Onda sinusoidal espiritual

Baal HaSulam en sus cartas y artículos explica los estados de ascenso y descenso que se esperan en la espiritualidad.

Mientras trabajamos en este mundo, prácticamente no pensamos que deberían alternarse los estados de éxito y no éxito. Siempre nos esforzamos por avanzar.

Pero en el mundo espiritual, no es así. Cuando realmente y en serio entramos en el proceso espiritual, comenzamos a comprender que debemos tener en cuenta ascensos y descensos. Además, estos estados se alternan y de hecho, los descensos no son menos importantes que los ascensos, por eso debemos relacionarnos con ellos con absoluta seriedad y preferiblemente de la misma manera que con los ascensos.

Baal HaSulam escribe en la Carta 25 que el descenso destinado al siguiente ascenso se considera ascenso, no descenso. Así es realmente.

De hecho, en el camino hacia la meta de la creación, hay crecimiento del ego (línea azul en el dibujo) sobre el cual construimos la parte altruista (línea roja). Luego hay más ego y de nuevo, lo cubrimos con altruismo. Así ascendemos: ascenso – descenso, ascenso – descenso. No hay forma de escapar.

Por eso, debemos relacionarnos tanto con descensos como con ascensos. Al principio, el ego crece en nosotros, luego, por encima de él, logramos un ascenso espiritual: anti-egoísmo y cubrimos el ego con la cualidad opuesta.

Así descensos – ascensos ocurren según las fases: 1 – 2, luego 3 – 4, etc. Por lo tanto, el ascenso es imposible sin el descenso.

También podemos representarlo como una onda sinusoidal: ascenso – descenso, ascenso – descenso. Mientras mayor es el descenso, mayor es el ascenso correspondiente. Así están unidos: 1 – 2, 1 – 2.

En el trabajo espiritual, todo inicia con un descenso, de la noche, de la oscuridad. Como dice la Biblia: «Y hubo tarde y hubo mañana, un día».
[248605]
De la lección de Cabalá en ruso 31/mar/19

Material relacionado:
Entrando al trabajo espiritual
Adherirse a la eternidad
Un descenso en el entrenamiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta