí, por eso salí de Egipto, se llama éxodo.

La misión del faraón es elevar al Creador ante mis ojos, para que me vea obligado a apreciar la fuerza general de otorgamiento que rige la naturaleza cada vez más. Porque sólo eso nos permitirá conectarnos unos con otros.

Si no encontramos cambios en nuestro camino quiere decir que no los estamos pidiendo. Todo avance espiritual sólo puede suceder si, previamente, nos damos cuenta de que lo necesitamos y lo pedimos.

De Twitter, 24/abr/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter,23/feb/19
Mis pensamientos en Twitter,21/feb/19
Mis pensamientos en Twitter,19/feb/19

Convierte a Egipto en el jardín del Edén

Después que entramos a Egipto, comenzamos a trabajar sólo en nuestra unidad. Esta es nuestra única meta: el Creador debe revelarse en el centro del grupo. Por lo tanto, descendemos a Egipto dándonos cuenta de cuán necesaria es la unidad, pero somos absolutamente incapaces de alcanzarla. No queremos ir allá, pero no tenemos opción porque sentimos que si no vamos por esta conexión, habrá hambruna: nos quedaremos sin nada y nunca llegaremos a la espiritualidad.

Todo esto es posible debido a la conexión entre Jacob y José. Tan pronto como Jacob averigua que José vive en Egipto, sólo piensa en cómo reunirse con él.

Un egoísta típico no piensa en la unidad, sólo quiere revelar al Creador, llegar al mundo superior, sentir la eternidad, la perfección, el alcance espiritual, sentirse inmortal y no como un animal destinado a morir. Esos son los sueños de un pequeño egoísta. Egipto, el Faraón, necesita ser añadido a este pequeño deseo egoísta con el fin de realmente alcanzar el mundo superior, es decir, el propósito de la creación.

Esto requiere de añadir un inmenso egoísmo, muchas propiedades, a nuestro deseo de disfrutar, es por eso que somos forzados a descender a Egipto. El Creador organiza esto para nosotros, como lo prometió a Abraham y sin ello, seríamos incapaces de llegar a la tierra de Israel.

El Creador le mostró a Abraham la tierra de Israel,  el deseo de recibir placer completamente corregido para el otorgamiento en el cual la creación se fusiona con el Creador, el final de la corrección.

Abraham preguntó ¿si era posible? ¿De dónde vendrá ese deseo? No hay ni un deseo tan grande de disfrutar ni de otorgar correspondiente con  esto. Él no tenía las tres líneas, sólo una, una pequeña iluminación desde la luz superior, la cual era suficiente para él.

Puedes entrar a la tierra de Israel sólo con las tres líneas. Si la línea izquierda, el Faraón, crece, entonces la línea derecha crecerá en correspondencia. Y conectando las dos líneas, puedes llegar al estado de la tierra de Israel, el deseo plenamente dirigido hacia otorgar al Creador.

El Creador le dijo a Abraham que Él se encargaría de ello, y Él llevó a todo el grupo de Abraham a la condición llamada “Egipto” y después los llevó fuera y les entregó la Torá. Todo esto fue posible porque justo desde el principio Abraham tenía la intención de unirse. Él pensó que esto podría ser hecho de forma individual.1

Pitón y Ramsés son bellas ciudades para el Faraón, pero pobres y miserables para el pueblo de Israel, el Faraón e Israel son dos polos opuestos. Yo observo desde el lado del Faraón y después desde el lado del Creador. Si observo desde el punto de vista del Faraón, veo cuán maravilloso es mi deseo egoísta, el cual puede ser disfrutado en mi país, Egipto.

Si me sobrepongo a este egoísmo, si no quiero disfrutar en Egipto sino quiero elevarme más, entonces clamo, no hacia el Faraón, sino hacia el Creador, pidiendo ayuda y salvación. El Creador entonces me eleva del estado del Faraón a otro estado, y a partir de ahí veo que todo lo que he construido, esas ciudades, no son para nada hermosas, sino miserables. No siento ningún beneficio en nada que haya realizado, es decir, no me he acercado para nada a la perfección y el otorgamiento. Por lo tanto, lloro ante el Creador y pido mi corrección. A través de las miserables ciudades de Pitón y Ramsés, el Creador me lleva hacia la corrección.

Entonces veré esas ciudades construidas por mí en Egipto de forma diferente, de una forma espiritual. Cuando complete esas ciudades miserables con correcciones, con la luz de Jasadim, construyendo la intención de otorgamiento sobre mi deseo de disfrutar, convertiré Egipto en el Jardín del Edén (paraíso). Entonces, no será Egipto, sino la tierra de Israel.2

El éxodo de Egipto es un escape. Con los ojos cerrados, hacia la unificación, esta posibilidad de pronto se abre ante nosotros como el Mar Rojo. Salto hacia la unidad, hacia el Mar Rojo, y lo cruzo. Después de eso, comenzamos a trabajar de forma consistente en nuestra conexión, en nuestra garantía mutua, en nuestra unidad: o nos unimos o este será el lugar de nuestro entierro.3
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 15/abr/19, Pésaj
1 minuto 1:13:10
2 minuto 1:23:50
3 minuto 2:11:25

Material relacionado:
Todo el mundo está en el exilio, la tierra entera es Egipto
La muerte de los primogénitos es el símbolo del último paso hacia la libertad
Haaretz: “Treinta y cinco siglos después, aún es el faraón vs Moisés”

Pascua 2019: El éxodo de Israel – Una cifra récord de 1,5 millones de israelíes viajan al extranjero durante la Pascua.

El portal Breaking Israel News publicó mi nuevo artículo.Pascua 2019: El éxodo de Israel – Una cifra récord de 1,5 millones de israelíes viajan al extranjero durante la Pascua

No verás esto que ocurra en ninguna otra nación. Paradójicamente, durante la festividad de la Pascua, cuando celebramos el éxodo de los judíos de Egipto y la entrada a la tierra de Israel, vemos una cifra récord de un millón y medio de israelíes que hacen todo lo contrario: salir de Israel y volar al extranjero. Un 11% más que en 2018.

¿Por qué tantos israelíes optan por abandonar su país durante las festividades?

Muchos dicen que los propios israelíes han hecho que salga más barato pasar las vacaciones en el extranjero que quedarse en Israel. Pero ¿por qué hacemos eso? ¿Por qué dejar que tenga lugar tal situación en la que es más costoso quedarse de vacaciones en Israel que dispersarse por otros lugares durante las festividades?

No me malinterpreten, es absolutamente bueno tomarse unas vacaciones. Pero que casi la quinta parte de la población de un país se vaya durante una festividad que marca la entrada de un pueblo en su tierra, es bastante llamativo.

Dejando a un lado el bajo precio de las vacaciones en el extranjero, lo que sin duda podemos afirmar sobre el Israel de hoy es que es muy diferente a la nación que una vez salió de Egipto para entrar en la tierra de Israel. No es una nación unida en un deseo conjunto de unirse por encima de sus divisiones y realizar su potencial espiritual. Por el contrario, el Israel de hoy se parece más a una colección de individuos dispersos buscando una satisfacción terrenal.

Esto también explica el importante problema de “fuga de cerebros” que hay en Israel: numerosos científicos, académicos e intelectuales israelíes deciden abandonar su país y vivir en el extranjero. Cuando lo que guía nuestra vida son las ganancias materiales, nos apresuramos a abandonar el país y tomar el próximo avión para instalarnos allí donde nos ofrezcan más dinero, honor o poder. Cuando no hay una tendencia a unirnos y cuando nuestras miras no van más allá de la gratificación individual, no nos queda nada que nos vincule a nuestra patria.

¿Cuál es el problema entonces? ¿Acaso hay alguna razón por la cual los judíos debieran quedarse en Israel?

Llamémoslo destino. Es aquí, en la tierra de Israel, donde estamos destinados a revelar lo que nuestros antepasados ​​revelaron en el pasado: la luz de la unidad. Estamos destinados a una misión: unirnos (“ama a tu prójimo como a ti mismo”) y propagar esa unidad por el mundo (ser “una luz para las naciones”). Cumplir con ese singular potencial espiritual es la única razón para que permanezcamos en la tierra de Israel. Existe un pequeño deseo de unirnos por encima de todos los deseos materialistas superficiales insertado en nuestro material genético y que llega hasta nosotros como herencia de nuestros ancestros. Ese punto es precisamente lo que debemos despertar el uno en el otro mientras estemos aquí.

Es más, cuando descubramos la inmensa alegría y felicidad al alcanzar la luz de la unidad, nuestra necesidad de buscar una vida mejor desaparecerá. Los cabalistas describen la intensidad de ese placer espiritual como el tamaño del universo en comparación con el tamaño de un grano de arena (los placeres materiales). Después de sentir tal perfección en la unidad, el deseo de otros llenados se desvanecerá y sentiremos menos necesidad de viajar en busca de placer.

Una vez que regresen los 1.5 millones de israelíes de sus vacaciones en el extranjero durante esta Pascua, recomendaría que cada uno se pregunte: “¿Qué hemos ganado con estas vacaciones?”. Y a la respuesta esperada –”¡Nos lo hemos pasado muy bien!”– que hagan una introspección con la pregunta de la Hagadá de Pésaj: “¿Por qué esta noche es diferente a todas las demás?”. En otras palabras, ¿realmente ha cambiado algo en nuestras vidas? Y ¿qué viene a continuación? ¿Vamos a seguir saltando de un placer a otro, de unas amenas vacaciones a otras hasta que nos muramos? ¿O tal vez podemos comenzar a avanzar hacia un placer mucho más cualitativo, uno que no desaparece sino que crece constantemente: el placer eterno y espiritual descubierto por el pueblo de Israel cuando entramos en la tierra de Israel hace mucho tiempo?

Tenemos todo lo que necesitamos aquí en casa. Nos tenemos el uno al otro. Solo hemos de aprender a conectarnos correctamente y descubriremos la capacidad de viajar mucho más allá de cualquier destino de nuestro mundo: a un mundo eterno de armonía y perfección.

Nueva Vida #218 – Adolescencia: consolidación de la identidad

Nueva Vida #218 – Adolescencia: consolidación de la identidad
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitza Mazoz

Resumen:

Cambiar nuestra temprana vida y la adolescencia es de importancia crítica para nuestro desarrollo. Podemos ayudar a nuestros hijos adolescentes a desarrollar una identidad propia, una apertura al cambio y la comunicación social. Si atravesamos el proceso educativo correcto con un niño, la adolescencia no se sentirá como un salto brusco. Hay que mostrar a los adolescentes ejemplos de cómo nos relacionamos con cada fenómeno «desde dos lados», de una manera equilibrada.

El adolescente reconocerá los impulsos positivos y negativos, atracciones y rechazados que tienen las personas. En la infancia, esculpimos una imagen humana para el niño, durante la adolescencia le ayudamos a construir un espíritu humano en sí mismos. Al final de la adolescencia, se debe tomar una decisión interna de que el éxito se encuentra dentro de la conexión entre las personas.
[121648]
De Kabtv “Nueva Vida #218- Adolescencia: consolidación de la identidad” 1/ago/13
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá -24/abr/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Pésaj
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Escritos de Rabash, volumen 1, artículo 19, “Ven al faraón – 1” (1985)
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora