El hombre debe expresar amor

Baal HaSulam escribe que, en el futuro, en la sociedad corregida, cada nación mantendrá sus tradiciones corporales porque emergieron de diferentes raíces espirituales de 70 naciones. Debe haber amor en las relaciones entre la gente, pero su forma de expresión externa corresponderá a la mentalidad de cada nación. Lo más importante es que el hombre debe expresar amor; en esto, no sigue su propia opinión ni comprensión, sino la percepción de amor de los demás y se adapta a ellos. Si yo, un judío, quiero invitar a un francés para quien la comida más deliciosa son las ranas, buscaré ranas Kosher para él.1

Estamos obligados a unirnos, no por temor al Creador o al gobierno, sino por la conexión integral que se revela en la naturaleza cada día más y más. Si nos acercamos a tal conexión, nos sentiremos bien, pero si no, será malo para nosotros. La naturaleza nos exige que nos unamos y no hay a donde escapar.

Hoy se teme el peligro de la inminente desaparición de la vida en la Tierra debido al calentamiento del clima, los agujeros de ozono y las altas concentraciones de gas metano en la atmósfera. Pero esto no sucederá, nos asfixiaremos, pero no moriremos. Si la unidad está incrustada en la raíz de la creación, en su objetivo final, ciertamente llegaremos a ella; la única pregunta es qué precio que pagaremos.2

Ley de la sociedad del futuro: todos reciben lo necesario para su existencia, para dar el cien por cien de sí mismos para servir a la sociedad, vivirán en igualdad de condiciones. Esta es la ley de garantía mutua (Arvut) implementada en forma corpórea. Estamos obligados a ello, no por el sistema socialista ni por convicciones filosóficas, sino por la ley de la naturaleza, que debemos cumplir. Si no lo hacemos, será muy malo para nosotros y nos veremos obligados a obedecer, pero sólo recibiendo golpes. Tenemos oportunidad de caminar en el camino de la Luz (Ajishena).

Se prevé que en cincuenta años la Tierra no tendrá vida y se consumirá: no habrá ozono, ni oxígeno, ni vida. Pero no debemos preocuparnos por la capa de ozono, dejemos esta preocupación al Creador. Necesitamos cuidarnos de implementar las leyes que podemos cumplir, es decir, la ley del amor al prójimo. Con esto, pondremos toda la naturaleza en orden.

En los próximos años, veremos que todos nuestros intentos por normalizar el medio ambiente, cuidando las flores, los árboles, las plantas y los arrecifes de coral que desaparecen y prohibiendo la pesca, son inútiles. Podemos decidir que a partir de hoy, no haremos nada que pueda dañar al mundo y mañana descubriremos más y más problemas: crisis financiera, colapso de la sociedad. 

La naturaleza debe llevarnos a la decisión de unirnos. Por lo tanto, nos asfixiaremos sin oxígeno, nos quemaremos bajo los agujeros en la capa de ozono, sufriremos erupciones volcánicas y huracanes para que nos demos cuenta de que no hay otra opción, que sólo con nuestra conexión podemos calmar a la naturaleza.

La humanidad es el nivel más alto de existencia en la naturaleza. Todos estamos conectados, si alcanzamos equilibrio en el nivel humano, todos los demás niveles se equilibran automáticamente, de arriba a abajo. Pero si el odio y la confusión reinan en nuestro nivel superior, no importa cuánto invertimos en los niveles inferiores tratando de preservar el medio ambiente, nada ayudará. No importa cuántos comités formemos ni cuánto dinero invertimos, todo será inútil. Solo una cosa ayudará: la garantía mutua entre nosotros, la educación social correcta.3

De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 19/jun/19, Construyendo la sociedad del futuro
1 minuto 10:40
2 minuto 12:40
3 minuto 17:00

Material relacionado:
Un acelerador en el camino espiritual
La nueva realidad no es una utopía, sino una ley de la naturaleza
El gen de la separación y de la conexión

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta