Discordia en la decena: una invitación del Creador

No hay nada más que la oración. Somos creados a partir del deseo de disfrutar y todo lo que podemos hacer es organizarnos en grupos y aprender a despertar la Luz que reforma, que se iluminará y nos dará la sensación de que nuestro estado es inferior. Así que al revelar que estamos bajo el gobierno del egoísmo, gradualmente llegamos a la realización del mal y desde el fondo de nuestros corazones, le pedimos al Creador que nos corrija.
Al principio, no sabemos quién es el Creador y cómo preguntarle. Pero el deseo de disfrutar funciona como ayuda contra sí mismo, dirigiéndonos hacia el Creador. Estamos empezando a imaginar mejor la fuerza superior de la conciencia de la propiedad opuesta, y así llegamos a la oración.

Debemos darnos cuenta de nuestro mal, familiarizarnos con la fuerza superior y estar preparados para convertir este mal en bien. El Creador puede hacerlo y espera nuestra oración. Todo depende de nuestro verdadero pedido.1

El camino hacia el mundo espiritual consta de dos etapas. Primero, la persona hace todos los esfuerzos posibles en el grupo, estudia, disemina y atraviesa todo tipo de estados, acelerando el tiempo. Esto continúa hasta que alcanza la desesperación completa y se da cuenta de que nada lo ayudará, pero al mismo tiempo, revela la oportunidad de recurrir al Creador.
Siente mayor conexión con el Creador. De antemano, no se asoció con el Creador en absoluto y no pensó que haya una fuerza que lo controle. No había conexión entre los estados que atravesaba y la fuerza superior. De repente, descubre que existe esta conexión: hay alguien que lo dirige y lo conduce a través de diferentes estados. Entonces el individuo forma la oración.2

Hay problemas que tengo miedo de admitir incluso a mí mismo. Hay aquellos que dudan en revelar a su decena. Pero imagina que somos un cuerpo, no material, sino espiritual. Esto significa que todo, excepto el cuerpo bestial, que ya ha muerto, es común para todos nosotros. Entonces, ¿qué podemos ocultar unos de otros en nuestro trabajo espiritual?
Si odio a un amigo y no estoy de acuerdo con él, entonces definitivamente tengo que confesarlo a todos. Después de todo, me quita el desarrollo. Más aún, impido que mis amigos avancen.
La decena total tiene que ser como un solo cuerpo con respecto a la espiritualidad, y la corporalidad no importa en absoluto, como si el cuerpo ya hubiera muerto y  descompuesto en el suelo. Solo nuestra conexión espiritual es lo importante, por mucho que podamos imaginarlo hoy, y crecerá a medida que nos elevemos paso a paso.
Todos los días, dos personas de la decena deben ser responsables de nuestro estado espiritual y despertar al resto.3

“El amor cubrirá todas las transgresiones». Resulta que si no hay transgresiones, entonces no hay amor, solo hay una conexión bestial. El amor, es decir, la conexión espiritual, comienza cuando los pecados son revelados. Todos los días, uno tiene que odiar a sus amigos y cubrir este odio con amor, recordando que no hay nadie más aparte del Creador, que es la causa fundamental de todos los fenómenos.
No necesitamos buscar quién está bien o mal: hay odio y tenemos que encontrar cómo cubrirlo con amor. Entonces, verás que no hay manera de que puedas hacerlo. Pero si todos en la decena piden ayuda desde arriba, entonces el amor cubrirá todas las transgresiones. El amor viene solo del Creador.

Solo, sin los amigos, no puedo recurrir al Creador, sólo junto con ellos. Entonces definitivamente nos responderá: no yo, sino los diez. Él enciende deliberadamente las disputas entre nosotros y en unos minutos lo encenderá en otro lugar.
Debemos unirnos en torno al problema que reveló el Creador y agradecerle por ello. Después de todo, es obvio que este odio siempre ha existido y se ha revelado solo porque hemos alcanzado la madurez suficiente para pedir la salvación al Creador. La revelación del odio es evidencia de progreso.
Necesitamos unirnos todos y percibir este odio como una invitación del Creador para que nos volvamos a Él, dándole la oportunidad de responder nuestra oración. Después de varias apelaciones conscientes, sentiremos el triángulo en el interior: yo, el Creador, el grupo, o el Creador, el grupo, yo.

Si el odio no se revela, entonces no somos dignos de avanzar. Dicho esto, no despertamos el odio; por el contrario, debemos esforzarnos por unirnos tanto como sea posible, y luego sentiremos que el Creador causa el rechazo en nosotros.
No aspiramos  revelar el mal, sino sólo el bien. El mal que obtenemos desde arriba, al igual que la corrección. Siempre buscamos el bien.4
De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 12/jul/19, Oración
1 Minuto 0:20
2 Minuto  37:15
3 Minuto  52:40
4 Minuto  56:50

Material relacionado:
Convertir odio en amor
Por qué el alma requiere de corrección
Unidad: domo contra misiles

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta