Un punto blanco en la luz blanca

La cascada de los mundos de arriba a abajo, a este mundo, solo ocurre debido al superior sin ninguna participación del ser creado. Los grados de disminución de la luz y todo tipo de formas del dedeo de recibir están diseñados para separar el deseo de la luz y hacerla libre.

Hasta ahora, esto funciona como un sistema eléctrico que no tiene ninguna opción libre e incluso una sombra de duda. El ser creado no hace cálculos en la oscuridad y la incertidumbre, sino que actúa de acuerdo con el plan distinto, calculado desde arriba, denominado «orden de causa y efecto de descenso de los mundos desde arriba hacia abajo». No hay ningún ser creado aquí todavía, sino el trabajo de fórmulas de interacción entre la luz y el deseo.

Por lo tanto, la escalera se construye: Galgalta, AB, SAG, y así sucesivamente, hasta este mundo. Del Creador viene el deseo de recibir creado por Él y también el deseo de la luz de otorgar, y la relación entre ellos construye los grados. El ser creado aparece solo después de la destrucción, ya que, debido a ello, la chispa de otorgamiento penetra el dedeo de recibir. Esta fuerza de otorgamiento se imprime allí en la forma inversa como un deseo adicional para recibir.

Al trabajar con este deseo adicional para recibir lo que vino de la Luz, el ser creado siente su oposición al Creador, se siente como un ser creado y no solo un sistema de luces y deseos, ventajas y desventajas. Por lo tanto, es posible hablar sobre el ser creado sólo después del pecado del Árbol del Conocimiento en el que se forma la raíz de la creación. Todavía tenemos un largo camino por recorrer.1

La razón de la primera restricción es que el Creador, al afectar el deseo con la luz superior, le da la necesidad de restringirse y dejar de recibir. Esta decisión nace dentro del deseo en sí mismo, que entiende que vale más la pena restringirse y no recibir que recibir y sentir vergüenza. Después de eso, el deseo permanece vacío y toma decisiones sobre las siguientes acciones, descubriendo que es posible recibir por el bien del otorgamiento.

Pero todos estos son todavía deseos dentro de la voluntad de recibir debido a la influencia de la luz. Aquí todavía no hay libre elección, es un cálculo mecánico de la correlación de dos fuerzas. Hasta ahora, no hay nada vivo en este sistema que pueda tomar sus propias decisiones, querer, sentir y experimentar. Funciona automáticamente, como los procesos físicos y químicos internos en nuestro cuerpo.

La decisión no se toma de la oscuridad, de la ruptura, ni de la incertidumbre; es decir, no hay condición para la libre elección del ser creado. La luz lo golpea y lo obliga a convertirse en un otorgante, como dice el dicho, «la situación obliga». La luz está actuando aquí y no hay un ser creado todavía. El ser creado es el que está, por un lado, desconectado del Emanador y, por otro lado, quiere parecerse a Él.2

Hasta ahora, el ser creado no tiene ninguna duda sobre lo que debe hacer. Todos los sistemas, excepto los humanos, funcionan de acuerdo con fórmulas mecánicas simples. Simplemente nos parecen complicados cuando entramos en este trabajo porque no tenemos suficientes cualidades internas para asemejarnos a la fuerza superior. Sin embargo, de hecho, todas estas acciones están claramente predeterminadas y no implican dudas ni libre albedrío.

El ser creado es ante todo el que tiene dudas. Se requieren muchas acciones para crear una persona de este mundo que constantemente sufre de dudas e incertidumbre. No sabe a dónde ir y debe buscar los medios para oponerse a sus deseos y dudas egoístas.

Una persona establece un área vacía, para sí misma, una mancha blanca, y cuida de su conservación. Después de todo, si esta área vacía (el tercio medio de Tifferet) no existe, entonces no habrá humano. Un humano es el que actúa en estados de incertidumbre. Entiende qué fuerzas operan desde el lado derecho y hacia la izquierda, pero debe realizar la conexión de la línea izquierda y derecha, lo que no reducirá su libre albedrío y, a través de él, se volverá similar al Creador.

Lo principal para el ser creado es mantener su libertad porque este es su principal activo. Si pierde su libertad, cae inmediatamente en el grado de una bestia y aparentemente deja de existir.3

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 13/jun/19, Escritos de Baal HaSulam, “Prefacio a la sabiduría de la Cabalá”, extractos 22 – 29,  

1 minuto 14:35

2 minutos 18:33

3 minutos 24:00

Material relacionado:
¡Ayuda para encontrar las deficiencias en la luz blanca!
Cinco mundos entre el Creador y nosotros
Existir en ambos mundos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta