Mis pensamientos en Twitter, 2/abr/19

La recepción de la Torá tuvo lugar al pie del Monte Sinaí, es decir, en el estado más bajo del hombre. Y cuando uno acepta permanecer en ese estado, sin pedir nada a cambio, pero con alegría, aunque se siente incompleto, recibe la Luz que reforma: la Torá.

La separación del Creador se manifiesta en la medida en que hay egoísmo.

Si tu intención es otorgar consideras que no vales nada, sólo existe la autoridad del Creador y sólo deseas complacerlo, lo recibes todo y tu intención es otorgar y deleitar al Creador con lo que recibes.

Para deleitar al Creador debes aumentar tu otorgamiento, aumentar la grandeza del Creador, anularte más y actuar sólo en bien de Él. Es decir, debes tener fe que se manifiesta en la medida de la grandeza del Creador en ti, te obliga a otorgar y recibes satisfacción al hacerlo.

El Creador creó un deseo del tamaño de un punto negro en luz blanca infinita. La luz es la grandeza del Creador, el punto es el tamaño de la creación. Pero si la criatura valora la grandeza del Creador y desea agradarle el punto se desarrolla hasta el tamaño de la luz blanca.

De Twitter, 2/abr/19

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta