entradas en '' categoría

Congreso en Chisinau, Moldavia

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 8/sep/19

Este fin de semana se celebró un inmenso Congreso de Cabalá de ruso-parlantes en la ciudad de Chisináu, Moldavia. Asistieron más de 1,200 de mis estudiantes de habla rusa de diferentes países.Tenemos la esperanza que mediante nuestra unión, ascendiendo por encima del egoísmo, revelaremos la fuerza superior, el atributo de amor y otorgamiento.

 

Mis pensamientos en Twitter, 8/sep/19

Al reunir los fragmentos del mosaico de tu alma en un todo, los pegas, te acercas y los adhieres a la fuerza del Creador. El Creador es como el pegamento, el poder de corrección. Llena las partes conectadas, ya que es posible que circule Su fuerza entre ellas, la fuerza del amor.

¿Quieres reunir tu alma? Necesitas una fuerza que te adhiera a los demás. Esta fuerza no es natural, se opone a tu naturaleza egoísta. Al atraerla reúnes tu alma, atraes al Creador, tienes que obligarlo. Así llegas a conectarte y a necesitar de Él.

El egoísmo es la fuerza superior, lo único que tenemos. No podemos eliminarlo porque abandonaríamos nuestra naturaleza.

No erradicamos el egoísmo ¡lo utilizamos! De modo que a pesar de él y por encima, crearemos una mayor conexión que la existente antes de la ruptura de Adam.

No te enojes con tu egoísmo. No lo maldigas, no trates de neutralizarlo, destruirlo o anularlo. Por el contrario, por encima de él, trata de crear otra capa, como un sándwich, en donde el egoísmo se convertirá en la cualidad opuesta, altruismo, conexión entre nosotros.

De Twitter, 9/sep/19

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 30/ago/19
Mis pensamientos en Twitter, 29/ago/19
Mis pensamientos en Twitter, 28/ago/19

Vuelve la cara al muro – revela que el otorgamiento en realidad existe

“Y Ezequías volvió la cara al muro y rezó al Señor” Esto describe el estado del hombre que ha trabajado por muchos años en su corrección, realizando todas las acciones necesarias para, eventualmente, descubrir que lo hizo todo para su egoísmo y que no tiene posibilidad de actuar en forma distinta. Este reconocimiento llega después de haber acumulado gran sufrimiento y molestias, pero continúa a pesar de todo. Como dice el dicho: “Todo menos abandonar”. 

Después comienza a sentir que el otorgamiento, realmente existe, que está fuera de él, fuera de su deseo de recibir. Si trabaja con este nuevo deseo por otorgar que descubrió dentro de él,  siente infinitas posibilidades que están ocultas ahí. 

Antes de eso es imposible entender lo que es otorgamiento, para qué se necesita y por qué da infinitas posibilidades, en comparación a la recepción egoísta, limitada, insuficiente y reducida. Es imposible recibir en mi propio beneficio algo más que una tenue iluminación, “una vela pequeña”. Pero al desarrollar el deseo de otorgar, a través del trabajo en la grandeza del Creador, revelamos esta capacidad del tamaño del Creador. Así podemos estar en otorgamiento ilimitado y el Creador conecta con este deseo y Se revela en él.     

Por muchos años, el hombre trabaja y actúa, pero resulta que todo es dentro del egoísmo. La frustración y confusión se acumulan, hasta que, de pronto, en los golpes subsecuentes, revela lo que es salir de sí mismo y volverse otorgante. Uno siente que no hay nada más que la anulación y la subyugación constantes. Sólo hay que inclinar la cabeza, aceptar todo lo que suceda. No se necesita nada más.   

Esto no se puede anticipar. Pero cuando la iluminación llega en respuesta a su esfuerzo, alcanza el grado de Ezequías: finalmente, vuelve la cara al muro, sabe cómo orar, pedir, anularse ante la Shejiná. Ve que el grupo, la sociedad, el muro y la Shejiná son lo mismo.  

Esta es una transición del deseo de recibir, en el que existimos por naturaleza, al reconocimiento de que la subyugación y la anulación son lo más importante. “Voltear al muro”, significa no dejar división entre la Shejiná y el corazón, sin coraza alrededor del corazón. 

Orar, voltear hacia el muro, es abrir el corazón a la Shejiná, la fuerza de otorgamiento. Tanto el hombre como el Creador, actúan con fuerza de otorgamiento y ambos desean borrar todas las divisiones entre ellos.  

Al retirar la coraza del corazón, es decir, remover la intención egoísta de todos los deseos, revelamos el deseo de otorgar. Todo existe: tanto el Creador como el corazón del hombre; sólo se necesita remover la armadura, la coraza a su alrededor. Esto es lo que necesitamos pedir.1

La transición es que inicialmente estaba por completo en el egoísmo, pero no me daba cuenta. Luego descubrí que actuaba sólo para mi propio placer, pero quería estar en otorgamiento, remover la coraza egoísta. Es como un huevo cocido, del que es fácil retirar la cáscara. Si una persona ha madurado, comienza a retirar su coraza y siente cada vez más que requiere ayuda.  

La ayuda llega en respuesta a la plegaria y la plegaria no puede ser por mí, sino por la decena, por todo el mundo. La Shejiná está en el polvo y pedimos elevarla del polvo y elevar su importancia ante nuestros ojos. De lo contrario, no tendremos oportunidad de otorgar, porque sólo hacemos lo que consideramos importante.  

Así que pedimos que la Shejiná, es decir, la fuerza de otorgamiento, sea importante para nosotros y así podremos otorgar. Si el otorgamiento es importante para mí, me comprometo con él, si no es importante, me olvidaré. Por lo tanto, pedimos que la fuerza superior nos conceda la sensación de la importancia de otorgar, para que podamos hacer el trabajo. Sin esa importancia nada sucederá, no podremos hacer nada. 

Por supuesto, cualquiera puede trabajar en favor de algo importante. Sin embargo, es necesario ser muy sabio para hacer tal estupidez y pedir por la importancia de la cualidad de otorgamiento. Esto es por lo que luchamos: hacer importante el otorgamiento para poder otorgar. Es imposible explicar al deseo de recibir, por qué es necesario, sólo el punto en el corazón puede entenderlo.2
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 10/ago/19, “Y Ezequías volvió su cara al muro”.
1 minuto 21:11
2 minuto 1:01:30

Material relacionado:
En anticipación del primer encuentro cara a cara
Nuestro mundo es como una pared que oculta la verdadera realidad
Desenvuelve el punto en el corazón

El antisemitismo está de moda: Cuando los símbolos antisemitas marcan tendencia

El portal más grande Breaking Israel News publicó mi nuevo artículo: «El antisemitismo está de moda: cuando los símbolos antisemitas marcan tendencia«

No hay nada de “chic” en el nazismo, pero ya existe una tendencia de moda llamada “Nazi chic” con una creciente popularidad en el mundo. Hoy en día es posible encontrar fácilmente en internet tiendas de ropa y accesorios, fundas para teléfonos, fundas de almohadas, así como otros productos de mercadería, con fotos de víctimas de campos de concentración e imágenes que exaltan a Hitler. Nosotros, los judíos, no podemos permanecer indiferentes ante este fenómeno que nos sacude para que comprendamos la importancia vital de unir nuestras fuerzas. Al convertirnos en un pueblo unificado podremos evitar que se normalicen los horrores del pasado y evitar que la historia se repita.

Aunque en el pasado era un tabú, la exaltación de las manifestaciones antisemitas y los símbolos nazis está ganando popularidad en el mundo de la moda, el arte, la música, los deportes, los festivales e incluso en los parques de atracciones, como uno que recientemente tuvo que cerrar una atracción en forma de esvástica en Alemania, donde la exhibición pública de propaganda y objetos relacionados con el nazismo es ilegal. El año pasado, sorprendentemente esta prohibición fue levantada para los juegos de computadora.

Borrar el Holocausto como tragedia

La tendencia a trivializar el capítulo más oscuro de la historia judía es preocupante porque, como podemos ver, ahora sucede en prácticamente todo ámbito humano. Es más, las encuestas realizadas en Europa muestran que la memoria del Holocausto está empezando a desvanecerse. En Estados Unidos, 1 de cada 3 personas consultadas sobre el tema no cree que 6 millones de judíos fueran asesinados en el Holocausto.

El Museo de Auschwitz condenó recientemente las tiendas en línea que anuncian productos –desde objetos decorativos del hogar hasta ropa– con judíos famélicos del Holocausto y simbología nazi. Dicho museo de la memoria judía ha exigido un sistema de verificación más estricto para los vendedores “ya que a veces las cosas van más allá del mal gusto y se vuelven irrespetuosas. Especialmente cuando hay imágenes de víctimas”. Los usuarios en línea también se han sorprendido por esta mercancía ofensiva y algunos anunciantes han accedido a retirar algunos artículos de sus sitios web, mientras que otros siguen estando disponibles en línea.

Incluso las empresas internacionales de moda han causado alboroto en los últimos tiempos por usar imágenes antisemitas y símbolos que incitan al odio en sus diseños, como por ejemplo prendas de rayas con estrellas amarillas que se asemejan a las prendas que los judíos se vieron obligados a usar durante el Holocausto y las esvásticas.

¿Y si hiciéramos que la conexión se ponga de moda?

El creciente odio hacia los judíos que hay en la actualidad y la indiferencia de la gente al sufrimiento histórico judío viene a recordarnos nuestra tarea. Esta moda grotesca es una oportunidad para que reflexionemos sobre el motivo del antisemitismo y recordemos que tenemos un método de conexión para evitar que las atrocidades vuelvan a ocurrir.

Durante muchos siglos, nuestros antepasados ​​se esforzaron por mantener la unidad por encima de su creciente egoísmo. Pero hace 2000 años, los judíos sucumbieron al odio infundado y fueron exiliados de su tierra. Desde entonces, desde que perdimos nuestra unidad, también perdimos la capacidad de ser una luz para las naciones. El antisemitismo, tal como lo conocemos, comenzó en el mismo momento en que perdimos nuestra unidad.

Solo cuando reavivemos el amor fraternal que cultivamos siglos atrás y compartamos con todos el método para lograrlo, el mundo dejará de odiarnos y culparnos por todos sus problemas. ¿Cómo es posible algo así? Porque, nos guste o no, la unidad entre judíos determina el estado del mundo y su destino. A través de nuestra conexión, le transmitimos al mundo una fuerza positiva y unificadora, una fuerza que el mundo necesita desesperadamente. En cambio, nuestra separación priva a la humanidad de esa fuerza y despierta dentro de ellos el odio hacia los judíos. Esta es la causa de la hostilidad de las naciones hacia nosotros y por qué nos perciben como la fuente de todo mal.

En su ensayo, «Arvut (La garantía mutua)», el Rav Yehuda Ashlag escribe sobre el importante papel del pueblo judío: «La nación de Israel fue establecida como un conducto, en la medida en que se purifiquen a sí mismos [del egoísmo], transmitirán su fuerza al resto de las naciones».

Ahora es el momento de que nos convirtamos en una «luz para las naciones» por medio de nuestro ejemplo, para que la unidad, la paz y la serenidad se conviertan en la única tendencia de moda en el mundo. No podemos permitir que vuelvan a ocurrir atrocidades cuando contamos con el método para impedirlas: nuestra conexión. Es indispensable mantener este objetivo –el amor fraternal entre todos los judíos– por encima de todos los obstáculos, porque nuestras vidas dependen de ello y el bienestar del mundo lo requiere.

Evolución de los deseos, parte 13

Al nivel de interacción absoluta

Pregunta: Una persona consiste de intención, deseos, sentimientos, emociones, razón y pensamientos. ¿Hay dos tipos de intenciones: para uno mismo o para otros? ¿Hay un solo deseo: disfrutar?

Respuesta: Sí. Nada más. Esta es la cualidad de la naturaleza. Es decir, recibir satisfacción o evitar el sufrimiento es básicamente lo mismo.

Los sentimientos y las emociones se manifiestan en el deseo, la magnitud de su llenado. La mente nos permite darnos cuenta con precisión de lo que queremos.

Pregunta: ¿Antes pensaba que la mente está separada, por así decirlo, o viceversa, que los deseos le sirven a la mente?

Respuesta: La mente en los niveles inanimado, vegetativo y animado puede servir a los deseos instintivos. Cuando una persona se desarrolla, la mente comienza a servir a los deseos humanos.

De hecho, necesitamos razones para eludir los deseos inanimados, vegetativos, animales e incluso humanos, y comenzar a elevarnos al nivel de interacción absoluta, más alto que nuestra naturaleza. Esta es la llamada «fe por encima de la razón», cuando buscamos conexión entre nosotros a pesar de todos los demás deseos e intenciones.

Pregunta: ¿Nuestro objetivo es corregir la percepción egoísta natural del mundo, los deseos egoístas—hacia el prójimo?

Respuesta: Ni siquiera el prójimo, sino una unión: «Ama a tu prójimo como a ti mismo». Es decir, debo amarme a mí mismo y a mi prójimo también. Esto significa la unificación absoluta para crear un sistema común. Por lo tanto, quiero ser su parte integral.
[249674]
De Kabtv «Conceptos básicos de la Cabalá» , 19/jul/19

Material relacionado:
Evolución de los deseos, parte 12
Evolución de los deseos, parte 11
Evolución de los deseos, parte 10

Congreso en Moldavia «Día tres» – 8/sep/19

Congreso en Moldavia 2019, «Unir todos los estados al Creador», lección 7
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Congreso en Moldavia 2019, «Crear el centro de comunicación para el kli de habla rusa”, lección 8
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora