Mis pensamientos en Twitter, 25/abr/19

No hay nada en el mundo que no sirva como medio para alcanzar la meta.

Cuando aspiro a la meta, todo me empuja hacia ella. Cuando me distraigo y presto atención a los disturbios en lugar de usarlos como medio para alcanzar la meta, en lugar de ayuda se convierten en problemas.

No hay necesidad de analizar los disturbios, nunca los podremos entender, mientras estamos en su grado. Debemos elevarnos por encima de ellos, pensar sólo en el objetivo espiritual y superar los disturbios, de la misma forma en la que el agua abre camino a través del acantilado.

Todas las perturbaciones son necesarias, nos dirigen y ayudan a salir del ego. A cada paso debemos aprender a dirigirnos al Creador. Para hacer este ajuste, constantemente recibimos señales de nuestro ego y del Creador y así, podemos ajustar nuestra dirección hacia la meta.

No importa cuánto intente el hombre relacionarse con el Creador como bueno y justo, siempre revelará hechos que son opuestos, precisamente para que no tenga otra posibilidad que aceptar el gobierno del Creador como bueno y sólo en fe por encima de la razón.

Si deseo ver con claridad el buen gobierno del Creador, pareciera que pido prueba de Su bondad y que me falta fe en Su perfección.

Deseo mostrar mi fe en su bondad absoluta y precisamente necesito disturbios en contra del buen Creador. Veré injusticia e iré por encima de ella.

El problema de aceptar la guía del Creador radica en que tenemos pensamientos y deseos «impuros», que no podemos relacionar con un Creador totalmente bueno. Sólo aquellos con resistencia espiritual logran el estado de unión con el Absoluto por encima de circunstancias «impuras».

El plan del Creador para la creación es que el hombre, el pináculo de la creación, dedique cada momento de su existencia a Él. ¡En este anhelo y esperanza, el Creador es extremadamente envidioso! Toda nuestra vida, cada momento es una cadena de circunstancias que nos llevan a Él.

La misión del hombre en esta vida es el anhelo constante de adhesión con el Creador, por sobre todas las circunstancias. Luego revela que todas las acciones del Creador también tienen como objetivo crear circunstancias para que él busque la adhesión hasta la total equivalencia.

El hombre no puede recibir mal del Creador, pues es en detrimento de Su grandeza. Por eso, en la medida de la sensación del mal, siente la ausencia del Creador. Su esfuerzo por no distanciarse del Creador, aunque percibe el mal, es recompensado. Y si lo debilita, será castigado.

Me siento feliz cuando el mal se revela en mí. Y por el contrario, lamento el mal que aún está oculto en mí. Pues desconozco cuándo y si se revelará.

¡El mal revelado, de seguro, debe ser corregido!

Por lo tanto, ¡debemos aspirar a revelar todo nuestro mal!

Zóhar, Bereshit 159: En el reverso puedes juzgar la cara futura del estado espiritual. El reverso asusta y te presiona para que logres una rápida revelación del lado frontal. Así, puedes sentirte despreciable e inepto en el descenso ¡pero debe vencerlo y luchar por la revelación!

De Twitter, 25/abr/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 21/feb/19
Mis pensamientos en Twitter, 23/feb/19
Mis pensamientos en Twitter, 25/feb/19

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta