Con alegría

Está escrito en El libro del Zóhar, VaYechi 116-117: “La divinidad está presente sólo en un lugar pleno, no en un lugar deficiente ni en un lugar defectuoso ni en un lugar triste, sólo en un lugar propicio, en un lugar alegre.»

“Sirve al Señor con alegría; ven ante Él cantando». No puedes servir al Creador si no hay alegría».

Necesitamos recordar celosamente estas palabras. Una persona triste no puede revelar al Creador, no puede conectarse con amigos. Es imposible. Sólo en alegría se puede lograr conexión y unión.

Todo lo que conduce a la unidad y a recibir la luz en uno mismo causa alegría. También es necesario acercarnos con alegría. Pues «la alegría es un reflejo de las buenas obras», de la conexión en la que la Luz entra y da satisfacción.

En la vida cotidiana sucede igual; cuando nos encontramos con alguien a quien amamos, no lloramos ni gemimos. Solo cuando odiamos y no podemos soportar algo, lloramos y sufrimos. Por eso, confirmar la corrección de nuestras acciones es muy simple: ¿hay gozo en nosotros?

Por supuesto, no es el único criterio, porque puedes cometer un crimen y regocijarte. La alegría, sin embargo, es señal necesaria del trabajo espiritual correcto. Si estoy contento, quiere decir que cumplí una de las condiciones para encontrar el camino correcto.

Las buenas acciones causan alegría incluso si no lo esperas. Si ayudas a avanzar en su corrección a un ser creado, debes sentir alegría. Así como al frotar dos objetos surge calor, también con la acción correcta, corregir la creación, siempre hay alegría. Es consecuencia obligada.

Por eso, es necesario iniciar la acción de corrección con alegría y verificar si realmente contribuyó a la corrección por la alegría que causó. Es decir, la alegría debe estar tanto a entrada como a la salida.

La misma evidencia es válida para el grupo, la decena. Siempre debemos comprobar si el trabajo con amigos nos hace felices. Está escrito; «la Torá trae alegría». Si vamos hacia la corrección, debemos ser felices. La alegría irradiará de nuestras buenas obras.

Es necesario tratar de mantener constantemente la alegría interior de estar en un mundo bueno donde sólo gobierna el poder del Creador, el bien y el Creador del bien. El Creador quiere que todas las criaturas estén alegres y felices, las fallas son resultado de la pereza y falta de voluntad para hacer nuestro trabajo. Pero en realidad, el mundo debería estar lleno de alegría, calidez y amor.
[243640]
De la lección 7 del Congreso Mundial de Cabalá, día dos – 20/feb/19, «Servir al Creador con alegría»

Material relacionado:
Estudia con alegría
La alegría de despertar al mundo
Llena la preocupación con alegría

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta