Mis pensamientos en Twitter, 1/ago/19

La UE está en crisis. No se puede reformar porque no es una estructura terminada. No puede haber buena conexión entre egoístas: los intereses divergen, la estructura se desintegra.

Solución: romper antes de que estalle otra guerra o unir a la gente/naciones y no a las empresas…

Después de la destrucción del Templo, las relaciones cayeron del nivel del corazón al nivel corporal a una comunicación con manos y lenguaje. En lugar de conectar los corazones, comenzaron a seguir instrucciones, buscando cómo hablar con los demás. Así se separaron de la ley principal de la Torá: «ama a tu prójimo como a ti mismo», ¡sin siquiera pensarlo!

Después de la destrucción del Templo, los corazones no pueden conectarse, pues será una salida para el odio/ego. Por eso a nivel terrenal se hicieron leyes de conducta que reflejan leyes espirituales. Si no hay amor por el otro, al menos no hagas a otro lo que no deseas para ti.

Después de la destrucción del Templo (conexión espiritual con el Creador), decidieron reducir su demanda de otorgamiento y amor por demandas vacías. Interpretaron leyes y condiciones de la Torá, como leyes externas de conducta que no requieren corrección interna del ego, corazón.

Precisamente el hombre pequeño, el que está abajo, lejos del Creador, eleva su rezo, hasta Maljut del mundo del Infinito, invoca la Luz del Infinito en todos los niveles y así, de arriba a abajo, registra su nombre, su contribución a la corrección general.

La unión debe surgir ENTRE odio y amor, incluso para uno mismo. Sin destruir nada, sólo agregando bondad. Esta es la línea media, «el medio dorado» en el que revelamos al Creador y nos unimos con Él, logrando así una existencia eterna y perfecta.

Corrección es AGREGAR el poder bueno al malo y egoísta. El Creador creó la fuerza mala y nos dará la buena, según nuestro deseo, está escrito «Él creó la Luz y Él creó la oscuridad».

Todo viene de Él. Debemos conectar la luz y la oscuridad para que «la oscuridad brille como luz».

El hombre está dentro de su ego, pero en aras de la verdad y la justicia común, debemos superar las diferencias. Debemos amarlas y por encima de ellas podremos lograr amor y llegar a la línea media, elevarnos por encima de nuestra naturaleza egoísta, en fe por encima de la razón.

La creación correcta existe sin destruir el ego, sino al lograr conexión, comprensión y amor. El pueblo de Israel se forjó en Babilonia de 70 naciones, creando dentro del desacuerdo y por encima de la separación, amor sobre el odio, y existieron justo entre ambos (línea media).

El pueblo de Israel debe dar al mundo ejemplo de unidad en 2 niveles, está escrito, «El amor cubre todos los pecados». Debemos aprender a no destruir el desacuerdo, sino a crear conexión, comprensión y amor, precisamente por encima. Combinando amor-odio, más-menos, dulce-amargo.

Unir a la sociedad no es cambiar la actitud de cada individuo ni la de unos a otros. Por el contrario, sin cambiar nuestra opinión, debemos elevarnos por encima de ella y de nuestros desacuerdos; a medida que los cubrimos, nos conectamos. No hay otra forma de alcanzar la unidad.

En el tiempo de Abraham la nación de Israel se formó con el grupo de sus estudiantes. Abraham preguntó al Creador cómo cumplir la misión de alcanzar la corrección general. El Creador respondió: Sólo al ser exiliados de Egipto, a un enorme ego y después, salir gradualmente de él.

Exilio egipcio: expulsión de la conexión y del amor fraterno hacia la esclavitud del faraón, cuando el ego gobierna sobre el deseo por nuestra conexión. El deseo egoísta que nos separa se llama faraón. ¡Pero después de sufrir 10 plagas, el egoísmo-faraón nos expulsa de sí mismo!

Sin las plagas egipcias no podemos salir de Egipto, porque ya disfrutamos del ego, como lo estamos haciendo. Nosotros también recibiremos las diez plagas: golpes al faraón, nuestro ego, que está en el interior de todos y cada uno, para incitarnos a liberarnos de él, a escapar.

Separado del ego, del faraón, puedes pasar a la etapa de corrección al deseo de otorgar, a la Luz (Torá). Nos comprometemos a estar en garantía y unidad mutuas, deseamos recibir la fuerza que nos unirá. Así, recibimos el poder de otorgamiento y el método de corrección: ¡la Torá!

40 años en el desierto, la corrección hacia el deseo de otorgar por encima del ego. Luego, corrección de recibir para otorgar, Tierra de Israel. Construimos el deseo de amar en unidad, el primer Templo. Se destruye. Construimos el segundo. Se destruye. Caemos en el egoísmo. Unimos nuestros deseos con los de las naciones del mundo.

En el siglo 16 ARÍ reveló la Cabalá, método para corregir el ego.

Vital, alumno de ARÍ: «La libertad no llega. No hay cura para la ruina del Templo, ya es 1504. No hay esperanza. Cada generación que no erija un templo, es como si lo derribara ¿Por qué el exilio es tan largo?» 

¿Por qué no viene? Porque no exigimos corrección, no la deseamos. Debemos buscar buenas relaciones, comprender que no podemos lograrlas y pedir ayuda. Como resultado de nuestros esfuerzos por unirnos sabremos qué pedir al Creador. O sea, esperar al Mesías, el poder de corrección.

Pasaron 500 años, Baal Shem Tov preguntó al Mesías: ¿Cuándo vienes? Él respondió: Cuando mis fuentes se extiendan por el mundo, cuando la Cabalá sea revelada. Así el hombre querrá corregirse, sabrá cómo lograrlo. Mientras tanto, destruimos el planeta con el ego creciente.

De Twitter, 1/ago/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 12/jun/19
Mis pensamientos en Twitter, 16/jun/19
Mis pensamientos en Twitter, 17/jun/19

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta