Nuestra participación es anularnos cada vez más

El inferior recibe todo del superior: este mundo, el mundo superior y todos los medios para el ascenso, todos los componentes de la corrección y todas las condiciones internas. Lo que le queda es examinar tu actitud hacia sus estados externos e internos, es decir, hacia el grupo, hacia el mundo, hacia ti mismo y luego integrarte en el grupo y anularte.

Por ahora lo único que puedes hacer es anularte tú mismo. Incluso después, cuando trabajes con todas tus fuerzas, tu participación será anularte cada vez más. Todas tus grandes acciones son acciones de anularte porque trabajas en corregir el ego.

La anulación puede ser pasiva o activa, en diferentes grados, en condiciones internas y externas en constante cambio. Pero la experiencia principal que necesitamos obtener de todos los estados por los que pasamos es la capacidad de anularnos por nuestra propia elección. Debo saber por qué me anulo, hacia quién, cómo hacerlo y al hacerlo, encuentro a la decena, al grupo y al mundo entero.

Al anularme, me adhiero a la anulación del Creador y Lo alcanzo, en Su anulación. Así es como el bebé alcanza a su madre, en la anulación mutua. De lo contrario, se unirá a ella sólo externamente, usándola, porque ella le sirve. Sin embargo, al anularse en bien de la conexión, comienza a comprender cómo ella se anula hacia él y así estudia al superior. Aquí, es muy importante anularse hacia las personas adecuadas y no hacia el mundo egoísta externo.

La anulación pasiva es otorgar por el otorgamiento y la anulación activa es recibir por el otorgamiento. Estoy en el superior, lo siento y entiendo que con mi recepción puedo darle contento, ayudarlo a revelarse dentro de mí. Darle al Creador el placer de Su revelación a los seres creados es el trabajo, que hasta el final de la corrección, se hace en el ascenso, con AHP de Aliyá, adhiriéndote al superior, es decir, anulándote ante Él, al anularte ante el grupo. Como está escrito: «Del amor por los seres creados al amor por el Creador».

Así avanzamos paso a paso, subiendo y bajando y de nuevo, subiendo y bajando, como está escrito: “Y hubo tarde y hubo mañana, un día”. Cada vez tenemos un nuevo estado, perdiendo todo lo recibido previamente. Si recordamos y mantenemos el estado anterior, el esfuerzo sería impuro. Tengo que caer al estado de «Simón del mercado».1

Estamos en el mundo corpóreo para tener oportunidad de organizar sistemas que no dependen de nuestros ascensos y descensos espirituales. Por lo tanto, podemos recordarnos mutuamente la intención, obligarnos a trabajar de acuerdo a un horario, de acuerdo a los estados corporales. Por eso el que no viene a la lección todos los días no participa en el trabajo común. Cada lección es un nuevo ascenso, una nueva participación, conexión y construcción del Kli.2

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 8/ago/19, Escritos de Baal HaSulam, Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, punto 179

1 minuto 28:40 – 36:12

2 minuto 35:30

Material relacionado:
Pensamientos relevantes en Shamati. ¿Cuál es la razón de la pesadez que uno siente cuando se anula ante el Creador?
Sintiéndote dentro de la Madre Bina
Aférrense al superior con todo su corazón y alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: