Mis pensamientos en Twitter, 1/jun/19

Israel es una nación que se eleva para otorgar, amar al prójimo, garantía mutua y empatía.

Jerusalén es la capital, el corazón de la nación, la cima del espíritu, el punto focal del poder sobre sí mismo, sobre el ego.

Sin anhelo de unión, de amar al prójimo, Jerusalén es Klipá

Para que Jerusalén sea una verdadera capital, centro de una nación unida, debemos conquistarla EN NUESTRO INTERIOR, tener una buena conexión, aprender a superar conflictos y peleas. Sólo así, al unir nuestros corazones, podremos construir la nación de ISRA-ÉL, aspirar al Creador

#Jerusalén indica el estado espiritual de la nación. Es una ciudad muy dura, pues demuestra una actitud genuina hacia la unidad en el corazón de cada uno. Jerusalén puede ser el centro de fragmentación de la nación de Israel y del mundo o el centro de su unidad.

El resultado se logra por la súplica al Creador para que ayude a ir con fe por encima de la razón, en alegría, como si hubiera alcanzado la razón espiritual. Y aunque el cuerpo no desea ir contra la razón, pide alegría, como corresponde al trabajador del Superior. Pide no ver la grandeza sino alegría por encima de la razón, como si estuviera en la razón.

Ves que el mundo es malo, pero con tu esfuerzo, desea verlo como lo hace el Creador, un mundo perfecto, que recibe todo de un Creador perfecto, como si percibiera así en sus sensaciones. De este modo, siente la fuerza de la vida y alegría al acercarse al Creador que hace el bien.

El hombre entró en una nueva era geológica llamada Antropoceno, la era humana en la que la gente comenzó a infligir daños irreversibles al planeta.

El hombre puede equilibrarse con la naturaleza sólo corrigiendo su propia naturaleza.

Hay un método para corregirla: Cabalá.

El mundo vive de acuerdo con sus leyes. Quien quiera revelar al Creador, aunque vea un mundo malo, debe verlo bueno y transferir las faltas del mundo y del Creador a sí mismo, a sus cualidades. Al buen Creador lo veo malo (mi YO no corregido).

¡Por eso veo el mundo así!

Línea izquierda es razón, tus fallas y las del mundo.

Línea derecha es ir por encima de la razón, tu perfección y la del mundo.

Línea media es que pese a la línea izquierda vas por encima de la razón. Es decir, necesitas ambas líneas para ir en medio, fe por encima de la razón.

Estar en la espiritualidad significa ser humano y superarlo en fe por encima de la razón. Incluso si puedes ver al Creador en tu razón prefieres ir en fe por encima. La fe es el arma para revelar al Creador porque todo es para que otorgues y no para ti mismo sino para el Creador.

Para que la criatura alcance al Creador debe lograr otorgar, fe por encima de recibir/razón. El Creador ayuda con el vacío. Se debe ir por encima del vacío, crear la cualidad de grandeza y sensación del Creador en el interior, por encima de la razón. Desear en fe, no en razón.

Lo que recibo en el ego/deseo es razón. Para alcanzar al Creador, debo ir por encima de la razón/ego. Para eso se creó el ego, la cualidad de este mundo. Por encima de él logramos fe contra la recepción, así es como el Creador ve mi ego/cualidad

Dos logros: terrenal y espiritual.

El Creador aviva el mal en la mente para ayudar al hombre a ir en fe por encima de la razón, a entender que su dolor es porque trabaja «para él mismo» si no, sentiría bondad. Si tiene fe en el bien por encima de la razón, siente el mal que lo lleva a corregirse y a pedir otorgar.

El hombre no tiene fuerza para ir en contra del deseo de disfrutar, pues es en lo que siente satisfacción. Pero el Creador le quita el gusto y le deja sólo la oportunidad de pedir fuerzas para trabajar por el Creador.

Imagina que tu fe en el Creador es plena, sabes que el Creador gobierna el mundo en bondad y que eso reciben las criaturas. Si ves tu sufrimiento y el del mundo, di que lo ves en tus cualidades no corregidas para que puedas corregirlas hasta ver una providencia absoluta y amable.

Zóhar, Hayei Sarah 21: Feliz quien se anula en este mundo, ¡pues es grande en el mundo eterno! Pero el que es grande en este mundo, es pequeño en el mundo eterno.

El Creador exalta al que se anula.

Feliz el que se anula en este mundo: ¡grandes son sus méritos en el mundo eterno!

Ir en fe por encima de la razón es, no considerar ni sentimientos ni mente. El Creador observa y sabe lo que es bueno para mi. Por eso si quiero deleitarlo a Él, no importa como me siento. Aunque no sienta perfección en mi trabajo, en la perspectiva Superior estoy en perfección.

Maljut, base de la creación, es un punto negro. Si no deseas aumentar tu estado, no puede caer. Una vez que aceptas el trabajo en un punto negro en cualquier estado, logras adhesión con el Creador y recibes Luz desde arriba, pues tu intención no es recibir ni es disfrutar la Luz.

La meta del trabajo es estar en el grado más bajo, aceptar el poder del Creador en fe por encima de la razón, con candor y con alegría, como si lo comprendieras. Lo pruebas si nunca caes y siempre estás contento, porque, por encima de la razón, lo aceptas todos en deseos y mente.

Debes gozar más el estado pequeño que el grande. Si estás en el grande, debes cubrirlo turbando el ego. En estados pequeños logras la revelación, pues ya no hay miedo a ser derrotado por los trastornos del ego. Pues el Creador tiene más alegría en estados pequeños que en grandes.

De Twitter, 1/jun/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 23/may/19
Mis pensamientos en Twitter, 25/may/19
Mis pensamientos en Twitter, 28/may/19

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta