Nada es peor que la indiferencia

La indiferencia es resultado de la discrepancia de propiedades. Se le muestra indiferencia a una persona para que descubra quién es realmente, sin influencia de arriba ni influencia del grupo. A través del grupo, también recibo influencia superior, porque sólo a través del grupo puedo conectarme con el Creador y despertar Su influencia por mí mismo.

La indiferencia es lo más difícil. Demuestra que una persona no ha establecido una conexión devota con el grupo y, a través de él, con el Creador. La cadena: «Israel, la Torá y el Creador» no funciona y por lo tanto, aparece la indiferencia. No hay nada peor. Incluso el conflicto o el desacuerdo es mejor, porque es al menos un escrutinio. La indiferencia nos impide cualquier tipo de escrutinio y uno puede quedar atrapado en ella durante años.

Luego vendrá el despertar, porque la persona no está sola, sino que es parte de un sistema roto. Si otras almas conectadas con la raíz de su alma comienzan a cambiar y a corregirse, entonces la despiertan. Incluso puede renunciar al avance espiritual, pero de repente despierta porque los demás necesitan su presencia y participación para alcanzar la corrección.

En el nivel más bajo, la indiferencia se manifiesta en que la persona está en este mundo y está satisfecha con él, disfruta egoístamente de su vida. Sólo se preocupa por la satisfacción material y se vuelve indiferente al avance espiritual. El punto en el corazón deja de brillar porque no hace suficiente esfuerzo para conectarse con sus amigos, con el maestro y con el método.

El orgullo desestima su conexión con los demás. Se siente más fuerte y más inteligente que los otros y eso lo derriba. La persona puede invertir una tremenda energía en asuntos materiales, pero esto puede detener completamente su espiritualidad. Le parece que tendrá éxito y ganará una fortuna, y este es un gran obstáculo.

El grupo está obligado a mantener el sentido de igualdad en cada miembro. Aunque todos sean diferentes -algunos son más intuitivos, otros más inteligentes- Todos deberíamos estar en pie de igualdad, sin ventaja de uno sobre otro. El grupo debe ayudar a todos en este punto o el orgullo crecerá y los desviará del camino. Esto se llama «rescatarlo de la prisión».

Puedes sentirte en tu mejor momento y completamente bien, confiado y fuerte, esa es la prisión egoísta. Debido a esto, te encuentras en una corriente turbulenta que te lleva a una cascada alta que te destruirá en pedazos.

La indiferencia es un sentimiento muy importante porque muestra lo que me falta de la grandeza del Creador. Por lo tanto, debo aumentar la importancia de todos los recursos: grupo, maestro, libros y método. La indiferencia e incluso el rechazo aparecen constantemente y debemos superarlos, trabajando de esa manera. Estas son etapas necesarias (golpes) en el camino.1

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 11/jun/19, Escritos de Baal HaSulam, Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, artículos 11 – 16
1 minuto 14:25

Material relacionado:
Superando la indiferencia y el aburrimiento
Rompiendo el muro de protección de la indiferencia
Una indiferencia perturbadora

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: