Existir en ambos mundos

Aprendemos cómo trabajar en el primer nivel espiritual, cuando al sentirnos dentro de nuestro egoísmo (en este mundo), ascendemos a un nivel mucho más elevado que nuestro egoísmo, donde mora el Creador. Necesitamos examinar estos dos niveles —nuestro egoísmo y el nivel por arriba de éste — para existir de forma simultánea en ambos niveles. Éste será nuestro primer grado espiritual.  

El primer nivel espiritual es el más difícil, porque ni siquiera es como un bebé dando sus primeros pasos; es totalmente un mundo nuevo y una actitud completamente nueva hacia la realidad. Cambios sustanciales ocurren dentro del individuo. Me doy cuenta que la imagen natural del mundo se ve dentro de mi egoísmo, en el deseo de recibir, con el que nací y fui creado por el Creador.

Este mundo no existe en tal forma por sí mismo, pero me parece así desde mis cualidades egoístas, que pueden cambiar y entonces también el mundo comenzará a cambiar. Por lo tanto, por ahora, el mundo me parece oscuro, egoísta y luego cambiará.

Dicha imagen del mundo se nos ha dado por el Creador, desde arriba, para que podamos desarrollarnos a partir de este estado. Para ésto, necesitamos imaginar que todo viene de un grado muy elevado, donde la luz, el otorgamiento y el amor reinan y llenan toda la realidad. Todo ésto existe por encima de mi ego, por encima de este mundo y quiero ascender a este estado tan superior.

Pero mi imagen egoísta del mundo que veo ahora: negro, infeliz, sin esperanza, injusto, también viene de la luz y aparentemente, con un propósito específico. Por lo tanto, sigo con la sensación de este mundo, como es, pero quiero pertenecer a un estado muy elevado, un mundo supremo donde el Creador, la luz superior, la fuerza de otorgamiento y amor reinan. Quiero fundirme con él. Luego, me divido en dos, intentando ascender al nivel más alto, con todo mi corazón y alma, a pesar del hecho de que me siento abajo, en mi propio deseo egoísta de recibir. No veo contradicción alguna en ésto: estos dos polos opuestos deben existir.

Aquel que se aleja del mundo inferior y siente sólo el superior, se conoce como un ángel. Viviendo sólo en el mundo inferior, se asemeja a un animal. Pero, aquel que intenta existir en ambos mundos al mismo tiempo, existe en fe por encima de la razón. La fuerza de otorgamiento que desea encontrar en el mundo superior, debe estar muy por encima de la fuerza de recepción que gobierna en el mundo inferior, nuestro egoísmo.  

Mayor progreso es descender tan bajo en este mundo, con todos sus miasmas y de acuerdo a eso, elevarse cada vez más hasta el mundo espiritual: del -1 al +1, del -2 al +2, del -3 al +3 y así sucesivamente. Está dicho: “Aquél que es más grande que su amigo, su deseo es mayor que él.” “Otro” es el estado previo. Necesitamos descender, para encontrar los deseos rotos y luego llevarlos a un nivel superior y acomodarlos. Éste es nuestro trabajo.1

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 4/jun/19, “El cero absoluto”, del
1 Minuto 0:20

Material relacionado:
Empezar desde cero
Cero absoluto
Todo se decide sólo en el mundo superior

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta