entradas en '' categoría

Unicidad del Creador, parte 5

Cómo sentir al Creador

La Cabalá ofrece lo siguiente a una persona: Si quieres sentir la fuerza superior, debes entrar a un grupo de personas con lo mismo en mente y comenzar a disolverte dentro de éste. Al preferir las opiniones y deseos del colectivo sobre tu propia opinión, no importa quiénes son, al cambiar claramente tus opiniones y deseos por los suyos, comenzarás a sentir cómo “sales de ti mismo”. Al mismo tiempo, es claro para ti que entras en otros, pero no  puedes actuar de otra manera. Tienes que salir y entrar en algo. 

Salir de uno mismo es la primera etapa para alcanzar al Creador. Es llamado restricción del egoísmo. Debo restringirme con el fin de comenzar a sentir a otros en lugar de a mí mismo. 

Al grado en que hago esto, comienzo a sentir un mundo completamente diferente, diferentes conexiones entre personas y objetos. Siento la existencia de la fuerza general de otorgamiento y amor que nos conecta juntos. 

Comienzo a sentir a las personas como marionetas que son absoluta y claramente operadas por la fuerza superior en relación conmigo, y así es como yo mismo soy también operado en relación a mí mismo, hacia ellos, y hacia la fuerza superior. 

Todo esto continúa hasta que exactamente de la misma manera- en pequeños pasos, con mi propia toma de conciencia- acumulo sensaciones y conocimiento acerca de esta fuerza superior, la cual me permea, me conecta con otros, y me permite actuar fuera de mí mismo por el bien de este grupo de personas o incluso de este poder general, el Creador, que es manifestado en ellos. Así es como progreso y estudio este fenómeno. 

Esta sensación es llamada “el mundo superior”. El poder de otorgamiento y amor que existe, gobierna y sostiene todo esto, incluyendome a mí mismo, es llamado “el Creador”.
[249980]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 10/dic/18

Material relacionado:
En la prisión del egoísmo de uno mismo
La vida real comienza sólo en la decena
El estudio correcto: ¿Estoy incluido en la decena?

Integrarse en la decena- Hacer espacio para el pensamiento de la creación

El pensamiento de la creación incluye todo, incluso a mí, pero yo mismo aspiro a alcanzarlo. El Creador me ha dado esta oportunidad, como si Él hubiera creado un punto blanco en mí llamado “la deficiencia por el Creador”. Desarrollo esta deficiencia y la dirijo hacia el superior. 

Confirmo que en realidad no hay nadie más que el Creador, y yo mismo estoy incluido en este concepto. De mi parte, no quiero cambiar nada en toda la realidad; sólo quiero alcanzar al Creador, para conectarme con el pensamiento de la creación. Esto significa adhesión con el Creador. 

Mientras más esfuerzos pongamos en esto, más nos desarrollamos, cambiamos de formas, avanzamos en el eje del tiempo. Todo tipo de cambios tendrán lugar en nosotros, y sentiremos que estamos comenzando a tomar la forma de Él. Esto es como nuestro mundo: al acercarme a una persona, gradualmente adoptamos sus hábitos y gustos. Así es como comenzamos a tomar la forma del Creador, a adoptar Su pensamiento, y este se vuelve nuestro. Así es como llegamos a la adhesión con Él. 

El Creador creó el pensamiento y nosotros somos parte de este. Aparte, Él nos dio la oportunidad de cambiar de formato por nosotros mismos en similitud con este pensamiento y así ser incluido en el Creador. Este pensamiento entra en nosotros como si un programa fuera cargado en la computadora de acuerdo a nuestro propio deseo y petición. 

Entonces toma un nuevo formato y se organiza de manera que en todo lo que hay dentro de nosotros, en todos los 620 elementos y deseos, comenzamos a sentir a la fuerza superior que está operando dentro de nosotros. Gradualmente, esta fuerza nos llena como si una barra de progreso se viera en la computadora indicando el porcentaje de la descarga y llegara al cien por ciento. Similarmente, el pensamiento de la creación operará en nosotros de acuerdo a nuestros esfuerzos, y después entrará de nuevo en nosotros. Significa que estamos siendo llenados con el Creador y adhiriéndonos a Él.1

¿Los esfuerzos por adherirse al Creador son personales o es trabajo en la decena? El hecho es que todo ese trabajo personal consiste en la integración en la decena. No obstante, puede tomar toda la vida o algunas veces más de una vida. Observa cuánto tiempo ha deambulado la humanidad hasta que finalmente entendió que no hay opción y que es necesario trabajar en la conexión. En realidad, de otra manera somos incompatibles con la naturaleza de la Tierra y esta nos borrará del planeta ¿Cuánto tiempo, sufrimiento y trabajo tomó caer en cuenta de esto? 

Todo el trabajo antes de integrarse con el grupo es sólo preparación para el trabajo real. Cuando comienzo a integrarme en este, la barra de progreso es como si comenzara a moverse, lo cual indica el porcentaje del programa que se ha cargado. Al grado en que me integro en el grupo, hago espacio para el pensamiento de la creación para que entre y me llene. 

Al grado en que libero espacio de mí mismo y me integro en la decena, el pensamiento de la creación puede llenar mi conexión con el grupo, es decir, el Kli corregido. Así es como me lleno y llego a la similitud con el Creador. Esta adhesión se vuelve cada vez más fuerte todo el tiempo. 

El trabajo en la adhesión con el Creador es posible sólo en la decena. En el pasado, es decir, en los grados pasados del desarrollo de la humanidad, este no era el caso, y había otras maneras de llegar a la adhesión con el Creador. Sin embargo, en nuestra época, esta es la única manera.2 

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 22/ago/19, “No hay nada más que Él”  

1 Minuto 8:45

2 Minuto 13:15

Material relacionado:
La corona de la creación
Aprenda las acciones que debemos realizar
El propósito de la creación y el desarrollo del deseo

Como si nos pusiéramos anteojos y comenzáramos a ver

Hace 2000 años, el Templo fue destruido y el pueblo de Israel comenzó su deambular por todo el mundo. Nos acostumbramos a vivir en el exilio entre otras naciones y muchas veces incluso tuvimos éxito en hacerlo. Algunas veces, al contrario, las naciones del mundo ajustaron cuentas con nosotros. El odio a los judíos creció de forma constante, una oleada se elevó después de otra, y recientemente un tsunami de antisemitismo ha estado creciendo. 

El problema es que no estamos corrigiendo la ruptura. El antisemitismo es el resultado de nuestro descuido hacia la posibilidad de lograr la corrección. El exilio terminó, pero sólo en potencia, no en la práctica. Muchos soñarían abandonar la tierra de Israel y regresar al exilio. Después de todo, la santidad sólo está en la unidad que podemos construir entre nosotros. Sin unidad, no hay santidad, y aún estamos en la destrucción.1 

En realidad, la destrucción es una corrección. No puedes llamarla corrupción porque aún no había nada corregido que pudiera ser corrompido. Fue la ruptura de la frontera entre los deseos de recibir y de otorgar, la frontera entre el Creador y el ser creado, entre las propiedades del Creador y el ser creado. Por lo tanto, fue sólo en aras de la corrección. 

El deseo de disfrutar existía antes de la ruptura, sólo que estaba oculto. Después que fue revelado, el ser creado pudo ya comenzar a trabajar en éste y elevarse hacia el Creador. Cada vez la criatura revela su disparidad con el Creador, lo cual le da la oportunidad de corregir esta discrepancia y acercarse al Creador. 

Esta disparidad ya existía antes, pero ahora ha sido revelada. Es decir, existe una revelación con respecto al ser creado, como si nos pusiéramos anteojos y comenzáramos a ver el desperfecto que no habíamos notado antes.2

La destrucción del Templo representa la fusión de Biná con Majut. Por lo tanto, hubo dos destrucciones, de acuerdo a los dos niveles en los Partzufim espirituales: Dalet-Gimel (4/3) y Gimel (3/2). El primer Templo fue destruido en el nivel de Mojin de Jayá, y el segundo- en el nivel de Mojin de Neshamá. Por lo tanto, la destrucción del Primer Templo fue mucho más poderosa e importante. Pero la destrucción del Segundo Templo fue más importante en el hecho de que significó una salida completa de la espiritualidad. 

El Primer Templo es una unión espiritual en la cual todos los deseos son combinados con la intención de otorgar al Creador en el nivel de Mojin de Jayá. Hubo una enorme lucha entre las personas y cada uno dentro de sí mismo en aras de mantener esta unidad y no caer. Pero el egoísmo estaba creciendo constantemente y al final, ocurrió la ruptura. El pueblo de Israel se fue al exilio; es decir, había un espacio vacío entre los niveles-el Partzuf espiritual se agotó. Tras el exilio, las personas estaban retornando a la espiritualidad, construyendo un nuevo Templo. (El primer Templo es como Maljey DJGT [Daat, Jesed, Gevurá, Tifferet] y el Segundo Templo es Maljey TNHYM [Tifferet, Netzaj, Hod, Yesod, Maljut] en el mundo de Nekudim, el cual fue roto). 

La destrucción del Segundo Templo fue ya la salida final de la espiritualidad-todos se fueron hacia la intención por su propio beneficio. Desde entonces, toda la nación excepto por ciertas personas especiales, los cabalistas, entraron en el proceso de descenso continuo de las generaciones. 

Es imposible comparar las generaciones que vivieron inmediatamente tras la destrucción del Primer y Segundo Templo con nuestros contemporáneos. Sentían una conexión mucho más grande con los demás. La santidad aún los iluminaba desde lejos y las chispas de la destrucción del Templo previo cayeron e hicieron un impacto. Por lo tanto, aún habían personas grandes en esas generaciones e incluso tras la destrucción del Segundo Templo. Vemos qué grandes libros nos dejaron: La Mishná y el Talmud. 

Muchos aún estaban en alcance. La caída no sucedió de forma instantánea. La Luz estaba saliendo del Partzuf gradualmente, hasta que estuvimos casi en completa oscuridad en las épocas del Arí. 

Desde el tiempo del Baal Shem Tov en adelante, comenzó el despertar desde abajo. El Baal Shem Tov hizo un gran trabajo reviviendo la espiritualidad, y fue seguido por Baal Hasulam. Hubo otros cabalistas que vivieron en las épocas entre ellos. El último gran cabalista de nuestro tiempo fue Rabash quien nos dejó todo el método de corrección que usamos hoy.3

De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá 21/jul/19, “Nueve de Av”

1 Minuto 9:50

Material relacionado:
Tisha B’Av: Han pasado casi 2,000 años desde la destrucción del templo, ¿por qué los judíos aún lo lloran anualmente en su aniversario? (Quora)
La destrucción del Templo: No desprecien a los caídos
El largo camino hacia el templo, parte 7

Nueva Vida #1146- Deslegitimar a la nación de Israel

Nueva Vida #1146- Deslegitimar a la nación de Israel
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Nitzah Mazoz

Sin una conexión entre nosotros, Israel no es un pueblo o una nación, sino una multitud. Sólo Israel tiene el problema de la deslegitimación porque no se originó como una nación biológica. En la antigua Babilonia, Abraham reunió personas de todas las etnias y compuso una nación espiritual sobre una base ideológica. Hoy en día, no hay ideología que conecte al pueblo de Israel, y las naciones del mundo sienten al pueblo de Israel como un elemento extraño, superfluo y dañino. Depende de la nación israelí darle la cualidad de legítimo al Israel de hoy y construir la verdadera nación de Israel a través de la conexión mutua. Israel sólo será realmente legítimo y tendrá la simpatía global cuando comencemos a trabajar en la conexión y amor por encima de la división y el odio.
[250436]
De Kabtv “Nueva Vida  #1146- Deslegitimar a la nación de Israel” 30/jul/19
Video. Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora