entradas en '' categoría

Ve qué órdenes sigues

Está escrito que el Creador endurece el corazón del faraón, es decir, el deseo egoísta de disfrutar .Es necesario aislarlo e incrementarlo para que sea obvio quién es el enemigo en tu camino hacia el Creador, identifícalo, luego convierte ese malvado faraón en el buen Creador y así, lograr adhesión con la fuerza superior.

El siervo más fiel del Creador es el faraón, él es requerido para llevarnos al Creador, para que podamos distinguir entre luz y oscuridad, otorgamiento y recepción, dulce y amargo. Con su ayuda aprendemos a lograr las cualidades del Creador. En última instancia, el Creador endurece el corazón del faraón, es decir, Él está detrás de todo, incluso de los eventos más desagradables para nosotros. En toda la realidad, «No hay nada más que Él».

Si podemos aceptar que todas las fuerzas de la naturaleza, todos los seres humanos, todas las acciones hostiles y todos los pensamientos vienen del Creador y aún así queremos amarlo, convertimos todos los medios adversos en ayuda.

Para poder discernir una cualidad necesitamos el contraste de su opuesto. Somos seres creados y debemos sentirnos a nosotros mismos y al Creador. La brecha entre estas dos sensaciones nos da sensación de realidad.

Mientras más diferentes seamos del Creador, más profundo y preciso podremos revelarlo en un nivel más interno. Se dice que mientras más grande es una persona, mayor es su ego. Mientras más avanzamos, más perturbaciones serias encontramos y al mismo tiempo, la colisión de los opuestos nos ayuda a llegar a la conclusión de que «No hay nada más que Él».

Nuestro trabajo es crear la singularidad de la fuerza superior, no existe nada más. Todo el mundo está hecho de disturbios de la fuerza que se opone al Creador, se llaman «faraón». Por encima de esta confusión creada por el faraón podemos aceptar que fue enviada por el Creador. Así, todos los disturbios se envuelven en «No hay nada más que Él» y podemos examinar este principio con mayor precisión en todos sus detalles al construir la imagen del Creador a través de la imagen del faraón.

No tenemos forma de acercarnos a un Creador que no tiene imagen. Son los disturbios los que construyen para nosotros la imagen del Creador, en su forma inversa.1

El faraón nos confunde a lo largo de nuestra vida, hasta el día que morimos, nos obliga a pensar que nuestro deber es servir al ego. Ni siquiera somos esclavos, sino trabajadores voluntarios del faraón, dispuestos a cumplir todas las órdenes de nuestra naturaleza para, a cambio, recibir placer o al menos evitar el sufrimiento. Sin embargo, si el Creador quiere acercarnos a Él, endurece nuestro corazón, mostrándonos que trabajamos para la fuerza del mal, para un faraón que no se preocupa por nuestro bienestar, sino que nos engaña durante toda la vida, hasta que finalmente somos enterrados en el suelo. El faraón disfruta porque seguimos sus órdenes.

Pero la fuerza buena se esconde detrás del mal y quiere enseñarnos la ventaja de la Luz sobre la oscuridad, con ese contraste nos muestra que hay algo por encima de nuestra naturaleza. Todo es para que, por nosotros mismos, usemos nuestro deseo y esfuerzo para descubrir esa realidad superior, el mundo espiritual y que lleguemos a reconocer la fuerza superior que está sobre el faraón. Así revelamos la forma opuesta al faraón: el Creador.

Luego buscamos «nada más que Él», no ver al faraón, sino tratar de ver al Creador detrás de él. Dejo que el faraón desempeñe cualquier papel ante mí, lo principal es que me ayude a revelar la actitud del Creador.

El Creador es el bien permanente, incondicional e invariable que no puedo ver. La Luz superior siempre llena toda la realidad pero, ¿quién la ve? El faraón me da un negativo transparente a través del cual veo luz y veo todo tipo de imágenes. No podría entender ni distinguir nada del Creador si no fuera por el faraón.

Mientras más cruel se vuelve el faraón, más detalles contrastantes podemos revelar del Creador. Sin faraón no hay Creador; por eso el Creador inicialmente creó la inclinación al mal. Cuando vemos al Creador a través de nuestra inclinación al mal, podemos ver todo tipo de formas, tipos de relación, acciones e intenciones y con la ayuda del faraón, aprendemos a ser similares al Creador.2

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 24/abr/19, Pésaj

1 minuto 0:20

2 minuto 28:36

Material relacionado:
El consentimiento del faraón
Una nueva vida 538 – Cultura judía:el faraón entre nosotros
Los trucos del Faraón

Un componente espiritual especial

Hay personas a las que les resulta difícil, incluso escuchar que necesitamos lograr conexión para alcanzar al Creador. El Creador es exaltado e incomprensible y está en una dimensión que no sentimos. Él no encaja ni en nuestra mente ni en nuestros sentimientos. No podemos armar el rompecabezas de la imagen del Creador ni los pensamientos y sensaciones que hay dentro de nosotros para poder sentirlo y entenderlo de algún modo.

Sin embargo, por otro lado, dicen que sucede con acciones corporales simples en nuestro mundo. No entendemos la conexión: ¿cómo me ayuda si sonrío a los demás y los trato bien? No lo consideramos un juego serio, sino hipocresía. Somos egoístas por naturaleza y ya hemos intentado cambiar nuestro comportamiento externo pero sin cambiar nuestra esencia interna.

Pero, debemos entender que hay un componente espiritual especial llamado Luz que retorna a la fuente, una fuerza especial que podemos atraer y que cambiará nuestra naturaleza. Por eso, incluso si no queremos conectar ni juntarnos ni apoyarnos unos a otros, debemos hacerlo para acercarnos más al Creador. Es un trabajo duro y tenemos que convencernos de que lo necesitamos para que, incluso actuando en contra de nuestro deseo, fingiendo y jugando, despertemos la Luz que reforma.

Mientras más artificial y antinatural sea nuestro esfuerzo, pero aún así lo hacemos, más Luz despierta. De ahí la paradoja de que si no podemos soportar ninguna conexión con los demás ni aceptamos este principio, con nuestro esfuerzo, aunque pequeño, por conexión, despertamos una gran Luz de corrección.1

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 28/abr/19, Del punto en el corazón a la decena (Preparación para el congreso en América latina, Congreso 2019)

1 minuto 14:52

Material relacionado:
Mandamientos- Leyes de conexión entre nosotros
Nueva vida No. 115 – Conexión y evolución
Atacando la conexión

¿Qué aporta el estudio de Cabalá a mi vida?

Pregunta: ¿Puedo vincular todos los eventos de mi vida al estudio de Cabalá o de todos modos me sucederán todos esos eventos? ¿qué aporta el estudio de Cabalá a mi vida?

Respuesta: Tu estudio de Cabalá te da un propósito en la vida. Te da una ganancia eterna que no desaparece con tu cuerpo físico, sino que permanece más allá de él. Puesto que la propiedad de otorgamiento está por encima del egoísmo, continúa existiendo incluso cuando nuestro cuerpo muere.

Cabalá nos da un beneficio absolutamente puro a la vida en este mundo. Puede tomar una vida o varios ciclos de vida, pero podrás alcanzar el estado de similitud total con el Creador, su nivel. Ese es el propósito de nuestro desarrollo.
[244346]
De la lección de Cabalá en ruso, 23/dic/18

Material relacionado:
¿Qué nos dá la sabiduría de la cabalá?
El mapa del destino
Un cabalista es su propio laboratorio

¿A qué responde la Luz superior?

Pregunta: ¿Cómo puedo atraer la luz circundante: ¿con mi esfuerzo o con mi deseo? ¿a qué responde?

Respuesta: Deseo y esfuerzo son nociones muy cercanas. Pero en general, la Luz circundante responde a nuestro esfuerzo.

En la medida en que trato de salir de mi mismo, de conectarme con amigos y lograr la propiedad opuesta a mi ego, comienzo a sentir, en el centro del grupo, el impacto de una cualidad especial llamada «fe por encima de la razón».
[244336]
De la lección de Cabalá en ruso, 23/dic/18

Material relacionado:
¿Cómo puedes atraer la mayor cantidad de luz superior?
¿Cómo mides a la Luz Superior?
Un método mecánico para atraer la Luz superior

Nueva Vida #1091 – Educación para nuestros niños

Nueva Vida #1091 – Educación para nuestros niños
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Tal Mandelbaum ben Moshe

Resumen:

Como padres y educadores, vale la pena identificar qué atrae al niño y cultivar su inclinación natural. La inclinación natural inherentemente no es buena ni mala, pero su expresión puede ser negativa o positiva. Necesitamos hablar con nuestros hijos sobre lo que sienten y lo que piensan. Una buena educación explica la naturaleza egoísta de la humanidad y cómo promover el bien a los demás. Como padres, debemos recordar que la mejor forma de calmar a nuestros hijos es corrigiéndonos nosotros mismos.
De Kabtv “Nueva Vida #1091 – Educación para nuestros niños” 7/mar/19
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 10/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Servir al Señor con alegría” (Preparación para el Congreso en América Latina, Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “ Pacto de sal” (Preparación para la Congreso en América Latina, Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora