entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 1/ago/19

La UE está en crisis. No se puede reformar porque no es una estructura terminada. No puede haber buena conexión entre egoístas: los intereses divergen, la estructura se desintegra.

Solución: romper antes de que estalle otra guerra o unir a la gente/naciones y no a las empresas…

Después de la destrucción del Templo, las relaciones cayeron del nivel del corazón al nivel corporal a una comunicación con manos y lenguaje. En lugar de conectar los corazones, comenzaron a seguir instrucciones, buscando cómo hablar con los demás. Así se separaron de la ley principal de la Torá: «ama a tu prójimo como a ti mismo», ¡sin siquiera pensarlo!

Después de la destrucción del Templo, los corazones no pueden conectarse, pues será una salida para el odio/ego. Por eso a nivel terrenal se hicieron leyes de conducta que reflejan leyes espirituales. Si no hay amor por el otro, al menos no hagas a otro lo que no deseas para ti.

Después de la destrucción del Templo (conexión espiritual con el Creador), decidieron reducir su demanda de otorgamiento y amor por demandas vacías. Interpretaron leyes y condiciones de la Torá, como leyes externas de conducta que no requieren corrección interna del ego, corazón.

Precisamente el hombre pequeño, el que está abajo, lejos del Creador, eleva su rezo, hasta Maljut del mundo del Infinito, invoca la Luz del Infinito en todos los niveles y así, de arriba a abajo, registra su nombre, su contribución a la corrección general.

La unión debe surgir ENTRE odio y amor, incluso para uno mismo. Sin destruir nada, sólo agregando bondad. Esta es la línea media, «el medio dorado» en el que revelamos al Creador y nos unimos con Él, logrando así una existencia eterna y perfecta.

Corrección es AGREGAR el poder bueno al malo y egoísta. El Creador creó la fuerza mala y nos dará la buena, según nuestro deseo, está escrito «Él creó la Luz y Él creó la oscuridad».

Todo viene de Él. Debemos conectar la luz y la oscuridad para que «la oscuridad brille como luz».

El hombre está dentro de su ego, pero en aras de la verdad y la justicia común, debemos superar las diferencias. Debemos amarlas y por encima de ellas podremos lograr amor y llegar a la línea media, elevarnos por encima de nuestra naturaleza egoísta, en fe por encima de la razón.

La creación correcta existe sin destruir el ego, sino al lograr conexión, comprensión y amor. El pueblo de Israel se forjó en Babilonia de 70 naciones, creando dentro del desacuerdo y por encima de la separación, amor sobre el odio, y existieron justo entre ambos (línea media).

El pueblo de Israel debe dar al mundo ejemplo de unidad en 2 niveles, está escrito, «El amor cubre todos los pecados». Debemos aprender a no destruir el desacuerdo, sino a crear conexión, comprensión y amor, precisamente por encima. Combinando amor-odio, más-menos, dulce-amargo.

Unir a la sociedad no es cambiar la actitud de cada individuo ni la de unos a otros. Por el contrario, sin cambiar nuestra opinión, debemos elevarnos por encima de ella y de nuestros desacuerdos; a medida que los cubrimos, nos conectamos. No hay otra forma de alcanzar la unidad.

En el tiempo de Abraham la nación de Israel se formó con el grupo de sus estudiantes. Abraham preguntó al Creador cómo cumplir la misión de alcanzar la corrección general. El Creador respondió: Sólo al ser exiliados de Egipto, a un enorme ego y después, salir gradualmente de él.

Exilio egipcio: expulsión de la conexión y del amor fraterno hacia la esclavitud del faraón, cuando el ego gobierna sobre el deseo por nuestra conexión. El deseo egoísta que nos separa se llama faraón. ¡Pero después de sufrir 10 plagas, el egoísmo-faraón nos expulsa de sí mismo!

Sin las plagas egipcias no podemos salir de Egipto, porque ya disfrutamos del ego, como lo estamos haciendo. Nosotros también recibiremos las diez plagas: golpes al faraón, nuestro ego, que está en el interior de todos y cada uno, para incitarnos a liberarnos de él, a escapar.

Separado del ego, del faraón, puedes pasar a la etapa de corrección al deseo de otorgar, a la Luz (Torá). Nos comprometemos a estar en garantía y unidad mutuas, deseamos recibir la fuerza que nos unirá. Así, recibimos el poder de otorgamiento y el método de corrección: ¡la Torá!

40 años en el desierto, la corrección hacia el deseo de otorgar por encima del ego. Luego, corrección de recibir para otorgar, Tierra de Israel. Construimos el deseo de amar en unidad, el primer Templo. Se destruye. Construimos el segundo. Se destruye. Caemos en el egoísmo. Unimos nuestros deseos con los de las naciones del mundo.

En el siglo 16 ARÍ reveló la Cabalá, método para corregir el ego.

Vital, alumno de ARÍ: «La libertad no llega. No hay cura para la ruina del Templo, ya es 1504. No hay esperanza. Cada generación que no erija un templo, es como si lo derribara ¿Por qué el exilio es tan largo?» 

¿Por qué no viene? Porque no exigimos corrección, no la deseamos. Debemos buscar buenas relaciones, comprender que no podemos lograrlas y pedir ayuda. Como resultado de nuestros esfuerzos por unirnos sabremos qué pedir al Creador. O sea, esperar al Mesías, el poder de corrección.

Pasaron 500 años, Baal Shem Tov preguntó al Mesías: ¿Cuándo vienes? Él respondió: Cuando mis fuentes se extiendan por el mundo, cuando la Cabalá sea revelada. Así el hombre querrá corregirse, sabrá cómo lograrlo. Mientras tanto, destruimos el planeta con el ego creciente.

De Twitter, 1/ago/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 12/jun/19
Mis pensamientos en Twitter, 16/jun/19
Mis pensamientos en Twitter, 17/jun/19

Nuestro único escudo contra el antisemitismo es la unidad

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo «Nuestro único escudo contra el antisemitismo es la unidad«

Los campus de EE.UU. y Reino Unido, antaño lugares para ilustrarse y para el progreso ideológico de la sociedad, se han convertido en epicentros de una despiadada actitud contra Israel y de un antisemitismo atroz, dos caras de una misma moneda. Se han convertido en un terreno abonado para agendas políticas fundamentalistas patrocinadas por grupos con intereses particulares. La reciente visita de un grupo de mis estudiantes a la Universidad de Oxford confirmó esta percepción. Los profesores judíos con los que hablaron esperan ansiosamente la jubilación debido a la atmósfera hostil y las amenazas contra ellos. Este es un problema que solamente irá a peor a menos que los judíos nos hagamos cargo de la situación y nos unamos.

Algunos de mis estudiantes, en el marco de un proyecto de investigación sobre el antisemitismo, llevaron a cabo en el Reino Unido una serie de entrevistas con académicos y profesores que han tenido que hacer frente al antisemitismo en el mundo universitario. Según sus testimonios (recogidos en un documental que se emitirá a lo largo de este año), han sido víctimas de amenazas y hostigamiento por ser judíos o por apoyar a Israel, un país atacado incesantemente en los campus universitarios estadounidenses y europeos.

El odio a los judíos, disfrazado de la denominada “crítica justificada” a Israel y sus políticas, señala al estado judío con duras acusaciones de “apartheid” y “genocidio”. La “Semana del Apartheid de Israel” afirma haber crecido este año con 200 eventos celebrados en 30 países de los cinco continentes. ¿Y dónde se sitúan los lugares escogidos para esos eventos? Efectivamente: se encuentran en los propios campus universitarios, donde se siembra y cosecha metódicamente las semillas del antisemitismo.

Recientemente, el dirigente de un grupo minoritario estudiantil de la Universidad de Bristol (Reino Unido) cuyo papel es combatir los prejuicios en el campus, le dijo a un estudiante judío que “sea como Israel y deje de existir”. Este no es un caso aislado de intolerancia hacia los judíos. A principios de año, cientos de estudiantes votaron en contra de permitir la creación de una Sociedad Judía en la Universidad de Essex después de que un miembro de la sección de Amnistía Internacional en la universidad británica instara a los estudiantes a rechazarla argumentando que la iniciativa no era “políticamente neutral”. Esto refleja la tendencia que mostraba una encuesta de 2017 a 485 estudiantes judíos en Inglaterra: dos tercios de los encuestados informaron haber sido atacados en el campus por el hecho de ser judíos.

Durante los últimos años, se han invertido millones de dólares en universidades de todo el mundo para avanzar en las agendas antiisraelíes y antijudías. Todas ellas patrocinadas por gobiernos y organizaciones extranjeras cuyo objetivo es avanzar en su agenda y retórica antisemita. Las facultades son permisivas usando el pretexto de la pluralidad pero además, por muy paradójico que pueda parecer, incluso los académicos judíos se están subiendo al carro de apoyar y promover activamente estas causas. A modo de ejemplo, el año pasado, la Asociación Estadounidense de Profesores Universitarios emitió un comunicado atacando a Israel por vetar a los profesores que son miembros activos del movimiento BDS contra el estado judío.

¿Qué se puede hacer con una posición tan fuertemente financiada y metódica que favorece el antisemitismo y la deslegitimación de Israel?

Como expliqué en un reciente artículo  –“Si quisieras donar para combatir el antisemitismo, ¿dónde sería?”– todo esfuerzo para combatir la creciente plaga de odio hacia los judíos y la demonización de Israel con costosas campañas será inútil. Y la prueba es que, hasta ahora, han sido infructuosas.

Los judíos somos una nación concebida para traer la conexión y la unidad al mundo. Si fracasamos en llevar a cabo esta misión, dicen nuestros antiguos sabios que, entonces, las naciones sienten instintivamente que no hay justificación para nuestra existencia aquí en la Tierra, y se desarrolla un antisemitismo implacable que se extiende a todas las áreas relacionadas con los judíos. Está escrito en El libro de El Zóhar que cuando no llevamos a cabo nuestra misión: “¡Ay de ellos [judíos], porque con estas acciones provocan que haya pobreza, ruina y robo, saqueos, asesinatos y destrucciones en el mundo “(Tikuney Zóhar, 30).

En otras palabras, nuestro único escudo es nuestra unidad. Como está escrito: “La principal defensa contra las calamidades es el amor y la unidad. Cuando hay amor, unidad y amistad entre ellos, en Israel, ninguna calamidad puede sobrevenirles” (Maor Vashemesh).

Antes de la destrucción del Templo, nuestros antepasados ​​desarrollaron un método único para la conexión. No suprimían las características de unos y otros, ni se explotaban mutuamente. Cada uno empleaba sus habilidades individuales para el bien común, creando así una sociedad que apoyaba la realización personal de todos y al mismo tiempo fortalecía el tejido social que la mantenía unida.

Para poder unirnos hoy, no necesitamos suprimir ni atenuar nuestras diferencias. Simplemente se requiere de nosotros que superemos las diferencias que nos separan. En la actualidad, ese mismo método de conexión –simple pero efectivo– que nuestros antepasados ​​perfeccionaron y se comprometieron a compartir con las naciones, es imprescindible para la supervivencia de nuestra sociedad. El mundo nos dice que es hora de regresar a nuestras raíces y reactivar nuestra responsabilidad mutua poniendo en práctica el principio de “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Si así lo hacemos, la verdadera calma y tranquilidad reinarán en todos los campus y en todas las esferas de la sociedad.

“Un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para la humanidad”

Exactamente hace 50 años, un evento importante sucedió: el mundo observó, conteniendo la respiración, que el hombre daba sus primeros pasos en la Luna. Todas las estaciones de radio y canales de TV estaban transmitiendo las palabras de Neil Armstrong: “Este es un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para la humanidad”.

¿Hoy, tras 50 años, podemos decir que realmente fue un gran salto adelante para la humanidad?

En ese entonces, era joven, tenía 23 años, era estudiante y recuerdo cuánto me inspiraron esas imágenes. Solía soñar con esos viajes. Había muchas personas a mi alrededor y todos teníamos la vista adherida a la pantalla observando lo que sucedía.

Antes que nada, estaba interesado como científico, estudiaba para convertirme en uno. Fue un gran paso adelante en la ciencia. Por supuesto si observas este evento hoy, no parece de consecuencias tan fuertes. Hoy a nadie le impresionan los viajes al espacio. Sin embargo, en ese momento, todos sentíamos verdadera pasión. El hombre quería salir del marco de referencia terrestre, escapar de la Tierra y averiguar qué estaba sucediendo más allá de ella.

Este realmente fue un salto gigante para la humanidad, que observaba desde la tierra, establecimos por seguro que la Tierra es redonda. En tiempos antiguos, las personas generalmente la consideraban un disco, recuerdo ser impactado por las imágenes desde la Luna: el globo elevándose sobre el horizonte, justo como usualmente vemos a la Luna elevarse en el cielo. Era una vista inversa muy interesante.

Comenzamos a entender que estamos en un vasto universo, vacío. No hay otra vida en el universo entero, excepto el ecosistema único que conecta a la naturaleza inanimada, las plantas, los animales y las personas en la Tierra y nos da vida. Dimos un paso hacia el espacio, abriendo un nuevo espacio, pero estaba muerto.

Aquí la humanidad comenzaba a tomar conciencia de dos opuestos: nos enfrentamos con el inacabable espacio abierto del universo, pero no hay vida en él, sólo piedras y vacío. Por lo tanto, necesitamos cuidar de nuestro planeta; no habrá otro lugar. Es necesario percibir a todas las personas como viviendo juntas en una casa. No veo que ir a la Luna haya cambiado la actitud de la gente en este sentido. Pero al menos disparó la investigación en esta dirección.

En los pasados 50 años la humanidad se desarrolló de forma importante, pero para empeorar. Probamos que estamos solos en el universo y que la Tierra es el único lugar que nos da vida. Aun así, a pesar de ello, la estamos destruyendo, acercándonos a una línea roja irreversible y no tomamos en cuenta nada. Esto nos muestra lo destructivo que es nuestro egoísmo; está matándonos y necesitamos hacer algo al respecto.

El siguiente “pequeño paso para el hombre, que se convertirá en un paso gigante para la humanidad” será un paso hacia nuestra unión. Para darlo, no necesitas dar pasos en la Luna ni en otro planeta, sólo necesitas dar un paso sobre ti mismo. Cada uno debe pasar sobre su egoísmo así, realmente, tendremos un enorme avance para toda la humanidad porque podremos salvarnos a nosotros mismos de la autodestrucción.

Si cada uno da un pequeño paso fuera de sí mismo y pasa por encima de su propio egoísmo, nos elevaremos mucho más alto que la Luna y las estrellas, en una dimensión completamente diferente. No podemos abolir nuestro egoísmo, pero podemos elevarnos por encima de él. Esto requiere de una fuerza especial; ningún cohete será capaz de elevarnos por encima de nosotros mismos.

Todos estamos atrapados en la fuerza de gravedad de nuestro propio egoísmo, por lo tanto, es necesario despertar la fuerza opuesta, la cual nos arrancará del amor por nosotros mismos. La sabiduría de la Cabalá está destinada a este propósito y sólo ella nos da poder para elevarnos por encima de la superficie de la Tierra, para arrancarnos del egoísmo que nos presiona hacia la tierra.

Nos gustaría elevarnos y crecer por encima de nuestro egoísmo, pero no podemos. Eso requiere de un método de conexión especial, el cual es enseñado por la Cabalá. Así, nos sentiremos en un cohete en el universo ilimitado. Al escapar del egoísmo, entenderemos las fuerzas especiales que tienen la Tierra, la Luna, el Sol y el universo entero. Aprenderemos por qué este sistema fue construido de esa manera, cuál es nuestro papel, por qué existimos dentro de él. Todo se volverá claro; sólo necesitamos elevarnos por encima de nuestro egoísmo.

De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 18/jul/19

Material relacionado:
La Cabalá explica el Big Bang
¿Por qué ocurrió el Big Bang?
Una mirada más allá del punto del Big Bang

¿Si los árabes también son semitas, por qué el término antisemita se refiere sólo a judíos? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Si los árabes también son semitas, porque el término “antisemita” se refiere sólo a judíos?”

En primer lugar, pienso que no hay necesidad real de relacionarnos con esas definiciones, porque cambian a través de la historia, de acuerdo a los gustos y puntos de vista de diferentes personas y culturas. De la misma manera, “Semita” tiene muchas definiciones de acuerdo a varias fuentes. De acuerdo a lo que está escrito en la Torá, los árabes son el resultado de Ismael, el hijo de Abraham y Hagar, en correspondencia, los ismaelitas son familiares de los judíos. Aún así, hoy en particular, el antisemitismo se refiere sólo a judíos y los árabes mismos también se relacionan con al antisemitismo como antijudíos.

Nueva Vida #272 – Sexo y desarrollo humano

Nueva Vida #272 – Sexo y desarrollo humano
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitzah Mazoz

Resumen

¿Podemos aprender a utilizar apropiadamente el sexo con el fin de mejorar el mundo? Toda la desesperación que se siente en el mundo está diseñada para empujarnos a una nueva conexión. Estamos sedientos de un nuevo tipo de conexión sexual, que no esté basada en disfrutar a expensas de los demás, cómo es el caso de la lujuria. El sexo puede ser disfrutado un billón de veces más si agregamos un vínculo mutuo, más interno y espiritual en la pareja. Sin este vínculo todo lo que sentimos es absorbido por nuestro deseo de disfrutar y da como resultado pérdida del deseo e insatisfacción sexual. Al fin de nuestro desarrollo, cuando todos acepten crear una conexión mutua más elevada, todas las pasiones posibles serán reveladas y satisfechas, por toda la eternidad.
[126201]
De Kabtv “Nueva Vida #272 – Sexo y desarrollo humano” 20/dic/13
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

 

Lección diaria de Cabalá – 1/ago/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, «Prefacio a la sabiduría de la Cabalá», punto 165
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Tishaa BeAv (nueve de Av
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora