Mis pensamientos en Twitter, 23/abr/19

¿Qué podemos aprender del faraón?

Del faraón podemos aprender lealtad al Creador. Él hace su tarea meticulosa, fiel y desinteresadamente. Es un verdadero esclavo del Creador como ningún otro. De hecho, es un poder creado por Él, opuesto al Creador, sin libre albedrío…

Sales de Egipto, de la esclavitud del ego, cuando te sientes bajo su control total, no puedes alcanzar al Creador, cualidad de amor y otorgamiento. Sólo si sufres esa esclavitud y te esfuerzas al máximo por la cualidad de otorgar y conectar con otros, puedes salir a la libertad.

El poder del egoísmo en el hombre (salida de Egipto) termina cuando está convencido de que no puede descender más al egoísmo y le pide al Creador sólo y únicamente su liberación del poder del egoísmo, del faraón, para adquirir la cualidad de otorgamiento.

Antes de que superemos el egoísmo, salgamos de él, el egoísmo se despierta cada vez con más fuerza y no hay esperanza para la salvación. Sólo la fe en la ayuda del Creador mismo trae la esperada salvación del egoísmo, cuando queremos estar bajo el control total del Creador.

Antes de liberarse del ego Israel estaba totalmente inmerso en los 49 pasos de puro egoísmo. Y sólo entonces, el Creador se reveló y le rescató. Hasta el logro del egoísmo total, de sus 49 niveles, Israel pensó que podía liberarse con las fuerzas del Creador y no por Él mismo.

Si deseas actuar en bien del Creador, el ego no te da energía y estás inmerso en el egoísmo. ¡Es la sensación de ego, sin intención en bien de la verdad! Lo único que puedes hacer es apelar al Creador y pedirle ayuda, pues Él creó tanto el ego como la intención «en bien propio».

Para empezar a darme cuenta del ego, debo anhelar la conexión del grupo, comprender que sólo con unidad puedo revelar al Creador, el deseo de otorgar, eso va contra de mi naturaleza, lo único que me ayuda es mi intento por unirme a otros, revelar el ego y orar al Creador.

Todo lo que nos sucede antes de que nos sintamos inmersos en el egoísmo y salgamos de él, es sólo para que podamos sentir que el Creador lo gobierna todo, para tener la sensación de Su singularidad: esto es el éxodo del exilio hacia la verdad.

Al principio el hombre se siente esclavizado por el ego, el faraón, y es rechazado del trabajo del Creador. Hasta aquí es realmente gobernado por el ego. Pero cuando se percata de que el Creador le hace esto: «Pues no hay otro», ¡él de inmediato es consciente de su redención!

Si anhelas al Creador, Israel, dentro del mal, del gobierno del Faraón, el Creador te libera del exilio del ego y te da la cualidad de otorgar. Esta transformación personal se llama «milagro del éxodo de Egipto». Debes creer que así el Creador liberará a todos de forma milagrosa.

Nuestro trabajo es revelar nuestro egoísmo. Ver que la salida del gobierno del ego es la recompensa y, que nuestros esfuerzos sólo sean en bien del deseo del Creador, con base en nuestra sensación de Su grandeza. Nuestra recompensa será cumplir su deseo. ¡Trabajo=recompensa!

El exilio en Egipto, el gobierno del Faraón, significa que la conciencia (Daat) de que debemos trabajar en bien del Creador, de la unidad, del otorgamiento, está bajo el gobierno del egoísmo y cada uno trabaja para sí mismo.

El cuerpo espiritual del hombre está formado por pensamientos, deseos y acciones. Para que estas partes del cuerpo actúen correctamente, lo que necesitamos que hagan, es preciso que alcancen las cualidades de fe (Emuná) y de temor (Yirat Shamaim).

El Partzuf superior, el Creador, trabaja de manera tal que, si hablas de la posibilidad de dar a las criaturas, Él te oye instantáneamente. Escuchar es tomar un deseo elevado y elevarlo más. Arriba, la luz se viste en tu deseo y todo este «paquete» se transmite a las criaturas.

Si no encontramos cambios en nuestro camino quiere decir que no los estamos pidiendo. El avance espiritual puede suceder sólo si damos a conocer nuestras necesidades y solicitudes previamente formadas.

Los problemas de la gente son tuyos, pero los escuchas de otros. Te mezclas con partes de tu alma. Nunca oirás nada que no se aplique a ti. Actúa para devolverlos a sus lugares dentro de ti. Parecen externos debido a tu percepción errónea.

De Twitter, 23/abr/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 10/abr/19
Mis pensamientos en Twitter, 9/abr/19
Mis pensamientos en Twitter, 8/abr/19

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta