La satisfacción constante está en anhelarla

El hombre no recibe satisfacción del amor en sí, sino de anhelar el amor, anhelar a la persona que ama. Es feliz al experimentar esos sentimientos, sin recibir satisfacción egoísta.

Por lo tanto, la acción espiritual se realiza con fe por encima de la razón, en aras del otorgamiento. Este es un Kli de tipo diferente. Es el anhelo lo que satisface al hombre; es lo principal, por lo tanto, es necesario cultivarlo.

La misma regla se aplica en nuestro mundo: mientras anhelemos la meta, estamos mucho más satisfechos que cuando la logramos y realizamos nuestro sueño. Pues vemos que no resultó ser lo que imaginamos, pero ¿por qué es así?

Es porque, de hecho, la naturaleza de los deseos y las realizaciones no funcionan de esa manera. El placer verdadero y constante sólo es posible desde el anhelo, no desde la satisfacción del deseo. El deseo de recibir no fue creada para ser satisfecho, sino para desarrollar, por encima de él, el anhelo de amor y otorgamiento.1

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 3/jul/19, Deficiencia por la grandeza del Creador
1 minuto 16:55

Material relacionado:
¿Qué oculta esta chispa de Luz?
Cambiando para otorgar
La metodología del amor

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: