Abre una nueva percepción de la realidad

Hay tres componentes en la percepción de la realidad: el Creador, los amigos y yo. El Creador se cubre en los amigos y yo debo relacionarme con ellos. Esto se llama: «Israel, la Torá y el Creador son uno».

Todo depende de lo que se considere ilusorio y de lo que es realidad. El niño escucha un cuento de hadas y percibe todo como realidad, imagina a Caperucita Roja caminando por el bosque y que se encuentra al lobo. El niño llora o ríe, lo vive. Para mí, es sólo ficción, un cuento de hadas. Todo depende del nivel en el que percibimos lo que sucede.

Vivimos en un mundo ilusorio, imaginario. Es obvio que nuestros sentimientos son reacciones de nuestros cinco sentidos, no pueden ser objetivos. Si tuviéramos otros sentidos, percibiríamos una realidad diferente y viviríamos en ella. Todo es cuestión de acuerdos y consensos entre nosotros. No hay una verdad en este mundo, porque no hay ningún indicador contra el cual se pueda evaluar.

Debemos sintonizarnos con una percepción más veraz del mundo y gradualmente podremos sentirla, vivir de acuerdo a la ley de amor al prójimo y mejorar constantemente. En este trabajo hay un período preparatorio en el que no nos damos cuenta de cómo pasamos de un grado a otro. Después debemos comenzar a trabajar conscientemente. Creo que ya podemos hacerlo, al terminar la fiesta de Shavuot avanzaremos medio paso.

Hay una red de conexiones que no sentimos, pero debemos sintonizarnos con la ayuda del principio «Ama a tu prójimo como a ti mismo». Esa es la ley de una nueva realidad, de una nueva forma de pensar, de un nuevo deseo y de nuevas relaciones.

El cabalista vive simultáneamente en dos mundos, en dos estados. Puedo decidir que junto con los amigos entraré en ese sistema de relaciones. No hay nada más, sólo a través de este sistema veo al mundo, a la realidad, comienzo a adaptarme a este nuevo mundo con nuevos sentidos, llamados «diez Sefirot«.

Este mundo es la ilusión en la que nacemos. Parece que vivimos como en un sueño. Pronto se nos revelará que la vida pasada fue un sueño, una fantasía. Cada vez que pasamos de nuestra percepción egoísta al otorgamiento, se nos revela una nueva realidad, hay cambios tan importantes que nos parece que no puede haber más.

En otorgamiento, se abren espacios que ni siquiera podíamos soñar. Me incluyo en mis amigos y al fusionarme entro en una nueva realidad, como en un sueño mágico.1

No podemos voltear atrás, esa es la ley. Se abre una nueva realidad basada en nuestra inclusión en los amigos y no hay nada más. Sólo debemos aspirar a ello. El mundo se revela en la conexión: con nuevos sentidos, una nueva realidad ante la cual debes anularte y entrarás en ella.

Cada uno nació y se educó en la percepción egoísta de la realidad. Así fuimos hechos, como una herramienta con muchos reguladores. Ahora yo mismo, gracias al despertar interno que recibo, quiero reconocer una percepción diferente de la realidad y sólo puedo hacerlo con ayuda de mi esfuerzo, del grupo, del maestro y del Creador.2

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 9/jun/19, lección sobre: ”Shavuot»

1 minuto 56:25

2 minuto 1:06:00

Material relacionado:
Películas sobre la realidad espiritual
¿Realidad o ilusión subjetiva?
Sintonizando con las frecuencias más altas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: